www.socialismocientifico.com


1ª Parte: "Colección sobre temas actuales del movimiento comunista"

I. Sobre el internacionalismo


Dice el KKE:

"El capital es una fuerza internacional y consecuentemente la lucha de clase se desarrolla a nivel internacional. Eso requiere que la clase obrera se transforme también en fuerza internacional…

…La lucha internacional de los partidos comunistas ha recorrido un largo camino desde la fundación de la Primera Internacional, la bancarrota oportunista de la Segunda Internacional, el paso histórico de fundación de la Tercera Internacional (Comunista) (IC) y otras formas de coordinación posterior… El elemento que caracteriza esta larga trayectoria histórica es el debate continuo en temas de teoría y estrategia entre la corriente revolucionaria y el oportunismo…

…Durante la trayectoria de la Tercera Internacional ocurrieron problemas de unidad ideológica y estratégica, sobre el carácter de la Revolución, el carácter de la guerra que venía después de la ascensión del fascismo en Alemania y sobre la posición de los comunistas contra la socialdemocracia… En nuestra evaluación enfocamos en el hecho del debilitamiento de la función de la IC como centro de unidad durante muchos años antes de su autodisolución (1943). Creemos que su disolución -a pesar de los problemas de unidad que existían e independientemente de si pudiera mantenerse o no- privó al movimiento comunista internacional de su centro y de la posibilidad de elaborar de manera coordinada la estrategia revolucionaria para la transformación de la lucha contra la guerra imperialista y la ocupación extranjera en lucha por el poder, bajo las condiciones de la II Guerra Mundial."

…La crisis continúa y es muy importante la evaluación del XVIII Congreso del KKE que subraya que "el movimiento comunista se mantiene organizativa e ideológicamente fragmentado. Hasta que se mejore la situación, hasta que cambie, se fortalece el peligro de una nueva regresión.

…Los acontecimientos corren, la agresividad de los monopolios, del imperialismo se intensifica, las fuerzas del oportunismo intervienen de manera organizada ejerciendo influencia a los Partidos Comunistas. Mientras tarda el reagrupamiento del movimiento comunista con orientación revolucionaria se va perdiendo tiempo precioso y oportunidades. No puede intervenir de manera conjunta a nivel nacional, regional e internacional para informar la clase obrera, los sectores populares, la juventud, para organizar eficientemente y con perspectiva la lucha antimonopolista-antimperialista, cuestionando el sistema de explotación, concentrando y preparando fuerzas para su derrocamiento, para la revolución socialista." [2].

Lo primero que hay que decir sobre este punto es que el KKE no explica cuáles fueron las razones por el hecho repetido históricamente de que tanto la I Internacional fundada por Marx, como la III fundada por Lenin se auto disolvieran.

Es un tema tabú en el movimiento comunista europeo zanjado la mayoría de las veces por generalidades como que la "situación política había cambiado", etc. Siempre terminan desviando a factores externos lo que obligó a su disolución, por lo cual las causas internas son obviadas. Ya que tanta importancia fundamental dan hoy algunos a la formación de una Internacional Comunista, debiera ser obligatorio explicar por qué fracasaron las anteriores. Pues no, el KKE no tiene nada que decir. Y si alguien exige dicha aclaración, al KKE o sus partidos similares, será acusado de "no ser internacionalista" y asunto concluido.

Analicemos aspectos esenciales del Programa y Estatutos de la Internacional Comunista aprobados por el Congreso de Moscú de septiembre de 1928:

"La época del imperialismo es la época del capitalismo moribundo…

… el imperialismo establece una división entre la masa fundamental de la clase obrera y la parte más privilegiada de esta última. Esta fracción superior de la clase obrera, comprada y corrompida por el imperialismo, y que constituye los cuadros dirigentes de los partidos social-demócratas, se halla interesada en el pillaje imperialista de las colonias, mantiénese fiel a "su" burguesía y a "su" Estado imperialista, y en los momentos de las contiendas decisivas, se ha colocado siempre al lado del enemigo de clase del proletariado. La escisión provocada en 1914 a consecuencia de ello en el movimiento socialista, y las traiciones posteriores de los partidos social-demócratas, convertidos de hecho en partidos burgueses obreros, han puesto en evidencia que el proletariado internacional no puede cumplir su misión histórica - destrucción del yugo imperialista y conquista de la dictadura proletaria - sino luchando sin piedad contra la social- democracia.

… La lucha de clases, que, hasta ahora, se desarrollaba en las formas determinadas por el hecho de que la clase obrera no disponía del poder estatal, se verifica actualmente en un terreno enorme, mundial, y la clase obrera internacional tiene a su disposición su Estado, única patria del proletariado mundial. La existencia de la Unión Soviética, con su influencia formidable sobre las masas trabajadoras y explotadas constituye por sí misma la expresión más brillante de la crisis profundísima de sistema capitalista y de un ensanchamiento y una exacerbación sin precedentes en la historia de la lucha de clases.

…Así, pues, como resultado de la primera guerra imperialista, ha surgido una nueva contradicción principal de significación histórica y mundial: la contradicción entre la URSS y el mundo capitalista.

…en esos países (los más atrasados) la lucha por la emancipación nacional tiene una importancia central, la insurrección nacional y su triunfo pueden en este caso desbrozar el camino que conduce al desarrollo en sentido socialista sin pasar en general por el estadio capitalista si, en efecto, los países de la dictadura del proletariado conceden su poderosa ayuda…" [3]

"Estatutos…

1 - La internacional Comunista, Asociación Internacional de los Trabajadores, representa en sí la unión de los Partidos Comunistas de todos los países en un Partido Comunista mundial único.

…III. El Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista [C.E.I.C.] y sus órganos .

12. - En el periodo comprendido entre los congresos, el órgano directivo de la Internacional Comunista es su Comité Ejecutivo, el cual da directivas a todas las secciones (partidos estatales) y controla su actividad.

El C.E.I.C. publica el órgano central de la Internacional Comunista al menos en cuatro idiomas.

13. - Las resoluciones del C.E.I.C. son obligatorias para todas las secciones de la Internacional Comunista y deben ser puestas en práctica inmediatamente. Las secciones (los partidos estatales) tienen el derecho de apelar al Congreso mundial contra las resoluciones del C.E I.C.; sin embargo, mientras dichas resoluciones no hayan sido anuladas por el Congreso, su ejecución es obligatoria para las secciones.

14. - Los Comités centrales de las secciones de la Internacional Comunista son responsables ante sus congresos y ante el C.E.1.C. Este último tiene el derecho de anular y modificar tanto las resoluciones de los congresos de las secciones como de sus comités centrales, así como de tomar decisiones obligatorias para los mismos (véase el punto 13).

15. - El C.E.I.C. tiene el derecho de excluir de la Internacional Comunista a secciones enteras, grupos y miembros aislados que infrinjan el Programa y los Estatutos de la Internacional Comunista o las resoluciones de los Congresos mundiales y del C.E.I.C.

16. - El C.E.I.C. ratifica el programa de las secciones de la Internacional Comunista. En caso de que el C.E.I.C. no ratifique el programa, la sección tiene el derecho de apelar al congreso mundial de la 1 C.

17. - Los órganos centrales de la prensa de las secciones de la Internacional Comunista tienen la obligación de publicar todas las resoluciones y todos los documentos oficiales del C.E.I.C.; dichas resoluciones deben insertarse también, en lo posible, en los demás órganos periodísticos.

18. - El C. E. I. C. tiene el derecho de aceptar en la Internacional Comunista, con voz pero sin voto, a las organizaciones y partidos que simpaticen con el comunismo.

19. - El C. E. I.C. elige un Presídium, órgano permanente de actividad, que, durante el período comprendido entre las reuniones del C.E.I.C., lleva a cabo todo el trabajo del mismo.

20. - El C.E.I.C. y su Presídium tienen el derecho de crear oficinas permanentes (Oficinas de la Europa Occidental, sud-americana, oriental y otras) para establecer un contacto más estrecho con las secciones de la I. C. y dirigir mejor la labor de las mismas.

Observación. - Los límites de la actividad de los Oficinas permanentes del C. E. I. C fijanse por este último o por su Presídium. Las secciones de la Internacional Comunista a las cuales se extiende la esfera de actividad de las oficinas permanentes del C. E. I. C. deben ser puestas al corriente de las atribuciones de que están investidos dichos organismos.

21. - Las secciones están obligadas a llevar a la práctica las indicaciones y directivas de las Oficinas permanentes del C.E.LC, Las indicaciones y directivas de la Oficinas permanentes del C.E.I.C. pueden ser objeto de apelación por las secciones correspondientes ante este último o su Presídium. Sin embargo, las secciones tienen la obligación de cumplir las decisiones de las Oficinas permanentes del C. E. I. C. en tanto no hayan sido anuladas por éste o por su Presídium.

22. - El C.E.I.C. y su Presídium tienen el derecho de mandar a sus representantes a las secciones de la Internacional Comunista. Los representantes reciben instrucciones del C E I C. o de su Presídium y responden ante los mismos de su gestión. Los representantes del C.E.I.C. tienen el derecho de tomar parte en todas las reuniones" tanto de los órganos centrales como de las organizaciones locales, de la sección a la cual hayan sido enviados. Los representantes del C. E. I. C. llevan a cabo su misión en contacto estrecho con el Comité Central de la sección correspondiente; sin embargo, sus intervenciones en los congresos, conferencias y asambleas de las secciones pueden ir dirigidas, en casos determinados, contra el Comité Central de la sección si la línea del Comité Central difiere de las directivas del C.E.I.C. Los representantes del C. E. I. C. están particularmente obligados a velar por el cumplimiento de las resoluciones de los congresos y del Comité Ejecutivo.

El C.E.I.C. y su Presídium tienen asimismo el derecho de mandar instructores a las secciones de la Internacional Comunista. Los derechos y deberes de los instructores son determinados por el C.E.I.C., ante el cual responden estos últimos de su gestión.

23- - Les reuniones del C.E.I.C. se celebran al menos cada seis meses. Las reuniones son válidas cuando participan en las mismas por lo menos la mitad de los miembros del C.E.I.C.

24. - Las reuniones del Presídium del C.E.I.C. se celebran por lo menos cada dos semanas. Las reuniones son válidas cuando participan en el mismo al menos la mitad de los miembros del Presídium.

25. - El Presídium designa a un Secretariado Político, el cual es un órgano con atribuciones decisivas, prepara las cuestiones para las reuniones del C.E.I.C. y su Presídium, de las cuales es el órgano ejecutivo.

26. - El Presídium elige la redacción de las publicaciones periódicas y otras de la Internacional Comunista.

27. - El Presídium del C.E.I.C. crea una sección para el trabajo entre las mujeres trabajadoras, comisiones permanentes para la dirección de la labor de determinados grupos de secciones de la I. C. y otras secciones necesarias para su trabajo". [4]

La realidad es que después de 90 años respecto a aquel anuncio de la I.C. dirigida por la URSS, el imperialismo "moribundo" a pesar de soportar en la actualidad una de sus mayores crisis, mantiene su poder con respecto a los pueblos. La pérdida de derechos de la clase obrera y el pueblo es general y continuada, pero a pesar de ello la generalización de la aristocracia obrera en los países capitalistas continua sirviendo de colchón para la lucha de clases y la advertencia de la I.C. de la necesidad de luchar "sin piedad contra la socialdemocracia", es decir contra la aristocracia obrera, no es llevada a cabo, en la práctica, a pesar de sus declaraciones teóricas, por el movimiento comunista europeo.

La consideración de la I.C. de que el proletariado internacional tenía "su estado" y "única patria" en la URSS, significaba de hecho tender a centrar la lucha del proletariado de todos los países en el desarrollo y la defensa de la URSS, lo cual suponía dejar como tarea secundaria la realidad concreta de cada país para cada partido comunista. Además, como consecuencia de ello, la IC consideraba que se creó una "nueva contradicción principal" entre la URSS y el mundo capitalista.

La I.C. consideraba que los países más atrasados podían llegar al socialismo "sin pasar en general por el estadio capitalista" con la condición de la "poderosa ayuda" de los países de dictadura del proletariado, que en ese momento era sólo la URSS cercada por las potencias imperialistas, (pues la revolución soviética en Hungría de 1919 duró escasamente 5 meses debido a las propios errores de los comunistas húngaros). Esta idea de la posibilidad de obviar la etapa capitalista de desarrollo, por otra parte, demostrada imposible por la historia hasta ahora, tiene su origen en una posibilidad planteada por Marx en 1981 en su Proyecto de respuesta a la carta de V.I. Zasulich y en el Prefacio a la segunda edición rusa de 1982 del Manifiesto Comunista respecto a la transformación de la primitiva comunidad rural en Rusia en una comunidad socializada "sin pasar por las horcas caudinas del capitalismo", posibilidad que por otro lado fue descartada por Lenin en 1994 en su polémica con los utópicos socialistas revolucionarios "amigos del pueblo" de Rússkoie Bogatstvo y los señores Mijailovski y Krivenko. Este punto lo desarrollaré más adelante, en el apartado "IX. Propiedad estatal, social y privada, planificación central y mercado" del presente escrito.

En cuanto a los Estatutos la I.C., lo especifica claramente, la Internacional Comunista es el "Partido Comunista mundial único" y sus órganos de dirección, Comité Ejecutivo, Presídium y Secretariado Político son decisivos. Ello conlleva que un pequeño número de personas compuestas por el Secretariado podían decidir sobre todas las cuestiones de todas las secciones (partidos) integrantes en la I.C., decisiones que aunque podían ser revocadas eran de aplicación obligatoria mientras no fueran rectificadas por los órganos dirigentes. Si a ello se suma el que la URSS era, según el programa, "el único estado y patria del proletariado internacional", la decisión de unos pocos dirigentes de la URSS en base a su autoridad política y moral era de obligatoria aplicación en todos los países.

Ese panorama de funcionamiento hoy no es impulsado por ninguno de los partidos que se declaran marxistas leninistas y que trabajan por la reconstrucción de la Internacional Comunista, más que por un convencimiento profundo, debido a que no cuentan como en el pasado, con una URSS que asuma la dirección centralizada del movimiento. El propio KKE, reconoce explícitamente una posición completamente contraria a la III Internacional, a su programa y a sus estatutos:

"Para la formación del polo comunista.

…Nuestro Partido intensificará sus intervenciones independientes a nivel internacional, en un esfuerzo por buscar una forma de colaboración más distintiva con partidos comunistas y obreros, por el polo comunista.

Esta presencia distintiva de los partidos creará mejores condiciones para enfrentar las dificultades existentes. Facilitará, además, la agrupación antimperialista más general.

La iniciativa para la creación de este polo puede partir de los partidos comunistas cuyos puntos de vistas ideológicos y políticos estén cercanos, los que defienden el socialismo científico y la contribución del socialismo que hemos conocido así como la necesidad de la lucha por el socialismo...

El polo comunista distintivo de ninguna manera puede abolir la independencia de cada partido y su responsabilidad frente a la clase obrera y el movimiento de su país. Tendrá la forma de la coordinación del accionar común, se constituirá en condiciones de igualdad."

El KKE ha informado a los partidos comunistas sobre esta posición. Ha realizado varias reuniones bilaterales para discutir con los partidos que expresaron su interés sobre estas posiciones…

…La decisión sobre la publicación de la revista titulada "Revista Comunista Internacional" se basa en un entendimiento común de la defensa de los principios del socialismo científico, del internacionalismo proletario, de la necesidad de la construcción socialista, de la dictadura del proletariado y de la construcción de la sociedad socialista. [5]

La afirmación del KKE de que "El polo comunista distintivo de ninguna manera puede abolir la independencia de cada partido y su responsabilidad frente a la clase obrera y el movimiento de su país. Tendrá la forma de la coordinación del accionar común, se constituirá en condiciones de igualdad" está en contradicción plena con la defensa de supeditar la creación de una "estrategia revolucionaria" a la constitución de un centro internacional. El hecho de anunciar por parte del KKE que "intensificará sus intervenciones independientes a nivel internacional" y la realización de "varias reuniones bilaterales" erige al KKE de hecho en la cabeza de dicha coordinación internacional, algo nada negativo si de coordinación se trata, pero que pone más aún de relieve la contradicción de defender el objetivo de la creación de una nueva Internacional Comunista sin analizar de forma concreta las limitaciones de las anteriores disueltas.

Ello está estrechamente unido a la repetición de errores idealistas del pasado, como es el hecho de primar las posiciones políticas antimarxistas sobre la importancia "determinante" de los factores externos en el derrumbe de la URSS. Precisamente, esto se dice claramente en la última edición de la "Revista Comunista Internacional" en el artículo del PCPE "Del eurocomunismo al oportunismo de nuestros días":

"La reorganización teórica e ideológica del movimiento comunista internacional, sobre una base marxista - leninista sólida, exige continuar profundizando en el estudio de la construcción socialista durante el siglo XX y analizar científicamente las causas del triunfo de la contrarrevolución capitalista en la URSS y en el resto de países socialistas europeos.

La restauración capitalista tuvo causas internas y externas. Sin embargo, a la hora de abordar éstas últimas, los análisis suelen centrarse en el estudio de las diversas líneas de ataque al socialismo puestas en marcha por las potencias imperialistas en el campo político, militar, económico, ideológico y psicológico.

Los factores externos fueron determinantes y confirmaron que el enfrentamiento entre el campo imperialista y el campo socialista era la expresión genuina de la lucha de clases a escala internacional".

He aquí meridianamente clara la reafirmación idealista del PCPE (junto al KKE) de la dependencia de la URSS y los países del Este respecto "superpoderes" externos "determinantes" y la concesión al imperialismo de un poder exagerado, evitando así la autocrítica de reconocer la propia debilidad ideológica y política de los comunistas para impedir sucumbir a las presiones del imperialismo, no caer en sus provocaciones en la carrera armamentista y analizar los propios errores en la construcción del socialismo.

La ausencia de autocrítica culmina en dicho artículo reduciendo la confrontación contra el eurocomunismo a 1984, que es cuando nace el PCPE bajo las órdenes de la embajada soviética:

"En el movimiento comunista español, a diferencia del portugués, se hicieron hegemónicas las posiciones revisionistas impulsadas por la dirección del PCE, y a lo largo de este proceso se escindió en dos fuerzas principales: aquellas que resistieron la ofensiva eurocomunista y defendieron el marxismo - leninismo agrupándose en 1.984 en el Partido Comunista de los Pueblos de España y aquellos otros que persistieron, y aún persisten, en chapotear en el pantano revisionista, sin haber realizado una autocrítica seria y rigurosa" [6]

¿Quién elude la autocrítica seria y rigurosa? ¿Sólo los "eurocomunistas" del PCE? ¿Qué ocurrió desde 1.956 y 1.984; es decir, desde que Kruschev lanza el histérico ataque contra Stalin y el marxismo leninismo y desde que Santiago Carrillo secretario general del PCE en el exilio lanza la política de "reconciliación nacional", hasta que se funda el PCPE? Al parecer del PCPE, nada importante ocurrió en esos 28 años. Pero sí ocurrió. Los años 60 y 70 fueron los años esenciales donde se fraguaron por parte del PCE todas las traiciones que posibilitaron la reforma del franquismo para que el estado monopolista español mantuviera en la opresión a la clase obrera y al pueblo.

El acontecimiento más relevante que culminó dicho proceso fueron unas fechas que son muy incómodas para muchos dogmáticos reformistas que hoy pretenden dar lecciones a los países socialistas sobre lo que deben y no deben hacer.

Dos días antes de la reunión del CC del PCE legalizado 3 días antes, el Ejército franquista convocó el Consejo Superior del Ejército al que asistieron los capitanes generales de las 11 regiones militares, el jefe del Alto Estado Mayor, el jefe del Estado Mayor del Ejército, el director de la Guardia Civil, el de la Escuela Superior del Ejército y el presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar. Dicho consejo emitió un comunicado-ultimátum que sería publicado el 14 de abril, y trasladado al PCE por el gobierno, que decía:

legalizacion-pce-color (23K)

El Comité Central del PCE

acata el chantaje militar (abril 1977)

"El Consejo estima debe informarse al Gobierno de que el Ejército, unánimemente unido, considera obligación indeclinable defender la unidad de la Patria, la bandera, la integridad de las instituciones monárquicas y el buen nombre de las Fuerzas Armadas".

Y el 14 de Abril de 1.977, día de la República, mientras las luchas obreras y populares se daban por todos los rincones de España y el PCE intentaba ahogarlas, llegando a montar piquetes para hacer volver al trabajo a los obreros, como en la Huelga de la Construcción de Barcelona que ya duraba dos semanas, tiene lugar la reunión del Comité Central del PCE para acatar el ultimátum de la cúpula militar. En la rueda de prensa posterior de Santiago Carrillo, acompañado de Marcelino Camacho y López Raimundo entre otros, y después de un acuerdo sin votos negativos de los 180 miembros del Comité Central, la bandera monárquico-fascista hacía acto de presencia al lado izquierdo de la mesa. Igualmente, quedaba implícito, como se pudo comprobar después, el reconocimiento de la monarquía y del respeto al "buen nombre" del Ejército exigido por los militares franquistas, causante de cientos de miles de muertos durante la guerra y posguerra. [7]

Muchos dirigentes de los que posteriormente formarían el PCPE y el PCC en Catalunya, no sólo no mostraron oposición alguna a dichas traiciones sino que incluso participaron activamente como rompehuelgas en las Huelgas de la construcción y del metal de 1977 y otras muchas más, siguiendo las instrucciones del CC del PCE-PSUC de "no provocar a los militares" para conseguir y posteriormente consolidar su legalización.

A finales de 1979 comenzó la invasión de la URSS en Afganistán y el aparato breznheviano, a partir de 1980, a través de su embajada y consulados en España comenzó a mantener contactos con sectores del PCE, con el pretexto de luchar contra el "eurocomunismo" y restaurar el "leninismo" dentro del PCE o formar otro partido en caso necesario. La embajada soviética ya había hecho un primer intento en 1974 con Enrique Líster pero su personalismo lo impidió. Líster ya no era el ejemplar comunista combatiente que fue durante la guerra civil. El dorado exilio en la URSS lo había aburguesado y convertido en un charlatán egocéntrico y el PCOE nunca llegó a tener influencia en las luchas del movimiento obrero español. Hasta que su partido no fue legalizado en 1977, tres años después de su formación, Líster no se atrevió a entrar en España, y ello no tuvo influencia alguna en la lucha de clases del país.

A partir de 1980 y 1981, dirigentes del PCE que antes habían sido ejecutores sumisos de las políticas de colaboración de clase de la dirección, comenzaron a plantear la necesidad de volver al leninismo como concepto abstracto, tomando como aspecto esencial la defensa de la invasión de la URSS en Afganistán, que ellos definían, igual que el KKE ahora, como "internacionalista" pero sin variar ni un ápice la política reformista en España en la que los "leninistas" y "afganos" (defensores de la invasión en Afganistán) seguían paso por paso la línea sindical y política del PCE-PSUC y de colaboración con el llamado por ellos "socialdemócrata" PSOE, y contra la "derecha nacionalista" de PNV y CiU.

La constitución del PCPE en 1984, como la creación o fortalecimiento de otros partidos semejantes en Europa fue una decisión de la URSS, correspondió a sus intereses internacionales, pero no supuso en la práctica ninguna alternativa a la realidad de la lucha de clases en España, ni pudo salvar del auto derrumbe al antiguo país de los soviets.

Antes que el PCPE, desde 1.964 hubo múltiples escisiones en el PCE, mientras muchos dirigentes actuales del dogmatismo reformista acataban la ortodoxia eurocomunista. Posteriormente cuando se constituye el PCPE lo hace bajo un programa que defiende la reforma del estado burgués y la etapa intermedia antimonopolista cambiada por presiones externas sólo hace unos meses. Desde 1.984 hasta el presente la política del PCPE en la lucha de clases de España ha sido testimonial (como la del conjunto del movimiento comunista español) y ampliamente reformista, con nada agresivas relaciones con la "socialdemocracia" del PSOE.

Esa realidad, en la lucha de clases de España entronca perfectamente con la concepción idealista de primar los factores externos "determinantes" de la degeneración en la URSS, como "determinantes" a su vez en la transformación del PCE como partido oportunista. De esa manera el PCPE (y otros similares como el PCOE) pretenden justificar sin autocrítica alguna su política reformista durante 28 años como partido y la historia personal de pasividad de quienes lo crearon después. En realidad, no existe diferencia fundamental entre los "eurocomunistas" y los dogmáticos-reformistas, en la actitud de falsear la historia y las causas fundamentales de la degeneración de los diferentes partidos comunistas, tarea en la que ellos han estado y están implicados.

Para ser consecuente con todo lo anterior hay que decir que esa política de dependencia hacia lo exterior, es el motivo esencial del error en el cambio de táctica sindical de otro partido pro-soviético, el PCOE.

Partiendo de la base errónea de que el aspecto internacional determina lo nacional, en base a una supuesta necesidad de afiliarse a la FSM, el PCOE llamó a "romper los carnets de CCOO y UGT", llamamiento algo matizado posteriormente en un pleno ampliado del CC que adecuaba a las circunstancias de cada lugar el proceso de afiliación a la FSM, algo que por otro lado es un "brindis al sol", pues, a excepción de alguna empresa, el PCOE en la actualidad, carece de influencia en el movimiento obrero del país.

Por otro lado, el desmantelamiento de las Internacionales I y III (descartando la transformación de la II y la IV trotskista en coordinadoras de sectores de la burguesía internacional), ¿sólo se ha debido a una cuestión de funcionamiento?

No es solo una cuestión organizativa, sino la imposibilidad de conocer de forma multilateral aquello que no se transforma. Si ya es difícil conocer la propia realidad social en el propio país (aún hoy muchos comunistas en España se resisten a calificar al PSOE como partido monopolista y otros hasta hace pocos años defendían la "reforma y democratización del aparato del Estado"), mucho más difícil es pretender conocer la realidad de países con características sociales, económicas y culturales completamente distintas, a miles de km. de distancia.

"El que sea verdad o no un conocimiento o teoría no se determina mediante una apreciación subjetiva, sino mediante los resultados objetivos de la práctica social. El criterio de la verdad no puede ser otro que la práctica social. El punto de vista de la práctica es el punto de vista primero y fundamental de la teoría materialista dialéctica del conocimiento"[8]

Lenin decía sobre el conocimiento en sus observaciones sobre la dialéctica de Hegel:

"El conocimiento es la aproximación eterna, infinita, del pensamiento al objeto. El reflejo de la naturaleza en el pensamiento del hombre debe ser entendido, no "en forma inerte", no "en forma abstracta", no carente de movimiento, NO CARENTE DE CONTRADICCIONES, sino en el eterno PROCESO de movimiento, en el surgimiento de las contradicciones y en su solución."[9].

Y ratificaba la siguiente observación de Hegel: ..."Por lo tanto, el método no es una forma exterior, sino el alma y el concepto del contenido..." [10]

Es decir, el conocimiento para su desarrollo necesita una aproximación permanente, "infinita", del pensamiento al objeto y el método para hacerlo no es algo exterior sino su propio contenido. Ello, aplicado a la realidad social significa que no es posible un conocimiento profundo de la lucha de clases de un país, si no hay una aproximación continua y un método elaborado para conseguirlo a partir de las condiciones concretas de cada lugar.

Y eso es un proceso mediante el cual el conocimiento adquirido ha de ponerse en práctica para ser continuamente rectificado hasta conseguir la transformación y desarrollo de la sociedad en base a la superación de sus propias contradicciones. Es evidente que eso sólo puede hacerlo un partido comunista estrechamente ligado a las experiencias de la lucha de clases de su propio país, con un programa (método) propio adecuado a su realidad concreta cambiante.

Ello lleva a considerar que si la influencia de la contrarrevolución en la Unión Soviética originó grandes desastres en muchos partidos comunistas, de cara a sus propios pueblos, quienes deben asumir la responsabilidad son dichos partidos comunistas por demostrar enorme debilidad ideológica y política y lejanía respecto a las masas en las que debían operar el trabajo de transformación.

Dichos partidos comunistas demostraron no estar forjados en su unidad con sus propias masas, al considerar como aspecto esencial las directrices recibidas por el centro internacional.

El punto de apoyo esencial de un partido comunista no es el apoyo internacional, sino las propias masas de su pueblo. Y ese apoyo solo se crea con múltiples luchas dirigiéndolas para derrocar al enemigo de clase mediante nuevos órganos de poder. El partido que entretiene a las masas de su país con movilizaciones y luchas de auto-propaganda electoralista, sin curtirse en el riesgo y el sacrificio, o lanzando proclamas de dogmatismo libresco inoperante, no tiene o pierde su apoyo y es entonces cuando necesita y pide el apoyo exterior para justificar su existencia.

El KKE parece pretender lavar la propia conciencia y de los demás partidos comunistas occidentales debido el fracaso de la URSS. ¿Por qué oculta el KKE que a pesar del derrumbe de los países del este europeo, la República Popular China continuó siendo dirigida por un Partido Comunista?

El KKE nunca ha reconocido el carácter clasista del Partido Comunista de China durante el proceso de la revolución y construcción socialista. Porque reconocer la existencia de un partido comunista que tomó el poder oponiéndose a los consejos estratégicos erróneos del PC de la URSS y de la Internacional a su servicio, significaría poner en cuestión todo su discurso del centro exterior determinante para conseguir para otros partidos una única "estrategia revolucionaria" global. Significativamente, el Partido Comunista de China, que no aceptó las consignas de la Internacional Comunista de mantener la alianza con el Kuomintang, ni la política doctrinaria de cliché de Wang Ming que pretendía repetir en China la insurrección proletaria en las ciudades de la URSS, creó su original estrategia revolucionaria de cercar las ciudades por el campo, adecuada a su realidad social, pudo tomar el poder en 1949 y así hacer frente después con éxito al incidente contrarrevolucionario de Tian Anmen en 1989, mientras que, por el contrario, cinco meses después, el Este socialista europeo se derrumbaba como un castillo de naipes ante la pasividad de sus propios pueblos.

La afirmación del KKE y sus partidos similares de que "El capital es una fuerza internacional y consecuentemente la lucha de clase se desarrolla a nivel internacional. Eso requiere que la clase obrera se transforme también en fuerza internacional", en las condiciones actuales, es mera palabrería.

La lucha de clases se desarrolla en todos los países capitalistas, pero la lucha de clases, hasta el presente, continúa manteniendo un marco estatal como lo demuestran los procesos distintos en los diferentes países, incluso en la época de mayor auge de la lucha de clases en Europa, durante la época de la revolución soviética. Los bolcheviques confiaban en la revolución mundial debido a dicho auge. Sin embargo la realidad de cada país se impuso. La socialdemocracia europea traicionó la revolución y los bolcheviques hubieron de acometer la construcción del socialismo en un solo país.

Todas las revoluciones dirigidas por partidos comunistas se han producido en procesos y tiempos distintos y en contradicción con el planteamiento defendido por Marx y Engels, de revolución proletaria mundial "simultánea", en "Principios del Comunismo" [21].

En la actualidad también es un hecho los diferentes procesos incluso dentro de los mismos países europeos en proceso de unidad en la UE. Ello indica que no basta la voluntad subjetiva para plasmar una unidad internacional de la clase obrera sino la maduración de los procesos revolucionarios en cada uno de los países capitalistas para materializar el derrocamiento de los respectivos estados monopolistas.

Por mucho que no lo entiendan los dogmáticos, el proletariado internacional no actúa hoy como una única clase porque el marco estatal de cada país al determinar unas condiciones distintas determina unas actuaciones distintas. Por mucho que lo repitan los dogmáticos, la contradicción principal hoy en el mundo no se manifiesta entre imperialismo y socialismo ni entre burguesía y proletariado, porque una cosa es que la época del imperialismo sea la de la revolución socialista (pendiente desde hace un siglo) en los países capitalistas desarrollados y otra es que los factores que la pueden hacer posible se manifiesten en los hechos como contradicción principal o no. La vida demuestra que hoy la contradicción principal en el mundo se manifiesta en la lucha de liberación de los países que se ven invadidos y oprimidos por el imperialismo y estos, puesto que el proletariado de los países capitalistas desarrollados carentes de partidos comunistas reales no se plantean en la práctica ni la toma del poder ni la construcción del socialismo, por mucho que lo declaren en sus deseos los "comunistas".

El capitalismo tampoco tiene un proceso idéntico en todos los países, lo que conlleva las propias contradicciones interimperialistas y las contradicciones entre el imperialismo y las clases no imperialistas en desarrollo de los países invadidos o intervenidos por el imperialismo.

La disolución de la I y la III Internacional es la constatación del carácter estatal de la lucha de clases debido a las diferentes características de los procesos revolucionarios en cada país. No constatar esa realidad demuestra una concepción dogmática de la consigna de revolución mundial de los bolcheviques en 1917 y que no pudo ser materializada, precisamente porque los factores internos de cada país fueron los determinantes y no la fuerza de un "centro" asentado en la primera revolución socialista en Rusia.

Los partidos comunistas no degeneraron por la inexistencia de un centro o Internacional Comunista. Tampoco la inexistencia de la Internacional les impidió adquirir una estrategia revolucionaria. Esto fue debido en primer lugar a haberse aislado de las masas de su pueblo y sus necesidades e intereses reales. Ese es el origen de todas las degeneraciones, no la falta de un centro extranjero rector. Y a ello contribuyó al dogmatismo de seguir ciegamente tanto los dictados "eurocomunistas" al calor de la influencia exterior del anti-estalinismo, de la "transición pacífica al socialismo" de Kruschev; igualmente contribuyó a la defensa de una estructura irreal de la Internacional Comunista que no correspondía a la diversa realidad mundial, que al final, junto a la consigna de "Revolución Mundial" quedaría relegada al movimiento trotskista; y también contribuyó al falso "leninismo" preconizado por la política intervencionista de Brézhnev que llevó a la URSS al estancamiento y auto derrumbe.

En ambos caso, en España no hubo diferencia sustancial en el papel de ambas corrientes en la lucha de clases. Las posiciones de "reforma del estado" fueron comunes tanto en partidos eurocomunistas como en los partidos breznheviano, autollamados entonces "pro-soviéticos". Igualmente fueron comunes en ambas tendencias, la falta de entrega y sacrificio, la inexistencia o debilidad de militancia comunista, la comodidad privada por encima del riesgo revolucionario, la aceptación de sobornos y ayudas de partidos monopolistas, mal llamados "socialdemócratas" en el poder, etc. El Partit dels Comunistes de Catalunya (PCC), partido que se autollamaban "los afganos" por defender el "internacionalismo" de la intervención de la URSS en Afganistán, era llamado por los trabajadores comunes de Montcada "el Partido Con Curro"debido a que todos sus militantes estaban enchufados a través de ayuntamientos y organismos oficiales controlados por el PSC-PSOE, o ellos mismos cuando el alcalde era "pro-soviético". Su actividad en la lucha de masas se limitaba a una posición "crítica", pero trabajaban para impedir la creación de órganos de poder obrero y popular.

Durante la campaña contra los impuestos en el recibo del agua en la que de la década de los 90, más de 100.000 familias durante varios años se negaron a pagar dichos impuestos en Catalunya, Jordi Gasull, dirigente de dicho partido y de la CONFAVC, ejerció el papel de liquidador de dicha lucha y manifestó en una charla en Mollet que "lo que pretenden esos compañeros (de la Associació de Veïns Trinitat Vella en 1995) nos conduciría al fascismo. Las juntas de las Asociaciones de Vecinos no se pueden elegir por sufragio universal porque ello supondría crear un contrapoder a las Instituciones democráticas" (Ayuntamientos, Gobierno, etc.). Efectivamente, de eso se trataba, de crear contrapoderes a las Instituciones monopolistas que él consideraba "democráticas" a partir de Asambleas Populares abiertas en las Asociaciones de Vecinos.

Impedir por todos los medios que en los barrios a partir de las Asociaciones de Vecinos se consolidaran Asambleas Populares combativas como contrapoderes a las instituciones, refrendadas por el sufragio universal en los barrios ha sido y sigue siendo tarea esencial de la FAVB, la CONFAVC y otras Federaciones de AA.VV. donde trabajan personajes atados al PSOE, IU, y otras fuerzas políticas de la burguesía, con la colaboración por pasiva de los comunistas dogmáticos que consideran un trabajo de enorme "desgaste" la tarea de enfrentarse a los vividores de la política incrustados en las asociaciones para impedir que los sectores más atrasados de la población se subleven contra el estado.

La historia ha demostrado que el reformismo es solo una de las dos caras de la moneda oportunista. La otra es el dogmatismo. Y ambas conducen inevitablemente al reformismo disfrazado con frases grandilocuentes. Ocultar la lacra del dogmatismo en el movimiento comunista internacional significa negarse a aplicar consecuentemente la autocrítica comunista dentro del propio partido. El hecho del fracaso de las Internacionales (además de la anunciada y no nata "V Internacional" de Hugo Chávez), el hecho del fracaso de la internacional económica y militar del llamado "campo socialista" COMECON y Pacto de Varsovia no puede ser esquivado con palabras huecas, trasladando la responsabilidad al gran poderío del imperialismo, lo cual es una manera de embellecerlo, o encubriéndolo con los ataques neocolonialistas al supuesto"imperialismo chino".

La estrategia revolucionaria de un partido comunista en las actuales condiciones no puede venir de un centro internacional, solo puede partir de estudiar la propia lucha de clases del propio país y trabajar junto a las masas para transformarlas. La colaboración con otros partidos comunistas en pie de igualdad y respeto puede ser positiva sólo en la medida que se avance de manera prioritaria en el trabajo en el propio país.

El intentar aplicar al propio país la estrategia de otro o de un centro exterior decisorio es un error que además de estar originado por desligarse de las masas del propio país y la negativa militante a entregarse en cuerpo y alma al sacrificio de la lucha popular, tiene una base teórica idealista, que lleva a creer que se puede llegar a conocer el carácter de clase de un partido sin participar en la lucha de clases donde actúa dicho partido.

De esa manera los países socialistas han realizado reconocimientos que posteriormente se han deshecho o han quedado hibernados. Ello no sólo ocurrió entre los países socialistas del Este europeo, sino también en los reconocimientos que China hizo de los partidos españoles PCE (m-l), PTE, ORT, durante la época de la "revolución cultural", los que hizo Albania del PCE(m-l), o los que hizo Cuba con el PCC o el PCPE.

La experiencia demuestra que en la actual etapa histórica, no es factible la constitución de una unión orgánica o el reconocimiento oficial como partido comunista entre partidos de diferentes países, y que no es a través de ahí que se cerrará una estrategia revolucionaria para todos los países, porque el conocimiento global de la lucha de clases de todos los países, necesario para ello, no existe ni puede existir hoy, desde un centro, desde un "todo" heterogéneo.

El conocimiento para elaborar una estrategia revolucionaria solo puede crearse sobre cada parte diferenciada como diferenciado es cada país, sobre cada partido estatal a partir de su particular lucha de clases y sólo en la medida de que los partidos estatales se consoliden y arraiguen en su clase obrera al fragor de su propia lucha de clase se podrá avanzar en la articulación internacional en plano de total igualdad e independencia.

En la Europa de la aristocracia obrera neocolonialista, es común la creencia de poder conocer el mundo mediante el análisis teórico sobre la base de informaciones teóricas o testimonios unilaterales, que además suelen eludir las fuentes cuando se trata de "juzgar" a un país o un hecho respecto al cual ya hay establecidos los prejuicios divulgados por el Pentágono en todo el mundo a través de su hegemonía en los medios Internet, TV, prensa, radio.

A consolidar dicha "autoconciencia" de sabiduría (idealista) sin participar en el proceso de transformación, ha contribuido grandemente Louis Althusser (1918-1990), famoso filósofo francés, mal llamado "marxista", afiliado al PCF, creador de una escuela filosófica reaccionaria que influyó a partidos "revolucionarios" europeos y a países socialistas como Cuba a través de las concepciones anarco-trotskista de Marta Harnecker, alumna tutelada de Althusser y asesora del gobierno cubano.

El método de discusión de Althusser era partir siempre de las posiciones del socialismo científico de Marx, Lenin y Mao, reconociendo la necesidad de la lucha de clases,la dictadura del proletariado, la necesidad del partido revolucionario, criticando el reformismo y el idealismo, etc. etc.

A partir de esa "reivindicación" teórica del marxismo leninismo, el sr. Althusser iba realizando una interpretación unilateral, desviando poco a poco el contenido inicial del punto de origen, hasta transformarlo, en posiciones aún más idealistas y reaccionarias que las que criticaba en Hegel o Jhon Lewis. Por ejemplo, tergiversando la posición materialista dialéctica de Marx de que todo conocimiento tiene su origen en la práctica social, expone un párrafo donde Marx manifiesta:

"la totalidad concreta como totalidad de pensamiento, como un concretum de pensamiento, es en realidad un producto del pensar y concebir, de ninguna manera un producto del concepto que piensa, que se engendra a sí mismo, en el exterior o por encima de las intuiciones y de las representaciones, sino, por el contrario, un trabajo de elaboración que transforma intuiciones y representaciones en conceptos" [11].

marx (7K)

Karl Marx

Ese planteamiento de Marx, le sirve a Althusser para concluir lo siguiente:

"… en la Introducción (a la crítica de la Economía Política), Marx dice que todo proceso de conocimiento científico comienza por una abstracción, una generalidad, y no por concretos reales". [12]

De tal manera, al exponer la necesidad que indica Marx de un proceso de elaboración teórico para transformar intuiciones y representaciones en conceptos abstractos (por ejemplo población, en relaciones de producción de dicha población), Althusser oculta que tales intuiciones y representaciones se dan exclusivamente a partir de lo concreto y para volver a la concreto, de la práctica social, como manifiesta Marx, unos renglones antes, en el mismo libro y misma página (según edición) de la cita que aporta Althusser y que éste se cuida de silenciar:

"Lo concreto es concreto porque es la síntesis de múltiples determinaciones, por lo tanto, unidad de lo diverso. Aparece en el pensamiento como proceso de síntesis, como resultado, no como punto de partida, aunque sea el efectivo punto de partida y, en consecuencia, el punto de partida también de la intuición y de la representación."[13].

Esta última frase de Marx, expone con claridad el proceso del conocimiento defendido por el socialismo científico: práctica-teoría-práctica, que, como veremos, Althusser transforma en teoría-teoría-teoría y su anulación del sujeto y los objetivos revolucionarios.

althusser (5K)

Louis Althusser

Su utilización de un Marx a conveniencia, le da pie para establecer un criterio sobre el conocimiento cuya resumen consistía en:

1. "La práctica teórica".

"El proceso de la práctica teórica se desarrolla en tres Generalidades".

"Generalidad I o generalidad abstracta, materia prima de naturaleza ideológica, previa".

…Generalidad II, o generalidad que trabaja, es el cuerpo de conceptos cuya unidad más o menos contradictoria constituye la "teoría" de la ciencia en el momento (histórico) considerado...No "trabaja" sobre un "dato" objetivo puro, que sería el de los hechos puros y absolutos. Su trabajo propio consiste, por el contrario, en elaborar sus propios hechos científicos, a través de una crítica de los "hechos" ideológicos elaborados por la práctica teórica ideológica anterior." [14]

"Generalidad III o generalidad específica o conocimiento: el trabajo de Generalidad II en Generalidad I, produce Generalidad III, que supone un estadio superior de la ciencia y del conocimiento… La práctica teórica produce Generalidad IÍI por el trabajo de la Generalidad II sobre la-Generalidad I."

…La práctica teórica científica parte de lo abstracto para producir un conocimiento concreto y el marxismo establece en principio el reconocimiento de la existencia de la estructura compleja de todo "objeto" concreto, estructura que dirige tanto el desarrollo del objeto como el desarrollo de la práctica teórica que produce su conocimiento".[15]

El sólo enunciado de "práctica teórica", en nuestra vida moderna del primer mundo, con filósofos-aristócratas como Althusser, protegido por el capital monopolista francés después de haber ahogado impunemente con sus manos a su esposa, tiende a crear la justificación ideológica propicia para los pontificadores del marxismo leninismo convertidos en sectas de charlatanes, donde cabe toda clase de oportunismo reformista, dogmático, vividores de la política en la plácida legalidad burguesa con servicio doméstico y buen vivir, etc.

Es decir, según Althusser, el conocimiento se adquiere a partir de la abstracción sin tener en cuenta los objetos u hechos objetivos que nos aporta la práctica social. Y una "estructura compleja" misteriosa donde no existe el movimiento de desarrollo propio de la lucha de contrarios, desarrolla mediante el pensamiento conclusiones concretas, que no serán tan concretas, cuando él mismo las define como Generalidad III.

Además, Althusser entrecomilla las palabras "dato"y "hechos" para dejar más claro aún que está hablando exclusivamente del pensamiento, de los vaivenes que se producen en su cerebro al margen de "hechos puros y absolutos"es decir, al margen de la práctica.

Y como no hay práctica por ningún lado, pero el propio Althusser ¡cómo no! reconoce que existe la lucha de clases, ¿qué hace? La encierra en el terreno de la teoría, utilizando la concepción de que "La filosofía es, en última instancia, lucha de clases en la teoría".

Ya tiene Althusser en su cabeza, pues, todos elementos necesarios para llegar al conocimiento sin moverse de casa. Althusser aniquila el proceso del conocimiento: práctica social - teoría - vuelta a la práctica social para rectificar o desarrollar la teoría, y así sucesivamente. Y lo transforma en "Generalidad I" - "Generalidad II" - "Generalidad III".

Es decir, teoría I - teoría II - teoría III.

2."Se conoce lo que es". [16]

Althusser parte del concepto del socialismo científico de que solo puede ser conocido lo que existe, lo que es. Como en toda cuestión, él vuelve a manipular el marxismo obviando las condiciones que el socialismo científico impone para convertir el "puede ser conocido" en "se conoce".

Althusser va del "no se puede conocer sino lo que es" marxista a "solo se conoce lo que es", pero como en esa definición según él, aún puede apreciarse el hombre como sujeto, y él niega el sujeto en la historia, da un paso más:

"He escrito "solo se conoce lo que es" para no complicar las cosas. Pero se podría objetar que este "se" impersonal lleva la huella de "el hombre". En rigor, sería necesario escribir: "solo es conocido lo que es". [17]

Para terminar dando un último paso más:

"Se conoce lo que es. Esta Tesis difícil de entender y fácil de desviar de sentido, sostiene todas las Tesis marxistas acerca del conocimiento" [18]

Althusser convierte por arte de magia una condición indispensable y parcial, "solo puede ser conocido lo que existe" en absoluta, "se conoce lo que es", obviando de un plumazo las demás condiciones necesarias para el conocimiento además de la existencia del objeto o fenómeno.

De esa manera identifica la existencia con el conocimiento, independientemente del espacio-tiempo de dicha existencia y sobre todo, al margen de las condiciones restantes que son tan imprescindibles como la existencia para dicho conocimiento, la principal de la cual es la propia practica en relación con el objeto y su desarrollo. ¿Qué Ser puede obrar tal milagro? Es evidente que sólo un dios.

3."La historia no tiene Sujeto ni Fin(es)"

"Pero entonces, es preciso someter la Tesis 1 (las masas hacen la historia) a la Tesis 2 (la lucha de clases es el motor de la historia). Esto quiere decir que la potencia revolucionaria de las masas solo es potencia en función de la lucha de clases. Si esto está claro, el problema del "sujeto" de la historia desaparece... La historia es un proceso y un proceso sin sujeto. El problema de saber cómo "el hombre hace la historia" desaparece."

"Es preciso decir en efecto, que la historia de la "producción" de conocimientos es, como toda la historia, también un proceso sin sujeto, y que los conocimientos científicos surgen (en el descubrimiento de tal individuo, científico, etc.) como resultado histórico de un proceso dialéctico, sin Sujeto ni Fin(es)" [19]

Althusser, al menos es consecuente en algo. Si no hay sujeto, no hay fines. Estamos de acuerdo. Si no hay partido comunista, no hay objetivo revolucionario.

Despojando la lucha de clases de toda veleidad "humana", lo ha convertido en un movimiento misterioso al margen de todo sujeto que pueda transformar la realidad práctica, porque todo ocurre en el terreno de la teoría, incluida "la lucha de clases en la teoría". No es necesario ningún fin. Dejemos a dios obrar.

Althusser, ha ido a parar más de 200 años atrás, a entroncarse en el feudalismo de un poder absoluto ajeno al hombre que adquiere el conocimiento mediante el pensamiento al margen de la realidad objetiva. Y puesto que tal poder no existe, niega el conocimiento.

El hombre, desde su origen, ha estado condicionado por sus experiencias prácticas para adquirir el conocimiento. Desde cuando el primate empieza a transformarse en hombre, sus primeros esbozos teóricos los realiza sobre multitud de hechos prácticos de su vida social y lleva su pensamiento nuevamente a la práctica para rectificarlo y desarrollarlo.

Althusser con su concepción del conocimiento en base a teoría-teoría-teoría, y su añadida negación del sujeto y fines en la historia de la lucha de clases, ideológicamente es prehistórico a Hegel y crea un misterio aún más oscuro que el de la santísima trinidad. Ese es, según los estados monopolistas reaccionarios y sus adláteres, "uno de los dos filósofos marxistas más importante del siglo XX" y que, en realidad, ha realizado un gran servicio a los dogmáticos reformistas de las últimas décadas y al capital monopolista occidental.

Si durante el auge de la lucha obrera en Europa, con partidos comunistas relativamente bien implantados en Europa, no se pudo materializar la Revolución Mundial, objetivo central de la Internacional Comunista y no sólo eso, sino que estas fueron disueltas, en las actuales condiciones de parálisis del movimiento comunista europeo es obvio que la tarea esencial no puede ser promover un centro que elabore una "estrategia revolucionaria" mundial, sino desarrollar los partidos comunistas estatales sobre nuevas bases ideológicas desprovistas tanto de reformismo como de dogmatismo con estrategias revolucionarias propias (lo cual no quiere decir desconectadas con la lucha de los demás pueblos europeos). De lo contrario se estará recorriendo el camino a la inversa, pretendiendo construir el tejado antes que los cimientos, algo que precisamente siempre se ha criticado desde el socialismo científico al movimiento anarco-trotskista.

Las frases grandilocuentes sobre el final del imperialismo y del capitalismo en los países capitalistas desarrollados, es hoy completamente absurda. Los estados monopolistas no serán derrocados mientras los partidos comunistas de dichos países no tengan una influencia determinante en la lucha de masas de cada uno de los países.

La burguesía hoy ha aprendido, ha desechado el método de análisis feudal y ha desarrollado el método burgués enriqueciéndolo a través de las experiencias prácticas de la burguesía y con determinadas enseñanzas del análisis materialista dialéctico, adecuándolo a sus intereses capitalistas.

La burguesía comprende que es real la importancia esencial de operar en los factores internos para poder adquirir el conocimiento que haga posible la transformación. Es por ello por lo que promueve mediante el soborno, "levantamientos populares" internos en cada país que haga posible el triunfo de las intervenciones imperialistas. La burguesía imperialista utiliza hoy aspectos parciales que le interesan del materialismo dialéctico mejor que el movimiento comunista de occidente.

Nadie hace algo por primera vez correctamente. Toda actividad social que realiza el hombre tiene un comienzo de ignorancia que solo es superado a través de muchas experimentaciones prácticas, la mayoría erróneas, y su sucesivo análisis teórico y posterior rectificación práctica. Solo en ese proceso complejo y continuo de transformación, se adquiere el conocimiento integral de un fenómeno dado. Es así como un obrero se especializa en una profesión, como un niño aprende a andar, como un comunista se forja junto a las masas.

Dichos conocimientos tienen unas peculiaridades concretas que tiene en cuenta el punto de partida y son las que determinan su proceso. De ahí que no sea lo mismo el oficio de carpintero que el de piloto, que no aprenda a andar en el mismo tiempo cada niño, que las revoluciones habidas en cada país tengan unas características distintas y tiempos distintos y que cuando se ha pretendido imponer la uniformidad a determinados países desde el exterior, o se ha pretendido realizar a la vez la "Revolución Mundial" en todos los países, -como creían Marx, Engels, y Lenin hasta poco antes de 1.916- no se haya podido materializar.

Más aún. Ello es lo que impide que un partido comunista de un país, pueda conocer integralmente la realidad de otro país y por tanto que pueda erigirse en creador o impulsor de una estrategia revolucionaria para otro país.

La estrategia revolucionaria no consiste exclusivamente en las frases "revolución socialista" o "internacionalismo proletario", sino en la definición de las clases y sus partidos (el KKE y el PCPE aunque hoy hablan de la revolución socialista, llaman "socialdemócrata" al PSOK y PSOE respectivamente). También consiste en la creación de una táctica de masas propia adecuada a las condiciones y la correlación de fuerzas del propio país y del propio movimiento obrero y no creada para conseguir el reconocimiento internacional de otros partidos extranjeros, como es el caso del PCOE.

También consiste en el trabajo militante comunista enfrentando el riesgo y el sacrificio ante la represión violenta de la burguesía, como miembros ejemplares de vanguardia integrantes de las masas que debiéramos ser, en vez de seres privilegiados o eruditos marxistas de la aristocracia obrera, ni custodios del Parlamento burgués.

Marx fue el creador del socialismo científico, Lenin el creador del partido comunista. Sin embargo el conocimiento tanto de Marx, como de Lenin, a pesar de su genialidad, estaba limitado por su época histórica y las limitadas experiencias prácticas de dicha época. Por tanto no podían establecer un desarrollo definido para todo el proceso histórico posterior a ellos y tampoco pudieron prevenir la rectificación de todos los errores lógicos de la primera experiencia de construcción socialista y que ellos también cometieron, pues no eran dioses perfectos. Pretender circunscribir a Marx y Lenin el socialismo científico, y decidir que todo lo que hagamos en la actualidad debe estar en los libros de Marx y Lenin, es pura pedantería doctrinaria, es la muerte de marxismo leninismo entendido como socialismo científico.

La concepción de Marx respecto a que la revolución burguesa en Alemania era "el preludio de una revolución proletaria inmediata" se demostró una apreciación errónea, pero también lógica debido a la falta de experiencias prácticas de revoluciones proletarias en su época:

"Los comunistas fijan su principal atención en Alemania, porque Alemania se haya en vísperas de una revolución burguesa y porque llevará a cabo esta revolución bajo condiciones más progresivas de la civilización europea en general, y con un proletariado mucho más desarrollado que los de Inglaterra en el siglo XVII y el de Francia en el siglo XVIII, y por lo tanto, la revolución burguesa alemana no podrá ser sino el preludio de una revolución proletaria inmediata." [20]

Ello era coincidente con el hecho de considerar que era posible saltar la etapa capitalista en la sociedad rusa gracias a la existencia de una comunidad rural, que Lenin se encargó de demostrar se transformaba como una "comunidad" dividida principalmente en una clase explotadora burguesa (los kulaks) y los campesinos expoliados por éstos.

La concepción de Lenin sobre la Internacional Comunista como un Partido Comunista Mundial cuya misión era la Revolución Mundial, se demostró igualmente errónea en aquella época y partía de la idea concebida por Marx y Engels en el esbozo del Manifiesto Comunista, "Principios del Comunismo" de que la revolución socialista tendría un carácter mundial y sería simultánea en los principales países desarrollados:

"XIX. ¿Es posible esta revolución en un solo país?

No. La gran industria, al crear el mercado mundial, ha unido ya tan estrechamente todos los pueblos del globo terrestre, sobre todo los pueblos civilizados, que cada uno depende de lo que ocurre en la tierra del otro. Además, ha nivelado en todos los países civilizados el desarrollo social a tal punto que en todos estos países la burguesía y el proletariado se han erigido en las dos clases decisivas de la sociedad, y la lucha entre ellas se ha convertido en la principal lucha de nuestros días.

Por consecuencia, la revolución comunista no será una revolución puramente nacional, sino que se producirá simultáneamente en todos los países civilizados, es decir, al menos en Inglaterra, en América, en Francia y en Alemania. Ella se desarrollará en cada uno de estos países más rápidamente o más lentamente, dependiendo del grado en que esté en cada uno de ellos más desarrollada la industria, en que se hayan acumulado más riquezas y se disponga de mayores fuerzas productivas.

Por eso será más lenta y difícil en Alemania y más rápida y fácil en Inglaterra. Ejercerá igualmente una influencia considerable en los demás países del mundo, modificará de raíz y acelerará extraordinariamente su anterior marcha del desarrollo. Es una revolución universal y tendrá, por eso, un ámbito universal." [21]

Es decir, Marx y Lenin eran geniales revolucionarios, pero también personas humanas y no dioses infalibles como pretenden los dogmáticos-reformistas, por lo que las lecciones que nos depara su época histórica y también la posterior a ellos, han de ser muy tenidas en cuenta.

En el pasado, Brézhnev y su política intervencionista en todos los países se mostró un fracaso absoluto. Incluso el hecho de la gran victoria soviética contra el nazismo tuvo la paradoja de que la constitución de las repúblicas populares en el este europeo al ser fruto más del avance soviético hacia Berlín que de las propias condiciones específicas de cada país, posibilitó que después todo el este europeo cayera prácticamente al unísono.

La práctica de la lucha de clases posterior a Marx y Lenin, que ellos no pudieron conocer, demuestra que el internacionalismo proletario no lo aporta un centro internacional, sino cada revolución socialista que se consolida en cada país con unas características adecuada a su realidad. Cada pueblo ha de educarse en su propio sacrificio, esfuerzo y fracasos y las tutelas externas solo sirven para impedir su fortalecimiento. Solo así consigue la victoria. Y como quien es tutelado no se esfuerza, no evoluciona, no aprende, no se fortalece, para justificar la comodidad a la que está acostumbrado, termina echando las culpas de su propio fracaso a los demás. Esa realidad, estaba ya implícita en el análisis de Marx sobre Polonia cuando decía:

"Para que los pueblos sean capaces de unirse verdaderamente, tienen que tener intereses comunes. Y para que sus intereses se hagan comunes, las relaciones de propiedad existentes deben suprimirse, pues estas relaciones de propiedad implican la explotación de unas naciones por otras: la abolición de las relaciones de propiedad existentes concierne únicamente a la clase obrera. Sólo ella tiene, también, los medios para hacerlo. La victoria del proletariado sobre la burguesía es, al mismo tiempo, la victoria sobre los conflictos nacionales e industriales que hoy enfrentan a los diversos países con hostilidad y enemistad. La victoria del proletariado sobre la burguesía es también, por eso, la señal de liberación de todas las naciones oprimidas." [22]

Es decir, Marx plantea que las relaciones de propiedad socialistas deben ser necesariamente comunes, para que todos los pueblos puedan unirse verdaderamente. Marx no pudo llegar a prever que la movilización internacional de los trabajadores tropezaría con los diferentes grados de desarrollo de las distintas sociedades. De hecho, Lenin no pudo materializar la revolución mundial promovida por los bolcheviques debido a la traición de la socialdemocracia en Alemania, Francia e Inglaterra.

Las anteriores palabras de Marx están corroboradas por los hechos posteriores a él. La falta de esas "relaciones de propiedad socialista comunes" entre la naciente URSS y los países europeos, era y es un factor fundamental que impedía la necesaria unidad del proletariado y convertía los factores internos de cada país como aspectos determinantes del proceso social. Hoy sabemos que incluso entre los países socialistas, esa unidad del proletariado de los diferentes países no es el aspecto determinante para su desarrollo, en la medida que cada país socialista tiene unas peculiaridades, historia y conciencia social distintas y las contradicciones internas de cada país continúa siendo el factor esencial para su desarrollo.

Especialmente sabemos (no así los dogmáticos reformistas) que la implantación de la propiedad socialista, especialmente partiendo de los países atrasados existentes ha de convivir por largo tiempo con otros tipos de propiedad colectiva, mixta y privada. No otra cosa significó la NEP, cuya anulación en 1928, ya muerto Lenin, abre un interrogante sobre lo acertado o no de la decisión de derogarla.

En lo ideológico, en los países socialistas dirigidos por la URSS, la tutela de ésta originó una enorme apatía, creando la fuerza de la costumbre de dependencia. En Cuba, el propio Raúl Castro denunció hace 1 año ante las masas cubanas que la mitad del campo está sin ser trabajado mientras se ha de importar más de la mitad de los alimentos.

Dice el KKE:

"Desde ya nuestro XV Congreso en 1996, hemos declarado en nuestro Programa la posición que "La lucha contra el imperialismo y por el socialismo no podrá lograr éxitos si el movimiento comunista está ideológica y políticamente fragmentado. La reconstrucción del movimiento comunista internacional y la salida de la situación actual de la crisis y el retroceso, la restauración de su unidad en la base del socialismo científico, del internacionalismo proletario y de la estrategia común, así como su expresión particular, es el deber urgente impuesto por las condiciones actuales de lucha contra la unidad internacional del capital. La coordinación, la acción común, el diálogo y el debate sobre su identidad ideológica, la estrategia de la lucha actual antiimperialista y revolucionaria….

Si el reagrupamiento del MCI no da pasos hacia la dirección de formación de un movimiento revolucionario fuerte, capaz de liderar una ofensiva estratégica y revitalizar la perspectiva socialista, las fuerzas radicales populares y los movimientos emergentes serán aún más vulnerables ante la confusión y la integración." [23]

No es la fragmentación del movimiento comunista internacional la que impide luchar contra el imperialismo y por el socialismo, sino su inexistencia real en el movimiento obrero de cada país. La cuestión de la abundancia de siglas comunistas y revolucionarias es algo natural en todo proceso, ello proviene de los intentos de todas clases no proletarias de llevar el movimiento hacia sus intereses de clase.

La realidad es que el surgimiento y fortalecimiento de los partidos comunistas no está en relación con la creación de un centro internacional, sino con profundizar de manera autocrítica en su pasado, centrarse en el propio país, ligarse a las masas en lucha mediante la dirección revolucionaria huyendo tanto del reformismo como del dogmatismo, entender que la influencia en las masas no la podrá adquirir si no se integra en las luchas reales aunque en un primer momento no pueda dirigirlas y aprender mediante el sacrificio. Entender que la crítica a las corrientes oportunistas en una cosa y otra distinta es separarse de las masas influenciadas por dichas corrientes. Ese fortalecimiento de un partido comunista en cada país es lo que hace anecdótica la "fragmentación" de múltiples siglas oportunistas.

¿Cómo puede saber el KKE que un partido de otro país que se declara comunista lo es realmente? Lenin gustaba de indicar que un partido solo es el partido del proletariado cuando este lo hace suyo. ¿Cómo enjuiciar como comunistas a organizaciones que carecen de influencia en el movimiento obrero? ¿Por el sólo hecho de participar en un Encuentro Internacional o tener un programa escrito?

Decir que si no existe la reconstrucción del movimiento comunista internacional, la lucha contra el imperialismo y por el socialismo "no podrá lograr éxito", es anteponer el centro internacional al desarrollo de los diferentes partidos comunistas en sus propios países dirigiendo la lucha de clases y en definitiva supone justificar no abordar las tareas de la toma del poder político en el propio país por la inexistencia de un centro internacional.

El socialismo científico enseña a diferenciar las tareas del partido comunista en función de su importancia en cada momento concreto. En las actuales condiciones de desorganización sumaria de los partidos comunistas en España y Europa, la posición de clase no consiste en primar el centro internacional con partidos cuyo verdadero carácter no se puede conocer integralmente, sino en apegarnos a las condiciones concretas de nuestro país para desarrollar un potente partido comunista. Las tareas internacionales de colaboración entre iguales con organizaciones que se proclaman comunistas en las actuales condiciones deben permanecer en segundo lugar de importancia y ampliarse solo en la medida que los partidos comunistas se desarrollan en el movimiento obrero de cada país.

Continúa el KKE:

"Las fuerzas del capital tienen miedo de la crisis de sobreacumulación de capital, de sobreproducción que se está desarrollando en los EE.UU, la UE, Rusia, Japón, América Latina y que provoca una recesión económica en China y en la India." [24]

Veamos la "recesión" de China de la que hablaba el KKE en 2011:


T.1 - Tasa anual de crecimiento del PIB de China desde 2.001 a 2.012
Años 2.001 2.002 2.003 2.004 2.005 2.006 2.007 2.008 2.009 2.010 2.011 2.012
Porcentaje 8,3% 9,1% 10,0% 10,1% 10,4 11,6% 13,0% 9,6% 9,2% 10,3% 9,3% 7,8%
Fuente: datos de Spanish.China.org.cn y Pueblo en línea [25]

El Buró Nacional de Estadísticas de China publicó en julio de 2012 un informe sobre los logros económicos del país desde el XVI Congreso Nacional del Partido Comunista de China celebrado a finales de 2002:

"- El producto interno bruto (PIB) de China se expandió a una tasa anual promedio de 10,7 por ciento durante el periodo 2003-2011.

- El PIB del país se situó en 47,2 billones de yuanes (7,43 billones de dólares) en 2011, un aumento de 150 por ciento en comparación con 2002 tras ajustarlo por la inflación.

- La proporción del PIB de China en la economía mundial subió de 4,4 por ciento en 2002 a alrededor de 10 por ciento en 2011.

- El PIB per cápita se ubicó en 35.083 yuanes en 2011, un aumento de 140 por ciento en relación con 2002 tras ajustarlo por la inflación, lo cual representa un crecimiento anual promedio de 10,1 por ciento.

- Al calcular con tipos de cambio promedio, el PIB per cápita de China subió de 1,135 dólares en 2002 a 5,432 dólares en 2011.

- Los ingresos fiscales totales se situaron en 10,37 billones de yuanes en 2011, un aumento de 450 por ciento con respecto a 2002, lo cual representa un crecimiento anual promedio de 20,8 por ciento.

- Las reservas internacionales alcanzaron los 3,18 billones de dólares a finales de 2011, lo cual representa una tasa anual de crecimiento de 30,7 por ciento.

- De 2003 a 2011 la industria primaria creció a una tasa anual de 4,6 por ciento, la industria secundaria un 11,9 por ciento y la industria terciaria un 11,1 por ciento.

- La contribución de la demanda doméstica al crecimiento económico de China aumentó de 92,4 por ciento en 2002 a 104,1 por ciento en 2011, mientras que las contribuciones de la demanda exterior bajaron de 7,6 por ciento en 2002 a menos 4,1 por ciento en 2011.

- La tasa de urbanización fue de 51,3 por ciento en 2011, un aumento de 12,2 puntos porcentuales con respecto a 2002.

- La producción total de cereales llegó a 571,21 millones de toneladas en 2011, un aumento de 25 por ciento comparado con 2002, lo cual representa un crecimiento anual de 2,5 por ciento.

- La inversión total en activos fijos durante el periodo 2003-2011 se ubicó en 144,9 billones de yuanes, lo cual marcó una tasa de crecimiento anual de 25,6 por ciento.

- Las exportaciones e importaciones totales de artículos se situaron en 3,64 billones de dólares en 2011, un aumento de 490 por ciento comparado con 2002, un crecimiento anual de 21,7 por ciento.

- La inversión extranjera directa (IED) en China se ubicó en 716.400 millones de dólares durante el periodo de 2003 a 2011.

- Las ventas al menudeo de bienes de consumo totalizaron 18,39 billones de yuanes en 2011, un aumento de 280 por ciento comparado con 2002, consiguiendo un aumento anual de 16,1 por ciento.

- El coeficiente de Engel para residentes urbanos bajó 1,4 puntos porcentuales comparado con 2002 y se situó en 36,3 por ciento en 2011, mientras que el coeficiente para residentes rurales bajó 5,8 puntos porcentuales con respecto a 2002 y se situó en 40,4 por ciento el año pasado." [26]

Según la Organización de Alimentación y Agricultura de las Naciones Unidas, un coeficiente Engel superior al 59 por ciento representa la pobreza absoluta; del 50 al 59 por ciento alimentación y vestir relativamente suficientes; del 40 al 50% una vida moderadamente acomodada; del 30 al 40% un nivel de vida acomodada; y el índice inferior al 30 por ciento un estándar de vida rico. Así pues en cuanto a alimentación y vestido China estaría entre una vida modestamente acomodada en el campo y acomodada en las ciudades.

En cuanto al Índice de Desarrollo Humano, China, en los últimos 31 años, es el país que junto con Nepal, más ha elevado dicho Índice, aunque hay que tener presente que a pesar de su rápido desarrollo en los últimos 35 años, aún ocupa el lugar 101 a nivel mundial:


T.2 - Ranking de la tendencia del desarrollo humano desde 1.980 a 2.011 (*) [27]
Ranking 1980 2011 Crecimiento
anual 1980-2011
Crecimiento
anual 1990-2011
Crecimiento
anual 2000-2011
1º    Noruega 0,796 0,945 0,55% 0,53% 0,29%
4º    EE.UU. 0,837 0,910 0,27% 0,21% 0,13%
13º    Hong Kong (China) 0,708 0,898 0,77% 0,64% 0,78%
15º    República de Corea 0,634 0,894 1,13% 0,91% 0,72%
23º    España 0,691 0,878 0,77% 0,76% 0,42%
28º    Reino Unido 0,744 0,863 0,48% 0,50% 0,33%
51º    Cuba (1990-2011) 0,677 0,776 --- 0,65% 1,19%
66º    Rusia 0,691 0,755 --- --- 0,81%
88º    Irán 0,437 0,707 1,57% 1,35% 0,97%
 101º    China 0,404 0,687 1,73% 1,62% 1,43%
 127º    Vietnam 0,435 0,593 --- 1,50% 1,06%
134º    India 0,344 0,547 1,51% 1,38% 1,56%>
 157º    Nepal 0,242 0,458 2,08% 1,43% 1,30%
(*) El Índice de desarrollo Humano es una forma de medir el desarrollo mediante la combinación de indicadores de esperanza de vida, logros educacionales e ingreso en un índice de desarrollo humano compuesto, el IDH.


Así pues, si eso es "recesión" ¿qué es el crecimiento? Es difícil de entender que el KKE propague semejante falsedad desde una posición pretendidamente seria. Solo puede explicarse mediante el fanatismo de odio contra China por no haber hecho su revolución exactamente igual que el partido de Lenin en Rusia. Si con esos datos China estuviese en "recesión", Grecia estaría ya de vuelta a la edad de piedra, a pesar de lo cual, el KKE no ha conseguido aún el famoso "derrocamiento" ni con huelgas generales, ni con movilizaciones para impedir que el parlamento burgués sea atacado, ni mediante las "elecciones trascendentales", (en palabras de su secretaria general) del pasado 17 de junio de 2012.

Pero ello no debe ofrecer una imagen triunfalista en absoluto de la realidad de China. La FAO coloca aún a China en el lugar 101 en las tablas del Índice de Desarrollo Humano. Aunque China es el segundo país (después de Nepal) en el crecimiento promedio de desarrollo humano de los últimos 31 años, su población en amplias regiones del país continúa necesitando un fuerte desarrollo especialmente de la educación y de la sanidad.

Dice el KKE:

"Estamos alerta. La crisis capitalista agudiza las contradicciones interimperialistas en condiciones de reorganizaciones serias, reducción de la participación de los EE.UU en el PIB mundial, fuerte presencia de la UE, fortalecimiento de China, Rusia, India y Brasil. Los trabajadores no deben tener ilusiones que tienen que ver con un "mundo multipolar", eslóganes utilizados por la socialdemocracia sobre la "democratización de la ONU" o sobre la "nueva arquitectura de las relaciones internacionales". ¡Se trata de eslóganes de humanización de la barbarie imperialista! No ha habido nunca un "mundo unipolar"! Ha habido siempre contradicciones interimperialistas que en el pasado se suavizaban ante la necesidad de hacer frente a la URSS y a los demás países socialistas. Hoy en día se nota una nueva agudización de las contradicciones interimperialistas y la aspiración de algunas fuerzas imperialistas emergentes y alianzas de jugar un papel más importante en los asuntos internacionales, lo que es descrito por el esquema de un "mundo multipolar".

En realidad, el imperialismo se caracteriza por la caza de mercados y de recursos naturales, intervenciones y guerras. Los comunistas tienen gran responsabilidad para el fortalecimiento ideológico y la movilización de los pueblos contra las guerras imperialistas y las intervenciones, la ocupación de países por los imperialistas así como en contra de cualquier unión o centro imperialista, independientemente del "color", nombre o región en la que se crea." [28]

Este análisis del KKE sobre la maldad del imperialismo, en realidad deja a un lado el carácter hegemónico del imperialismo de EE.UU., para atacar a quienes ellos consideran el "imperialismo emergente" de China en primer lugar, Rusia, India y Brasil, poniéndolo de hecho al mismo nivel que el imperialismo de la UE. Por otro lado, la no diferenciación del enemigo principal en la arena internacional es un fenómeno tan típicamente trotskista como la ausencia de política de alianza en la lucha de clases del proletariado.

La tesis del KKE de "todos son imperialistas", además de errónea, no tiene en cuenta la necesidad de prepararse para aquello que tanto elogia el KKE en la URSS: evitar la agresión del enemigo utilizando las contradicciones entre los diferentes países capitalistas. Considerar a todos los países no socialistas como imperialistas del mismo rango o en proceso de serlo, significa de hecho justificar las agresiones del imperialismo más poderoso en la actualidad a los demás. EE.UU. en sus múltiples agresiones, contra Yugoslavia, Irak, Afganistán, Libia, Siria, y su cerco militar a China es el favorecido por tal política. Ello incluso tiende un velo ante el imperialismo europeo de nuestros estados y justifica objetivamente el ataque de ambos frente al supuesto "imperialismo" de los países emergentes. Del criterio "todos son imperialistas" parten los trotskistas para derrocar a los gobiernos que son molestos a los imperialistas estadounidenses y europeos y con mucha más razón, a los países socialistas.

Además hay algo también esencial que el KKE no tiene en cuenta. Primero que la lucha para la toma del poder bajo un estado capitalista e imperialista es lucha de clases entre el poder monopolista y el pueblo trabajador de dicho estado. Las relaciones internacionales también están marcadas por contradicciones, pero las esenciales que se manifiestan son las que oponen al imperialismo con los países y pueblos que no se someten a sus designios.

En segundo lugar, en la lucha de clases de un país, el enfrentamiento es visible tanto en la agitación y propaganda como en la acción ofensiva de la clase que ha de tomar el poder.

En las contradicciones internacionales los países socialistas no pueden tomar una actitud ofensiva sin o defensiva porque, según ha demostrado la historia, el derrocamiento del imperialismo no depende de la acción de los países socialistas, sino del proletariado de los países imperialistas y éste mientras su lucha no demuestre lo contrario, continúa atenazado por la aristocracia obrera. Estados Unidos fue derrotado en Viet Nam, sin embargo es hoy un imperio más fuerte que nunca. España fue derrotada sucesivamente hasta perder sus colonias en medio mundo. Sin embargo hoy vuelve a ser una potencia imperialista de segundo orden. Igual puede decirse de Alemania que perdió dos guerras mundiales, Francia y otros países imperialistas. En suma, el factor que debe impregnar la lucha de clases por parte de los comunistas es la guerra de clases hasta conquistar el poder, mientras que en las relaciones internacionales el factor principal debe ser paz, la coexistencia pacífica impulsada por los países socialistas para poder centrar sus fuerzas en la construcción del socialismo y porque así lo exige: 1) Que cada pueblo sólo tiene capacidad directa de transformación en su propio estado. 2) Que cada pueblo rectifica, lucha y aprende integralmente sólo en el proceso de transformación de su sociedad. 3) Que una revolución que no satisface las demandas de su pueblo fracasa.

El KKE manifiesta una postura contraria cuando se trata de juzgar a la URSS o China:

"… La OTAN, éste mecanismo político-militar del imperialismo euro-atlántico, se expande, se adapta y se utiliza ya para los planes sangrientos contra la clase obrera y los sectores populares pobres en muchos países en todo el mundo.

La UE, con su Política Exterior y de Seguridad Común, está formando su "Euro-ejército" y abre su propio "ciclo" de intervenciones militares, a menudo en cooperación con la OTAN. Rusia, como fuerza imperialista poderosa y emergente, contrata alianzas político-militares (Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva y la Organización para la Cooperación de Shanghái) sigue la misma línea defendiendo los intereses de la oligarquía en cualquier modo, incluso a través de medios militares.

Los datos son del Instituto SIPRI (estudios sobre asuntos de la paz), con sede en Estocolmo, y se publicaron de nuevo en el periódico ruso "Nezavisimaya Gazeta" el día 9 de junio 2009. En cuanto a los gastos militares anuales las fuerzas dirigentes siguientes gastaron las cantidades siguientes: EE.UU:607 mil millones de dólares, China: 84,9 mil millones de dólares, Francia: 65,7 mil millones de dólares, Bretaña: 65,3 mil millones de dólares, Rusia: 58,6 mil millones de dólares, Alemania: 46,8 mil millones de dólares, Japón: 46,3 mil millones de dólares, Italia: 40,6 mil millones dólares, Saudí Arabia: 38,2 mil millones de dólares, la India: 30 mil millones de dólares.

... CAMBIO DE LA CORRELACIÓN DE FUERZAS EN LA PIRÁMIDE IMPERIALISTA

A largo plazo, Moscú trata de fortalecer su papel en los asuntos europeos, fortaleciendo y profundizando sus lazos con la OTAN, la UE o al menos con algunas de las fuerzas principales de estas alianzas.

Sin embargo, otras fuerzas hacen "llamamientos" similares para la reforma de las organizaciones internacionales. Así, por ejemplo, mientras la crisis internacional capitalista se está desarrollando, el Grupo "BRIC" (Brasil, Rusia, India, China) hizo un llamamiento a los G20 para la aceleración de la reforma de las instituciones económicas, en un comunicado publicado al margen de la cumbre de los ministros de Economía de los G20 en Londres.

Los últimos años se refuerza el debate sobre la necesidad de ampliar el Consejo de Seguridad de la ONU con nuevos miembros permanentes (hoy tiene 5 miembros permanentes que cuentan con derecho a veto, EE.UU, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia) y se hacen propuestas concretas en cuanto a la integración de Brasil, India, Japón y Alemania para que "su nueva composición refleja el balance de fuerzas global actual y responda a los desafíos del siglo XXI". Sin embargo la propuesta es que no concedan el derecho a veto a los nuevos países miembros, entre los cuales algunos quisieran que sea también África del Sur. Estas propuestas a menudo provocan reacciones de otros países (p.e. Pakistán está contra la integración de la India en el Consejo de Seguridad e Italia contra la integración de Alemania).

…LAS CONSIGNAS SOBRE LA "DEMOCRATIZACIÓN" Y LA "NUEVA ARQUITECTURA"

Todos los partidos políticos principales en nuestro país, menos el KKE, participan en el esfuerzo de dispersar falsas ilusiones en cuanto al mundo imperialista.

Así, el actual primer ministro G.Papandreou, como presidente del PASOK y de la Internacional Socialista, en cada oportunidad expresaba su apoyo a la "nueva arquitectura" y a la "democratización" de las relaciones internacionales:

"La reciente crisis económica mundial es el resultado de la corrupción y de la falta sustancial de normas democráticas o de la democracia socavada. Además, creo que el derrumbe del sistema financiero realmente trae la cautividad de las instituciones democráticas a causa de la concentración del poder, de la concentración del capital y del poder político, en pocas manos (…) En mi opinión el desafío a nivel internacional es la democratización de la gobernanza mundial".

Este mismo promociona la consigna de "una revisión radical y democrática de la gobernanza en nuestro planeta" y demanda la "democratización del sistema mundial de gobierno" aumentando la importancia del papel de la UE en las relaciones internacionales, la "reforma de las instituciones a escala mundial y especialmente el fortalecimiento de las Naciones Unidas". Habla de "humanización de la globalización", de una "arquitectura mundial" para que se lleve a cabo una "gobernanza democrática mundial" y agrega que "históricamente sería una tragedia si, con los cambios que se realizan hoy en EE.UU, la UE no consigue desempeñar un papel activo, esencial en cuanto a la formación de una gobernanza mundial, en este nuevo mundo multipolar que se está surgiendo.

Las propuestas que leímos anteriormente, como por ejemplo la ampliación de Consejo de Seguridad de la ONU con nuevos países (ND, PASOK) o el incremento de la importancia del papel mundial de la UE (ND, PASOK, SYN, LAOS) o incluso de Rusia y China en los asuntos internacionales, no pueden cambiar el curso de los acontecimientos. Eso se debe al hecho que no pueden resolver las contradicciones interimperialistas que se manifiestan en los sectores de materias primas y energía, así como en las vías de transporte y en el antagonismo para los mercados."

…"Lenin se dio cuenta de las graves contradicciones interimperialistas que llevaba esta alianza depredadora, incluso en su actitud futura hacia la Rusia soviética: "A cada paso, los intereses de los miembros de esta Liga de las Naciones están evidentemente en pugna. (…) Resultó que la Liga de las Naciones no existe, que la alianza de las potencias capitalistas es puro engaño y que, en realidad, es una alianza de asaltantes, cada uno de los cuales trata de arrebatar algo al otro.".

Lenin había previsto mucho antes del colapso de la SDN la evolución de esta "grande organización unitaria de todas las naciones avanzadas del mundo", como la caracterizaba burlando: "La unidad de este tipo es pura ficción un fraude total, una falsedad absoluta. Y hemos visto que la conocida 'Sociedad de Naciones' -y esto es un gran ejemplo- que intentó repartir mandatos de administración de estados, de dividir el mundo, pues hemos visto que esta unión famosa resultó una burbuja que se desinfló de inmediato, porque tenía como base la propiedad capitalista.

En condiciones de aislamiento, la Unión Soviética especificó claramente la línea principal de sus relaciones internacionales. Por una parte buscó la mayor cooperación posible con los estados capitalistas a nivel comercial, económico y político con el objetivo de romper su aislamiento, y por otra parte el apoyo firme del movimiento revolucionario en todo el mundo.

…La política exterior de la URSS intentó obstaculizar el frente unificado de los imperialistas contra la URSS utilizando las contradicciones interimperialistas.

Stalin señaló: "Hay que recordar las palabras de Lenin que en cuanto a la tarea de construcción mucho depende de si vamos a retrasar la guerra con el mundo capitalista, que es inevitable; que, sin embargo, la podemos retrasar hasta que se madure la revolución proletaria en Europa o hasta que las revoluciones coloniales se maduren completamente o hasta que los capitalistas se enfrenten unos a otros por el reparto de colonias. Así que para nosotros es un deber imperativo mantener relaciones pacíficas con los países capitalistas."

…La URSS intentó aprovechar de su adhesión en la SDN para cumplir con su tarea principal, es decir, impedir la formación de un bloque común de los imperialistas contra ella.

Stalin respondiendo a la pregunta de un periodista americano de si la URSS mantenía su posición negativa frente a la SDN, explicó:

"No, ni siempre ni bajo cualquier condición. Probablemente no entendieron nuestro punto de vista. A pesar de la salida de Alemania y Japón de la SDN, o quizás exactamente por eso, la SDN puede convertirse en un cierto factor de retraso en la realización de operaciones militares o incluso impedirlas. Si es así, si la Sociedad de Naciones logra convertirse en obstáculo en el camino y dificultar al menos un poco la guerra y facilitar, en cierta medida, la paz, entonces no estamos en contra de la Sociedad de Naciones. Y si va a ser este el curso de los acontecimientos históricos, es posible que apoyemos la Sociedad de Naciones, a pesar de sus enormes deficiencias.

Tal como demostró su participación en la Conferencia Internacional Económica en Génova (1922), la Rusia Soviética intentó y logró beneficiarse de las contradicciones interimperialistas que existían acerca de esta misma. En la petición de los países extranjeros-acreedores de pagar las deudas del gobierno zarista y del gobierno provisional (18,5 mil millones de rublos de oro), contrapuso la demanda del pago de la indemnización por los desastres que provocó la intervención imperialista extranjera (39 mil millones de rublos de oro). Además, con una maniobra, aceptó la simultánea y recíproca prescripción de créditos de ambos partes a cambio de la restauración de las relaciones diplomáticas y económicas, rompiendo el "bloque común" contra la URSS. Al mismo tiempo, aparte de la Conferencia en Génova la URSS participó en varios comités de la SDN en materia de desarme, aunque no fue miembro de ésta, apoyando la posición de desarme inmediato y total, revelando el papel de la SDN.

… La Organización de Naciones Unidas, que fue creada como bastión que garantizaría la paz, se ha transformado en un arma de guerra, en un medio para el lanzamiento de una nueva guerra mundial.

… en el diario "Pravda" Stalin definía el carácter de la lucha por la paz: "¿Cómo va a terminar esta lucha entre fuerzas reaccionarias y pacíficas?

La paz va a continuar y consolidarse, si los pueblos asuman el deber de garantizar la paz y defenderla hasta el final. La guerra puede que sea inevitable, si los instigadores de la guerra consiguen influir a las masas populares con sus mentiras, engañarlas y dirigirlas hacia una nueva guerra mundial.

La URSS, como estado miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, ejerció casi 120 veces el derecho al veto (79 en los primeros 10 años), mientras que EE.UU ejercieron el derecho al veto 76 veces hasta hoy en día.

… La construcción socialista en la URSS, a pesar de los enormes daños (humanos y materiales) causados por la Segunda Guerra Mundial, su fortalecimiento en combinación con la existencia de otros países socialistas fueron un factor importante que influyó la correlación de fuerzas y tuvo un impacto en la ONU.

…El ministro de Asuntos Exteriores de la URSS desde 1957 hasta 1985, A.Gormyko, y el miembro del Politburó del PCUS y responsable de la Sección de Relaciones Internacionales del PCUS desde 1955 hasta 1986, B. Ponomariov consideraban que: "La construcción de misiles intercontinentales y espaciales de alta precisión, el lanzamiento de los primeros satélites y la misión de cohete a la Luna, mostraban los grandes éxitos del país soviético en importantísimas esferas de la ciencia y de la tecnología moderna, entre otras en el sector militar. La construcción del misil intercontinental hirió la relativa invulnerabilidad estratégica de los EE.UU. Además, se cambió la correlación estratégica de fuerzas a favor del campo socialista". Los acontecimientos refutaron estas evaluaciones de manera trágica. En la Resolución del XVIII Congreso de nuestro Partido sobre el socialismo se evalúa que: "Ambas partes del movimiento comunista (en poder o no) sobrevaluaron la fuerza del sistema socialista y subestimaron la dinámica de la reconstrucción capitalista en la posguerra" [29]

Es decir, según el KKE, la URSS utilizó las contradicciones interimperialistas, participó en la SDN y ONU y ello fue correcto mientras que China es un país imperialista que compite para cambiar la "correlación de fuerzas en la pirámide imperialista". La URSS estaba "en condiciones de aislamiento" y por ello "buscó la mayor cooperación posible con los países capitalistas a nivel comercial" y buscó "el apoyo firme del movimiento revolucionario en todo el mundo" ejerciendo el veto en la ONU 120 veces (lo cual no le sirvió para evitar sucumbir), pero China no tiene legitimidad para buscar "la mayor cooperación posible con los países capitalistas a nivel comercial" porque es imperialista y no es internacionalista con el movimiento revolucionario.

El KKE considera correcto que Stalin plantee el según cómo la ONU puede ser un arma de paz o un arma de guerra. Eso está en completa contradicción con las posiciones del KKE sobre la ONU en la actual situación. Además, el KKE no tiene en cuenta que a diferencia de la época en que Stalin se manifestaba así, hoy muchos pueblos se han independizado políticamente del imperialismo y el colonialismo. Aunque en un proceso contradictorio, muchos países en desarrollo hoy juegan un rol importante para prevenir una tercera guerra mundial. No tener en cuenta hoy el peso del tercer mundo en las relaciones internacionales es otra muestra más de las posiciones del trotskismo en general y de la política brézhneviana en particular que hoy sigue en la arena internacional el KKE.

El KKE reconoce que la existencia de la URSS y los países socialistas de Europa influyó en el cambio de la correlación de fuerzas internacional y en concreto dentro de la ONU, pero no dice nada del cambio de correlación de fuerzas con la posterior desaparición de dichos estados socialistas por culpa de sus propias erróneas políticas. Desvía toda la responsabilidad a la política "imperialista" de China que no hace lo que hizo la fracasada URSS, sin entender su imposibilidad para salvar el movimiento comunista mundial, especialmente, al inoperante movimiento comunista occidental.

Por otro lado, el propio KKE se contradice al reconocer la evidencia negativa respecto de la carrera armamentista de la URSS, y manifestarse en contra de la opinión de los dirigentes de la URSS de que dicha carrera "cambió la correlación estratégica de fuerzas a favor del campo socialista" concluyendo que "Los acontecimientos refutaron estas evaluaciones de manera trágica".

Dicho reconocimiento debiera llevar al KKE a explicar por qué entonces pretenden que China repita el mismo proceso de autodestrucción de la URSS en base a la misma política.

La carrera armamentista en la que se embarcó la URSS no era algo al margen de la política general de la URSS sino su más exacta definición en relación a su objetivo de convertirse en superpotencia para derrocar el imperialismo estadounidense, erróneo objetivo pues ello es tarea exclusiva del pueblo estadounidense.

Tal política tuvo grandes y nefastas repercusiones en la política interior de la URSS y en su relación con los demás países socialistas (excepto China), a los dirigía a toque de pito tanto en la política interna como externa a través del COMECON y el Pacto de Varsovia.

Con gran triunfalismo, el PCUS, en la década de los 70, ya se ufanaba de que la URSS era "la primera sociedad comunista de la humanidad", y se contradecía en sus propios objetivos principales declarados. Por un lado manifestaba que la "elevación del nivel de vida material de los trabajadores viene a ser una necesidad cada vez más imperiosa del fomento económico del país" mientras por otro lado, daba un "ritmo preferente al crecimiento de su industria pesada", base de la industria armamentista, en plena contradicción con la fase comunista de desarrollo en la cual aseguraban estar:

bresnev (8K)

L. Brézhnev, uno de los

arquitectos del derrumbe de la URSS

"En la creación de la base material y técnica del comunismo se plantearon en primer plano los factores intensivos de desarrollo de la economía: el empleo de los últimos adelantos de la ciencia y la técnica y el aumento de la eficacia de la producción socialista. El factor exterior propicio para la solución del problema es el reforzamiento de la integración económica de los países socialistas, que resuelven en común importantes problemas económicos de creación del sistema desarrollado del socialismo y del comunismo.

La etapa contemporánea de la construcción del comunismo se distingue igualmente por el hecho de que la propia elevación del nivel de vida material de los trabajadores viene a ser una necesidad cada vez más imperiosa del fomento económico del país, una de las premisas principales para el rápido progreso de la producción, una condición del desarrollo universal de la principal fuerza productiva: el hombre de la nueva sociedad." [30]

"La grandiosa significación del XXV Congreso (24 Febrero - 5 Marzo 1976) consiste en que hizo patente con nueva fuerza la cohesión monolítica del PCUS, su dedicación sin reserva al pueblo y su fidelidad inquebrantable al marxismo-leninismo. Los trabajadores de la URSS expresaron su calurosa aprobación de los históricos acuerdos del XXV Congreso del PCUS, que dieron un nuevo y poderoso impulso para nuevas realizaciones en aras del triunfo de la primera sociedad comunista de la historia de la humanidad.

El mundo entero siguió con inmensa atención la marcha de las labores del XXV Congreso del PCUS, calificándolo de nueva etapa histórica en el avance de la sociedad soviética por el camino del comunismo. [31]

En 1981, Brézhnev en su Informe al XXVI Congreso del PCUS decía:

"El pueblo soviético bajo la probada dirección del partido leninista y plasmando la estrategia económica elaborada por los anteriores congresos del PCUS, ha alcanzado éxitos sucesivos en la tarea de crear la base material y técnica del comunismo y de elevar el nivel de vida de los soviéticos". [32]

Sin embargo, la economía estaba centrada en la necesidad de desarrollar la industria pesada para proseguir la carrera armamentista con EE.UU. y sus intervenciones en el exterior:

"Todo este grandioso programa social tiene como base el proyectado poderoso ascenso de la producción material y el equilibrio cada vez más perfecto de la economía nacional. El eje de la estrategia económica del partido, la médula del décimo quinquenio y de los planes a largo plazo, es elevar el poderío económico del país, ampliar y renovar los fondos de producción y asegurar un incremento estable y equilibrado de la industria pesada, fundamento de la economía."

En el Informe del CC del PCUS al XXV Congreso del partido se dice sobre el particular:

"…En el décimo plan quinquenal se mantiene el ritmo preferente de crecimiento de la industria pesada, cuya producción se proyecta aumentar en el 38-42%" [33] … El acrecentamiento del potencial económico del país, el mayor fortalecimiento de la unidad social de la sociedad soviética, el perfeccionamiento de las relaciones sociales y el progreso de la ciencia ofrecieron una firme base para el fortalecimiento de la capacidad defensiva del país. Este fortalecimiento y el desarrollo de la industria de defensa, lo mismo que en el quinquenio anterior, fueron objeto de especial atención del CC del PCUS y del Gobierno soviético. La agravada situación internacional exigió nuevos esfuerzos del Estado soviético en el sentido de afianzamiento de su seguridad." [34]

El KKE, en realidad, basa su doble vara de medir en su concepción de que China debiera seguir la misma política de confrontación con el imperialismo hasta destruirlo (o destruirse) y la misma política económica que llevó a cabo la URSS: Negarse a participar en los organismos internacionales políticos y económicos (FMI, BM, OMC, ONU, etc.) como no fuera para romperlos y/o subvertirlos, no utilizar la propiedad privada ni el mercado sino la propiedad estatal y la planificación centralizada 100%, y por tanto exportar e importar con los países capitalistas lo menos posible creando un nuevo COMECON y Pacto de Varsovia con los pocos países socialistas existentes, jamás exportar capitales, es decir, no realizar inversiones en el extranjero pues ello es propio de "imperialistas", involucrarse en cada guerra imperialista que surja en la faz de la tierra ayudando materialmente a los pueblos agredidos, batir el record de los 120 vetos de la URSS en el Consejo de Seguridad de la ONU, no establecer alianzas o asociación estratégica con ningún país que no sea socialista, demostrar su internacionalismo participando en la formación de una nueva Internacional Comunista, desechar contactos con partidos de la burguesía internacional y "socialdemócratas" y promover la "Revolución Mundial".

Sin embargo, ni el KKE ni sus partidos seguidores en España (PCPE y PCOE) son capaces de explicar por qué durante la guerra fría entre la URSS y EEUU, mientras la URSS intervenía militarmente en nombre del internacionalismo proletario en diferentes países y en las guerras de liberación nacional de otros pueblos, la clase obrera de Grecia, España y Europa no fue capaz de tomar el poder y destruir sus estados burgueses, debido a los propios errores y traiciones de partidos llamados comunistas en cada país, que no aportaron nada propio a la supuesta "lucha internacionalista" de la URSS. Aunque desde hace unos años rectificaron teóricamente su política escrita (manteniendo su pasividad práctica), durante gran parte de la guerra fría, algunos de los actuales principales dirigentes de tales partidos estaban dentro del PCE, partido eurocomunista, aplicando su política, tan denostada hoy por ellos mismos y otros como los del PCOE se escindieron en 1974 para seguir defendiendo en su Programa la misma política de reforma del Estado burgués que el PCE, con la etiqueta "revolucionaria" de una etapa anterior al socialismo de "Democracia Popular" antimonopolista, mediante la "Restructuración democrática del Estado" o "Democratización del aparato estatal" [35], dejando bien claro para tranquilizar a los poderes fácticos franquistas que ello debía entenderse "no como una medida que vaya contra la propia Administración pública, la Justicia y las Fuerzas Armadas y sus funcionarios, tanto civiles como militares" [36]

¿Para qué quiere el KKE que a nivel internacional los países socialistas realicen una actividad "internacionalista", mientras quienes lo exigen, los llamados "comunistas" de occidente, han demostrado y demuestran tan escaso internacionalismo? Esos señores, consideran que ellos son internacionalistas porque se lo exigen a los demás. Sin embargo, internacionalista es el que lo da, no el que lo pide o exige a otros.


[2] Colección sobre temas actuales del movimiento comunista KKE, págs.5- 6-8. Edición impresa de Templando el Acero, Cierzo Rojo 2011.

[3] Introducción del Programa de la I.C., Ediciones ¡Adelante! 22 rue Otlet, Anderlecht, Bruselas.

[4] Estatutos de la I.C., Ediciones ¡Adelante!, 22 rue Otlet, Anderlecht, Bruselas.

[5] Colección sobre temas actuales del movimiento comunista KKE, págs.26-27. Edición impresa de Templando el Acero, Cierzo Rojo 2011.

[6] http://www.iccr.gr/site/es/issue2/from-eurocommunism-to-present-opportunism.html

[7] http://www.elmundo.es/especiales/2007/03/espana/30aniversario_pce/sabadosantorojo33 - esta página ha sido eliminada posteriormente por El Mundo.

[8] C. Marx, Tesis sobre Feuerbach; V. I. Lenin, Materialismo y empiriocriticismo, II, 6; citados por Mao Zedong en Acerca de la práctica, Obras Escogidas de Mao Zedong, Ediciones en Lenguas Extranjeras, Tomo I, pág. 319, Beijing 1968.

[9] Lenin, Cuadernos filosóficos -la dialéctica de Hegel-, pág. 114.

[10] Ídem, pág. 156.

[11-a] Principios del Comunismo, F. Engels, Manifiesto del Partido Comunista, pág. 72, Editorial Progreso, Moscú, 1990.

[11] K. Marx, Einleitung zur Krtik der Politischen Ökonomie -Introducción a la crítica de la Economía Política-, Marx-Engels, Werke -Obras-, t. 13, Dietz Verlag, Berlín, 1964, p. 632, citado por Althusser en La revolución teórica de Marx, pág. 150, Siglo XXI Editores, 1967, Mexico.

[12] Louis Althusser, La revolución teórica de Marx, El proceso de la práctica teórica, pág. 157, Siglo veintiuno Editores S.A., 1967, Mexico].

[13] Karl Marx, Introducción General a la crítica de la Economía Política, pág. 51, Siglo veintiuno Editores S.A. Madrid, 1974.

[14] Louis Althusser, La revolución teórica de Marx, El proceso de la práctica teórica, págs. 151-152, Siglo veintiuno Editores S.A., 1967, Mexico.

[15] Louis Althusser, La revolución teórica de Marx, El proceso de la práctica teórica y Un todo complejo estructurado, págs. 152 a 166.

[16] Louis Althusser, Para una crítica de la práctica teórica, Contestación a Jhon Lewis, Tesis nº 3, pág. 39, Siglo veintiuno Editores, Madrid, 1974.

[17] Ídem, pág. 42, nota 16.

[18] Louis Althusser, Para una crítica de la práctica teórica, Contestación a Jhon Lewis, Tesis nº 3, pág. 39, Siglo veintiuno Editores, Madrid, 1974.

[19] Louis Althusser, Para una crítica de la práctica teórica, Proceso sin sujeto ni Fin(es), págs. 73 a 81, Siglo veintiuno Editores, Madrid, 1974.

[20] Manifiesto del Partido Comunista, pág. 60, Editorial Progreso, Moscú, 1990.

[21] Principios del Comunismo, F. Engels, Manifiesto del Partido Comunista, pág. 72, Editorial Progreso, Moscú, 1990.

[22] Marx, Discurso sobre Polonia, 1847.

[23] La situación en el movimiento comunista internacional. 10 Años de Encuentros Internacionales de Partidos Comunistas y Obreros. Nikos Seretakis, miembro de la Sección de Relaciones Internacionales del CC del KKE, Colección sobre temas actuales del movimiento comunista KKE, pág. 48. Edición impresa de Templando el Acero, Cierzo Rojo 2011.

[24] Sobre asuntos internacionales contemporáneos. Giorgos Marinos, miembro del Buró Político del CC del KKE, Colección sobre temas actuales del movimiento comunista KKE, pág. 62. Edición impresa de Templando el Acero, Cierzo Rojo 2011.

[25] http://spanish.china.org.cn/specials/2011lianghui/2011-01/20/content_21784859.htm,

http://spanish.china.org.cn/economic/txt/2012-09/05/content_26437382.htm,

http://spanish.peopledaily.com.cn/31620/8098322.html>

[26] http://spanish.china.org.cn/economic/txt/2012-08/17/content_26265495.htm

[27]http://hdr.undp.org/en/media/HDR_2011_EN_Table2.pdf

[28] Sobre asuntos internacionales contemporáneos. Giorgos Marinos, miembro del Buró Político del CC del KKE, Colección sobre temas actuales del movimiento comunista KKE, pág. 66. Edición impresa de Templando el Acero, Cierzo Rojo 2011.

[29] Sobre asuntos internacionales contemporáneos. Elisseos Vagenas, miembro del CC del KKE y Responsable de la Sección de Relaciones internacionales del CC, Colección sobre temas actuales del movimiento comunista KKE, págs. 70-71-72-76-78-85-86-87. Edición impresa de Templando el Acero, Cierzo Rojo 2011.

[30] Historia de la URSS en tres partes, Tercera parte, págs. 192-193, Academia de Ciencias de la URSS, Editorial Progreso, segunda edición, 1977]

[31] Ídem, págs. 247-248.

[32] L. Brézhnev, Materiales de XXVI Congreso del PCUS, Nóvosti, Moscú, 1981]

[33] Historia de la URSS en tres partes, Tercera parte, págs. 246-247, Academia de Ciencias de la URSS, Editorial Progreso, segunda edición, 1977].

[34] Ídem, pág. 190.

[35] Programa del PCOE del año 1984, pág. 72

[36] Ídem, págs. 136-139.

_________________________________