www.socialismocientifico.com



XIII. Dos versiones de las relaciones internacionales

Dice el KKE:

"Actualmente, en China se desarrollan y predominan las relaciones capitalistas de producción, participa en organizaciones imperialistas como la Organización Mundial del Comercio y se ha integrado en el sistema imperialista. Su postura en asuntos internacionales no se diferencia de la postura de las potencias imperialistas. Su oposición en contra de los EE.UU. tiene que ver con asuntos del "reparto del botín", mientras ente ellos hay "concordancia" en cuanto a los derechos de los trabajadores que se recorten por el "bien" de la economía del mercado y a expensas de estados que sus actividades afectan algún "monopolio" de las potencias imperialistas dirigentes.

Un tal ejemplo es la postura de China hacia el programa nuclear de Irán. Se sabe que China desarrolla una cooperación económica estrecha con Irán que constituye su principal proveedor de petróleo. A pesar de esta cooperación, China, igual que Rusia, se alinearon en septiembre de 2010 con los EE.UU., Francia, Alemania y Gran Bretaña ["el Grupo de los Seis"] sobre el asunto del programa nuclear de Irán pidiendo del último que retrocediese y aceptase los términos del Consejo de Seguridad de la ONU sobre su programa nuclear. Poco antes, el julio del mismo año, China había acordado en el Consejo de Seguridad de la ONU la imposición de nuevas sanciones a expensas de este país.

Un segundo ejemplo es la postura de China en la cuestión de Kosovo. Aunque China por ahora no ha reconocido oficialmente el Kosovo, igual que otras potencias imperialistas, cabe señalar que con su presencia en el Consejo de Seguridad de la ONU no fue firme y decisivamente en contra del ataque de la OTAN en los Balcanes. Por otro lado, en la cuestión de misión de fuerza pacificadora con el papel decisivo de la OTAN [la llamada KFOR], China abstuvo mientras a continuación participó en la ocupación de la OTAN con fuerza policial.

Un tercer ejemplo es la visita del primer ministro de China, Wen Jiabao, en Grecia en octubre de 2010. Cuando habló en el Parlamento griego, el primer ministro chino dijo que China respalda un euro estable "porque tenemos la convicción que una Europa unificada y poderosa puede tener un papel insustituible en el desarrollo del mundo" y agregó que siente "alegría al ver Grecia salir de la sombra de la deuda externa, reduciendo el déficit y dando una perspectiva de desarrollo económico". En estas dos frases el primer ministro de China y miembro permanente del Politburó del Comité Central del Partido Comunista de China consiguió incluir por una parte el apoyo del liderazgo de su país hacia el centro imperialista de la UE y por otra parte apoyar al gobierno socialdemócrata del PASOK, que en nombre de la reducción del déficit implementa un duro programa antipopular de medidas que reducen el valor de la fuerza de trabajo en Grecia" [177].

China está interesada en una situación mundial estable y pacífica para hacer posible su desarrollo y ha decidido no destacarse como país líder de otros países ni atacante de las potencias capitalistas e imperialistas. Ello es una necesidad nacional expresada desde hace 35 años por Deng Xiaoping, debido a las experiencias obtenidas por China desde su fundación.

Es conocido por todo el mundo que en los años anteriores a la toma del poder y hasta el inicio del llamado "Gran Salto Adelante" en 1958, Mao Zedong era consciente de que el papel de la burguesía nacional bajo la dirección de la Dictadura Democrático Popular y el Partido Comunista de China era de todo punto necesario para desarrollar las muy atrasadas fuerzas productivas del país y como aliados ante el imperialismo japonés primero y en la construcción de la Nueva China después.

En su libro "Sobre el tratamiento de las contradicciones en el seno del pueblo" de 1957, Mao explicaba así el papel de la burguesía nacional en China:

"Existen ante nosotros dos tipos de contradicciones sociales: contradicciones entre nosotros y el enemigo y contradicciones en el seno del pueblo. Estos dos tipos de contradicciones son de naturaleza completamente distinta.

Para comprender correctamente estos dos tipos diferentes de contradicciones, se hace necesario, ante todo, precisar qué se entiende por "pueblo" y que por "enemigo". El concepto de "pueblo" tiene diferente contenido en diversos países y en distintos períodos de la historia de cada país. Tomemos, por ejemplo, el caso de China. Durante la Guerra de Resistencia contra el Japón, el pueblo lo integraban todas las clases, capas y grupos sociales que se oponían a la agresión japonesa, mientras que los imperialistas japoneses, los colaboracionistas chinos y los elementos pro japoneses eran todos enemigos del pueblo. En el período de la Guerra de Liberación, los enemigos del pueblo eran los imperialistas norteamericanos y sus lacayos -- la burguesía burocrática y la clase terrateniente, así como los reaccionarios del Kuomintang que representaban a estas clases --; el pueblo lo constituían todas las clases, capas y grupos sociales que luchaban contra estos enemigos. En la etapa actual, período de edificación del socialismo, integran el pueblo todas las clases, capas y grupos sociales que aprueban y apoyan la causa de la construcción socialista y participan en ella, mientras que son enemigos del pueblo todas las fuerzas y grupos sociales que oponen resistencia a la revolución socialista y se muestran hostiles a la construcción socialista o la sabotean.

Las contradicciones entre nosotros y el enemigo son antagónicas. En cuanto a las contradicciones en el seno del pueblo, las que existen dentro de las masas trabajadoras no son antagónicas, mientras que las existentes entre la clase explotada y la explotadora tienen, además del aspecto antagónico, otro no antagónico. Las contradicciones en el seno del pueblo no datan de hoy, pero tienen distinto contenido en los diferentes períodos de la revolución y el período de la construcción socialista. En las condiciones actuales de nuestro país, esas contradicciones comprenden: las contradicciones dentro de la clase obrera, dentro del campesinado y dentro de la intelectualidad; las contradicciones entre la clase obrera y el campesinado; las contradicciones entre los obreros y campesinos, por una parte, y los intelectuales, por la otra; las contradicciones entre la clase obrera y los demás trabajadores, de un lado, y la burguesía nacional, del otro; las contradicciones dentro de la burguesía nacional, etc. Nuestro gobierno popular es un gobierno que representa realmente los intereses del pueblo y que está al servicio de éste. Sin embargo, entre el gobierno y las masas populares también existen ciertas contradicciones. Estas incluyen las contradicciones entre los intereses del sector estatal, los intereses del sector colectivo y los intereses individuales, entre la democracia y el centralismo, entre dirigentes y dirigidos y entre las masas y ciertos trabajadores gubernamentales con estilo burocrático. Todas éstas también son contradicciones en el seno del pueblo. Hablando en términos generales, las contradicciones en el seno del pueblo son contradicciones que se dan sobre la base de la identidad fundamental de los intereses de éste.

En nuestro país, la contradicción entre la clase obrera y la burguesía nacional es parte de las contradicciones en el seno del pueblo. La lucha de clases entre la clase obrera y la burguesía nacional es, en general, una lucha de clases en las filas del pueblo, porque la burguesía nacional de China tiene doble carácter. En el período de la revolución democrático-burguesa, ella tenía en su carácter tanto un lado revolucionario como otro conciliador. En el período de la revolución socialista, al tiempo que explota a la clase obrera obteniendo ganancias, apoya la Constitución y se muestra dispuesta a aceptar la transformación socialista. La burguesía nacional difiere del imperialismo, la clase terrateniente y la burguesía burocrática. La contradicción entre la clase obrera y la burguesía nacional, que es una contradicción entre explotados y explotadores, es, de suyo, antagónica. Sin embargo, en las condiciones concretas de China, esta contradicción antagónica entre las dos clases, si la tratamos apropiadamente, puede transformarse en no antagónica y ser resuelta por medios pacíficos. Pero la contradicción entre la clase obrera y la burguesía nacional se convertirá en una contradicción entre nosotros y el enemigo si no la tratamos como es debido, es decir, si no aplicamos la política de unidad, crítica y educación respecto a la burguesía nacional, o si ella no acepta esta política nuestra [178].

… En el dominio de la transformación del sistema social de nuestro país, en 1956 culminó, además de la cooperativización de la agricultura y de la artesanía, la conversión de las empresas industriales y comerciales privadas en empresas mixtas estatal-privadas. La rápida y feliz realización de esta tarea está estrechamente vinculada al hecho de que tratamos la contradicción entre la clase obrera y la burguesía nacional como una contradicción en el seno del pueblo. ¿Ha sido resuelta por completo dicha contradicción de clases? No. Para esto se requiere todavía un tiempo considerable. [179]

… Algunos sostienen que la burguesía china ya no tiene un carácter doble, sino único. ¿Es así en realidad No, no es así. Por un lado, los elementos burgueses se han convertido en miembros del personal administrativo de las empresas mixtas estatal-privadas y se están transformando de explotadores en trabajadores, que viven de su propio trabajo. Pero, por otro lado, siguen recibiendo de las empresas mixtas un dividendo fijo, es decir, no han cortado aún las raíces que los unen a la explotación. Ellos aún se encuentran muy lejos de la clase obrera en cuanto a ideología, sentimientos y manera de vivir. [180]

Es decir, en 1957, la realidad de China indicaba que la burguesía nacional, con las lógicas contradicciones secundarias, jugaba un papel positivo en el seno del pueblo en la medida que aceptaba la construcción socialista y la Constitución de la Nueva China. Además, jugaba un papel importante en el desarrollo de las fuerzas productivas y en la transformación de las empresas privadas en empresas estatal-privadas, donde ocupaban puestos administrativos y seguían cobrando de dichas empresas mixtas un dividendo fijo.

Que la burguesía nacional en China tuviera un papel importante que jugar en 1957, demuestra el grado de atraso de la sociedad china y la gran influencia del feudalismo aún en ella. Por cierto, que del conocimiento superficial de esa realidad partía la desconfianza inicial de la URSS respecto al PCCh y la teoría acerca del carácter exclusivamente "nacionalista" de la revolución china, atribuida durante la guerra fría por el Gobierno de Brézhnev. Sin embargo, el "Gran Salto Adelante" y la "Gran Revolución Cultural Proletaria" transformaron la antigua alianza de clases en el seno de la Dictadura Democrático Popular y ello significó consolidar el retraso de China respecto a los países desarrollados.

Además hubo un factor más, también esencial para que Den g Xiaoping en 1977 iniciara una rectificación esencial del centro de gravedad de la actividad política y económica de China: la valoración de la actividad internacional de China como freno para el desarrollo del país.

En 1.949, pocos meses antes de tomar el poder el PCCh, China se implicaba en la primera guerra de Indochina. Liu Shaochi, en representación del PCCh, en una reunión con Stalin y otros dirigentes soviéticos acordaron que la responsabilidad primera de apoyar a los vietnamitas correspondía al PCCh. Posteriormente, el 24 de diciembre de 1.949, durante una reunión en Moscú entre Mao Zedong y Stalin, éstos confirmaron dicho acuerdo [181].

En octubre de 1949 Ly Ban y Nguyen Duc Thuy en nombre del Partido Comunista de Indochina, entregaron en Beijing una carta de Ho Chi Minh en el que éste pedía ayuda al PCCh en cualquiera de sus formas en su lucha contra los imperialistas franceses [182].

Un año después de tomar el poder, en diciembre de 1950, China se implicaba en la guerra de Corea. Cuando aún no habían podido estabilizar la destrozada economía nacional, después de siglos de padecer múltiples invasiones, tráfico de opio por parte de los imperialistas ingleses para enfermar a la población y apropiarse de los puertos chinos, calamidades naturales inimaginables en occidente, con una población con esperanza de vida de 35 años, China se embarcaba en la guerra de Corea, ante la petición de ayuda de Kim Il Sung que pretendía unificar Corea por medios militares y aceptando nuevamente la opinión de Stalin de que China jugase el protagonismo principal.

En 1958, una vez terminada la Primera Guerra de Indochina y la de Corea, China se implicaba en un enfrentamiento armado con Taiwan, cañoneando las Islas de Kinmen (Quemoy) al mismo tiempo que lanzaba el Gran Salto Adelante causante de grandes calamidades.

En realidad, durante los primeros 27 años de la Nueva China, desde 1949 hasta 1976, sólo hubo dos cortos períodos centrados en la construcción económica, desde 1952 hasta 1957, y desde 1962 hasta 1966, en total unos 10 años.

Deng Xiaoping sintetizó tales experiencias, para concluir que en las condiciones de una China que cada vez se retrasaba más respecto a los países capitalistas e imperialistas, si no se quería destruir a China, era perentorio centrar la actividad en el desarrollo económico, desechando las principales experiencias negativas:

1) El aventurerismo del Gran Salto Adelante que pretendía alcanzar la producción de acero de Inglaterra en 10 o 15 años, para lo cual convirtió los poblados y aldeas en hornos caseros donde se fundía toda clase de metales sin distinción ni rigor científico, creando un acero que en gran parte tuvo que ser desechado; la creación de enormes comunas en el campo de escasa productividad debido a la distribución mediante el igualitarismo de pretender "comer de una olla común" y el burocratismo.

2) La anarquía de la "Gran Revolución Cultural Proletaria" que centraba la actividad en una permanente "lucha de clases" de "comités revolucionarios" al margen y en contra del Partido para imponer sucesivas revoluciones contra supuestos "elementos revisionistas seguidores del camino capitalista". Una revolución, bajo el punto de vista del socialismo científico, es una toma del poder de una clase contra otra clase. Múltiples revoluciones son múltiples y sucesivas tomas del poder de una revolución que después debe ser abandonado por la siguiente y "y muchas más en el futuro". Es decir, tal cosa no podía significar otra cosa que la anarquía y el colapso del país.

3) Las intervenciones militares, además, desde una posición de debilidad, como medio para aplicar el internacionalismo proletario, que supondrían retrasar el desarrollo del país debido al inevitable enfrentamiento directo con los países capitalistas e impediría la necesaria colaboración comercial y de inversión a nivel internacional para aprender de los avances científicos, técnicos y de gestión de dichos países, y para crear un ambiente internacional de paz y estabilidad para la sociedad china que entonces suponía casi la cuarta parte de la humanidad.

Consecuente con el materialismo dialéctico de partir del proceso natural de la historia para transformarla y desechar el idealismo pequeñoburgués de tomar decisiones sin tener en cuenta la realidad objetiva concreta, China ha sido consecuente con tales enseñanzas que el PCCh ha sido capaz de sintetizar.

Con respecto a Irán, China mantiene una política de colaboración en todos los terrenos. Es más, el papel de China y Rusia en las sanciones a Irán consiste en mitigar las propuestas de Occidente. Pero al igual que en el caso de la RPD de Corea, China no se deja arrastrar por la política de otro país, porque la responsabilidad de deberse a 1.300 millones de personas es literalmente la mayor responsabilidad del mundo. En la medida que Irán realiza llamamientos o amenazas a la "destrucción de Israel", o la RPD de Corea de "destrucción implacable de los títeres" de Corea del Sur, mientras cuenta con el paraguas de China, ésta no se hace responsable de todo lo hecho por otros países ni veta, como hacía la URSS, todo lo que deseen otros países. Erigirse en líder mundial y salvador de otros países, no corresponde ni a la realidad mundial, ni a educar a los pueblos mediante su propia lucha, y Deng Xiaoping ya se pronunció desde el inicio de la reforma contra tal política de liderazgo quijotesca.

En cuanto al tema de Kosovo, la realidad es que China se ha manifestado hasta ahora contra la proclamación de independencia de Kosovo, apoyando la integridad territorial de Serbia. Durante los bombardeos de la OTAN contra Belgrado, fue destruida la embajada china muriendo en dicho ataque varias personas. Tal hecho fue una verdadera provocación por parte de EEUU y su lacayo, el secretario general de la OTAN entonces, Javier Solana, miembro del "socialdemócrata" PSOE, como le llama el KKE a los monopolistas imperialistas. A pesar de la declaración de la OTAN de ser un "accidente", aquel ataque fue fruto de un buen conocimiento por parte de los servicios de espionaje estadounidenses de la correlación de fuerzas militares, económicas y sociales entre EEUU y China en aquellos momentos, con la intención de conseguir que China respondiera a la agresión de EEUU para justificar un ataque armado y un cerco militar, económico y político de gran envergadura de los países de la OTAN, extendiendo aquella guerra contra China.

China no entró en tal provocación como tampoco lo hizo en la muerte del piloto chino debido a una maniobra provocadora de aviones espías de EEUU que fueron obligados a aterrizar en territorio chino. En la consideración del KKE de que, debido a su actitud respecto a Kosovo, China no cumplió con su deber con Serbia, subyace la idea que lleva a considerar que tampoco cumplió con su propio pueblo al no responder militarmente a la agresión a su embajada. Pero un Partido Comunista en el poder debe saber cuándo y cómo puede responder a una agresión parcial y cuando no debe hacerlo, no entrando en una provocación montada para paralizar el desarrollo del país y provocarle grandes calamidades. Recientemente, el nuevo secretario general del PCCh, Xi Jinping, ha manifestado la necesidad de superar el atraso como única forma de evitar los ataques:

"Xi exhortó a los miembros del Partido a tener presente de manera firme que quedarse atrás hace que uno se vuelva vulnerable a los ataques y sólo el desarrollo genera una nación fuerte…Creo que para el momento en el que el Partido Comunista de China celebre su centésimo aniversario de fundación, el objetivo de completar la construcción de una sociedad moderadamente próspera en todos los sentidos se habrá logrado de manera inevitable… Cuando llegue el aniversario número 100 de la fundación de la nueva China (2049), el objetivo de construir un país socialista moderno, acomodado, fuerte, civilizado y armonioso ciertamente será alcanzado y el sueño de la gran renovación de la nación china será realizado de manera inevitable, dijo Xi." [183]

La versión digital de Diario del Pueblo, también indicaba que "el atraso nos deja vulnerables ante un ataque":

"China aún está en la etapa primaria del socialismo y permanecerá ahí por mucho tiempo. Esta condición básica de China no ha cambiado y tampoco el principal problema de su sociedad, es decir, ¿cómo puede el Partido satisfacer la siempre creciente demanda de necesidades materiales y culturales del pueblo con una producción social atrasada? Tampoco ha cambiado la posición internacional de China como el país en desarrollo más grande del mundo.

La historia ha enseñado la lección de que el atraso nos deja vulnerables ante un ataque y que sólo se puede mejorar a través del desarrollo.

China está decidida a convertirse en un país socialista moderno que sea próspero, fuerte, democrático, avanzado a nivel cultural y armonioso cuando la Nueva China celebre su centésimo aniversario. Con grandes esfuerzos del pueblo chino, el sueño de la gran renovación de la nación china seguramente se concretará." [184]

La realidad es que, al igual que en el caso de Angola, China tiene hoy el reconocimiento y la amistad de Serbia, no se conoce ningún reproche que hayan realizado los serbios a China respecto a Kosovo. En cuanto a los soldados de la ONU chinos, siempre participan en operaciones civiles de mantenimiento de la paz, no en agresiones militares imperialistas como hacen por ejemplo los soldados griegos o españoles. El KKE debiera tomar su propia medicina, en vez de dar lecciones de lo que ellos mismos no consiguen impedir, es decir, la acción imperialista de su propio país.

Con evidente mala fe, el KKE termina el asunto de Kosovo diciendo que "Luego, Albania hizo un llamamiento a Beijing para reconocer la independencia de Kosovo y para utilizar su influencia en el Consejo de Seguridad de la ONU para que se reconociese también por los demás estados miembros" y ahí termina. De esa manera para cualquier persona que no conozca la realidad, queda en el aire la posibilidad más probable, debido a la forma sibilina y siniestra de cómo plantea la cuestión el KKE, de que ante el llamamiento de los albaneses, China habría reconocido la independencia de Kosovo y presionase a otros países para ello. Ello muestra las malas artes de manipulación de los dogmáticos reformistas griegos, completamente contrarias a la ideología de un partido comunista.

No se sabe cómo terminará la historia de Kosovo, ni si algún día China lo reconocerá como país independiente o terminará integrándose en Albania. Lo que sí es seguro que China tendrá muy en cuenta la opinión de Serbia, antes de tomar una nueva decisión respecto a Kosovo.

En cuanto a que"la visita del primer ministro de China, Wen Jiabao, en Grecia en octubre de 2010. Cuando habló en el Parlamento griego, el primer ministro chino dijo que China respalda un euro estable "porque tenemos la convicción que una Europa unificada y poderosa puede tener un papel insustituible en el desarrollo del mundo" y agregó que siente "alegría al ver Grecia salir de la sombra de la deuda externa, reduciendo el déficit y dando una perspectiva de desarrollo económico…/… (Wen Jiabao) consiguió incluir por una parte el apoyo del liderazgo de su país hacia el centro imperialista de la UE y por otra parte apoyar al gobierno socialdemócrata del PASOK" :

China es coherente con su política de coexistencia pacífica, utiliza una política de amistad y colaboración con los estados en pie de igualdad, no lleva a cabo una política de confrontación con los países capitalistas, pues la coexistencia pacífica significa necesariamente el beneficio mutuo y la no intervención en los asuntos internos de otros países. No se puede enarbolar la bandera de la coexistencia con un estado al que se intenta subvertir. Ello es así independientemente de que Lenin y Stalin lo intentaran impulsar en el pasado, con nulo resultado. Lenin partía de una situación de efervescencia revolucionaria en Europa que le hacía pensar en la posibilidad de una revolución mundial y en ese sentido su actitud tenía una justificación.

Sin embargo los hechos tanto en la primera guerra mundial como en la segunda, demostraron que la clase obrera de los países capitalistas no asumieron el proceso revolucionario contra sus estados. La instauración de las Repúblicas Socialistas en Europa se llevó a cabo gracias al avance del Ejército soviético en su proceso de aniquilación del nazismo, las contradicciones que se originaron desde los años 50 en Hungría, Polonia y Checoslovaquia y que fueron la antesala de la caída de Muro de Berlín y las restauraciones capitalistas en la Europa del Este, vinieron dadas en gran parte por no haber sido procesos revolucionarios propios, sino tutelados por la URSS desde su comienzo hasta su final. Los dogmáticos no han sacado ninguna lección de tales experiencias tuteladas.

La estabilidad y la paz en el mundo son básicas para garantizar el desarrollo de China. La palabra "paz" fue profusamente divulgada por la URSS de Brézhnev mientras al mismo tiempo llevaba a cabo enfrentamientos armados por el reparto de la influencia en el mundo. Es decir, la palabra "paz" no coincidía en absoluto con los hechos de guerra y de intervención en los asuntos internos de otros países tutelando a otros partidos comunistas para ponerlos a su servicio de superpotencia.

El PCCh ya tomó el poder en China y lo hizo precisamente no definiendo erróneamente al Kuomintang entonces, como sí hace el KKE con el PASOK llamándolo "socialdemócrata" cuando es un partido de la contrarreforma. China está interesada en la estabilidad de Europa y su moneda porque ha de tener en cuenta en primer lugar los intereses de su propio pueblo formado por más de la quinta parte de la humanidad, que cada vez más, necesita su integración en la economía mundial sin que ello signifique perder su carácter socialista y no puede ni debe jugar el papel de transformar las sociedades occidentales, tarea exclusiva de los partidos comunistas y los pueblos de dichos países.

Continúo con el KKE:

"aunque el Partido Comunista de China todavía mantiene el título de "partido comunista" es sabido que en sus relaciones internacionales desarrolla una cooperación estrecha también con la Internacional Socialista…

… En 2009 se publicó en China el libro "China enfadada"[42] que tiene que ver con la posición de China a nivel mundial; dentro de 3 meses vendió 700 mil copias y actualmente ha llegado a unos 1millones de copias. Entre otros menciona:

"Somos los más capaces de asumir el liderazgo del mundo" ya que, como dice, China administra los recursos naturales a nivel mundial más eficazmente en comparación con cualquier otro país en el mundo, y consiguientemente debe llevar las riendas mundiales. Se menciona que de ahí en adelante el ejército chino debe defender la soberanía del país incluso fuera de las fronteras y dirigirse hacia los países donde "China tiene intereses fundamentales" y defenderlos.

…"El libro se titula "China enfadada. Gran época, grandes objetivos y conflictos internos y externos". Ed. "Chiansou Zenmin Tsoumanse", que publica libros políticos, filosóficos y de literatura, entre otros. Marzo 2009. Sus autores son cinco periodistas y escritores famosos: Song Shaojun, analista militar en el canal de televisión "Fen wan". Wang XIaodong, periodista. Sun Jiang, periodista y escritor del libro "China puede decir que no". Xuan Jisu, subdirector de la "Revista de ciencias sociales internacionales". Liu Yang, periodista, comentarista en los medios de comunicación en asuntos de economía, historia y cultura.

… Está claro que en la China actual este libro no podría publicarse sin el consentimiento del PC de China. Por los que quizás tengan dudas esto es lo que escribió el órgano del CC del PC de China, "Zenmin Zinbao" [Diario Popular]: "A última instancia, China parece dispuesta a poner el Extremo Oriente ruso bajo su influencia fundamental de modo que no cause preocupación a Rusia. La fuerza de esta influencia no se basa en la afluencia masiva de colonos chinos, sino a la inesperada "chinificación" de los rusos… Un buen día habrá una crisis significativa y ante los ojos de la influencia política y militar debilitada de Rusia, estos rusos pueden recurrir a Beijing y no a su propio gobierno. En tal situación hipotética el Oriente Extremo ruso podría llegar a formar una provincia de China'.

… Además, cabe señalar que a principios de agosto de 2010 la representante del Ministerio de Defensa de Viet Nam, Nguyen Phuong Nga, dijo que: "Viet Nam exige que China deje inmediatamente de violar la soberanía de Viet Nam".Y eso se debe al hecho que en el mar del Sur de China donde existen yacimientos energéticos aparecieron los últimos años… "zonas gris" y territorios de soberanía controvertida" [185].

China mantiene buenas relaciones con todos los partidos políticos sean del color que sean, que tengan influencia en sus respectivos pueblos y acepten los principios de Una China y de la coexistencia pacífica. O sea que el intento de descalificar a China por mantener relaciones con la Internacional Socialista es absurdo. China en este caso también es coherente con lo que proclama.

En cuanto a las opiniones privadas de chinos (en la China de hoy, hay mucha más libertad de expresión que en la URSS) que manifiestan la inevitabilidad de que China lidere el mundo, es algo cada vez más obvio según pasan los años. Pero liderar no es imponer. Es el desarrollo natural del cambio de correlación de fuerzas que se está produciendo a nivel mundial. Confundir eso con imperialismo es manipular la realidad.

Que China debe defender sus intereses legítimos si estos son atacados es doblemente obvio, pero aún está por suceder que China utilice una intervención militar para restaurar sus derechos legítimos y menos aún para imponer un régimen político a otro país, como sí hizo la URSS en diferentes partes del mundo, ganándose el odio de esos pueblos, hecho que, sin embargo, es alabado por el KKE.

Sin embargo "China enfadada" no es texto oficial que represente la posición del estado chino, sino de "ciudadanos privados" según "los funcionarios y expertos". Así lo reconoce una de las fuentes del KKE, A. Lukin en "La 'visión' china y el futuro de Rusia", http://www.mgimo.ru/news/experts/document151024.phtml

En cuanto a la disposición de China para poner el Oriente ruso bajo su influencia, el KKE saca a relucir dicho artículo para demostrar el espíritu anexionista de China como país imperialista. El artículo lo inserta el Diario del Pueblo del PCCh en base a información de "La Mañana", y dice así:

"El Extremo Oriente ruso se siente atraído cada vez más por China 20 de diciembre 2007 08:47 Fuente: La Mañana

Muchos rusos vienen desde el Lejano Oriente a China no sólo como gente de negocios y turistas, sino también para comprar casas aquí. Algunos han comprado casas para las vacaciones, otros han venido a vivir aquí después de jubilarse. Son muchos, en el extremo oriente de Rusia, los que desean establecerse permanentemente en China. Vendrían a China inmediatamente si pudiesen encontrar un empleo adecuado. Esta es una noticia muy importante, incluso si es sólo parcialmente correcta. En primer lugar, la situación allí es muy diferente de la situación en otras regiones de Rusia.

En Rusia, no hay muchas personas que quieran desplazarse a otro lugar. Este deseo es peculiar, me temo, sobre todo en Uzbekistán o Turkmenistán y Kazajstán, donde existe una relativamente grande población de habla rusa. Por supuesto, si un ruso en Moscú o San Petersburgo, tiene un trabajo o una casa, será raro que decida trasladarse permanentemente después de su jubilación para vivir en Siberia o en el Extremo Oriente ruso.

En vista de esto, el que muchos rusos se trasladen a China, o por lo menos, que consideren esa posibilidad, puede tener un significado muy importante. Durante muchos años, la prensa rusa ha sido inundada con informes alarmantes sobre la amenaza potencial de China. No a causa de la proximidad de la guerra, sino por la migración a gran escala y la amenaza de anexión gradual. Muchos rusos creen que la posible afluencia de chinos puede conducir a la disolución de la nacionalidad rusa en un mar de extranjeros. Por lo general, el pueblo chino ha sido injustamente caracterizado como incivilizado e ignorante. Los rusos, especialmente los nacionalistas rusos, que son cada vez más, no quieren perderse entre los asiáticos, para convertirse en parte de Europa, de lo que comúnmente se conoce como Occidente.

En Rusia, a pesar de la mejora de la situación económica durante la era Putin, muchos sectores de la sociedad y regiones de toda Rusia se encuentran todavía en un nivel relativamente bajo de desarrollo. Para algunos rusos relativamente pobres, China, así como las minorías fuera de Europa, simbolizan la inestabilidad, la pobreza y el crimen. Se espera que estos puntos de vista cambiarán en el futuro para mejor. Una posibilidad es que el rápido crecimiento económico de China en el futuro será cada vez más percibido como un símbolo de la prosperidad y de estabilidad. Para los rusos, el estatus de China llegará al nivel de un país de grandes oportunidades, del cual Asia Central y Siberia estarían demasiado lejos.

Un periodista del diario 'La Mañana' dijo claramente que Moscú percibe cada vez más que los depredadores imperialistas arrebatan los recursos del Extremo Oriente ruso, sin dar nada a cambio. El periodista dijo que en el Extremo Oriente, muchos de los que no pueden permitirse el lujo de comprar un billete a Moscú, han descubierto que es mucho más fácil ir a una vecina ciudad china.

Por último, tal vez haya habido un cambio en la forma de pensar de los rusos. China ha sido descrita como la pobreza terrible asiática y un fuerte peligro. Ahora, la imagen puede ser el centro de la seguridad, la tolerancia, y lo más importante de ello, ser el centro de la riqueza. Si, al igual que su política de compromiso con otros países de Asia y África, el gobierno chino se pone en contacto con el Extremo Oriente ruso para mejorar la infraestructura, como carreteras, hospitales y escuelas, este atractivo sería mucho mayor.

Si este tipo de contactos y comunicaciones se instalará, puede dar lugar al hecho de que las regiones cada vez estén más alejadas de la política de Moscú. Y así, en una parte de las regiones del Extremo Oriente ruso y otras se llevarán a cabo grandes e irreversibles cambios mentales. En caso de gran crisis, y ante la débil influencia política y militar de Moscú, los rusos preferirían optar por Beijing, en vez de su propio gobierno. En este caso hipotético, el extremo oriente de Rusia, puede convertirse en una provincia de China.

En última instancia, China parece estar preparada para imponer una influencia fundamental en el Extremo Oriente ruso, pero de una forma que no cause ansiedad en Moscú. La fuerza de este efecto no se basa en una llegada masiva de inmigrantes chinos, sino en el avance inesperado de la 'chinización' de los rusos.

Redactor jefe: Dong Jing" [186]

Es decir, todo parece indicar que el crecimiento de la simpatía de los rusos por China, es un proceso de mutuos intereses y no un intento de expoliación imperialista de los chinos. Si Rusia no se manifiesta contra esa situación, será también porque esté interesada en sacar un provecho al desarrollo por China de sus regiones orientales más despobladas "de una forma que no cause ansiedad en Moscú", es decir, pacíficamente y de común acuerdo.

En 1867, el Gobierno del zar de Rusia que no sabía cómo aprovechar Alaska, vendió ese territorio rico en minerales a los EE.UU. por 7 millones de dólares [187]. ¿Por qué hoy no puede hipotéticamente contemplarse un acuerdo comercial entre Rusia y China que permita poblar con ciudadanos chinos una parte del despoblado Extremo Oriente ruso ante la negativa de los rusos de las repúblicas ex soviéticas de trasladarse?

El artículo en cuestión fue publicado en Diario del Pueblo el 20 de diciembre de 2007.

Veamos ahora quién es y qué dice sobre ello en 2011 "Rusia Hoy", una fuente oficial rusa, 4 años después de ser publicado el artículo supuestamente "imperialista" de los chinos que ha servido de tanto escándalo a los señores del KKE. En sus propias palabras, "'Rusia Hoy' es una parte de Russia Beyond the Headlines, un proyecto internacional. Russia Beyond the Headlines es una publicación del destacado periódico ruso Rossiyskaya Gazeta. Rossiyskaya Gazeta es un periódico del gobierno ruso que ofrece la publicación oficial de todo tipo de leyes, decretos y declaraciones oficiales de los organismos estatales. Además de sus funciones oficiales, Rossiyskaya Gazeta también es un periódico de interés general que incluye habitualmente reportajes de noticias y acontecimientos junto con artículos de opinión y análisis." [187]

He aquí el artículo ruso:

"El dragón mira al Extremo Oriente ruso

31 de marzo de 2011 Rachel Morarjee

El dragón chino ha puesto la mirada en las regiones de Siberia y el Lejano Oriente ruso, zonas prácticamente despobladas y ricas en yacimientos de hierro, metales raros, oro y carbón. En el Lejano Oriente viven 6,7 millones de habitantes -apenas una persona por kilómetro cuadrado- frente a los 84 millones de la provincia china de Heilongjiang, situada en la otra orilla del río Amur, que delimita la frontera entre ambos países. "Rusia necesita la colaboración de otros países para desarrollar el Lejano Oriente, y el socio natural es China que cuenta con muchos más recursos financieros que Japón o Corea del Sur", opina Borís Krasnozhénov, analista de metales y minas de la consultora Renaissance Capital.

Los inversores chinos ya han establecido 34 zonas especiales en las principales regiones del Lejano Oriente: Amur, los territorios de Primorie y Jabárovsk, así como también la Región Autónoma Hebrea. Ya han invertido 3.000 millones de dólares (unos 2.100 millones de euros), frente a los 1.000 (700 millones de euros) que destinará Moscú a estas regiones en 2011, según la prensa rusa. El Gobierno ruso ha declarado, sin embargo, que desea invertir unos 100.000 millones de dólares (unos 70.000 millones de euros) en el desarrollo de la región durante los próximos cinco años, y ha reconocido que China será un socio clave en la construcción de carreteras, ferrocarriles y puertos.

El proyecto de mineral de hierro K&S (Kimkhan y Sutara) en Birobidzhán, capital de la Región Autónoma Hebrea, es un buen ejemplo de la cooperación chino-rusa. Una veta de mineral de hierro surcada por titanio y vanadio se extiende a ambos lados de la frontera, mientras que las minas de hierro en territorio chino están agotadas. La empresa IRC, con base en Hong Kong, es la encargada de las minas en el lado ruso de la frontera.

La mina Kimkhan, el primer paso del proyecto K&S, produce en la actualidad cerca de 1,2 millones de toneladas de hierro que se exportan a China. IRC planea exportar unos 10 millones de toneladas al año cuando se construya un puente sobre el río Amur que conecte la ciudad fronteriza de Birobidzhán con el enorme mercado del otro lado del río. El nuevo puente reduciría los costes de transporte del mineral de 8 a 4 o 3 euros por tonelada. Los planos ya están diseñados, y la construcción del puente comenzará en los próximos meses.

Recelo

dragon-rusia (29K)

Mineros chinos descienden a uno de los yacimientos
en la región de Jabárovsk
[188]

Esta área es extremadamente atractiva para empresas como la nuestra, y nuevas empresas incrementarían la comodidad de los inversores", opina Jay Hambro, presidente ejecutivo de IRC.

El desafío clave para estas regiones, como todas las que dependen de las minas, desde África hasta Mongolia, son las infraestructuras", asegura Krasnozhénov. China cuenta con los recursos para resolver este problema.

China nunca ha estado interesada en adquirir participaciones mayoritarias en empresas rusas", agrega. "Lo que quieren es asegurarse una provisión estable de las materias primas que precisan, y construir las infraestructuras que les permitan transportarlas a su propio mercado. Éste es el modelo de desarrollo que implantan en todas partes".

El crecimiento de China, que se sitúa entre el 7% y el 9% anual, va de la mano del aumento de la demanda de acero, por lo que el mineral de hierro es un soporte fundamental para sostener su economía.

No resulta sorprendente entonces, que la financiación del proyecto de IRC cayese en las manos del banco chino ICBC y de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (CNEEC, sus siglas en inglés). CNEEC es una de las empresas chinas que están trabajando en el desarrollo de la mina K&S, contratando trabajadores chinos.

A pesar de todo, los recelos entre ambos países todavía persisten. Rusia y China se enfrentaron en una guerra fronteriza en1969. Esto ha llevado a que, en la práctica, muchos proyectos financiados por China en la región fronteriza se hayan desarrollado con muchísima lentitud.

No sorprende mucho si se tiene en cuenta que aún existe un monumento en Blagovéshchensk en recuerdo a los rusos fallecidos a causa de los proyectiles chinos", explica Charles Kernot, director de investigaciones mineras y de metales de Evolution Securities, en Londres. Sin embargo, los analistas piensan que el camino de la cooperación económica redundará en los próximos años en una mejor relación política entre los dos países.

Los empresarios chinos han invertido en la zona alrededor de 3.000 millones de dólares." [189]

Es decir, según los propios rusos, parece que los chinos ni siquiera están interesados "en adquirir participaciones mayoritarias en empresas rusas" lo cual descarta la presión impuesta de toda actividad imperialista, y son los propios rusos los que necesitan y están interesados en las inversiones chinas, que, como se ve por el propio artículo, han puesto en marcha la construcción de carreteras y demás infraestructuras. Los recelos quedan circunscritos al pasado, a los enfrentamientos armados en la frontera del año 1969, época de la nefasta revolución cultural. Y el hecho de que cada vez más rusos se trasladen a vivir a ciudades chinas desmonta todo tipo de xenofobia y de posibilidades de enfrentamiento en el futuro.

Para terminar este tema, una observación que tiene su importancia: El KKE parte de la traducción rusa del artículo y dice "Un buen día habrá una crisis significativa", sin embargo el original chino no dice tal cosa sino "En el caso de una crisis grave,"   en-el-caso-de-una-grave-crisis (19K).[190]. Puede parecer un matiz sin importancia, pero no es lo mismo aseverar que va a ocurrir necesariamente que mantenerse en un caso de hipótesis. Lo primero muestra una intencionalidad subjetiva.

Quizá en un futuro esplendoroso, China y Rusia conformen una unidad impensable en la época de guerra fría.

En cuanto a las quejas de Viet Nam para apropiarse de unas islas chinas, creo haber expuesto anteriormente en el capítulo "XI. Las disputas de Viet Nam, Japón y otros países asiáticos con China", datos y hechos históricos que demuestran que el propio Viet Nam y otros muchos países reconocieron en el pasado la propiedad china de las islas. Viet Nam debiera preocuparse más bien de no dejarse guiar por su anterior "archienemigo yanqui" a formar parte del cerco territorial contra China en Asia.


[177] El papel internacional de China, Elisseos Vagenas, miembro del CC del KKE y responsable de la Sección de Relaciones Internacionales del CC, Colección sobre temas actuales del movimiento comunista KKE, págs. 223-224. Edición impresa de Templando el Acero, Cierzo Rojo 2011.

[178] Mao Zedong, Sobre el tratamiento correcto de las contradicciones en el seno del pueblo, Obras Escogidas de Mao Zedong, tomo V, págs. 420-421, Ediciones en Lenguas Extranjeras 1977, Beijing.

[179] Ídem, pág. 438.

[180] Mao Zedong, Sobre el tratamiento correcto de las contradicciones en el seno del pueblo, Obras Escogidas de Mao Zedong, tomo V, pág. 439, Ediciones en Lenguas Extranjeras 1977, Beijing.

[181] Shi Zhe, "With Mao and Stalin: The reminiscenses of a Chinese Interpreter, Part II: Liu Shaoqi in Moscú", Chinese Historians 6, primavera 1993, págs.. 1-24; Zhu Yuanshi, "La visita secreta de Liu Shao-Ki a la Unión Soviética en 1949", Dangde wenxian - Documentos históricos del Partido Comunista Chino, Beijing, nº 3, 1991, págs. 76-77; Pei Jianzhang, "Zhonghua renmin gongheguo waijiao shi -Historia diplomática de la República Popular China-, 1949.1956, Beijing, Shijie zhishi, 1994, pág.18, Citado por Chen Jian en 'La China de Mao y la guerra fría'.

[182] Luo Guibo, "Recordar la historia", págs. 153-154.

[183] http://spanish.peopledaily.com.cn/31616/8040502.html, http://spanish.peopledaily.com.cn/31616/8040515.html

[184] http://spanish.peopledaily.com.cn/31621/8040830.html

[185] El papel internacional de China, Elisseos Vagenas, miembro del del CC del KKE y responsable de la Sección de Relaciones Internacionales del CC, Colección sobre temas actuales del movimiento comunista KKE, págs. 225-226. Edición impresa de Templando el Acero, Cierzo Rojo 2011.

[186] http://world.people.com.cn/GB/1030/6677024.html

[187] Historia de la URSS en tres partes, Tomo I, pág. 198, Instituto de Historia de la Academia de Ciencias de la URSS, Editorial Progreso, Moscú, 1979.

[188] http://rusiahoy.com/about

[189] http://rusiahoy.com/articles/2011/03/31/el_dragon_mira_al_lejano_oriente_ruso_12246.html

[190] http://world.people.com.cn/GB/1030/6677024.html penúltimo párrafo.