www.socialismocientifico.com


IX. Propiedad estatal, social y privada, planificación central y mercado

Debido a las muy diversas características geográficas, demográficas, sociales y culturales de la nación China, la política de reforma y apertura en China de Deng Xiaoping se centró en la zona Este del país, que, por sus características, era la más favorable al objetivo de la reforma y apertura. El desarrollo prioritario de la zona Este ha supuesto hasta ahora y como estaba previsto un nivel de vida por consiguiente superior en el Este respecto al Oeste. También un gran cúmulo de experiencias y potencialidades económicas y políticas con las que desde hace unos años China está abordando el desarrollo prioritario del Oeste.

Ese proceso, como ya fue señalado desde sus inicios por el arquitecto de la reforma y apertura, Deng Xiaoping, ha supuesto que sea primero de una parte de la población la que llegue al enriquecimiento. Sin enriquecimiento de la población no habrá socialismo desarrollado y menos aún comunismo. El hecho de que existan chinos que hayan alcanzado la riqueza es un factor que indica un progresivo y colectivo enriquecimiento de China.

Eso es un proceso que solo puede ser culminado mediante la iniciativa de las masas y en ningún caso significa un empobrecimiento de los más débiles sino su progresivo desarrollo y fortalecimiento. El Dr. Julio A. Díaz Vázquez, Profesor Titular del Centro de Investigaciones de Economía Internacional de la Universidad de La Habana, Cuba, decía en una entrevista divulgada en vídeo por "Cuba Información" el 30 de mayo de 2012: [97]

"Cuando se derrumbó el modelo soviético se resolvieron dos problemas: primero ese modelo no es reformable y en segundo lugar, que era utópico la intención de la historiografía o de los teóricos soviéticos de buscar que el socialismo válido era el que se ajustaba a la regularidades que se dieron en la URSS…" (min. 3:10)

(El capitalismo) permanentemente nos está diciendo que el mercado es capitalista…En la época en que existía la URSS y todos los países llamado 'mundo socialista', para hablar de estos países y hablar del capitalismo introdujeron 'economía de libre mercado' y 'economía planificada'. Hay un mensaje subliminal de que estamos identificando el mercado con el capitalismo. Pero si nos remitimos en realidad a la presencia del hombre en la tierra, el mercado es un producto, es un desarrollo desde la presencia del hombre en la tierra." [min.9:50]

A veces se frivoliza el caso de los millonarios chinos, etc. etc…En China el proceso de mejora ha sido general… No estamos en presencia del caso de América Latina y otros países que han ido por la línea neoliberal, los más ricos se han hecho más ricos y los más pobres se han hecho más pobres. Se reconoce han salido de la pobreza en China, depende las fuentes, entre 300 y 500 millones de habitantes, así que han mejorado su nivel de vida.

… Hoy día [en China] se mantiene la diferencia entre el campo y la ciudad, es de 3 a 1. (Pero) en los últimos años está creciendo mucho más rápidamente el ingreso en el campo que en la ciudad. El año pasado (2011) el aumento del ingreso en el campo fue del 11%, en el sector urbano fue del 7%." [min. 26:47]

El modelo chino… es un modelo abierto porque reconoce que tiene que reformarse, y además los chinos hoy disfrutan de conquistas y posibilidades que no tenían 40 años atrás… y todo chino que tenga iniciativa la puede desarrollar. En el caso nuestro [de Cuba] en el caso del modelo soviético más específicamente, esto no sucedía.

Siempre la iniciativa tenía que estar previamente aprobada. En ese sentido, los chinos han demostrado sabiduría, porque han planteado lo que prohíben, no autorizan actividades sino dicen: esto, esto y esto no se puede hacer, todo lo que no esté ahí se puede desarrollar". [min.29:28]

"Stalin dijo en el año 36, en la Constitución, 'ya la URSS entró en el socialismo… dos formas de propiedad, la propiedad estatal (que ya hoy reconocemos que no tiene que ver nada la propiedad social con la estatal o que tiene que ver muy poco), y la propiedad cooperativa… 'ya la URSS es socialista'.

… Yo soy defensor de que la Academia [de Ciencias de Cuba] se tiene que incorporarse a ese perfeccionamiento de la sociedad para estar más delante de la sociedad, es decir, para prever, para abrir nuevos caminos, no como en el modelo soviético, que la cúpula tomaba la decisión y después la ciencia le daba forma."[min.38:23] [97]

Cuba, en la actualidad está intentando rectificar algunas de las posiciones calcadas de la URSS, que en los 40 años anteriores han contribuido al estancamiento de la economía cubana. Raúl Castro presentó el Informe Central al VI Congreso del Partido Comunista de Cuba en el que, entre otras, hacía las siguientes observaciones:

"La libreta de abastecimientos y su eliminación fue, sin dudas, el asunto que provocó más intervenciones de los participantes en el debate (pre-Congreso) y es lógico que así fuese; dos generaciones de cubanos han pasado su vida bajo este sistema de racionamiento que, a pesar de su nocivo carácter igualitarista, brindó durante décadas a todos los ciudadanos el acceso a alimentos básicos a precios irrisorios, altamente subsidiados.

Este instrumento de distribución, si bien fue introducido en los años 60 con una vocación igualitaria en momentos de escasez, para proteger a nuestro pueblo de la especulación y el acaparamiento con fines de lucro por parte de unos pocos, se ha venido convirtiendo, con el de cursar de los años, en una carga insoportable para la economía y en un desestimulo al trabajo, además de generar ilegalidades diversas en la sociedad.

raul_castro (12K)

Raúl Castro, presidente de Cuba

Como la libreta está diseñada para cubrir a los más de 11 millones de cubanos por igual, no faltan ejemplos absurdos como que el café normado se abastece hasta a los recién nacidos. Lo mismo pasaba con los cigarros hasta septiembre del 2010 que se surtía sin distinguir a fumadores y no fumadores, propiciando el crecimiento de este dañino hábito en la población.

... Ciertamente la canasta familiar normada, justificada en circunstancias históricas concretas, al haberse mantenido durante tanto tiempo, contradice en su esencia el principio de la distribución que debe caracterizar al socialismo, o sea, "De cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo" y esta situación debe ser superada.

… En lugar de subsidiar masivamente productos, como hacemos ahora, se pasará progresivamente al apoyo de personas sin otro sostén.

Este principio conserva total vigencia en el reordenamiento de la fuerza laboral, ya en marcha, para reducir las plantillas infladas en el sector estatal, bajo estricta observancia de la idoneidad demostrada, proceso que continuará adelante, sin prisas, pero sin pausa y su ritmo estará determinado por nuestra capacidad de ir creando las condiciones requeridas para su total despliegue.

A ello deberá contribuir, entre otros factores, la ampliación y flexibilización del trabajo en el sector no estatal. Esta forma de empleo, a la que se han acogido algo más de 200 mil cubanos de octubre del pasado año a la fecha, duplicándose la cantidad de trabajadores por cuenta propia, constituye una alternativa laboral amparada en la legislación vigente y por tanto, debe contar con el apoyo, respaldo y protección de las autoridades, a todos los niveles, al tiempo que se exija, con el rigor que demanda la ley, el estricto cumplimiento de sus obligaciones, incluyendo las tributarias.

… El incremento del sector no estatal de la economía, lejos de significar una supuesta privatización de la propiedad social, como afirman algunos teóricos, está llamado a convertirse en un factor facilitador para la construcción del socialismo en Cuba, ya que permitirá al Estado concentrarse en la elevación de la eficiencia de los medios fundamentales de producción, propiedad de todo el pueblo y desprenderse de la administración de actividades no estratégicas para el país.

... El modelo excesivamente centralizado que caracteriza actualmente nuestra economía deberá transitar, con orden y disciplina y con la participación de los trabajadores, hacia un sistema descentralizado, en el que primará la planificación, como rasgo socialista de dirección, pero no ignorará las tendencias presentes en el mercado, lo que contribuirá a la flexibilidad y permanente actualización del plan.

La experiencia práctica nos ha enseñado que el exceso de centralización conspira contra el desarrollo de la iniciativa en la sociedad y en toda la cadena productiva, donde los cuadros se acostumbraron a que todo se decidiera "arriba" y en consecuencia, dejaban de sentirse responsabilizados con los resultados de la organización que dirigían.

Nuestros empresarios, salvo excepciones, se acomodaron a la tranquilidad y seguridad de la "espera" y desarrollaron alergia por el riesgo que entraña la acción de adoptar decisiones, o lo que es lo mismo: acertar o equivocarse.

Esta mentalidad de la inercia debe ser desterrada definitivamente para desatar los nudos que atenazan al desarrollo de las fuerzas productivas. Es una tarea de importancia estratégica y no es casual que esté recogida, de una u otra manera, en los 24 lineamientos del capítulo PRIMERO, "Modelo de Gestión Económica".

… Lo único que puede hacer fracasar a la Revolución y el socialismo en Cuba, poniendo en riesgo el futuro de la nación, es nuestra incapacidad para superar los errores. Lo que aprobemos en este Congreso no puede sufrir la misma suerte que los acuerdos de los anteriores, casi todos olvidados sin haberse cumplido.

… Recomendable limitar, a un máximo de dos períodos consecutivos de cinco años, el desempeño de los cargos políticos y estatales fundamentales.

… Los dirigentes no surgen de escuelas ni del amiguismo favorecedor, se hacen en la base, desempeñando la profesión que estudiaron, en contacto con los trabajadores y deben ascender gradualmente a fuerza del liderazgo que sólo otorga ser ejemplo en el sacrificio y los resultados.

En este sentido, considero que la dirección del Partido, a todos los niveles, debe hacerse una severa autocrítica y adoptar las medidas necesarias para evitar la reaparición de tales tendencias. Ello, a su vez, es aplicable a la insuficiente sistematicidad y voluntad política para asegurar la promoción a cargos decisorios de mujeres, negros, mestizos y jóvenes, sobre la base del mérito y las condiciones personales.

No haber resuelto este último problema en más de medio siglo es una verdadera vergüenza, que cargaremos en nuestras conciencias durante muchos años". [98]

En realidad los problemas del KKE y partidos similares, a la hora de juzgar a China, proviene de continuar lastrados por el dogma de los caminos fracasados de la URSS y en esos temas van a la contra de la posición oficial de los propios países socialistas en la actualidad, que el KKE dice defender.

La consideración de que la propiedad estatal y la planificación central son determinantes para demostrar el carácter de clase de un estado socialista y que el mercado es sinónimo de país capitalista son completamente erróneas. Ha habido países capitalistas con un sector de propiedad estatal muy importante de la economía, por ejemplo la España de Franco… Marx hablaba fundamentalmente de "propiedad social de los medios de producción", el término propiedad estatal lo hizo absoluto Stalin. La URSS, cuando se auto derrumbó, tenía un elevadísimo porcentaje de propiedad estatal y de planificación central y ello no impidió su caída. Pero además el concepto de propiedad estatal en la sociedad socialista conforme ésta se desarrolle y entre en la fase comunista no tiene más remedio que reducirse y extinguirse en la medida que se extinga el estado, por lo tanto, dicho concepto por sí solo no puede determinar una caracterización del proceso de desarrollo del socialismo en todas sus fases y menos aún del comunismo, (el cual en 1983 decía Brézhnev estaban empezando a construir) el cual supone la extinción del estado.

La forma de cómo se materializa la propiedad social y su proceso es un fenómeno a explorar a partir de la realidad de cada país y no puede ser dogmatizada imitando una experiencia fracasada.

La experiencia de China ha demostrado que la propiedad privada en una sociedad en desarrollo es la mejor palanca para acelerar el estímulo por la productividad también del sector público y estatal, siempre y cuando que el estado socialista ejerza un control planificado sobre el conjunto de la economía.

En cuanto a la planificación central, es absolutamente básico que el estado socialista ha de planificar la economía, pero la cuestión es hasta qué punto debe planificar el estado y hasta qué punto como dice el Dr. Julio A. Díaz, se debe permitir la iniciativa de las masas, sin ponerles un corsé a cada paso que dan. En el estancamiento de la URSS jugó un papel importante la necesaria autorización que debían dar personas ajenas a la producción, a la empresa y a la localidad de cada proceso productivo fuera pequeño o grande.

El catedrático de economía política Jesús Huertas de Soto, liberal de la "escuela austriaca" decía el 19 de abril 2012 en una conferencia en Madrid:

"Es imposible que los bancos centrales o cualquier órgano de planificación pueda organizar la sociedad de una manera coordinada porque es imposible que se hagan con la información que necesitan para dar un contenido coordinador a sus mandatos. Porque esa información o conocimiento, como pueden leer ustedes ahí en esa cita de Rafael del Pino, no está disponible en ningún sitio, la está creando continuamente ex novo [desde el comienzo] millones y millones empresarios desde que se levantan hasta que se acuestan en un entorno de libertad. Y por eso el socialismo está condenado al fracaso en cualquier ámbito, especialmente en el ámbito financiero y bancario." (1:17:25 del Vídeo). [99]

Hay que añadir a su cita que dicho catedrático liberal considera que los ciclos de auge y recesión se podrían eliminar si se "completara la ley de Peel" aplicando el coeficiente de caja (reserva fraccionaria) del 100% incluso en los depósitos a la vista que hoy se justifican como meros apuntes bancarios y si se aboliesen los bancos centrales que según él "son los últimos dinosaurios del socialismo" (1:16:30 del Vídeo) [100], y se implantara nuevamente el patrón oro como reserva que sirva de respaldo del capital 1:18:50 del Vídeo [101]

El Sr. Huertas, representante de una escuela que tiene como centro la microeconomía, como buen representante burgués, no puede tener en cuenta que la esencia del estado capitalista y más en la actual fase imperialista, no puede ser más que una economía de rapiña que mediante argucias (legales son siempre pues son avalados por sus instituciones) han de explotar a su pueblo y a los demás para poder garantizar su proceso continuo de apropiación privada de la producción social, y que las leyes son promulgadas para ello y no para el funcionamiento de un supuesto mercado neutral que si se "autorregula" es mediante las guerras imperiales y la explotación de la mayoría. Pero el Sr. Huertas apunta algo que es realmente cierto, referido a la planificación central tal como la entiende el KKE, los actuales comunistas de occidente y la ex URSS, aunque cometa el "error" de generalizar su opinión a todo tipo de planificación central del socialismo.

Es completamente cierto, como bien dice el Sr. Huertas, que ningún organismo central puede tener una información in situ y desde el comienzo de todas las iniciativas económicas que pueden y deben surgir en una sociedad dinámica. Y una sociedad socialista ha de ser obligatoriamente mucho más dinámica que una sociedad capitalista y la distribución de bienes ha de hacerse sobre la base de la productividad en beneficio común y no en beneficio exclusivo de la especulación y explotación capitalista, aunque determinadas formas capitalistas puedan jugar un papel temporalmente positivo en las sociedades atrasadas. El dinamismo económico y social al servicio del desarrollo de la sociedad es la esencia, pues es lo que garantiza la distribución para aumentar el bienestar de la población y superar, el hambre y la escasez para las clases populares, propias del capitalismo, y no el "reparto del trabajo", propugnado por el anarco-trotskismo que de hecho es una losa contra la productividad y la creatividad, y por tanto, sólo puede repartir la pobreza e inflar artificialmente la plantilla de funcionarios del estado como denunciaba Raúl Castro en su informe al VI Congreso del Partido Comunista de Cuba.

De ahí lo que apuntaba el Dr. Julio A. Díaz, la necesidad de estimular la iniciativa de las masas, solo limitado por un marco de condiciones legales y bajo un control macro económico de la planificación. La experiencia del desarrollo chino acelerado y estable sin guerras imperiales a pesar de toda una serie de limitaciones geográficas, demográficas y ambientales, lo demuestra. También lo demuestra la evolución hacia el estancamiento económico de la URSS (ver cuadros siguientes) con aumentos de salarios que llegaron al 290% por encima de la productividad y un progresivo declive de los principales indicadores de la economía soviética y de los servicios a la población. Igualmente se debe reseñar que la ex URSS después de 70 años de construcción del socialismo había una disparidad notable en el nivel de vida de la población, concretamente el nivel de renta de la república de Lituania en 1988 era el triple que el de la República de Tadzhikia, y la disparidad de depósitos bancarios de la población. Ello pone en cuestión la propaganda de partidos como el KKE, que, poniendo como ejemplo el mito del supuesto "igualitarismo" de la URSS, utilizan la disparidad de nivel de renta actual en China como arma para su definición como "capitalista".


T.3 - Productividad del trabajo (P), crecimiento del salario (S) y relación entre ambas (S/P) en la producción industrial de la URSS desde 1.985 a 1.989 (tasas medias anuales)
1.985 1.986 1.987 1.988 1.989
S P S/P S P S/P S P S/P S P S/P S P S/P
Combustible y energía eléctrica 3.1 1.1 2.82 2.0 2.9 0.69 3.6 4.5 0.80 8.0 3.7 2.16 9.0 1.8 5.00
Construcción mecánica 3.8 6.4 0.59 2.2 7.1 0.31 1.7 4.1 0.41 6.6 7.9 0.84 8.8 7.8 1.13
Metalurgia básica 2.2 2.1 1.05 2.7 4.3 0.63 2.5 3.6 0.69 5.7 9.2 0.61 10.2 2.1 4.76
Química y forestal 2.4 3.0 0.80 3.5 5.5 0.64 2.3 4.6 0.50 8.8 6.4 1.38 8.5 4.0 2.12
Agroalimentación 2.4 2.5 0.96 2.9 4.5 0.64 4.9 4.0 1.22 6.4 3.9 1.64 7.5 4.7 1.60
Industria ligera 2.9 2.6 1.12 1.8 4.7 0.38 1.8 4.2 0.43 8.8 6.2 1.42 8.7 5.4 1.61
Toda la industria 2.9 2.9 1.00 2.4 4.0 0.60 2.9 4.1 0.71 8.5 4.9 1.73 9.0 3.1 2.90
Fuente: Ekonomika i Djizn, 12, 1990. Citado por Enrique Palazuelos en La economía soviética más allá de la Perestroika, pág. 278

T. 4 - Principales indicadores de la economía soviética durante el periodo de desaceleración: 1966-1985 y de la perestroika: 1986-1989 (tasas medias anuales de cada periodo)
1.966-1.970 1.971-1.975 1.976-1.980 1.981-1.985 1.986-1.989
Producto Social Bruto 7.4 6.3 4.2 3.3 2.8
Ingreso Nacional Producido 7.8 5.7 4.3 3.2 2.7
Ingreso Nacional Utilizado 7.2 5.1 3.8 2.9 2.5
Producción Neta de las Empresas 7.8 5.4 3.4 3.0 4.0
Producto Nacional Bruto 7.6 6.2 4.8 3.6 3.7
Producción Industrial Bruta 8.5 7.4 4.4 3.6 3.4
   - Medios de Producción 8.6 7.8 4.7 3.6 3.2
   - Bienes de Consumo 8.4 6.5 3.8 3.7 4.2
Producción Agraria Bruta 3.9 2.5 1.7 1.0 2.4
   - Producción agrícola 4.2 1.7 1.8 0.6 1.5
   - Producción pecuaria 3.8 3.2 1.5 1.5 3.1
Transporte de mercancías 3.8 6.2 2.8 0.6 1.4
Circulación mercantil 8.2 6.3 4.4 2.6 4.1
Comercio Exterior 8.3 7.7 5.3 3.9 1.9
Número de obreros y empleados 3.2 2.5 1.9 0.9 -0.4
Productividad del trabajo 6.8 4.5 3.3 2.7 2.7
Inversiones básicas 7.3 6.7 3.7 3.7 6.3
Nuevos fondos fijos 7.3 6.3 3.5 3.1 3.9
Ingresos reales por habitante 5.9 4.4 3.4 1.8 2.5
Fuente: Goskomstat, Narodnoe Joziaistvo SSSR v 1998, Moscú, 1989, Citado por E. Palazuelos en
La economía soviética más allá de la Perestroika, págs. 32-49

T. 5 - Nivel de renta por habitante en la URSS por Repúblicas en 1988
Rublos por habitante Por habitante, URSS=100
Rusia 2,520 116
Ucrania 2,020 93
Bielorrusia 2,530 117
Moldavia 1,810 84
Lituania 2,390 110
Letonia 2,710 125
Estonia 2,660 123
Georgia 1,960 91
Azerbaiyán 1,640 76
Armenia 1,910 88
Uzbekia 1,080 50
Kazajia 1,550 72
Kirguizia 1,210 56
Tadzhikia 950 44
Turkmenia 1,410 65
URSS 2,160 100
Elaboración a partir de los datos de E. Palazuelos en "La economía soviética más allá
de la Perestroika", págs.145

Sobre el tema del igualitarismo hay que decir que el igualitarismo salarial en la URSS provenía de la interpreteción de Lenin de que el "periodo de transición" de capitalismo al comunismo sería más breve de lo que realmente determinaron las condiciones concretas y de una interpretación restrictiva del criterio marxista de distribución tanto en el socialismo como en el comunismo. En su libro "¿Podrán los bolcheviques retener el poder?" decía:

"Necesitamos -dirá el Estado proletario- buenos organizadores de la banca y de la fusión de empresas (los capitalistas tienen más experiencia en esta cuestión y es más fácil trabajar con gente experta); y necesitamos muchos, muchísimos más ingenieros, agrónomos, técnicos, especialistas de todo género, con formación científica, de los que antes se necesitaban. A todos esos especialistas les asignaremos un trabajo al que están habituados y al que puedan hacer frente; es probable que establezcamos, solo gradualmente, la igualdad total de salarios y que paguemos a estos especialistas sueldos más altos durante el periodo de transición. Los colocaremos sin embargo bajo un amplio control obrero y lograremos la vigencia absoluta y total de la norma "quien no trabaja no come" [102]

Es decir, aunque Lenin reconocía la necesidad de establecer determinadas diferencias salariales en el periodo de transición socialista, propugnaba como "probable" posteriormente "la igualdad total de salarios". Pero la "igualdad total de salarios", según los criterios de distribución que estableció Marx, es imposible tanto en el socialismo, "a cada cual según su trabajo", como en el comunismo, "a cada cual según sus necesidades". El stajanovismo en la URSS, un proceso de racionalización de la producción, que sirvió ejemplarmente al desarrollo industrial en la URSS en los años 30, demostró hasta qué punto era válido el criterio de Marx sobre el trabajo a destajo bajo el socialismo sintetizado en "a cada cual según su trabajo".

T. 6 - Distribución de los Depósitos bancarios en la URSS a 1 de Enero de 1.990
Valor del depósito (rublos) Porcentaje de Depósitos Porcentaje valor Depósitos
Menos de 300 33% 2.4%
Entre 300-1,000 23% 9.7%
Entre 1,000-2.500 25% 25.4%
Entre 2.500-5.000 12% 27.8%
Entre 5,000-10,000 6% 24.5%
Entre 10,000-25,000 1% 9.6%
Entre 25,000-50,000 0.02% 0.5%
Más de 50,000 0.002% 0.1%
Fuente: Goskomstat, citado por E. Palazuelos en La economía soviética más allá de la Perestroika, págs. 280

La planificación central en el socialismo, por tanto, no puede ser un obstáculo que impida el dinamismo de la sociedad aunque esta cometa errores, porque en una sociedad socialista el peor error es la parálisis, la desidia y el burocratismo que termina primando a los trabajadores menos abnegados y eficientes en detrimento de los más efectivos. Pero además, hay un factor que el KKE y otros partidos debieran tener en cuenta: la planificación central también es ejercida por el capitalismo. Si no fuera así ¿cómo podría el imperialismo europeo afrontar la crisis actual? ¿Cómo podría el imperialismo del capitalismo desarrollado haber impedido todo tipo de revolución en sus países fortificando una aristocracia obrera anticomunista que aún perdura? Es cierto que la planificación que ejerce el capitalismo no puede impedir sus crisis, pero tampoco ha podido impedir la planificación central ni la propiedad estatal algo peor, la desaparición de la URSS y de los países socialistas del este europeo.

En cuanto al mercado, no puede ser considerado como un elemento determinante del carácter de clase del capitalismo. Desde que el primate comienza a convertirse en hombre, éste adquiere la necesidad de intercambiar bienes, primero, en el llamado comunismo primitivo, de forma comunal, después como forma de creación de plusvalía en las sucesivas sociedades de clase. No ha sido el capitalismo el inventor del mercado, pues el comercio de intercambios que es su origen, ha sido practicado siempre por el hombre. En el socialismo, el comercio y el mercado no puede desaparecer y en la medida de que existan países capitalistas menos aún. Incluso en el comunismo, en la medida que el hombre acentuará su carácter social en todos los ámbitos de su vida, el intercambio de bienes continuará aunque pierda el carácter de mercancía del capitalismo.

El papel de la propiedad privada bajo el socialismo ha sido reiteradamente denostado en el movimiento comunista. A ello ha contribuido una interpretación de Marx acerca de la necesidad de ir restringiendo en la fase socialista la propiedad privada de los medios de producción. Esa interpretación obvia que, como hemos expuesto, Marx preveía la revolución socialista en los países capitalistas desarrollados, y la posibilidad del socialismo en países atrasados como Rusia sólo lo contemplaba en unión de las revoluciones socialistas "simultáneas" en dichos países avanzados.

La interpretación que en el movimiento comunista internacional se hizo de esa supuesta necesidad de restringir la propiedad privada en el socialismo, proviene también de la consideración que expresa Marx en dos documentos acerca de la posibilidad del paso en Rusia, debido a sus características concretas, de una comunidad rural semifeudal a la construcción del comunismo con el apoyo de revoluciones proletarias en los países capitalistas desarrollados.

Marx, induce indirectamente a la exclusión de la propiedad privada durante la fase socialista en un país atrasado como Rusia, cuando aporta la posibilidad que planteó en 1881 en su Proyecto de respuesta a la carta de Vera I. Zasulich y en el escrito de 1.982, publicado en el Prefacio a la segunda edición rusa de 1992 del Manifiesto Comunista respecto a la transformación de la primitiva comunidad rural en Rusia en una comunidad socializada "sin pasar por las horcas caudinas del capitalismo".

En su "Proyecto de respuesta a la carta de V.I. Zasulich", dice Marx:

"¿Por qué ha de escapar a la misma suerte (la disolución de la comunidad rural por la propiedad privada capitalista) tan sólo en Rusia?

Contesto: Porque en Rusia, gracias a una combinación única de las circunstancias, la comunidad rural, que existe aún a escala nacional, puede deshacerse gradualmente de sus caracteres primitivos y desarrollarse directamente como elemento de la producción colectiva a escala nacional. Precisamente merced a que es contemporánea de la producción capitalista, puede apropiarse todas las realizaciones positivas de ésta, sin pasar por todas sus terribles peripecias. Rusia no vive aislada del mundo moderno; tampoco es presa de ningún conquistador extranjero, como ocurre con las Indias Orientales.

…¿quiere eso decir que, en cualesquiera circunstancias, el desarrollo de la "comunidad agrícola" deba seguir este camino? En absoluto. Su forma constitutiva admite la siguiente alternativa: el elemento de propiedad privada que implica se impondrá al elemento colectivo o éste se impondrá a aquél. Todo depende del ambiente histórico en que se halla... Estas dos soluciones son posibles a priori, pero, tanto la una como la otra requieren sin duda ambientes históricos muy distintos.

3) Rusia es el único país europeo en el que la "comunidad agrícola" se mantiene a escala nacional hasta hoy día. No es una presa de un conquistador extranjero, como ocurre con las Indias Orientales. No vive aislada del mundo moderno. Por una parte, la propiedad común sobre la tierra le permite transformar directa y gradualmente la agricultura parcelaria e individualista en agricultura colectiva, y los campesinos rusos la practican ya en los prados indivisos; la configuración física del suelo ruso propicia el empleo de máquinas en vasta escala; la familiaridad del campesino con las relaciones de artel (Artel: asociaciones cooperativas en Rusia. Históricamente, los artels eran asociaciones semi formales para diversas tareas: pesca, minería, comercio, de cargadores, madereros, etc.) le facilita el tránsito del trabajo parcelario al cooperativo y, finalmente, la sociedad rusa, que ha vivido tanto tiempo a su cuenta, le debe presentar los avances necesarios para ese tránsito. Por otra parte, la existencia simultánea de la producción occidental, dominante en el mercado mundial, le permite a Rusia incorporar a la comunidad todos los adelantos positivos logrados por el sistema capitalista sin pasar por sus Horcas Caudinas.

Si los representantes de los "nuevos pilares sociales" negasen la posibilidad teórica de la evolución de la comunidad rural moderna, se podría preguntarles: ¿debía Rusia, lo mismo que el Occidente, pasar por un largo período de incubación de la industria mecánica para llegar a las máquinas, a los buques de vapor, a los ferrocarriles, etc.? Se podría preguntarles, además, ¿cómo se las han arreglado para introducir en un abrir y cerrar de ojos todo el mecanismo de cambio (bancos, sociedades por acciones, etc.), cuya elaboración le ha costado siglos al Occidente?

…La federación de las repúblicas rusas del Norte prueba que este aislamiento, que parece haber sido impuesto primitivamente por la vasta extensión del territorio, fue consolidado en gran parte por los destinos políticos de Rusia desde la invasión mongola. Hoy es un obstáculo muy fácil de eliminar. Habría simplemente que sustituir la vólost (Vólost: Subdistrito, unidad administrativa territorial mínima en la Rusia prerrevolucionaria), institución gubernamental, por una asamblea de campesinos apoderados elegidos por las comunidades, que servirían de órgano económico y administrativo defensor de sus intereses.

Una circunstancia muy favorable, desde el punto de vista histórico, para la conservación de la "comunidad agrícola" por vía de su ulterior desarrollo, consiste en que no sólo es contemporánea de la producción capitalista occidental y puede, por tanto, apropiarse los frutos sin sujetarse a su modus operandi, sino que ha sobrevivido a la época en que el sistema capitalista se hallaba aún intacto, que lo encuentra, al contrario, en Europa Occidental, lo mismo que en los Estados Unidos, en lucha tanto contra las masas trabajadoras como contra la ciencia y contra las mismas fuerzas productivas que engendra, en una palabra, lo encuentra en una crisis que terminará con la eliminación del mismo, con un retorno de las sociedades modernas a una forma superior de un tipo "arcaico" de la propiedad y de la producción colectivas.

…Pero, para que el trabajo colectivo pueda sustituir en la agricultura propiamente dicha el trabajo parcelario, fuente de apropiación privada, hacen falta dos cosas: la necesidad económica de tal transformación y las condiciones materiales para llevarla a cabo.

Cuanto a la necesidad económica, la "comunidad rural" la sentirá tan pronto como se vea colocada en condiciones normales, es decir, tan pronto como se le quite el peso que gravita sobre ella y tan pronto como reciba una extensión normal de tierra para el cultivo.

…Pero, ¿cómo conseguir los equipos, los fertilizantes, los métodos agronómicos, etc., todos los medios imprescindibles para el trabajo colectivo? Precisamente aquí resalta la gran superioridad de la "comunidad rural" rusa en comparación con las comunidades arcaicas del mismo tipo. Es la única que se ha conservado en Europa en gran escala, a escala nacional. Así se halla en un ambiente histórico en el que la producción capitalista contemporánea le ofrece todas las condiciones de trabajo colectivo. Tiene la posibilidad de incorporarse a los adelantos positivos logrados por el sistema capitalista sin pasar por sus Horcas Caudinas.

…La mejor prueba de que este desarrollo de la "comunidad rural" responde al rumbo histórico de nuestra época es la crisis fatal que experimenta la producción capitalista en los países europeos y americanos, en las que se ha desarrollado más, crisis que terminará con la eliminación del mismo, con el retorno de la sociedad moderna a una forma superior del tipo más arcaico: la producción y la apropiación colectivas.

…Y, a la vez que desangran y torturan la comunidad, esterilizan y agotan su tierra, los lacayos literarios de los "nuevos pilares de la sociedad" señalan irónicamente las heridas que le han causado a la comunidad, presentándolas como síntomas de la decrepitud espontánea de ésta. Aseveran que se muere de muerte natural y que sería un bien el abreviar su agonía. No se trata ya, por tanto, de un problema que hay que resolver; trátase simplemente de un enemigo al que hay que arrollar. Para salvar la comunidad rusa hace falta una revolución rusa. Por lo demás, el Gobierno ruso y los "nuevos pilares de la sociedad" hacen lo que pueden preparando las masas para semejante catástrofe. Si la revolución se produce en su tiempo oportuno, si concentra todas sus fuerzas para asegurar el libre desarrollo de la comunidad rural, ésta se erigirá pronto en elemento regenerador de la sociedad rusa y en elemento de superioridad sobre los países sojuzgados por el régimen capitalista." [103]

Al final del "Prefacio a la segunda edición rusa de 1892 del Manifiesto Comunista", se reitera:

"Cabe, entonces, la pregunta: ¿podría la comunidad rural rusa -forma por cierto ya muy desnaturalizada de la primitiva propiedad común de la tierra- pasar directamente a la forma superior de la propiedad colectiva, a la forma comunista, o, por el contrario, deberá pasar primero por el mismo proceso de disolución que constituye el desarrollo histórico de Occidente?

La única respuesta que se puede dar hoy a esta cuestión es la siguiente: si la revolución rusa da la señal para una revolución proletaria en Occidente, de modo que ambas se completen, la actual propiedad común de la tierra en Rusia podrá servir de punto de partida para el desarrollo comunista" [104]

En resumen, Marx y Engels consideraban la posibilidad de que en Rusia sus características concretas de desarrollo desde la comunidad rural, permitan el paso al desarrollo comunista sin necesidad de pasar por la etapa capitalista, siempre y cuando que ello se realice en unión con la revolución proletaria de Occidente.

Sin embargo, un joven Lenin con 24 años de edad, 12 años después, en 1894, en su libro "Quiénes son los 'amigos del pueblo' y cómo luchan contra los socialdemócratas", mantiene contra los socialistas utópicos rusos una profunda polémica precisamente para desmontar la pretensión de éstos de negar la dirección política al proletariado, idealizar la comunidad rural rusa, pretendiendo a través de ella "impedir" la etapa capitalista de desarrollo en Rusia. Lenin no sólo se cuida muy bien de no mostrar su desacuerdo con las posiciones de Marx al respecto, sino que emplea en su polémica con los socialistas utópicos, textos y posiciones de Marx. Lenin demuestra que posee un gran conocimiento de la transformación que se está operando en el campo ruso (aquí se demuestra nuevamente que el conocimiento integral sólo se adquiere participando en el proceso de transformación de la realidad objetiva) y constatar que la fase capitalista de desarrollo era ya no sólo inevitable, sino una realidad en Rusia.

Comienza Lenin realizando una crítica al método subjetivista de N. Mijailovski, uno de los directores de la revista Russkoie Bogatstvo [105] :

Lenin (6K)

V. I. Ulyanov (Lenin)

"los sistemas que no corresponden a esta organización ideal ("la sociología debe comenzar por cierta utopía", dice uno de los autores del método subjetivista, el señor Mijailovski, lo cual caracteriza perfectamente la naturaleza de sus métodos) son anormales y deben ser eliminados… El objetivo esencial de la sociología -- razona, por ejemplo, el señor Mijailovski -- consiste en el estudio de las condiciones sociales en que tal o cual necesidad de la naturaleza humana es satisfecha. Como se ve, a este sociólogo sólo le interesa una sociedad que satisfaga a la naturaleza humana, pero en modo alguno le interesan las formaciones sociales que, por añadidura, pueden estar basadas en fenómenos tan en pugna con la "naturaleza humana" como la esclavización de la mayoría por la minoría…Se ve también que, desde el punto de vista de este sociólogo, ni hablar cabe de considerar el desarrollo de la sociedad como un proceso histórico natural. ("Al reconocer algo como deseable o indeseable, el sociólogo debe hallar las condiciones necesarias para realizar lo deseable o para eliminar lo indeseable", "para realizar tales y cuales ideales", razona el mismo señor Mijailovski)" [106]

Es decir, Mijailovski, parte del subjetivismo moral, en vez del proceso histórico natural que se ha de transformar.

"Es evidente que la idea fundamental de Marx sobre el proceso histórico natural de desarrollo de las formaciones económico-sociales socava hasta las raíces esa moraleja infantil que pretende llamarse sociología. Pero, ¿cómo llegó Marx a esta idea fundamental? Lo hizo separando de los diversos campos de la vida social el de la economía, separando de todas las relaciones sociales las de producción, como relaciones fundamentales, primarias, que determinan todas las demás. El mismo Marx describe el proceso de su razonamiento sobre esta cuestión de la siguiente manera:

El primer trabajo que emprendí para resolver las dudas que me asaltaron fue una revisión crítica de la filosofía hegeliana del derecho. Este trabajo me llevó a la conclusión de que tanto las relaciones jurídicas como las formas políticas no pueden ser deducidas de razones jurídicas y políticas ni explicadas exclusivamente por ellas; aun menos posible es explicarlas e inferirlas de la llamada evolución general del espíritu humano. Tienen sus raíces exclusivamente en las relaciones materiales de vida, cuyo conjunto resume Hegel, siguiendo el precedente de los escritores ingleses y franceses del siglo XVIII, en la denominación de 'sociedad civil'. Pero la anatomía de la sociedad civil hay que buscarla en la economía política. El resultado a que llegué por el estudio de esta última puede concretarse así: en la producción material, los hombres deben establecer determinadas relaciones mutuas, relaciones de producción. Estas corresponden siempre al grado de desarrollo de la productividad que han alcanzado en determinado momento sus fuerzas económicas.

El conjunto de estas relaciones de producción constituye la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se erige la superestructura jurídica y política, y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. De tal modo, el régimen de producción condiciona los procesos de la vida social, política o puramente espiritual. La existencia de dichos procesos, no sólo no depende de la conciencia del hombre, sino, por el contrario, esta última depende de ellos. Pero en determinada fase del desarrollo de su productividad, las fuerzas chocan con las relaciones de producción establecidas entre los hombres.

Como consecuencia, los hombres entran en contradicción con lo que constituye una expresión jurídica de las relaciones de producción, es decir, el régimen de propiedad. Entonces, las relaciones de producción dejan de corresponder a la productividad y comienzan a trabarla. Y se abre así una época de revolución social. Al cambiar la base económica, se modifica más o menos rápidamente toda la inmensa superestructura erigida sobre ella. Cuando se estudian estas revoluciones hay que distinguir siempre rigurosamente el cambio material ocurrido en las condiciones de producción, que debe ser verificado con la exactitud propia de las ciencias naturales y el cambio en las formas jurídicas, políticas, religiosas, artísticas y filosóficas: en una palabra, las formas ideológicas que introducen en la conciencia de los hombres la idea del conflicto e implican una lucha latente por resolverlo.

Como no podemos juzgar a un individuo por lo que piensa de sí, tampoco podemos juzgar estas épocas de revolución por la conciencia que tienen de sí mismas. Por el contrario, hay que explicar esta conciencia por las contradicciones de la vida material, por el conflicto existente entre las condiciones de producción y las condiciones de productividad [. . .] Examinados en sus rasgos generales, los sistemas de producción asiático, antiguo, feudal y el actual sistema burgués, pueden ser considerados como épocas progresitas en la historia de las formaciones económicas de la sociedad' (Lenin cita aquí el prólogo de Contribución a la crítica de la economía política, véase C. Marx y F. Engels, Obras Escogidas, t. I., Nota del Editor)[…]

"El materialismo ha eliminado esta contradicción, profundizando el análisis hasta llegar al origen de estas mismas ideas sociales del hombre, y su conclusión de que el desarrollo de las ideas depende de las cosas es la única compatible con la psicología científica" [107]

Por tanto, los deseos de transformación social están condicionados a la realidad histórica concreta, a las condiciones materiales y contradicciones que crean las relaciones de producción y las ideas dominantes están en función de éstas y no al revés. Como dice Lenin, "para 'explicar' la historia hay que buscar las bases, no en las relaciones ideológicas, sino en las relaciones materiales de la sociedad" [108]

Lenin, critica el planteamiento de partir de principios jurídicos y morales de Mijailovski, como propio de un moralista pequeñoburgués, que no tiene en cuenta las condiciones materiales que son las que obligan a los hombres a realizar el determinismo histórico:

"Es probable que no todos los lectores sepan de dónde tomó el señor Mijailovski toda esta necedad de los títeres, etc. Es que éste es uno de los temas preferidos por el filósofo subjetivista: la idea del conflicto entre el determinismo y la moralidad, entre la necesidad histórica y la importancia del individuo. Para ello borroneó un montón de papeles, llenó un abismo con sus absurdas habladurías sentimentales y pequeñoburguesas: para solucionar este conflicto a favor de la moralidad y el papel del individuo. En realidad no existe tal conflicto: lo inventó el señor Mijailovski, temeroso (y no sin razón) de que el determinismo quite terreno a la moralidad pequeñoburguesa por la cual tanto cariño siente. La idea del determinismo que establece la necesidad de los actos del hombre y rechaza la absurda leyenda del libre albedrío, no niega en un ápice la inteligencia ni la conciencia del hombre, como tampoco la valoración de sus acciones. Muy por el contrario, sólo la concepción determinista permite hacer una valoración rigurosa y acertada, sin imputar todo lo imaginable al libre albedrío".

…Marx se preocupa de una sola cosa: demostrar por medio de investigaciones científicas exactas la necesidad de determinados sistemas de relaciones sociales y precisar, del modo más acabado posible, los hechos que le sirven de puntos de partida y de apoyo. Para este objeto le basta plenamente con demostrar, a la vez que la necesidad del régimen actual, la necesidad de otro régimen que inevitablemente debe brotar del precedente, independientemente de que los hombres crean o no en esto, que tengan o no conciencia de ello. Marx considera el movimiento social como un proceso histórico natural, sujeto a leyes que no sólo no dependen de la voluntad, la conciencia y los propósitos de los hombres, sino que, por el contrario, determinan su voluntad, su conciencia y sus propósitos" [109]

Lenin, con palabras de Marx Engels y de él mismo, responde a un ataque de Mijailovski a Marx, en el que aquel, copiando subrepticiamente la actitud de Düring, intenta ridiculizar a Marx de caer en una "nebulosa hibridez" por la aseveración de éste de que la superación del sistema capitalista supone la negación de la negación del sistema de propiedad y la creación de una nueva propiedad individual sobre los productos, artículos de consumo, al lado de la propiedad social de los medios de producción:

"El modo capitalista de producción y de apropiación, y, por con siguiente, la propiedad privada capitalista, constituyen la primera negación de la propiedad individual basada en el propio trabajo. Pero la producción capitalista, con la inexorabilidad de una ley natural de la historia, engendra su propia negación. Es la negación de la negación. Crea nuevamente la propiedad individual, pero sobre la base de las conquistas de la era capitalista, sobre la base de la cooperación de los trabajadores libres y de su posesión común de la tierra y de los medios de producción producidos por ellos. La trasformación de la propiedad privada y dispersa de los individuos, basada en el trabajo propio, en propiedad capitalista, es, por supuesto, un proceso mucho más largo, difícil y penoso que la trasformación de la propiedad privada capitalista, que en los hechos se basa ya en un proceso social de producción, en propiedad social." Así concluye Lenin: "Para cualquiera que entienda el alemán (y el ruso, señor Mijailovski, porque la traducción es completamente exacta), esto [las anteriores palabras de Marx] significa que la propiedad social se extiende a la tierra y demás medios de producción, y la propiedad individual a los productos, esto es, a los artículos de consumo." [110]

Creo importante el pasaje anterior del libro de Lenin, porque aún hoy, muchos comunistas alardean de su peculiar dogma, pretendiendo endosar a Marx, Engels o Lenin sus propias deformaciones y creen que el socialismo y el comunismo suponen la eliminación de todo tipo de propiedad que no sea estatal (¡estatal bajo el comunismo, menuda formulación imposible en sí misma!) y que la propiedad privada de los productos de uso y consumo de las personas físicas deberá ser erradicada junto con el carácter privado de los medios de producción.

El entender que el desarrollo del socialismo y especialmente del comunismo debe tender al enriquecimiento social e individual, supone desmontar una de las arbitrariedades cometidas contra la lógica por los dogmáticos. Si se acepta esa concepción de Marx, Engels y Lenin de que la propiedad individual de los productos de consumo coexistirá con la propiedad social de los medios de producción, el concepto propio del capitalismo de "artículo de lujo" desaparece poco a poco bajo el socialismo, al ir perdiendo su carácter de consumo minoritario y privilegiado, pues ofrece la posibilidad de progresivo enriquecimiento a todo aquel, en función de su esfuerzo y capacidad. Es ello lo que impide el estancamiento al estimular la continua iniciativa de las amplias masas y no sólo de los sectores más avanzado de las mismas.

Es ello lo que soluciona el problema del que hablamos al comienzo de este apartado IX, planteado por el profesor liberal Huertas de Soto y otros economistas burgueses acerca de que la planificación central del socialismo impide "tener una información in situ y desde el comienzo de todas las iniciativas económicas" que pueden y deben surgir en una sociedad dinámica. Se trata de reducir la planificación a la macroeconomía y sus ajustes o reformas en base a los objetivos de desarrollo de los planes quinquenales y de todo tipo fijado por las Instituciones del Estado socialista, respetando la iniciativa de las masas para desarrollar todo lo que no se oponga a dichos objetivos y los favorezca.

Como decía Dr. Julio A. Díaz Vázquez, Profesor Titular del Centro de Investigaciones de Economía Internacional de la Universidad de La Habana, Cuba:

"En el caso nuestro [de Cuba] en el caso del modelo soviético, más específicamente, esto no sucedía. Siempre la iniciativa tenía que estar previamente aprobada. En ese sentido, los chinos han demostrado sabiduría, porque han planteado lo que prohíben y no autorizan actividades sino dicen: esto, esto y esto no se puede hacer, todo lo que no esté ahí se puede desarrollar… Esto se demostró en la creación de los contratos por responsabilidad familiar en el campo que ha posibilitado la eliminación del hambre… La propiedad estatal o cooperativa no quiere decir necesariamente propiedad social… No debe ocurrir [en Cuba] como en la Unión Soviética, que primero la cúpula tomaba la decisión y después la ciencia le daba forma. Debe ser al revés". [111]

La tendencia bajo el socialismo deberá ser enriquecer la propiedad social a fin de hacerla indestructible, y en la medida de lo posible, enriquecer la propiedad individual a fin de hacer indestructible también la progresiva confianza e interdependencia de los individuos con el sistema social colectivo.

Como es comprensible, ante ello, una parte de los dogmáticos de todo el mundo quieren que tal enriquecimiento social e individual sea inmediato y simultáneo y tengan unas determinadas formas en todo el mundo que ellos consideran sagradas, pero del fracaso de las actitudes religiosas sólo puede extraerse la lección de cómo evitar repetirlas. La otra parte de dogmáticos considerará en sí misma como burguesa una sociedad que permite el enriquecimiento al considerarlo un producto específico y definitorio de las clases explotadoras que hará imposible la vida en nuestro planeta.

Pero el enriquecimiento no tiene por qué suponer el acabar con los medios de subsistencia de nuestro planeta y su ecosistema, sino precisamente todo lo contrario, garantizar su conservación. Y precisamente la competencia, que es una manera de lucha también, entre capitalismo y socialismo, determinará un triunfador en ese terreno, mediante la capacidad o incapacidad para resolver la contradicción entre salir del subdesarrollo, es decir, acceder a la modernización y enriquecimiento de la Humanidad y los limitados recursos naturales. No cabe duda que recuperar los avances científicos y tecnológicos por parte de la clase obrera que los ha creado será la solución a ese problema vital.

Hay una nueva contradicción y es que el hecho de poder avanzar hacia un proceso de enriquecimiento social e individual bajo el socialismo, está condicionado por la existencia de estados monopolistas e imperialistas en el mundo, y ello supone que todo avance en ese sentido es atacado de forma dual: si un país socialista se estanca y no se desarrolla, es signo de que "el comunismo solo reparte la pobreza"; si se desarrolla, es signo de que "los comunistas se aburguesan". Ante tal estratagema de propaganda filistea, solo cabe satisfacer las necesidades reales de los pueblos, porque en definitiva el futuro del socialismo solo depende de ellos.

Lenin, a partir de definir que se debe partir de las condiciones materiales para todo proceso de trasformación, que las relaciones de producción determinan la voluntad del ser y no al revés, y que la propiedad privada de productos de consumo coexiste bajo el socialismo con la propiedad social de los medios de producción, continúa su planteamiento para demostrar la irreal pretensión de los socialistas utópicos rusos de evitar la vía capitalista en Rusia, en la que dicho país está ya inmerso tanto en el campo como en el conjunto de la sociedad y cómo en realidad los "amigos del pueblo", con su actitud al negar la dirección política al proletariado, solo perpetuaban la explotación e injusticias que decían combatir:

"el socialismo ruso, el socialismo campesino de la década del 70, que "bufaba" contra la libertad por su carácter burgués y que luchaba contra los "liberales de frente serena" empeñados en disimular los antagonismos que encerraba la vida rusa, y que soñaba con una revolución campesina, degeneró completamente y dio lugar a este trivial liberalismo pequeñoburgués que descubre "impresiones alentadoras" en las tendencias progresistas de la agricultura, olvidando que las acompaña (y las condiciona) la expropiación en masa de los campesinos.

…es imposible que el señor crítico ignore que los marxistas rusos son socialistas que parten del punto de vista de que la realidad de nuestro medio es una sociedad capitalista y la única salida de ella es la lucha de clases del proletariado contra la burguesía.

…Bastará hacer el análisis de estas relaciones de producción y veremos que el "régimen popular" representa esas mismas relaciones de producción capitalistas, aunque en estado no desarrollado, embrionario.

… Por lo demás, los "amigos del pueblo" nunca podrán concebir que en la pequeña industria campesina, con toda su miseria, con las proporciones relativamente insignificantes de los establecimientos y con la bajísima productividad del trabajo, con la técnica primitiva v el pequeño número de obreros asalariados, haya capitalismo. Ellos no están en modo alguno en condiciones de concebir que el capital es una relación determinada entre los hombres, que sigue siendo tal con un grado mayor o menor de desarrollo de las categorías comparadas.

…el señor Krivenko, con sus frases sobre la industria popular, auténtica, justa, etc., ha intentado lisa y llanamente ocultar el hecho de que nuestras industrias de kustares no son más que capitalismo en diferentes grados de su desarrollo.

… Se diría que la cosa es bastante clara: aparece ante nosotros con nitidez el sistema de la economía mercantil, como fondo principal de la del país en general y de los "campesinos" "de las comunidades" en particular; aparece también el hecho de que la economía mercantil, y precisamente ella, divide al "pueblo" y a los "campesinos" en proletariado (se arruinan, se convierten en peones rurales) y burguesía (sanguijuelas), es decir, se con vierte en economía capitalista. ¡Pero los "amigos del pueblo" nunca se deciden a mirar la realidad cara a cara y llamar a las cosas por su nombre! (sería demasiado "cruel").

… Los cuadros estadísticos y los ejemplos de la economía de nuestros campesinos y kustares demuestran qué es este "campesino", del cual los "amigos del pueblo" quieren ser los ideólogos. Esos datos y ejemplos demuestran el carácter burgués de nuestra economía rural y confirman así hasta qué punto es justo clasificar a los "amigos del pueblo" entre los ideólogos de la pequeña burguesía.

…Lo mismo hay que decir del "artel" [cooperativa], del "laboreo en común de la tierra". El señor Iuzhakov llama a este último "socialización de la agricultura". Por cierto que no deja de ser curioso, porque la socialización requiere la organización de la producción en una escala más amplia que la de una aldehuela cualquiera, y porque para ello es necesario expropiar a las "sanguijuelas" que han monopolizado los medios de producción y dirigen la actual economía social rusa. Y esto requiere lucha, lucha y lucha, y no una mezquina moral filistea.

… Un razonamiento ultra típico para caracterizar a los "amigos del pueblo", con sus amplios ideales de palabra y su trivial liberalismo en los hechos. Comienza nuestro filósofo, como se ve, ni más ni menos que con la posibilidad de prescindir del beneficio de empresario y con la organización de la gran explotación agrícola. Magnífico: esto es precisamente lo que quieren también los socialdemócratas. ¿Pero cómo quieren conseguirlo los "amigos del pueblo"? Pues para organizar la gran producción sin empresarios hace falta en primer lugar eliminar la organización mercantil de la economía social y suplantarla por la organización colectiva, comunista, en la que el regulador de la producción no sea el mercado, como ahora, sino los productores mismos, la sociedad misma de obreros, en la que los medios de producción no pertenezcan a individuos particulares, sino a toda la sociedad. Esta sustitución de la forma privada de apropiación por la forma colectiva exige, evidentemente, una trasformación previa de la forma de producción, exige la fusión de los procesos dispersos, pequeños y aislados de producción de los pequeños productores en un solo proceso social de producción ; exige, en una palabra, precisamente las condiciones materiales que crea el capitalismo. Pero es que los "amigos del pueblo" no tienen la menor intención de apoyarse en el capitalismo. ¿Cómo, pues, se proponen actuar? No se sabe. Ni siquiera mencionan la supresión de la economía mercantil: es evidente que sus amplios ideales no pueden salir de ninguna manera de los marcos de este sistema de producción social. [112]

Finalmente, Lenin, en ese libro, se enfrenta a la interpretación que hacen los "amigos del pueblo" acerca de las posiciones de Marx sobre la posibilidad de evitar la etapa capitalista de desarrollo en Rusia:

"El señor Krivenko, por ejemplo, declara que Marx "reconocía que a nuestro país le era posible, si lo deseaba [¡¿¿Así, pues, según Marx, la evolución de las relaciones económico-sociales depende de la voluntad y de la conciencia de los hombres??! ¡¿Qué es esto: ignorancia ilimitada o desvergüenza sin igual?!] y actuaba de conformidad, evitar las vicisitudes del capitalismo y recorrer otro camino, más conveniente [sic!!!] ".

"Nuestro paladín pudo decir este absurdo recurriendo a una superchería descarada. Al citar un pasaje de la conocida Carta de Carlos Marx (Iuríd. Viest., 1888, núm. 10) -- donde Marx habla de su alta estima por Chernishcvski, quien consideraba posible para Rusia "no sufrir los tormentos del régimen capitalista" --, el señor Krivenko cierra las comillas, es decir, da por terminada la reproducción exacta de las palabras de Marx (que terminan así: "él (Chernishevski) se pronuncia por esta última solución") y añade: "Y yo, dice Marx, comparto (la cursiva es del señor Krivenko) estas opiniones" (pág. 186, núm. 12).

Pero Marx en realidad dijo: "Y mi honorable crítico tendría por lo menos tanta razón para inferir de mi estima a este 'gran crítico y erudito ruso' que comparto sus opiniones sobre el tema, como para deducir de mi polémica con el 'escritor'(45) y paneslavista ruso que las rechazo." (Iuríd. Viest., 1888, núm. 10, pag. 271.)

Así Marx dice que el señor Mijailovski no tenía derecho a ver en él un adversario de la idea sobre el desarrollo especial de Rusia, porque respetaba también a quienes sostenían esta idea, pero el señor Krivenko lo interpreta falsamente al decir que Marx "reconocía" este desarrollo especial. Es una tergiversación manifiesta. La afirmación de Marx que hemos citado demuestra con absoluta claridad que rehúye dar una respuesta que vaya al fondo de la cuestión: "el señor Mijailovski habría podido tomar como fundamento una cualquiera de las dos observaciones contradictorias, es decir, no tenía razón para basarse ni en la una ni en la otra al extraer sus conclusiones acerca de mi punto de vista sobre los asuntos rusos en general". Y a fin de que estas observaciones no dieran motivos para falsas interpretaciones, Marx, en esa misma "carta", da respuesta directa a la pregunta sobre la aplicación que puede tener su teoría en Rusia. Dicha respuesta demuestra con singular nitidez que Marx rehúye dar una contestación que vaya al fondo del asunto, rehúye el análisis de los datos rusos, que son los únicos que pueden resolver la cuestión: "Si Rusia -- respondía él -- aspira a convertirse en una nación capitalista según el modelo de los países de Europa occidental -- y en este aspecto se ha perjudicado mucho en el curso de los últimos años --, no lo conseguirá sin haber trasformado previamente una buena parte de sus campesinos en proletarios." [113]

Lenin, rebate la intencionalidad oportunista de los socialistas utópicos rusos de utilizar a Marx en beneficio de una concepción metafísica y contraria a la esencia del marxismo, desde luego no expresada por Marx, de considerar la "voluntad" como llave para evitar el capitalismo, sin tener en cuenta la realidad de clases existente ya en Rusia. Lenin, para ello, manifiesta que Marx elude entrar en el fondo del asunto en cuestión.

Pero en realidad, Marx sí entra en el "fondo del asunto", aunque no en la forma e intenciones que expresan los señores "amigos del pueblo" Mijailovski, Krivenko y compañía, quizá no en la carta a la que alude Lenin, pero sí como hemos señalado antes en el "Prefacio a la segunda edición rusa del Manifiesto Comunista" publicado en 1892, dos años antes de que Lenin escribiera el libro: "si la revolución rusa da la señal para una revolución proletaria en Occidente, de modo que ambas se completen, la actual propiedad común de la tierra en Rusia podrá servir de punto de partida para el desarrollo comunista".

Y también en el "Proyecto de respuesta a la carta de V.I. Zasulich", de 1881, dice Marx como hemos expresado antes y que por su importancia volvemos a transcribir en sus párrafos principales:

"¿Por qué ha de escapar a la misma suerte (la disolución de la comunidad rural por la propiedad privada capitalista) tan sólo en Rusia?

Contesto: Porque en Rusia, gracias a una combinación única de las circunstancias, la comunidad rural, que existe aún a escala nacional, puede deshacerse gradualmente de sus caracteres primitivos y desarrollarse directamente como elemento de la producción colectiva a escala nacional. Precisamente merced a que es contemporánea de la producción capitalista, puede apropiarse todas las realizaciones positivas de ésta, sin pasar por todas sus terribles peripecias. Rusia no vive aislada del mundo moderno; tampoco es presa de ningún conquistador extranjero, como ocurre con las Indias Orientales.

…¿quiere eso decir que, en cualesquiera circunstancias, el desarrollo de la "comunidad agrícola" deba seguir este camino? En absoluto. Su forma constitutiva admite la siguiente alternativa: el elemento de propiedad privada que implica se impondrá al elemento colectivo o éste se impondrá a aquél. Todo depende del ambiente histórico en que se halla... Estas dos soluciones son posibles a priori, pero, tanto la una como la otra requieren sin duda ambientes históricos muy distintos.

3) Rusia es el único país europeo en el que la "comunidad agrícola" se mantiene a escala nacional hasta hoy día. No es una presa de un conquistador extranjero, como ocurre con las Indias Orientales. No vive aislada del mundo moderno. Por una parte, la propiedad común sobre la tierra le permite transformar directa y gradualmente la agricultura parcelaria e individualista en agricultura colectiva, y los campesinos rusos la practican ya en los prados indivisos; la configuración física del suelo ruso propicia el empleo de máquinas en vasta escala; la familiaridad del campesino con las relaciones de artel (Artel: asociaciones cooperativas en Rusia. Históricamente, los artels eran asociaciones semi formales para diversas tareas: pesca, minería, comercio, de cargadores, madereros, etc.) le facilita el tránsito del trabajo parcelario al cooperativo y, finalmente, la sociedad rusa, que ha vivido tanto tiempo a su cuenta, le debe presentar los avances necesarios para ese tránsito. Por otra parte, la existencia simultánea de la producción occidental, dominante en el mercado mundial, le permite a Rusia incorporar a la comunidad todos los adelantos positivos logrados por el sistema capitalista sin pasar por sus Horcas Caudinas.

Si los representantes de los "nuevos pilares sociales" negasen la posibilidad teórica de la evolución de la comunidad rural moderna, se podría preguntarles: ¿debía Rusia, lo mismo que el Occidente, pasar por un largo período de incubación de la industria mecánica para llegar a las máquinas, a los buques de vapor, a los ferrocarriles, etc.? Se podría preguntarles, además, ¿cómo se las han arreglado para introducir en un abrir y cerrar de ojos todo el mecanismo de cambio (bancos, sociedades por acciones, etc.), cuya elaboración le ha costado siglos al Occidente?

…La federación de las repúblicas rusas del Norte prueba que este aislamiento, que parece haber sido impuesto primitivamente por la vasta extensión del territorio, fue consolidado en gran parte por los destinos políticos de Rusia desde la invasión mongola. Hoy es un obstáculo muy fácil de eliminar. Habría simplemente que sustituir la vólost (Vólost: Subdistrito, unidad administrativa territorial mínima en la Rusia prerrevolucionaria), institución gubernamental, por una asamblea de campesinos apoderados elegidos por las comunidades, que servirían de órgano económico y administrativo defensor de sus intereses.

Una circunstancia muy favorable, desde el punto de vista histórico, para la conservación de la "comunidad agrícola" por vía de su ulterior desarrollo, consiste en que no sólo es contemporánea de la producción capitalista occidental y puede, por tanto, apropiarse los frutos sin sujetarse a su modus operandi, sino que ha sobrevivido a la época en que el sistema capitalista se hallaba aún intacto, que lo encuentra, al contrario, en Europa Occidental, lo mismo que en los Estados Unidos, en lucha tanto contra las masas trabajadoras como contra la ciencia y contra las mismas fuerzas productivas que engendra, en una palabra, lo encuentra en una crisis que terminará con la eliminación del mismo, con un retorno de las sociedades modernas a una forma superior de un tipo "arcaico" de la propiedad y de la producción colectivas.

…Pero, para que el trabajo colectivo pueda sustituir en la agricultura propiamente dicha el trabajo parcelario, fuente de apropiación privada, hacen falta dos cosas: la necesidad económica de tal transformación y las condiciones materiales para llevarla a cabo.

Cuanto a la necesidad económica, la "comunidad rural" la sentirá tan pronto como se vea colocada en condiciones normales, es decir, tan pronto como se le quite el peso que gravita sobre ella y tan pronto como reciba una extensión normal de tierra para el cultivo.

…Pero, ¿cómo conseguir los equipos, los fertilizantes, los métodos agronómicos, etc., todos los medios imprescindibles para el trabajo colectivo? Precisamente aquí resalta la gran superioridad de la "comunidad rural" rusa en comparación con las comunidades arcaicas del mismo tipo. Es la única que se ha conservado en Europa en gran escala, a escala nacional. Así se halla en un ambiente histórico en el que la producción capitalista contemporánea le ofrece todas las condiciones de trabajo colectivo. Tiene la posibilidad de incorporarse a los adelantos positivos logrados por el sistema capitalista sin pasar por sus Horcas Caudinas.

…La mejor prueba de que este desarrollo de la "comunidad rural" responde al rumbo histórico de nuestra época es la crisis fatal que experimenta la producción capitalista en los países europeos y americanos, en las que se ha desarrollado más, crisis que terminará con la eliminación del mismo, con el retorno de la sociedad moderna a una forma superior del tipo más arcaico: la producción y la apropiación colectivas.

…Y, a la vez que desangran y torturan la comunidad, esterilizan y agotan su tierra, los lacayos literarios de los "nuevos pilares de la sociedad" señalan irónicamente las heridas que le han causado a la comunidad, presentándolas como síntomas de la decrepitud espontánea de ésta. Aseveran que se muere de muerte natural y que sería un bien el abreviar su agonía. No se trata ya, por tanto, de un problema que hay que resolver; trátase simplemente de un enemigo al que hay que arrollar. Para salvar la comunidad rusa hace falta una revolución rusa. Por lo demás, el Gobierno ruso y los "nuevos pilares de la sociedad" hacen lo que pueden preparando las masas para semejante catástrofe. Si la revolución se produce en su tiempo oportuno, si concentra todas sus fuerzas para asegurar el libre desarrollo de la comunidad rural, ésta se erigirá pronto en elemento regenerador de la sociedad rusa y en elemento de superioridad sobre los países sojuzgados por el régimen capitalista." [114]

Así pues, al contrario de lo que dice Lenin en su libro "Quiénes son los 'amigos del pueblo' y cómo luchan contra los socialdemócratas", Marx sí entra en el fondo de la cuestión, aunque la posibilidad de "evitar las Hordas Caudinas del capitalismo" la plantea unida a unas características específicas de Rusia en el caso del "Proyecto de carta a V. I. Zasúlich", y en el caso del "Prefacio a la segunda edición rusa de 1892 del Manifiesto Comunista", unida a la posibilidad de "una revolución proletaria de Occidente" como "punto de partida para el desarrollo comunista". En todo caso, Marx plantea la posibilidad de obviar la etapa capitalista en Rusia, debido a unas características concretas que él considera en el desarrollo ruso, aunque en este caso, Lenin, en su crítica a los "amigos del pueblo" 12 años después de los escritos de Marx, demuestra que la etapa capitalista ya es una realidad incuestionable en Rusia, y que pretender negarla sólo conduce en realidad a impedir al proletariado asumir la dirección de la liberación del pueblo ruso.

Lenin a forma de conclusión sobre los socialistas utópicos dice: "no supieron entender el carácter progresista de ese nuevo régimen de vida en comparación con el antiguo régimen de servidumbre, no supieron comprender el papel revolucionario del proletariado engendrado por él, y se limitaron a "gruñir" contra ese régimen de "libertad" y de "humanismo", consideraron su carácter burgués como algo casual, esperaban que en el "régimen popular" debían manifestarse todavía otras relaciones sociales, no se sabe cuáles."

…¿Cómo es posible admitir la teoría económica de Marx, con su conclusión sobre el papel revolucionario del proletariado como organizador del comunismo a través del capitalismo, cuando en nuestro país se quiere buscar caminos que conduzcan al comunismo, al margen del capitalismo y el proletariado que él engendra? Es evidente que, en semejantes condiciones, llamar al obrero a la lucha por la libertad política equivaldrá a llamarlo a sacar las castañas del fuego para la burguesía avanzada."[115]

Las opiniones de Lenin y Marx, a pesar de sus diferencias reales en el caso ruso, ambas son una gran aportación contra el dogmatismo, en la medida que los dos demuestran que no existen recetas generales válidas para todos los países, y que en todo proceso revolucionario hay que partir del "análisis concreto de la realidad concreta", "de la realidad que tenemos ante los ojos", en palabras que solía decir Marx, sin pretender aplicar los procesos habidos en otros países ni dejarse llevar por la voluntad subjetiva de los idealistas. Ello, en sí mismo, en una desautorización completa a la política internacional de partidos como el KK, PCPE, PCOE, etc., que pretenden aplicar el proceso soviético a todos los países, amenazando con la grave advertencia de que los países socialistas que no sigan de la A la Z su estrecha mentalidad de burócratas, son considerados "imperialistas", "capitalistas" y demás histeria anticomunista, más propia de agitadores a sueldo del Pentágono que de marxistas leninistas.

Los comunistas, además de las palabras de Marx y de Lenin y sus análisis de los procesos históricos que ellos vivieron, a veces tan tergiversados conscientemente o por ignorancia, tienen la suerte de poder juzgar con perspectiva histórica en base a las experiencias posteriores a Marx y Lenin hasta el presente (y digo que a veces son tergiversados conscientemente porque el dogmatismo y su deriva colonialista de pretender marcar la hoja de ruta de los países socialistas, es una gran coartada para no asumir las propias responsabilidades).

La realidad es que la necesidad de pasar por la etapa capitalista de desarrollo se ha demostrado no como una realidad particular de una serie de países, sino una realidad universal de todos los procesos históricos habidos hasta el presente. Marx y Lenin no tenían esa perspectiva histórica por ser los pioneros en desbrozar y crear el proceso del socialismo científico, y de ahí que todas sus opiniones al respecto no pudieran expresarse con la rotundidad de los hechos empíricos.

La etapa capitalista obviamente no ha tenido las mismas características en todos los países. En España concretamente, el capitalismo no supuso un derrocamiento del feudalismo, sino un pacto entre las dos clases que aún perdura en determinadas regiones y que ha creado un híbrido dirigido por el capital monopolista de estado pero con reminiscencias terratenientes y absolutistas. De ahí que la herencia franquista y el relativo atraso industrial no hayan podido ser eliminados aún. En Francia y Alemania por el contrario la burguesía tomó el poder sin ataduras con la antigua clase feudal, lo cual ha posibilitado un desarrollo económico pujante. En EEUU, su creación como nación relativamente reciente, le posibilitó comenzar su desarrollo bajo el dominio de la burguesía creada a partir de colonos de países desarrollados y sus ataduras al feudalismo se limitaron a la herencia del comercio anglosajón de esclavos africanos, que en realidad fue la acumulación primitiva de capital europeo, la acumulación que había precedido y creado las condiciones financieras para la industrialización de Europa y de los propios EEUU. Marx decía que

"El descubrimiento de las comarcas auríferas y argentíferas en América, el exterminio, esclavización y soterramiento en las minas de la población aborigen, la conquista y saqueo de las Indias Orientales, la transformación de África en un coto reservado para la caza comercial de pieles-negras [esclavos negros], caracterizan los albores de la era de producción capitalista." [116]

Debido a la competitividad y conocimientos de los emigrantes anglosajones en EEUU, éste país tenía una base de partida mucho más favorable que los demás para el desarrollo capitalista sin la rémora de antiguas estructuras feudales ni de la fuerza de la costumbre creada por ellas, y ello fue una condición fundamental para su posterior formación como única superpotencia en la actualidad.

Al margen de los países capitalistas señalados, los países socialistas URSS, China, Viet Nam y Cuba intentaron, a partir de su liberación, hacer lo más breve posible su proceso hacia comunismo, mediante la socialización de los medios de producción, una vez erradicadas las estructuras semifeudales y de dependencia de los antiguos regímenes. La Rusia soviética tuvo que enfrentar la oposición principalmente del campesinado y de parte del proletariado a decisiones iniciales erróneas de una socialización precipitada, y que partían del convencimiento de que el proletariado europeo tomaría el poder. La guerra civil rusa de 1918-1921, aunque apoyada por las potencias occidentales, fue estimulada por dichos errores iniciales de los bolcheviques, que fueron rectificados en marzo de 1921 por el gobierno de Lenin, mediante la Nueva Política Económica (NEP). Ésta a su vez fue eliminada en 1928 por el gobierno de Stalin. La planificación central y la propiedad estatal llegaron al absurdo y una vez establecido por el gobierno de Kruschev "el estado de todo el pueblo" provocaron, especialmente a partir del gobierno de Brézhnev, el estancamiento, y finalmente, el auto derrumbe de la URSS.

China, a partir de 1952 llevó a cabo la socialización de la producción y dado la enorme distancia de desarrollo respecto a las potencias capitalistas, pretendió realizar el "avance precipitado" durante el Gran Salto Adelante que sólo consiguió retrasar el desarrollo de China varios años desde finales desde 1958 a 1962 en medio de grandes calamidades tanto naturales como debidas a graves errores políticos. Posteriormente 10 años, desde 1966 hasta 1976, la "Gran Revolución Cultural Proletaria" volvió a intentar nuevamente dar un salto hacia el comunismo, liquidando incluso las estructuras del partido, en guerra contra los supuestos "seguidores del camino capitalista". Después del final de la "revolución cultural", el PCCh llegó a la conclusión de que China lejos de estar en el comunismo, estaba en la "fase primaria del socialismo" y la política de reforma y apertura hizo jugar un importante papel a la propiedad privada capitalista.

Viet Nam, a partir del derrumbe de la URSS, estableció en su propia Constitución, junto a la propiedad estatal, la defensa de la propiedad privada capitalista junto a otras formas de propiedad:

"Artículo 15. El Estado desarrolla la economía mercantil multisectorial según el mecanismo del mercado con la gestión del Estado de acuerdo con las orientaciones socialistas. La estructura económica multisectorial con diversas formas organizativas de producción y operaciones comerciales se basa en el sistema de propiedad de todo el pueblo, propiedad colectiva y propiedad privada, valiéndose de fundamento la propiedad de todo el pueblo y la propiedad colectiva.

…Artículo 19: La economía estatal, consolidada y desarrollada sobre todo en las ramas y dominios claves desempeña el papel rector en la economía nacional.

…Artículo 20: La economía colectiva a expensas de los recursos financieros y físicos de los ciudadanos destinados a la cooperación de producción y operaciones comerciales es organizada bajo múltiples formas sobre la base de los principios de voluntad, democracia y beneficio mutuo.

…Artículo 21: La economía privada y la economía capitalista privada pueden seleccionar su forma de producción y comercialización y crear empresas sin limitación de envergadura operacional en las ramas y profesiones beneficiosas para la vida económica del país. La economía familiar es promovida para su desarrollo." [117]

Cuba, desde el comienzo de la revolución, a partir de abrazar el marxismo leninismo, desde lo abstracto más que desde su realidad concreta, estableció la socialización de los medios de producción y una dependencia fundamental respecto a la URSS. Cuando esta se derrumbó, quedó en una crisis que aún permanece. La propiedad privada capitalista se permite solo a los inversores extranjeros, especialmente del sector turístico, pero existe un abundante mercado negro donde va a parar, según el propio Fidel Castro, buena parte del petróleo que importa Cuba.

Hay un caso más desconocido que es el de Nepal. Durante 10 años la guerrilla del Partido Comunista de Nepal (maoísta) llevó una lucha armada para derrocar la monarquía feudal. Después de una situación en que las fuerzas enfrentadas estaban equilibradas, el PCN (maoísta) propuso un acuerdo nacional para terminar la guerra. Dicho acuerdo fue aceptado, fue instaurada la República Democrática y se iniciaron las conversaciones que dieron lugar a las primeras elecciones en las que participó dicho partido, consiguiendo la mayoría relativa. El PCN (maoísta) cuando protagonizaba la lucha armada realizó fuertes críticas al camino emprendido por Deng Xiaoping de reforma y apertura. Sin embargo, en la actualidad, los maoístas de Nepal son partidarios de un papel protagonista de los capitalistas nepaleses para erradicar los residuos del feudalismo. Recientemente, el 5 de octubre de 2012, el Primer Ministro de Nepal, que es el dirigente del Partido Comunista de Nepal (maoísta) Dr. Baburam Bhattarai, participó en un encuentro organizado por la Confederación de Cámaras de Comercio e Industria de Asia y el Pacífico (CACCI) en la que hizo un llamamiento a empresarios de todos los países de Asía-Pacífico a invertir en Nepal. Bhattarai dijo:

"el sector privado es el mejor catalizador para llevar a cabo la revolución económica… /…a través de asociaciones público-privadas, el gobierno trabajará conjuntamente en la consecución tanto de los objetivos de la economía como para maximizar los rendimientos.../…. Mi gobierno va a aceptar las sugerencias de cambio de política que hace el sector privado, y está seguro de que tendrá efectos positivos a largo plazo". [118]

Estas realidades tanto en los países capitalistas como en la inmensa mayoría de los países socialistas que parten del subdesarrollo (no he podido conseguir datos del desarrollo de la RPD de Corea), muestran que la etapa capitalista de desarrollo o bien está presente bajo su dominación de clase o bien está presente como complemento necesario para servir a la productividad y competitividad en los países socialistas que están en sus fases primarias de desarrollo.

La justificación de esa realidad universal hasta el presente parece que se debe a que las costumbres sociales, y con ellas la cultura de los pueblos nunca cambian a saltos, sino en un proceso natural de lento acomodo a las nuevas realidades sociales, en base siempre al sucesivo cambio que las condiciones materiales de las relaciones de producción. Dichas relaciones de producción si bien son las que determinan la superestructura, no pueden suponer un salto que obvie la competitividad del sistema capitalista. Hasta el capitalismo, todas las sociedades anteriores estuvieron marcadas por un lento proceso de desarrollo debido a la desidia y apatía creada en el pueblo por la dependencia absoluta hacia la supuesta voluntad divina omnipresente hacedora tanto del bien como del mal bajo la tierra. El capitalismo al derrocar la dominación feudal y con ella un poder absoluto ajeno a las personas, fue el primer sistema social que puso en manos del hombre su propio destino que la religión creada por él mismo le había arrebatado. Aunque ese destino fue secuestrado por una sola parte de ellos, una clase social minoritaria, el capitalismo en unos pocos siglos, consiguió un ritmo de desarrollo enormemente superior a todas las sociedades anteriores durante mucho más tiempo. Es ello lo que determina su inevitabilidad en algunas de sus formas, para superar la herencia y costumbres de dependencia del feudalismo, y estimular la creatividad y el desarrollo competitivo en las sociedades atrasadas.

Por ello, aunque una revolución mundial simultánea, conjuntamente con los países desarrollados, que era el objetivo primario de Marx y Lenin, hubiera podido y pueda en el futuro acelerar enormemente el proceso del cambio de la superestructura sobre la base del cambio de las relaciones de producción, la mente humana, para asumir la autorresponsabilidad social sin necesidad del poder coercitivo del aparato del estado, parece que ha de ser educada antes durante tiempo variable según el desarrollo de cada país, en el esfuerzo y el sacrificio de la competencia bajo las diferentes formas del derecho burgués y en la satisfacción espiritual que el beneficio material social de dicho esfuerzo y sacrificio genera bajo el socialismo. Ellas parecen ser premisas inevitables y anteriores a la construcción de la fase comunista de desarrollo.

La utilización por parte de los países socialistas en desarrollo en la actualidad de un sector de economía capitalista, dirigida por el estado socialista y bajo el control del Partido Comunista debiera comprenderse en base al deficiente punto de partida de dichas sociedades.

China es un país de 1.300 millones de personas, que posee más de una quinta parte de la población mundial y al comienzo de la Nueva China, poseía solo el 7% del terreno cultivable, ahora el 9% gracias a la transformación de la pendiente del terreno montañoso en bancales (terrazas escalonadas). Su punto de partida es un país semifeudal donde el feudalismo ha durado veinte siglos. Hasta el inicio de la reforma y apertura cientos de millones de chinos estaban en la pobreza extrema. En esas condiciones la utilización de la competitividad para eliminar los residuos feudales, fue considerada necesaria por el PCCh.

La historia ha demostrado que las etapas sociedad primitiva, esclavismo, feudalismo, capitalismo, socialismo, comunismo, no se pueden obviar y ello no depende de la voluntad subjetiva, sino que viene determinada por la propia naturaleza de la humanidad y los límites de su proceso para transformarse en cada época. Los hechos han demostrado reiteradamente que cuando no se ha tenido en cuenta este criterio, pretendiendo eludir las diferentes etapas, se ha fracasado. Es ello precisamente, uno de los factores que invalidan la ideología del anarquismo.

Pero el KKE equipara la utilización del sector privado capitalista como complemento para el desarrollo de países atrasados como China (y Viet Nam) con el estado capitalista de los países imperialistas. Ello no tiene en cuenta que la columna vertebral económica, política y militar está bajo el control del PCCh y que incluso el sector privado está bajo el control del PCCh y no puede operar sin su fiscalización. China es el único país donde la empresa de tiendas hegemónica estadounidense Wal-Mart está teniendo que aceptar sindicatos de la Federación China de Sindicatos (ACFTU por sus siglas en inglés), mientras en EE.UU. país de la "libertad" no pueden organizarse. De hecho muchas huelgas en empresas privadas son promovidas por las organizaciones locales de la ACFTU y el PCCh.

El KKE no comprende el papel completamente distinto que juega el capitalismo como motor en los países bajo la dirección del Partido Comunista que salen de feudalismo y en la que no está permitido que actúe como clase contra el estado socialista, del papel juega el capitalismo como estado imperialista. Como es sabido, Carlos Marx ya indicó el papel histórico progresivo que la burguesía debía cumplir en las naciones que salían del feudalismo, al objeto de preparar las condiciones materiales, las nuevas relaciones de producción, que posibilitaran la revolución socialista. Pero Marx no podía adivinar que decenas de años más tarde a su muerte un Partido Comunista, sin el apoyo del proletariado de los países europeos más avanzados, como él creía, se encontraría con la tarea de desarrollar la nueva China desde una situación semi feudal. Para justificar su análisis idealista, el KKE utiliza citas de Marx, pero ni Marx ni Lenin conocieron los procesos revolucionarios posteriores a ellos y por tanto menos podían juzgarlos. El análisis crítico del capitalismo no puede ser confundido con las tareas políticas concretas de cada etapa histórica para derrocarlo en cada país concreto.

Esa incomprensión lleva al KKE a considerar a todos los países como capitalistas con relación de interdependencia, obviando el carácter de clase de cada uno de ellos y las verdaderas condiciones concretas de su desarrollo histórico.

[97] http://www.cubainformacion.tv/index.php/economia/43222-entrevista-julio-a-diaz-vazquez-ies-aplicable-en-cuba-el-modelo-de-china-o-Viet Nam

[98] http://www.granma.cubaweb.cu/secciones/6to-congreso-pcc/artic-04.html

[99] Conferencia "Crisis financiera, reforma bancaria y el futuro del capitalismo" Jesús Huertas de Soto,

http://www.youtube.com/watch?v=SdmRSKP8CJU ,1:17:25 del Vídeo.

[100] Ídem, 1:16:30 del Vídeo.

[101] Ídem, 1:18:50 del Vídeo.

[102] Lenin, ¿Podrán los bolchevique retener el poder?, Obras Completas, tomo XXVII, pág. 221, Akal Editor, Madrid 1976.

[103] Proyecto de respuesta a la carta de Vera I. Zasúlich, 1881, Marx - Engels, Obras Escogidas en tres tomos (Editorial Progreso, Moscú, 1974), t. III.

[104] Prefacio a la segunda edición rusa de 1892 del Manifiesto Comunista, Marx - Engels, Editorial Progreso, 1982.

[105] Rússkoie Bogatstvo: "La riqueza rusa", revista mensual que se publicó desde 1876 hasta mediados de 1918. A partir de los comienzos de la década del 90 se convirtió en el órgano de los populistas liberales y fue redactado por S. Krivenko y N. Mijailovski. Postulaba una política de conciliación con el gobierno zarista al negarse a la lucha revolucionaria contra éste, combatía encarnizadamente el marxismo y hostigaba a los marxistas rusos, Nota del editor de Beijing.

[106] Quiénes son los 'amigos del pueblo' y cómo luchan contra los socialdemócratas, pág. 13, V.I. Lenin, Ediciones en Lenguas Extranjeras, Beijing, 1978.

[107] Quiénes son los 'amigos del pueblo' y cómo luchan contra los socialdemócratas, págs. 14-15-16, V.I. Lenin, Ediciones en Lenguas Extranjeras, Beijing, 1978]

[108] Ídem, pág. 30.

[109] Quiénes son los 'amigos del pueblo' y cómo luchan contra los socialdemócratas, pág. 30, V.I. Lenin, Ediciones en Lenguas Extranjeras, Beijing, 1978.

[110] Ídem, págs. 55-57.

[111] http://www.youtube.com/watch?v=LI_bSZ2xZbk

[112] Quiénes son los 'amigos del pueblo' y cómo luchan contra los socialdemócratas, págs. 70-91-114-118-121-136-141-148-158-159, Lenin, Ediciones en Lenguas Extranjeras, Beijing, 1978.

[113] Quiénes son los 'amigos del pueblo' y cómo luchan contra los socialdemócratas, págs. 183-184, V.I. Lenin, Ediciones en Lenguas Extranjeras, Beijing, 1978.

[114] Proyecto de respuesta a la carta de V. I. Zasúlich, 1881, Marx - Engels, Obras Escogidas en tres tomos (Editorial Progreso, Moscú, 1974), t. III.

[115] Quiénes son los 'amigos del pueblo' y cómo luchan contra los socialdemócratas, pág. 210-220, V.I. Lenin, Ediciones en Lenguas Extranjeras, Beijing, 1978].

[116] Karl Marx, Capítulo XXIV, La llamada acumulación originaria, apartado 6, Génesis del capitalista industrial, El Capital, Tomo I, Siglo XXI Editores.

[117] http://www.viajeuniversal.com/Viet Nam/principal/constitucion.htm

[118] http://www.nepalnews.com/home/index.php/business-a-economy/21920-pm-bhattarai-says-private-sector-is-best-catalyst-to-bring-about-economic-revolution.html

______________________________