www.socialismocientifico.com

Cuba, rompiendo el bloqueo, comienza una nueva batalla.


cuba-rompe-el-bloqueo (49K)

19-12-2.014


Después de 53 años, Cuba, un pequeño y al mismo tiempo gran país, está a punto de conseguir doblegar el criminal bloqueo de la mayor potencia imperialista de la historia.

Aunque aún debe ser aprobado por el Congreso de EEUU, el acuerdo de restablecer las relaciones diplomáticas, el intercambio de prisioneros, la posible visita a EEUU de Raúl Castro, no descartada por EEUU, y una serie de medidas económicas ya decididas, anuncia de forma evidente el levantamiento del bloqueo.

Intentos de invasión fracasadas, atentados terroristas y múltiples intentos de magnicidios, permanente espionaje e intentos de subversión interior mediante cuantiosos sobornos… Nada de ello le ha valido a EEUU para doblegar la voluntad revolucionaria del Partido Comunista de Cuba y el pueblo cubano.

Como decía esta mañana un artículo de Wang Yigui, profesor de la Facultad de Relaciones Internacionales y presidente del Instituto de Asuntos Internacionales de la Universidad Renmin de China, en el diario digital del PCCh, Diario del Pueblo, "Mil veces el gobierno estadounidense intentó asesinar a Castro y derrocar al régimen comunista de La Habana, fracasando otras mil más."

Wang Yigui indicaba además que después del fracaso de EEUU en su "decisión trasnochada" de su "vuelta a Asia" anunciada a bombo y platillo, y consciente de las graves dificultades en sus relaciones con Latinoamérica debido en buena parte al bloqueo contra Cuba, los estadounidenses necesitan volver su mirada a América para intentar recuperar parte de su influencia pasada. Ello explica la importancia mediadora de Canadá, que aporta un tercio de turistas a la isla, y del argentino papa Francisco, en los contactos secretos que se han prolongado por 18 meses.

Es un momento de gran alegría para el pueblo cubano, su gobierno y su partido, que merecen el reconocimiento de toda la humanidad progresista y democrática por su ardua lucha de resistencia y por la maduración del desarrollo de la construcción socialista a pesar de los vaivenes sufridos en su transcurso.

Es también un triunfo para el conjunto del movimiento latinoamericano por la soberanía nacional y las relaciones internacionales civilizadas.

Pero toda la felicidad que embarga a todo el mundo progresista por este acontecimiento, no debe disipar la realidad objetiva del imperialismo estadounidense.

Es lógico que en estos momentos de entendimiento para echar abajo el bloqueo y normalizar las relaciones internacionales entre los dos países, el gobierno cubano sea prudente en sus palabras y en sus hechos.

Ello no impide que estemos ante el hecho ya conocido del imperialismo estadounidense, que cuando se ha encontrado en dificultades para conseguir sus objetivos, -como es no poder subvertir hasta ahora a Cuba- EEUU adopta un perfil bajo, para estimular en el enemigo la autocomplacencia y la creencia que ya ha conseguido desembarazarse de las tenazas imperialistas.

El hecho histórico más notorio al respecto fue su actitud respecto a la URSS, después de su derrota y retirada en la guerra de Vietnam y el triunfo aparente de las corrientes pacifistas en el interior de EEUU.

La leyenda del poblado desierto

Coincidiendo con el auge de las teorías sobre el "declive" de EE.UU., Diario del Pueblo publicó cuando comenzó la actual crisis, un artículo en el que explicaba una leyenda sobre una antigua batalla durante la época medieval en un poblado chino.

Dos ejércitos enemigos se encontraban, uno de ellos en disposición de atacar el poblado, y el otro aparentemente a la defensiva dentro del poblado. El mando del ejército del poblado ideó una estrategia para resistir al enemigo. Se trataba de ofrecer la apariencia de un poblado desierto, abandonado, para que el ejército atacante pudiese interpretar que los sitiados había huido y por tanto, que no habría resistencia en su ocupación.

El mando del poblado prohibió realizar toda clase ruidos y hogueras, permaneciendo todos ocultos. Además pusieron en libertad a todos los animales, creando una sensación efectiva de huida.

Cuando el ejército a las puertas del poblado tuvo esa percepción, creyendo erróneamente en la huida de su enemigo, avanzaron confiados hasta penetrar en el poblado. Fue entonces, cuando los combatientes ocultos, simultáneamente salieron a la luz, y gracias al efecto sorpresa y la desprotección de sus enemigos, derrotaron al ejército atacante.

La alegoría de la leyenda consiste en que un ejército en apuros, exageró su propia debilidad para crear un precipitado triunfalismo en el adversario y de esa manera conseguir que éste hiciera una valoración de fuerzas errónea, lo cual le llevó al fracaso.

Esa misma falsa percepción, origen de la ofensiva militar de la URSS en los años 70 y comienzos de los 80 para jugar un papel enfrentado a EEUU en el mundo, con sólo 1/3 de su PIB, puede ocurrir ahora en la mente de muchas personas en occidente, respecto a la normalización de relaciones de EEUU con Cuba.

EEUU continúa controlando la economía y la política global

Es cierto que EEUU está en una situación delicada. No solo es su fracaso en Asia para "reconquistar" posiciones.

También el dólar pierde posiciones como tradicional moneda de cambio y reserva global, que es lo que le permite junto al poderío militar, a día de hoy, la hegemonía en las relaciones internacionales. Sin embargo, el dólar aún mantiene su capacidad como garantía de EEUU y la capacidad de este de influir en el mundo de forma determinante.

Persiste la impunidad de EEUU para lanzar guerras de agresión directamente o a través de terceros, lo cual le permite seguir siendo el mercader de armas global, extrayendo continuamente recursos de los países "ayudados" (destruidos). Todo ello fortalece el complejo militar industrial de la superpotencia y su capacidad de disuasión.

Los países emergentes, aunque utilizan cada vez más sus propios recursos financieros y su coordinación, uno de cuyos baluartes es el nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS, para impedir ser aplastados por EEUU, aún no pueden imponer un nuevo marco de igualdad en las relaciones internacionales, cuyas instituciones continúan aún, decidiendo a favor de los intereses fundamentales de la superpotencia.

La prueba de todo ello es la actual evolución del precio del petróleo, que en poco tiempo ha bajado a la mitad y que por cierto, se traslada en muy pequeña medida a los precios que ha de pagar el consumidor, para mantener así el grueso de los beneficios de los monopolios distribuidores.

EEUU aún conserva poder de decisión en Arabia Saudí y otros países exportadores y las decisiones de éstos continúan siendo a su vez decisorias sobre el precio del petróleo. El aumento del "fracking" para conseguir gas autóctono en EEUU y Canadá y el menor costo de prospección y extracción debido a los avances tecnológicos, es un motivo más para justificar la bajada de precios.

Sin embargo, no puede ocultarse que hay especialmente tres países exportadores a quienes la actual bajada de precios del petróleo supone un auténtico problema. Son Rusia, Venezuela e Irán, especialmente los dos primeros.

EEUU intenta transformar a enemigos irreductibles en aliados mediante la "evolución pacífica"

Rusia tiene un presupuesto elaborado en función de la venta de su petróleo a 110 dólares el barril, mientras en la actualidad el precio de este ha bajado a menos de 60 dólares. Ello, unido a las sucesivas sanciones de Occidente está llevando al rublo a una situación de debilidad extrema y al país a una crisis económica importante.

Igual es la situación en Venezuela, donde el Gobierno necesitaría vender su petróleo, fuente casi exclusiva de divisas, a 120 dólares el barril para cuadrar su presupuesto. Ello unido a una inflación galopante acumulada entre enero y agosto del 39% que puede suponer terminar el año 2.014 con el 60% de inflación, el desabastecimiento y la escasez en los supermercados y el inicio de sanciones de EEUU contra funcionarios de Venezuela.

Es evidente que son un cúmulo de circunstancias que no están unidas por casualidad sino que corresponden a la realización de una política hegemonista de la superpotecia contra dos gobiernos enemigos o rivales.

En el caso concreto de Venezuela, su crisis económica, tiene el peligro de convertirse en crisis política con la perspectiva de las próximas elecciones parlamentarias de 2015.

La importancia que tiene hoy Venezuela por su papel de apoyo a Cuba es grande. Debido a ello las dificultades de Venezuela y más aún, un posible cambio de mayoría parlamentaria con la consiguiente posibilidad de un gobierno pro EEUU allí, supondría en realidad dejar a Cuba sin el aliado latinoamericano esencial que ha sido durante los últimos años.

Si a ello unimos la "invasión" económica y turística estadounidense en Cuba que se abre a partir de ahora, no cabe la menor duda de que los "tiempos" en que suceden todos los acontecimientos orquestados por EEUU, van en dirección de influir especialmente en Latinoamérica para poder revertir la situación y transformar a los antiguos países enemigos en nuevos aliados, mediante la evolución pacífica (en Venezuela no tan pacífica) de sus sistemas políticos y económicos.

Ese es el desafío y la nueva batalla que se abre a partir del deshielo de las relaciones entre Cuba y EEUU.