www.socialismocientifico.com

Dilma Rousseff cancela visita a EE.UU. por el espionaje de Obama

España sub-agencia del espionaje


dilma-rousseff (4K)

A Obama, la gran esperanza del ensimismado mundo occidental, se le ha terminado ya de caer la cascara que lo recubría y aparece ya con la piel y los colmillos blancos mortales del Pentágono, como es tradicional en todos los presidentes impuestos por el complejo militar-industrial estadounidense.

No le faltaron apoyos en el mundo para intentar conseguir que una falsa piel negra pudiera justificar los crímenes de siempre. Desde el apoyo incondicional de sus educados sicarios escandinavos concediéndole el Premio Nobel de la Paz de los Cementerios cuando aún no había calentado el sillón de orgías del Despacho Oval, hasta el entusiasmo de multiples representantes del socialmilitarismo europeo, tipo Zapatero, y sus Chacones y Lalines.

Obama, ya en su segundo y último mandato, poco le importa lo que digan, solo está agradecido al dinero que le paguen por su mísero trabajo de esclavo negro con corazón blanco-misil, en la plantación imperialista. Va camino de no cumplir con ninguna de sus aplaudidas promesas, pero ¿qué importa eso a estas alturas? Otro peor vendrá que bueno le hará.

El intento de asaltar militarmente Siria, ha tropezado hasta ahora con el rechazo prácticamente unánime de la sociedad estadounidense. Es el más relevante al inicio de todas las guerras imperialistas. Sus tradicionales perrillos falderos del Reino Unido, perdieron la votación en el parlamento ante la sublevación popular en la calle de un occidente popular robado hasta en las entrañas en plena crisis para que los ricos de siempre sean más ricos. En España la oposición a la intervención abierta era del 93% según encuestas. El social-militarista Hollande que bravuconeaba con intervenir al lado de EE.UU. sin necesidad de Reino Unido ni del apoyo de la ONU, ha tenido igualmente que retroceder, ante la oposición popular. Pero Obama continúa su trabajo armando a sus mercenarios sirios para que estos provoquen otra masacre con la que poder intervenir ya, sin necesidad de la ONU.

En esas circunstancias, el espionaje de Obama en todo el mundo ha sido el telón de fondo que ha remarcado aún más la vergonzosa actitud de doble moral de la superpotencia y su máximo representante. En todos los poderes fácticos de los países capitalistas, dicho control ha sido plenamente conocido y consentido, porque en realidad, el espionaje contra los ciudadanos es esencial para mantener un nivel de información que capacite a los aparatos de estado capitalistas, aumentar su infiltración policial en los partidos políticos de todo el mundo, especialmente en los que de alguna manera se oponen al hegemonismo del "Nuevo Orden Mundial" de EE.UU. aplicado desde la demolición controlada de las Torres Gemelas.

En España, la relación entre CIA, NSA y NASA por parte estadounidense y el CNI español es estrecha. Así mismo operan en España sub agencias del imperialismo estadounidense dedicadas al control de las webs, en Ukrania y Rumania, además de en EE.UU. En Catalunya, el PSC-PSOE y el PP llevan ya años de estrecha colaboración en torno a la sub agencia Método 3 , en el que trabaja un espía del CNI, para intentar desprestigiar el proceso independentista.

Posiblemente y supuestamente, ese mismo espía del CNI de Método 3, actuó como sicario, autollamado "sicólogo", en 2001 en el terrorismo de estado durante 5 meses, contra la entonces Asociación de Vecinos Trinitat Vella, realizando amenazas de muerte y llegando a enviar 2 hombres motorizados, arrastrando a la presidenta de la Asociación de Vecinos para robarle un móvil que guardaba un mensaje amenazador grabado. Todo ello, supuestamente, con la gestión política del entonces primer secretario del PSC-PSOE y posterior presidente de la Generalitat, José Montilla y su compinche José Mayor Zaragoza.

Pero toda unidad en el control policial de los pueblos, ha sido contestada en tres países. En primer lugar, China permitió que Snowden, descubridor oficial de la trama internacional de espionaje de la NSA, pudiera abandonar Hong Kong hacia Moscú, sin retenerlo y entregarlo como era deseo de EE.UU. En segundo lugar, Rusia no accedió a entregarlo, como le solicitaba urgentemente EE.UU.

Y ahora, el Gobierno brasileño de Dilma Rousseff cancela su visita a EE.UU. por no haber recibido explicaciones satisfactorias y la promesa de que tal espionaje no volverá a suceder. Es más las autoridades imperialistas de EE.UU. con el Nobel Obama a la cabeza, ya han proclamado con total cinismo que van a seguir realizando tal espionaje en todas partes, con lo cual volvemos a la edad feudal de los imperios y el Pentágono intenta hacer ver al mundo que antes de respetar la soberanía de otros países, es capaz de realizar los mayores genocidios con la mayor arrogancia.

Pero el problema esencial consiste en saber si el propio pueblo estadounidense está dispuesto a soportar tal control, represión y miseria, cada vez mayor. A partir de 2001 y la aprobación de la USA Patriot Act, el Pentágono ha construido en EE.UU. grandes campos de concentración pensando en el futuro, realizado maniobras militares de ensayo para ocupar posibles poblaciones de estadounidenses rebeldes. Cada vez hay más estallidos de desesperación y cada vez más presos en las cárceles de EEUU., mientras los sectores populares no encuentran salida a una situación cada vez más asfixiante.

La élite imperialista ve con preocupación que no puede encontrar pretextos ni cauces para impedir que los países emergentes, se conviertan en un muro a su hegemonismo, pero lo que más les preocupa es que tampoco tienen a su propio pueblo suficientemente controlado y adormecido para que este acepte el enorme sacrificio de una nueva gran guerra.

A fin de cuentas, como la historia ha demostrado, el imperialismo estadounidense, al igual que el Imperio Romano y todos los imperios, no será destruido por los países emergentes, ni por países colonizados u otro país competidor, solo podrá ser derrocado por su propio pueblo cuando éste vea en inminente peligro su propia subsistencia a manos de sus propios dirigentes.