www.socialismocientifico.com



VI. Las contradicciones interimperialistas


Dice el KKE:

"La única esperanza para los pueblos es una lucha de clase conjunta antimperialista.

…El día 18 de diciembre, culminaron los trabajos de la Cumbre de la ONU en Copenhague sobre el cambio climático. A pesar de las declaraciones y las formalidades, la agudización de las contradicciones interimperialistas en el campo de la energía no se puede esconder. Así que está en marcha una tentativa para que los capitales sobre acumulados encuentren una salida rentable a través de la llamada "economía verde", es decir la comercialización de la protección del medio ambiente y del cambio climático.

Esta cumbre, al igual que la reciente Conferencia Cumbre de Ministros de Asuntos Exteriores de la OSCE, recientemente celebrada en Atenas, demuestra que la crisis capitalista agudiza las contradicciones interimperialistas bajo condiciones de graves turbulencias, reducción de la participación de los EE. UU. en el PIB mundial, presencia poderosa de la UE, refuerzo de China, de Rusia, de India y de Brasil. Los trabajadores, por tanto, no deben tener ninguna ilusión sobre el llamado "sistema multipolar", sobre consignas utilizadas por la socialdemocracia que hablan de "democratización de la ONU", o de "nueva estructura de las relaciones internacionales". Estas consignas solamente intentan humanizar la barbarie capitalista. ¡Nunca ha habido un mundo unipolar! Siempre ha habido contradicciones interimperialistas. Sin embargo, en el pasado, fueron mitigadas ante la necesidad de afrontar la URSS y los demás países socialistas. Hoy en día, observamos una nueva agudización de las contradicciones interimperialistas y el anhelo de muchas fuerzas y coaliciones imperialistas ascendentes de tener un papel más importante en los asuntos internacionales, que se describe vía el esquema del "mundo multipolar" [84]

Para empezar el propio título de Giogos Marinos es demostrativo de hasta qué punto el KKE pone "el carro delante de los bueyes". Si "la única esperanza para los pueblos es una lucha de clase conjunta antimperialista" habría que deducir que la tarea fundamental de los comunistas es la solución a dicho problema, que sería poner de acuerdo a las organizaciones comunistas de cada país en dicha "lucha conjunta". Cabe entonces la pregunta: ¿Qué organizaciones? Se puede deducir con bastante lógica que serían en primer lugar las que asisten a los Encuentros Internacionales promovidos por el KKE. Pero ya existe tal coordinación, y al parecer no en grado suficiente para llevar a cabo dicha "lucha conjunta", lo cual significa que habrá que esperar hasta que esos encuentros tengan la suficiente madurez y unidad, y existan los partidos comunistas con suficiente influencia entre las masas para hacer posible esa lucha y conseguir materializar "la única esperanza para los pueblos". Mientras ello no sea así, "los pueblos", es decir, cada uno de los pueblos, permanecerán en la desesperanza, lo cual según la realidad social actual de los partidos comunistas al menos en España, parece que supondrá un proceso largo.

En realidad este planteamiento llevado a sus consecuencias lógicas, significaría delegar en el exterior la tarea esencial, básica, que es el fortalecimiento interior. "La única esperanza" y "los pueblos" forman un todo en el planteamiento del KKE. Ese todo está conformado por diversas partes con diferentes procesos de desarrollo, sin las cuales, el todo no puede existir. Sin embargo las partes sí pueden existir y desarrollarse sin el todo hasta que el desarrollo de las diversas partes puedan conformar un todo relativo. En realidad, ese es el mismo proceso de toda evolución. El crecimiento del conocimiento del ser humano se produce debido a los procesos de elaboración a partir de la práctica social que comparte. Por supuesto, ello se produce debido a un hábitat existente que hace ese proceso posible, pero el factor social interno es el determinante en el proceso de transformación. De igual manera que la sociedad capitalista es el "hábitat" del proletariado que es necesario para surjan los niveles de organización y conciencia, y éste juega el papel esencial en su transformación.

Por tanto, el proceso es inverso al que expone el señor Giogos Marinos. Hoy, en las condiciones actuales no puede ser planteada en base a "la única esperanza de los pueblos", sino a que "la única esperanza del pueblo español" es la creación de un partido comunista en España que levante los órganos de poder obrero y popular que hoy no existe, a partir de las luchas concretas y a partir de ahí impulsar la lucha antimperialista, exigiendo el abandono de guerras y la reducción drástica del presupuesto de "defensa" que para 2013 han aprobado con un aumento real del 17%, ante el silencio de los "comunistas" que no trasladan esa realidad a las fábricas. Eso se podría decir en España y en cada uno de los países capitalistas imperialistas. Esa es la única esperanza hoy y así hay que decirlo porque ello es únicamente lo que puede posibilitar la lucha conjunta antimperialista mañana.

Corresponde a los griegos y todos los países capitalistas lo mismo, sin generalizaciones que caen en abstracciones y se quedan permanentemente ahí. Y sólo cuando eso comience a ser una realidad en toda Europa, o al menos en los países más significativos, solo cuando la lucha antimperialista sea una realidad en cada país concreto, porque se ha centrado la actividad en la tarea interna y no en la externa, podremos empezar a hablar de "la única esperanza de los pueblos" y de "la lucha conjunta antimperialista".

Aparte de ello, ¿por qué el KKE concede a la "socialdemocracia" monopolista el papel de impulsar la "democratización de la ONU" y la creación de un mundo multipolar, tarea, según el KKE, nefasta? Realmente ello es mentira de cabo a rabo. Los partidos monopolistas llamados "socialistas" en Europa en ningún caso han pretendido un mundo multipolar ni la democratización de la ONU. En realidad, los social monopolistas de la contrarreforma, sólo han pretendido convertir al imperialismo europeo en un factor de "entente" con el imperialismo estadounidense para repartirse el botín imperialista en sus aventuras militares. Ahí están los casos recientes de las guerras imperialistas de la OTAN en Irak, Afganistán, Libia y el trabajo de sus mercenarios en Siria.

Nada de ello tiene que ver con el deseo de los países socialistas, de los países en desarrollo y del tercer mundo en general que exigen legítimamente que la ONU y demás instituciones internacionales dejen de estar tuteladas por las potencias imperialistas. Al igual que los trotskistas declarados, no hablan para nada del protagonismo en ese sentido ni de los países socialistas, ni del tercer mundo, ni de países en desarrollo, limitando sus referencias de vez en cuando a dar incienso de opiáceos a la antigua URSS. Cuando el KKE habla de los países menos desarrollados, no les concede la menor importancia. Todos son capitalistas y están dentro de un núcleo imperialista y punto. Además, en este asunto, el KKE es oportunista y demuestra varias varas para medir el oportunismo, el imperialismo y el carácter socialista de los países.

El propio KKE reconoce que Stalin, tuvo que hacer frente a determinados compromisos en la arena internacional y elogió la democratización de las relaciones internacionales en aquella época en una cierta etapa en la ONU. Pero para el KKE hoy no hay países socialistas, a excepción al parecer de Cuba, y los países del tercer mundo no juegan ningún papel independiente.

Sin embargo, la realidad no es así. El ascenso de los países del tercer mundo, en desarrollo y de China en particular, son los artífices del comienzo pacífico de un mundo multipolar, que si bien ofrece contradicciones interimperialistas entre EE.UU. y la U.E. y la hegemonía de estos en sus guerras regionales, también ofrece un polo no imperialista real de países que trabajan en la cooperación Sur-Sur y unas nuevas relaciones internacionales basada en los principios de coexistencia pacífica entre estados.

Dichos países realizan el impulso de las relaciones comerciales sin imposiciones políticas del imperialismo y el hegemonismo, y cada vez son más frecuentes las transacciones en monedas nacionales para suplir el archi devaluado dólar estadounidense y sus maniobras especulativas.

Por supuesto que ese mundo multipolar que se abre paso no va a ser el sujeto de la revolución socialista en el mundo, eso es tarea de cada partido comunista en cada país, pero sí va a limitar el sacrificio de los pueblos y crear las condiciones para que éstos decidan más libremente el proceso de implantación y construcción del socialismo y la manera de llegar a él partiendo de sus circunstancias específicas. Mirando la situación con perspectiva histórica, habría que responder a una pregunta: ¿por qué hoy el imperialismo no se atreve a salir de la crisis mediante el arma clásica utilizada en el pasado, la guerra mundial?

Algunos dogmáticos están influenciados por la teoría del fin del mundo, sobre "el peligro de desaparición de la especie humana", en reiteradas palabras de Fidel Castro desde hace 20 años, aduciendo el deterioro creado en el medio ambiente y por el consumo desenfrenado y a las guerras, sintetizado en su libro "El derecho de la humanidad a existir". [85]

El tema del peligro de guerra planteándolo como una posible desaparición de la especie humana está basado en que hoy existen armas que pueden destruir el planeta y con él la humanidad y el peligro de que sea irreversible el daño que se está produciendo al ecosistema con un consumo desenfrenado. Se puede argüir que dicho planteamiento tiene un aspecto positivo al alertar a los pueblos a tomar medidas para impedir graves desastres, pero tiene un lado muy negativo, en la medida que concede al imperialismo la posibilidad de destruir a la especie humana junto con el planeta Tierra. Ello desarma ideológicamente a las masas y atemoriza a los sectores más atrasados de ésta, pues si el imperialismo posee tanto poder es evidente que poca cosa podría hacerse contra su voluntad.

En realidad, objetivamente, es el cásico argumento desde Kruschev, el chantaje del pánico, que en última instancia, trabaja en favor de la claudicación del proletariado. Pero ello no es cierto, ni esparcir tal posibilidad es propio de comunistas. Considerar que la guerra atómica o de otras armas aún más poderosas, pueden acabar con la humanidad, supone colocar la técnica y las máquinas por encima de los intereses de clase tanto del proletariado como de la burguesía que las han creado.

El imperialismo es capaz de los mayores crímenes, pero de ahí a que las clases que lo sustentan en los diferentes países, estén dominadas por la locura y pretendan suicidarse en un holocausto mundial, hay un gran trecho. Si hay unas personas más temerosas por su vida, son quienes más tienen que perder. Ello no quiere decir que no puedan existir incluso guerras atómicas o con otras armas más refinadas, ni que el ecosistema no sea gravemente dañado. Pero llegado a ese punto, no solo los pueblos se movilizarán por su supervivencia al no tener otra salida, sino también los capitalistas tendrán que renunciar a una destrucción planetaria que sería también su propia destrucción y la de sus familias.

Blandir la posibilidad del fin de la humanidad, muestra además debilidad ideológica en otro aspecto, demuestra una grave desconfianza en la clase obrera y en los pueblos del mundo. Realmente si hay tan gran motivo de preocupación sobre la seguridad de nuestro planeta como indica Fidel Castro, más justificado debiera estar trabajar por el agrupamiento de todas las naciones posibles para crear ese mundo "multipolar" que tanto denostan los dogmáticos. El problema para el KKE, como para todos los dogmáticos reformistas, es que, a pesar de sus proclamas en sentido contrario, en las cuestiones importantes, no pueden evitar sacar su "patita" uniformadora tipo cliché de la "revolución de octubre" y su nostalgia por una URSS convertida en "otro señor de los mares" en la época del intervencionismo militar de Kruschev-Brézhnev. Eso les incapacita para entender los procesos revolucionarios específicos, que ellos condenan como "capitalistas" y/o "imperialistas" y el trabajo de países socialistas como China para impedir que EEUU, la única superpotencia, continúe indefinidamente con un poder omnímodo decisivo en el mundo.

En realidad, el KKE y sus partidos dependientes, el PCPE-PCC-PCOE, y todos los que recogen la esencia del legado de Brézhnev aunque lo critiquen en algunas cuestiones formales, al negar las particularidades específicas de cada país en la revolución y construcción socialista y acusarlos de imperialistas o capitalistas sin más por no seguir estrictamente el camino de la URSS hasta su autodestrucción, al exigir la creación de una nueva Internacional como premisa indispensable para construir el socialismo y el comunismo en su país, no están haciendo otra cosa que negar objetivamente precisamente lo que ellos con más insistencia proclaman como su sagrada referencia: niegan la esencia de la revolución soviética y la URSS, pues ésta fue la primera construcción socialista en un solo país, realizada heroicamente en solitario por el partido de Lenin sin el apoyo material del internacionalismo y desarrollada por el gobierno soviético de Stalin durante decenios mientras los partidos socialdemócratas europeos les daban la espalda y los dogmáticos reformistas de la época, dirigidos por los trotskistas, la saboteaban en nombre de la "pureza revolucionaria" de la "revolución permanente" y de una "revolución mundial" que ya había demostrado ser imposible de realizar sin la participación de un proletariado europeo adocenado por una cada vez más fuerte aristocracia obrera.

Sigamos con lo que dice el KKE:

"GRECIA

Artículo Informativo de la Sección de Relaciones Internacionales del Comité Central sobre el XVIII Congreso del KKE.

Del 18 al 22 de febrero se celebró en Atenas el 18º Congreso del Partido Comunista de Grecia (KKE)

…La crisis del movimiento comunista internacional que estalló después del derrocamiento del socialismo y el desmantelamiento de la URSS (1990-1991), afectó a Grecia también, ya que, una parte del liderazgo del Partido, bajo la influencia ejercida por las ideas de Gorbachov, apoyado por otras fuerzas oportunistas (que habían abandonado al partido el año 1968 y expresaban la corriente "eurocomunista") y por la burguesía, en forma de una organización frontal amplia, construida anteriormente por el KKE, y denominada "Coalición de la Izquierda y del Progreso" (SYN), intentó destruir el KKE.

Gracias a la determinación de los miembros y cuadros del KKE, fieles a su teoría marxista-leninista y al papel revolucionario del partido, este esfuerzo de difusión del KKE en el seno del SYN fue evitada y el KKE triunfó en esta batalla ideológica y política y empezó un esfuerzo muy difícil de reagrupamiento organizativo e ideológico-político. Los que esperaban que el KKE, "herido" por la contrarrevolución y la escisión, no podría conseguir una presencia esencial en la vida política de Grecia y que no superaría el límite del 3% para entrar en el parlamento, fueron desmentidos, ya que, en las primeras elecciones nacionales después de la escisión del 1991, en octubre de 1993, el KKE consiguió 313.001 votos y un porcentaje de 4,5%, y entró con 9 diputados.

En los años siguientes y hasta hoy, el KKE tuvo que dar unos pasos ideológicos-políticos y organizativos, de valor especial. Así, el año 1993 realizó una Conferencia Partidaria Especial, en la que se debatió y llegó a una conclusión sobre el carácter de la Unión Europea [UE] y la posición del KKE frente a esta unión imperialista.

El año 1996, el KKE ye era maduro como para formar el nuevo Programa del Partido, aprobado en el XV Congreso. En ello se cita el carácter socialista de la revolución en Grecia y la necesidad de construir un Frente de alianza de fuerzas sociales y políticas, que combatieran a los monopolios y al imperialismo, que pudiera abrir el camino para el objetivo estratégico del partido.

…El KKE hizo una conferencia excepcional en 1997 para profundizar en las condiciones del movimiento obrero y, bajo la iniciativa de sindicalistas comunistas en 1999 se creó el PAME (Frente Militante de Todos los Trabajadores).

…Luego, en 2000 se celebró el XVI Congreso del KKE que profundizó en los asuntos del Frente y en que los conceptos de "economía y poder popular" fueron señalados como objetivo unitario de las fuerzas que iban a construir el Frente Antiimperialista, Antimonopolista y Democrático. Su contenido fue definido, ya que, para los comunistas, dichos conceptos se identifican con el contenido del concepto del socialismo, aunque el KKE en ningún caso pone como requisito previo el acuerdo de las demás fuerzas con el socialismo o incluso con la percepción del KKE sobre el socialismo. Lo que sí pide es el acuerdo con el significado y el contenido de las condiciones unitarias de economía y poder popular", que se basa en la socialización de los medios de producción básicos, la planificación central y el control obrero." [86]

El KKE se pronuncia por "la necesidad de construir un Frente de alianza de fuerzas sociales y políticas" que concreta en un "Frente Antiimperialista, Antimonopolista y Democrático", es decir, plantea un Frente con otros partidos no de la clase obrera, pues la consideración que el KKE tiene de sí mismo es la de ser el "partido de la clase obrera" [87].

Por tanto significa que se trata de una alianza con partidos representantes de clases pequeñoburguesas o burguesas y una alianza por arriba, pues no se habla para nada de los órganos de base de ese "poder popular" que se quiere construir y que debería ser el soporte lógico de dicho "Frente Antimperialista, Antimonopolista y Democrático" ¿Cómo entonces se atreve el KKE a criticar a los partidos que plantean la "etapa intermedia"?

En España, la experiencia de la construcción de Frentes fantasmales promocionado por comunistas ha sido abundante desde la lucha antifascista hasta ahora. El Frente Revolucionario Antifascista Patriótico (FRAP) del PCE(m-l), el Frente Democrático Popular de la ORT, el Frente de Liberación Popular (FLP, llamado coloquialmente "el Felipe"), el Frente Democrático de Izquierdas del PTE, el GRAPO (Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre) defendidos políticamente por el PCE(r), todos ellos intentos del pasado antifascista. En la época actual, el más significativo era el "Frente de Izquierda" promovido por el PCPE. Todos ellos sin excepción fueron un completo fracaso, limitándose a encuadrar a los militantes del partido comunista de turno.

Y el fracaso más notorio ha sido su realización en Catalunya, con el famoso "tripartito" donde ya participó el "marxista leninista" PCC (Partit dels Comunistes de Catalunya) como lacayo del PSOE. Tal "Frente de Izquierdas" llegó a gobernar la autonomía y fue dirigido por el PSC-PSOE. Ahora, después de las últimas elecciones autonómicas catalanes de 2012, dicho "Frente de Izquierdas" pretende ser revitalizado por ICV-EUiA donde el Partit dels Comunistes de Catalunya pretende crear una alianza entre ERC, ICV y la CUP, dejándola abierta al PSC-PSOE. Esas son las consecuencias de empezar calificando a un partido monopolista como el PSOE de "socialdemócrata", para después bailar al son que marca su batuta y pretender ser las muletas de un gobierno burgués.

El motivo del fracaso de todos los intentos de crear un Frente de Izquierdas por arriba, que, indefectiblemente termina dependiendo del poder burgués, es la separación de los comunistas respecto a la realidad social de su país. El movimiento popular en España tuvo enorme importancia bajo el fascismo. Sin embargo en aquella época, el obrerismo de la "izquierda revolucionaria" que admiraba la "revolución cultural" de China como "alternativa" al "revisionismo" de la URSS, daba únicamente importancia a los obreros en ropa de trabajo y manos encallecidas de las fábricas. Este romanticismo pequeñoburgués fue general en todos los partidos a la izquierda del PCE-PSUC, pero quizá quien lo llevo al extremo fue el PCE (i), "proletarizando" en las fábricas a los militantes que provenían de la universidad. Por tanto, el movimiento popular que surgía en los barrios a partir de la necesidad de todo tipo de servicios fue considerado como una especie de "retaguardia" y el movimiento asambleario que se consolidaba para convocar manifestaciones y cortes de tráfico ante la presencia de los "grises" (policía armada del franquismo) era más bien reformismo para dichos partidos de la "extrema izquierda" y sus flamantes y revolucionarios programas.

Esas concepciones fueron las que posibilitaron la elaboración de estrategias de Frentes irreales muy radicales pero completamente inoperantes de cara a las masas, mientras se despreciaba el verdadero frente o unidad popular, el movimiento popular unitario que surgía en los barrios a partir de los problemas concretos del pueblo, como embrión que podría haber sido de los órganos de poder popular. De esa manera los frentes fantasmales en vez de servir para acumular fuerzas, sirvieron para quemarlas. Curiosamente el PCE-PSUC fue el único partido que durante los años 60 y mediados de los 70 del siglo pasado, impulsó dicho movimiento que hicieron surgir las Asociaciones de Vecinos, y al producirse dentro del PCE el acatamiento a los poderes facticos y el consiguiente apoyo a la reforma del franquismo, las abandonaron para volcarse en las instituciones municipales "democráticas", quedando el movimiento popular en manos de antiguos charlatanes, reciclados en vividores seguidores del PSOE.

En los barrios están en realidad personas pertenecientes a todas las clases populares: obreros, estudiantes, autónomos, pequeños comerciantes, etc. Son comunes a todos ellos, el urbanismo, la vivienda, los impuestos, el paro, la sanidad, la educación, el tráfico de drogas potenciado por el estado, la carestía de la vida. Hay experiencias de que ellos son problemas a partir de los cuales se puede unir a los vecinos en torno a Asambleas Populares abiertas de Asociaciones de Vecinos elegidas por sufragio universal y acometer movilizaciones contra las instituciones monopolistas para deslegitimarlas ante las masas. Y a partir de ahí, cuando la masas, mediante su lucha, lleguen a conocer el verdadero carácter de los partidos opresores y del aparato del estado, la concienciación de la necesidad del socialismo aportada por los dirigentes vecinales comunistas como única salida. La coordinación de todas las Asociaciones de Vecinos con ese carácter, depuradas a partir de la base de los elementos agradecidos a los monopolistas, y con el movimiento obrero dentro de ellas dirigiendo el proceso, formarían la verdadera unidad popular ¿Qué mejor Frente Popular que ese?

Los frentes constituidos por arriba sin una fuerte base son débiles aunque puedan parecer fuertes, como se demostró en nuestro Frente Popular durante la guerra, creado más como coalición electoral, que como órganos de poder popular.

En la actualidad, en España, se continúa sin acometer en la práctica la tarea de rectificar los errores del pasado y construir la unidad popular a partir de los barrios, aunque nadie plantea ya el tema de los frentes por arriba, dado su reiterado fracaso.

El planteamiento del KKE en el terreno de los Frentes, en su exposición teórica al menos, coincide plenamente con la negativa experiencia española al respecto.

"Unos datos sobre la influencia del KKE hoy en día:

Los lazos desarrollados entre el KKE y la clase obrera griega son muy importantes, así que las listas apoyadas por el KKE en unas cuantas federaciones sectoriales, como la de los trabajadores en la Construcción (la mayor Federación sindical del sector privado griego), la de Textil y la de productos Farmacéuticos etc., y en unas uniones sindicalistas locales (Centrales de Trabajo) consiguen obtener la mayoría de los votos. Además, en la Confederación de sindicatos del sector privado (GSEE), las fuerzas clasistas apoyadas por el KKE obtuvieron en el último congreso el año 2007, el 21% de los delegados y en la Confederación de sindicatos del sector público (ADEDY) el mismo año el 11%.

Tal como ha sido ya referido, estas fuerzas sindicales clasistas se agrupan al PAME que va aumentando su influencia con nuevos sindicatos y presiona a los líderes sindicales amarillos y pactistas…

Sin embargo, los comunistas fueron y siguen siendo la vanguardia en la lucha obrera y sindicalista, para que los trabajadores no paguen la crisis. A la vez el KKE ha revelado las causas verdaderas de la crisis que son inherentes del carácter explotador de la sociedad y ha enfatizado en la necesidad urgente de que gane terreno la propuesta del Partido en su conjunto, la necesidad de socialización, de colectivización, de planificación nacional y de control obrero." [88]

Solo insistir, que ante esa realidad, sería bueno que el KKE diera a conocer experiencias unitarias concretas de los embriones de órganos de poder popular en Grecia.


[83] PCPE http://pcpemadrid.wordpress.com/2012/08/06/hoy-la-lucha-es-por-transformaciones-sociales-profundas-por-el-contraataque-por-derrotar-al-gobierno-y-por-el-socialismo/

[84] La única esperanza para los pueblos es una lucha de clase conjunta antimperialista, Giorgos Marinos, miembro del Buró Político del CC del KKE, Colección sobre temas actuales del movimiento comunista KKE, págs. 181-187. Edición impresa de Templando el Acero, Cierzo Rojo 2011.

[85] http://www.cubadebate.cu/reflexiones-fidel/2009/12/27/el-derecho-de-la-humanidad-a-existir/

http://www.prensaislamica.com/nota4542.htmL

[86] Artículo Informativo de la Sección de Relaciones Internacionales del Comité Central sobre el XVIII Congreso del KKE, Colección sobre temas actuales del movimiento comunista KKE, págs. 191-192-193. Edición impresa de Templando el Acero, Cierzo Rojo 2011.

[87] La acción del KKE en condiciones de crisis y de ataque capitalista, Colección sobre temas actuales del movimiento comunista KKE, pág. 186, Edición impresa de Templando el Acero, Cierzo Rojo 2011.

[88] Artículo Informativo de la Sección de Relaciones Internacionales del Comité Central sobre el XVIII Congreso del KKE., Colección sobre temas actuales del movimiento comunista KKE, págs. 194-196. Edición impresa de Templando el Acero, Cierzo Rojo 2011.

_________________________