www.socialismocientifico.com


XII. De la alianza al enfrentamiento chino-soviético


La alianza entre China y URSS se fortaleció después de la muerte de Stalin en los dos años siguientes, 1.954 y 1.955. En 1954, la URSS prestó 520 millones de rublos, apoyo tecnológico para iniciar a 156 proyectos industriales de China [157]. En 1955, URSS cedió a China tecnología nuclear para uso civil. [158] En la formación del Pacto de Varsovia, establecimiento de relaciones diplomáticas con Alemania occidental, firma del tratado de paz con Austria y la mejora de relaciones con Yugoslavia, China brindó a la URSS firme apoyo [159].

Antes de la Conferencia de Ginebra de 1954 Chu Enlai visitó Moscú en dos ocasiones para coordinar idénticas posturas acerca de todos los temas especialmente la situación en Corea y la guerra en Indochina [160]. En el transcurso de la Conferencia de Ginebra sobre Indochina, la unidad y los contactos de chinos y soviéticos fue diaria.

Cuando los comunistas de Viet Nam dudaron en aceptar la división provisional de su país en torno al paralelo 17, tanto la delegación soviética como la china convencieron a los vietnamitas de que ello era la mejor solución favorable en aquellos momentos tanto a la revolución en Viet Nam como para la paz mundial. Dicha unidad entre las delegaciones dirigidas por Chu Enlai y Viacheslav Molotov posibilitó el éxito de dichas conversaciones, la consolidación del poder de los comunistas en el norte de Viet Nam y su influencia política en el sur y la aprobación internacional de la desaparición de Francia como potencia colonial en Indochina [161].

El gobierno de Chiang Kaishek y la URSS firmaron el "Tratado Chino-Soviético de Amistad y Ayuda Mutua" por el que Chiang reconocía la independencia de Mongolia Exterior, la ocupación militar soviética de Lushun (Port Arthur) y los privilegios soviéticos relacionados con las vías férreas chinas de Chiangchun. A cambio, la Unión Soviética aceptaba respetar la posición de Chiang como dirigente del gobierno legal chino y reconocía que las tropas de Chiang tenían derecho a apoderarse de los territorios perdidos por China, en especial en el noreste [162]. El 14 de agosto 1945, se firmó el tratado entre la China de Chiang Kaishek y la URSS.

El 16 de Diciembre de 1949, dos meses y medio después de la instauración en Beijing de la República Popular China dirigida por el PCCh, durante la primera reunión entre Mao y Stalin, éste indicó a Mao, subrayándolo, que abolir el tratado firmado en 1945 entre la URSS y el Kuomintang de Chiang Kaishek no contribuiría a los intereses de Moscú ni a los de Beijing. Ello creó una situación de desconfianza entre ambos dirigentes, que solo fue superada al cabo de tres semanas en que Stalin y los dirigentes soviéticos cedieron y aceptaron la firma de un nuevo tratado chino soviético que no se llevó a cabo hasta el 14 de febrero de 1950 [163].

Sin embargo China tuvo que aceptar que la URSS mantuviera sus privilegios en el noreste de China y en Xinjiang a cambio de aumentar el apoyo soviético material para la construcción de defensas aéreas en China [164] China compró durante la prolongada visita de Mao a la URSS, 586 aviones, de ellos 280 cazas, 198 bombarderos y 108 cargueros. Además entre febrero y marzo una división soviética mixta de defensa aérea soviética asumió la responsabilidad de defensa en las zonas de Shanghái, Nanjing y Xuzhou llegando a derribar entre el 13 de marzo y el 11 de mayo cinco aviones del Kuomintang [165].

El compromiso entre Chiang y Stalin socavó el optimismo que había dominado el pensamiento estratégico de los dirigentes del PCCh, un optimismo que disminuyo aun más cuando Stalin presiono directamente a los comunistas chinos, instándoles a que negociasen con Chiang. Los días 20 y 22 de agosto de 1.945, Stalin envió dos telegramas urgentes a los dirigentes del PCCh, advirtiéndoles de que, tras la rendición de Japón, el PCCh debía entablar un debate con el Kuomintang sobre la restauración de la paz y la reconstrucción del país. "Si estallara una guerra civil", avisaba Stalin, "la nación china se enfrentaría a su autodestrucción" [166].

En el Politburó del día 23 de agosto de 1.945, Mao justificó la actitud de la URSS: "Obligada por la necesidad de mantener la paz internacional, así como por el tratado chino-soviético, la Unión Soviética no se encuentra en una situación que le permita actuar libremente en nuestro apoyo" [167]

Ello no impidió que el PCCh llevara a cabo durante los 3 años siguientes la guerra de liberación hasta tomar el poder.

En la Conferencia de Yalta, Stalin obtuvo de Roosevelt la promesa de que se devolvería a la Unión Soviética la totalidad de sus antiguos derechos, unos derechos que había perdido ante Japón durante la guerra ruso-japonesa de 1904, incluyendo los que tenía en Manchuria. A cambio, Stalin se avenía a sumarse a la guerra de Asia transcurridos entre dos y tres meses de la derrota de Alemania. Como parte de los compromisos de Yalta, Stalin también prometió a Roosevelt que no intervendría en el conflicto interno chino. [168]

En julio de 1.960, en plena situación de hambruna en China como consecuencia del Gran Salto Adelante y de las calamidades naturales, la URSS decidió reducir de forma drástica la ayuda y contratos material y militar a China y repatriar a los expertos soviéticos. Los técnicos soviéticos, por ejemplo, eran pagados en dólares USA. Ello significó un fuerte golpe a la economía china y a múltiples construcciones que fueron paralizadas [169]. A pesar de ello, China pagó toda la deuda de la aportación soviética y lo hizo pagándolos a precios de mercado mundial.

Otros motivos de enfrentamientos fueron la decisión de la URSS de no compartir los secretos nucleares con China, suprimiendo unilateralmente en junio de 1959 el acuerdo de dos años anteriores [170], y en 1963, la aparente equidistancia de la URSS en el conflicto territorial chino-indio que no impido que la URSS entregara entonces sus más modernos aviones Mig al gobierno indio, que actuó contra China bajo la evidente instigación de los Estados Unidos. Jen Min Jih Pao, diario del PCCh, no esconde lo que esto significa: "Asistimos, ni más ni menos, a una alianza americano-soviética contra China" [171].

Los chinos no estaban equivocados. A partir de ahí, se desencadenan agresiones de todo tipo. La URSS llega a invocar el "peligro amarillo", para lanzar las potencias occidentales contra China. B.G. Gafurov, representante del PCUS en una Conferencia Anticolonialista de Argel, no vaciló en emprender contra China los peores argumentos racistas: "¿Los franceses comprenden que los chinos quieren unirse a razas negras y amarillas contra los europeos, contra los blancos de todos los países?".

La propaganda de la URSS contra China llegó a niveles delirantes. [172]

En diciembre de1978, Viet Nam, espoleada por la URSS, invadió Camboya con 150.000 soldados para intentar jugar el papel de superpotencia regional, con el pretexto de las "matanzas" originadas por el gobierno camboyano "contra su pueblo", argumento clásico de todas las intervenciones imperialistas, que repetían sin cesar y aún repiten los medios de propaganda del imperialismo occidental "humanitario", como causa de dicha invasión. Viet Nam instauró en Camboya un gobierno títere, mientras forzaba el aumento del éxodo de la minoría china en Viet Nam y aumentaban los enfrentamientos militares en la frontera chino-vietnamita, según los chinos, provocados por bombardeos desde territorio vietnamita.

En esas circunstancias, unos meses después, del 17 de febrero al 5 de marzo de 1979, los soldados chinos cruzaron la frontera de Viet Nam para dar "una lección a la arrogancia al gobierno de Viet Nam". Posteriormente, las tropas vietnamitas, coincidiendo con las convulsiones que liquidaron el "campo socialista" aliado de Viet Nam, tendrían que retirarse de Camboya en 1989. En noviembre de 1991, ante la desintegración de su mayor tutor, la URSS, que se haría oficial el 25 de diciembre de ese año al ser arriada del Kremlin la bandera soviética, el recién elegido Secretario General del Partido de los Trabajadores de Viet Nam, Do Muoi y el primer ministro Vo Van Kiet, iniciaron una visita a la República Popular China, reanudando los contactos al más alto nivel entre China y Viet Nam [173].

Teniendo en cuenta todos esos antecedentes, es lógico que China no pudiera aceptar de forma complaciente la invasión soviética de Afganistán iniciada el mismo año, 1979, en que tuvo lugar el enfrentamiento de China con Viet Nam. Otra cosa es la credibilidad que pueda tener el hecho de que el KKE divulgue informaciones de los organismos estadounidenses sobre una supuesta actividad militar de China en Afganistán, nunca reconocida por China, donde la URSS había colocado un gobierno títere, que el KKE lo califica de "Poder Popular Revolucionario".

Igualmente falso es que, según el KKE, China impidiera el transporte por su territorio de las mercancías militares en Viet Nam. Como expongo más adelante, a partir del inicio de la "revolución cultural" en China las relaciones con Viet Nam comenzaron a deteriorarse.

Influyeron diversos factores, como el cambio de actitud de la URSS, cuya ayuda a Viet Nam en su guerra por su independencia contra EEUU comenzó a aumentar de manera constante, cuando hasta entonces China había sido su principal sostén. Otro factor fue que en febrero y marzo de 1966, una delegación del Partido Comunista Japonés, dirigida por su secretario general, visitó Viet Nam y China para proponer la constitución de un "frente antiimperialista internacional unido" que incluyera tanto China como la URSS. El gobierno vietnamita lo aceptó y la delegación del PCCh encabezada por Liu Shaochi y Deng Xiaoping también, sin embargo Mao Zedong, que no había asistido a la reunión, lo bloqueó desautorizando a sus camaradas e insistiendo en que la URSS se había convertido en el más peligroso enemigo de los pueblos del mundo y exigiendo la constitución de "un frente antimperialista y anti revisionista internacional unido" [174].

Poco después, un carguero chino de material de guerra fue gravemente dañado por un bombardeo estadounidense, en el puerto vietnamita de Hai Phong, al dar los vietnamitas prioridad de descarga a un carguero soviético que venía detrás [175].

La URSS propuso a China la creación de una red conjunta de transporte en territorio chino para transportar la ayuda a Viet Nam. Chu Enlai manifestó a Le Duan, secretario general del Partido de los Trabajadores de Viet Nam, que China ayudaría a suministrar los materiales soviéticos a Viet Nam, pero asumiendo China, en su territorio, el total control de las operaciones de transporte. Ello molestó sobremanera a los vietnamitas y dio pábulo a la propaganda falsa de la URSS y Viet Nam de que "China impedía la distribución de la ayuda de los países socialistas a Viet Nam". Según fuentes oficiales chinas, China ayudó a trasladar a Viet Nam durante la guerra, por su territorio, 5.750 vagones de ferrocarril procedentes de otros países socialistas, incluida la URSS, sin contar los traslados que realizó de la propia ayuda china [176].

Ello demuestra la falsedad de las acusaciones del KKE, e incluso reconociendo los errores de sectarismo cometidos por el PCCh en aquella época, se debiera reconocer la actitud diferenciada de Liu Shaochi y Deng Xiaoping en aquel caso, y no hacer extensiva la descalificación de China a la actualidad.

Sobre el tema de Angola, en el que el KKE da textualmente crédito a informes de la CIA, y donde los cubanos intervinieron siguiendo las directrices de la URSS, China siempre ha mantenido la posición de que antes de la independencia, apoyaron a los tres movimientos de liberación, y que el intervencionismo de la URSS apoyando a uno solo de los movimientos (el MPLA) originó la escisión y el enfrentamiento de la guerra civil, en la que China no participó militarmente, hecho que sí hizo la URSS a través de los cubanos. En todo caso, la realidad hoy es que el MPLA de Angola y China son estrechos aliados y Angola el más importante exportador de petróleo a China. Ello supera el pasado sea cual fuere y no debiera ser ocultado por señores que se proclaman veraces comunistas, lo cual descalifica, en este tema también, el odio visceral contra China por parte de los dogmáticos reformistas.


[157] Xue Mouhong y otros, "Dangdai zhongguo wayjiao", págs. 26-27-28.

[158] Li Jue y otros, Dangdai zhongguo he gonye -La industria nuclear china contemporánea-, Beijing, Zhongguo shehui kexue 1987, pág. 20, Citados por Chen Jian en 'La China de Mao y la guerra fría'.

[159] Pei Jianzhang, Zhonghua renmin gongheguo waijiao shi, 1, páps. 35-37.

[160] Shi Zhe, "Zai lishi juren shenbian", pág. 482-486; Li lianquing, "Da waijiaojia Zhou Enlai: Shezhan rineiwa" El gran diplomático Chu Enlai. Las discusiones de Ginebra, Hong Kong, Tiandi tushu, 1994, págs. 13-3, citado por Chen Jian en 'La China de Mao y la guerra fría'.

[161] Zhai Qiang, "China and the Geneve Conference of 1954 China Quarterly, nº 129, marzo 1992; Chen Jian, "China and the First Indochina War", ibid., nº 133, marzo 1993, págs 106-110.

[162] Westad, Could War and Revolution, págs. 48-56, Citado por Chen Jian en 'La China de Mao y la guerra fría'.

[163] Telegrama enviado por Mao Zedong a Liu Shaochi el 18 de Diciembre de 1949, CCFP Chinese Communist Foreing Policy and the Cold War in Asia: New Documentary Evidence, 1944-1950, Zhang Shuguang y Chen Jian, 128; "Conversation between Stalin and Mao", Moscú, December 16, 1949, CWIHPB, nº 6-7, págs.. 5-7; Telegramas enviado por Mao Zedong al Comité Central del PCCh los días 2, 3 y 5 de enero de 1950, CCFP Chinese Communist Foreing Policy and the Cold War in Asia: New Documentary Evidence, 1944-1950, Zhang Shuguang y Chen Jian, págs. 131-134.

[164] Telegrama enviado por Chu Enlai a Liu Shaochi y al Politburó del PCCh el 8 de febrero de 1950" en Jin Chongji, "Zhou Enlai zhuan, 1949-1976, Beijing, Zhongyang wenxian, 1998, 1, págs. 35-39.

[165] DZJJG, Dangdai Zhongguo jundui de jusi gonzuo -Los asuntos militares del ejército contemporáneo chino- Beijing de Han Huaizhi y otros, volumen 2, pág.161; Wang Dinglie, Dangdai Zhongguo kongjun -Las fuerzas aéreas chinas contemporáneas- Beijing, págs., 78, 79, 110.

[166] Shi Zhe, Zai lishi juren shenbian: Shi Zhe huiyilu -Vivir junto a gigantes históricos. Memorias de Shi Zhe - Edición revisada, Beijing, Zong-gong zhongyang dangxiao, 1998, págs. 274-275. Shi Zhe era intérprete de ruso de Mao, Citado por Chen Jian en 'La China de Mao y la guerra fría'.

[167] Actas del discurso pronunciado por Mao Zedong en la reunión del Politburó del PCCh del 23 de agosto 1945, Instrucción de la Comisión Militar Central del PCCH, "Sobre los cambios de nuestra política estratégica", págs. 30-32.

[168] Westad, Cold War and Revolution, capitulo 1 , Citado por Chen Jian en 'La China de Mao y la guerra fría'.

[169] Xue Mouhong y otros, "Dangdai zhongguo waijiao, págs. 116-119.

[170] JMZW, Manuscritos de Mao Zedong desde la fundación de la República Popular China, Volúmen 10, págs. 189-190, Beijing; Cong Jin, Ouzhe fazhan de suiyue, págs. 576-577-579, Citado por Chen Jian en 'La China de Mao y la guerra fría'.

[171] Jen Min Jih Pao 12 de agosto de 1963].

[172] http://www.rodolfowalsh.org/spip.php?article1515].

[173] http://www.stosunkimiedzynarodowe.info/kraj,Chiny,stosunki_dwustronne,Wietnam

[174] Masaru Kojima, La grabación de las conversaciones entre el Partido Comunista de Japón y el Partido Comunista de China: de cómo Mao Zedong descartó el comunicado conjunto, Comité Central del Partido Comunista de Japón, 1980.

[175] Wang Xiangen, Kangmei yanyue shilu, pag. 255-256.

[176] Wang Xiangen, Kangmei yanyue shilu, pág. 226; Directrices para refutar que China impidió el apoyo soviético a Viet Nam, Ministerio de Asuntos Exteriores de China, 1 de abril 1965, 77-11-7, Archivos provinciales de Jilin, pág. 36-39.