www.socialismocientifico.com

El president Artur Mas convoca la consulta del 9-N


Si Catalunya se mantiene firme el estado no podrá impedirla.



artur-mas-firma-consulta (9K)

27-09-2014


Hoy, Artur Mas, presidente de la Generalitat de Catalunya, ha firmado la ley de consulta con la convocatoria para el 9-N, y posibilitar así que el pueblo catalán pueda decidir su futuro político como nación.

El estado a través del Gobierno ya ha advertido que utilizará sus órganos, comenzando por el Tribunal Constitucional para impedirla.

La vicepresidenta Soraya Santamaría en su comparecencia, poco después de la convocatoria de Artur Mas, ya ha declarado que la consulta de autodeterminación "es ilegal" y "no se celebrará", sin haber presentado aún el recurso al "Tribunal Constitucional", lo cual reafirma el hecho de que es falsa la "separación de poderes" de ningún órgano el estado y todos dependen del poder fáctico económico armado del mismo.

La cuestión esencial ahora está en ver si las fuerzas políticas que apoyan la consulta están dispuestas a llegar hasta el final, independientemente de lo que diga el estado. Porque ¿qué puede hacer el estado?

La decisión de suspender la consulta mediante una simple decisión judicial, no sirve para nada si no va acompañada de la posibilidad de mandar la fuerza armada del estado para hacer cumplir dicha decisión.

¿Está en condiciones el estado español de mandar miles de guardias civiles, policías y legionarios a toda Catalunya para cerrar los colegios electorales e impedir que la gente vote el 9-N?

La respuesta está en función de la actitud del pueblo catalán. Si el estado consigue que las principales fuerzas políticas partidarias de la consulta retroceden atemorizadas por las amenazas, en ese caso, sí pueden, pues encontrarán a la población dividida y desconcertada y los propios mossos d'escuadra seguirán las órdenes del estado en vez de la Generalitat.

Pero si la mayoría de las fuerzas sociales y políticas mantienen su voluntad de llevar a término la consulta, y una actitud valiente y digna para llevar hasta el final su compromiso dado, en ese caso la población saldrá masivamente a la calle no solo el 9-N sino todos los días que sean necesarios para impedir con su simple presencia que ningún cuerpo policial ni militar a las órdenes del estado pueda impedir la consulta.

Es más, al contrario de lo que los monopolistas y sus mercenarios nos quieren hacer creer, ante la posibilidad de una intervención represiva contra Catalunya, es seguro que desde muchas partes del estado, miles de personas saldrán a la calle para oponerse al fascismo que habrá asumido el estado y no dejar a Catalunya sola.

Y en ese caso, el PP y el PSOE tendrán que dar marcha atrás y hacer que "donde dije digo, digo diego".

Incluso en el caso que las fuerzas catalanas más endebles ideológicamente retrocedan, está claro que el pueblo tiene el derecho absoluto de pasar por encima de ellos, sean de "derechas" o de "izquierdas", e imponer la consulta tomando todas las medidas de lucha y organización para realizarla.

Así pues, el factor decisivo no son las amenazas y las decisiones judiciales de los sicarios del capital monopolista e imperialista español. El factor decisivo es el pueblo catalán y su capacidad para no ser doblegado ni engañado, ni por el estado español, ni por quienes desde las filas populares planteen una nueva rendición revestida de falsa bandera.

Más del 91% de los ayuntamientos catalanes y las 4 diputaciones han aprobado ya mociones en apoyo a la consulta del 9-N. Más de 300 concejales del PSC-PSOE han roto con la postura oficial de su partido y han votado a favor.

Ello se une a los cientos de miles de personas de las manifestaciones populares de los ultimos años.

El estado monopolista y sus mecenarios quieren inculcar el miedo a la población porque saben que, en realidad, esa es la única arma que les queda. Es un reconocimiento evidente de que la clase dominante española no tiene posibilidad de abrir con éxito una intervención represiva contra Catalunya