www.socialismocientifico.com


2ª Parte: Comentando hechos históricos

XVI. Acerca de China


La intensidad y continuidad de la campaña mediática contra China desde la "extrema izquierda" del imperialismo, está estrechamente unida y corre paralela a la inoperancia de sus críticos. Cuando los dogmáticos "juzgan" a China lo hacen desde las tres "Generalidades" de Althusser (teoría-teoría-teoría), repiten conceptos, glosan datos, gráficos y aspectos de la historia a conveniencia, pero cuando pretenden aplicar su metodología a la lucha de clases que tienen enfrente, como sus generalidades no sirven para movilizar a las masas, el proceso de transformación revolucionaria que se proclama queda en eso, en meras proclamas.

Para entender cualquier país hay que investigar en su pasado. Con respecto a China he tomado como base el libro del historiador chino, catedrático de la universidad Cornell de EEUU., Chen Jian, "La China de Mao y la guerra fría", en el que el autor refiere hechos concretos de la historia de China que sirvieron de base a la confrontación chino soviética durante la guerra fría. Aunque Chen Jian mantiene en dicho libro algunas posiciones políticas discutibles, aporta algo muy valioso, numerosas fuentes chinas sobre acontecimientos importantes, desclasificados en los últimos años, y que ponen en cuestión las versiones anteriores del dogmatismo político.

He procurado tomar los hechos y obviar valoraciones subjetivas del autor, sintetizando lo que he considerado de principal aporte al conocimiento de China desde el nacimiento de la República Popular y que sienta las bases para entender por qué China actúa en la actualidad de la manera que lo hace y aplica un socialismo con características chinas. También, en determinados casos, aporto versiones contrapuestas.


1. La guerra de Corea

La guerra de Corea, fue iniciada por Kim II Sung el 25 de Junio de 1.950, para reunificar Corea por medios militares. En los meses que precedieron al estallido de la guerra de Corea, la URSS proporcionó grandes cantidades de ayuda militar a los comunistas coreanos, y China llegó a aportar cientos de miles de voluntarios, creyendo a Kim Il Sung que manifestaba que en el Sur el pueblo estaba en situación pre-insurreccional. Stalin nunca se comprometió a utilizar fuerzas militares en Corea. Durante los tres años que duró la intervención china en Corea, Mao comunicaba con Stalin la práctica totalidad de las decisiones importantes. En diciembre de 1950 y enero de 1951, mientras el PCCh tomaba la decisión de ordenar a las tropas chinas que cruzaran el paralelo 38, Beijing mantuvo comunicación diaria con Moscú y recibió el apoyo constante de Stalin. [227]

voluntarios chinos corea (101K)

Sello conmemorativo de la RPD de Corea en 2010,
del 60º Aniversario de la entrada de los
Voluntarios chinos en la guerra de Corea

La contraofensiva chino-coreana fue rechazada por las tropas de EE.UU. y Naciones Unidas [241]. A pesar de ello, Mao, Stalin y Kim Il Sung insistían en que había que expulsar a las tropas enemigas de Corea [242]. El 19 de abril el mando chino-coreano sobre el terreno, después de agrupar a doce ejércitos, emitió la orden para lanzar la quinta campaña contra las tropas enemigas en Corea [243].

En el mes de julio de 1950, el PCCh ya había decidido posponer la liberación de Taiwan y centrarse en la guerra de Corea para expulsar a los estadounidenses. Más de 260.000 soldados chinos tomaron posiciones a lo largo de la frontera chino-coreana [228]. Su objetivo era iniciar el "Gran Movimiento consistente en resistir a EE.UU. y apoyar a Corea" para "doblegar la arrogancia estadounidense" [229].

El 12 de julio de 1.950, Chu Enlai escribió un borrador con cinco condiciones para un arreglo pacífico de la crisis coreana: 1] Que todas las tropas extranjeras abandonaran Corea; 2] Que las fuerzas militares estadounidenses se retiraran del estrecho de Taiwan; 3] Que la cuestión de Corea fuera resuelta por el propio pueblo coreano; 4] Que la República Popular China tomase posesión del escaño chino en las Naciones Unidas; 5] Que las autoridades de Taiwan fueran expulsadas del organismo internacional [230.

El 15 de septiembre de 1.950, el ejército de EE.UU. desembarcaba en Inchon y forzaba a las tropas de Kim Il Sung a retroceder hacia el Norte. Ello hizo que el PCCh tomara la decisión de penetrar con sus tropas en Corea a pesar de que la URSS no cumplía su promesa de enviar sus fuerzas aéreas soviéticas como apoyo aéreo a Corea. [231]. Doscientos cincuenta mil soldados comenzaban a entrar en Corea el 19 de octubre de 1.950. [232]

Peng Dehuai, comandante en jefe de los Voluntarios del Pueblo Chino inducía a las tropas de EE.UU. y de Naciones Unidas a avanzar con la intención de aniquilarlas después desde los flancos y la retaguardia. [233].

peng-dehuai (10K)

Peng Dehuai, Jefe del Ejército de los
Voluntarios del Pueblo Chino en Corea

A tal fin, Peng Dehuai hizo retroceder a sus tropas 30 kilómetros, mientras el general Douglas MacArtur iniciaba lo que él pensaba que era una "ofensiva que pondría fin a la guerra".

A partir del 25 de Noviembre de 1.950, una vez las tropas enemigas cayeron en sus trampas, las tropas chinas iniciaron una contundente contraofensiva y a mediados de diciembre las tropas chinas y norcoreanas habían recuperado el control de la práctica totalidad del territorio al norte del paralelo 38.

A pesar de la opinión de Peng Dehuai que consideraba que sin apoyo aéreo soviético, y con el débil sistema logístico, las fuerzas chino-norcoreanas debían interrumpir su avance [234], la dirección del PCCh encabezada por Mao decidió mandar a Peng continuar la ofensiva. El 8 de Enero las tropas chino-coreanas habían llegado al paralelo 37 y ocupado Seúl [235].

Ante esto, el 11 de enero de 1.950, Naciones Unidas propuso varios puntos para resolver el conflicto: inmediato alto el fuego, retirada gradual de tropas extranjeras, reunión de URSS, China, USA y Gran Bretaña para discutir los problemas de la zona, entre ellos Taiwan y la representación de China en las Naciones Unidas. [236]

Sin respetar la opinión de Peng Dehuai y los jefes militares chinos sobre el terreno, que querían aceptar el alto el fuego debido a la debilidad logística y el cansancio de sus tropas, Mao y Stalin y los coreanos Kim Il Sung y Pak Hon-yong que pretendían ver cerca la reunificación, exigieron continuar el avance, mientras China, a través de Chu Enlai, rechazaba la propuesta de alto el fuego [237].

El 25 de enero las fuerzas de Naciones Unidas iniciaron una contraofensiva. Ante la escasez de municiones y víveres, Peng Dehuai pidió a Mao poder mostrarse favorable a un alto el fuego, ofreciendo un repliegue de unos 30 kilómetros de las fuerzas de los Voluntarios del Pueblo Chino y del Ejército Popular de Corea [238].

Mao desechó esa petición de Peng considerando que las fuerzas chino-coreanas podían llegar incluso al paralelo 36 [239].

Dos días después Stalin reafirmaba a Mao diciendo que "desde el punto de vista internacional, no hay duda que no es prudente que el enemigo se apodere de Chemulpo y de Seúl, así que las tropas chino-coreanas podrían hacer un serio desaire si no atacan a las tropas enemigas" [240].

Pero la llamada Quinta Ofensiva, carente de suficiente logística y cobertura aérea, fracasó y los chinos perdieron la totalidad de la 180 División [244]. Ello obligó a la dirección del PCCh a rectificar su postura en concordancia con lo defendido por Peng Dehuai y a plantearse la firma del armisticio en torno al paralelo 38, pero ello tropezó con la actitud de Kim Il Sung que en carta a Peng Dehuai pretendía que "debemos prolongar nuestra ofensiva militar y debemos continuar atacando al enemigo" [245].

Kim Il Sung fue invitado a Beijing por el PCCh para coordinar la estrategia militar. Kim manifestaba que las tropas chinas y coreanas aún se encontraban en una posición superior en el campo de batalla y que había que aniquilar mayor cantidad de fuerzas enemigas antes de una negociación, mientras Mao manifestaba que si las negociaciones incluían condiciones como la retirada gradual de las tropas extranjeras y la resolución de la cuestión coreana no había motivos para impedir sentarse a negociar [246].

Pero el factor determinante que doblegó la insistencia de Kim Il Sung fue el hecho de que las tropas chinas eran la fuerza principal de combate en Corea y que Kim Il Sung no tenía fuerzas suficientes para combatir por si mismas a las fuerzas enemigas. Kim tuvo que aceptar la propuesta del Gobierno chino. Por otro lado, Kim Il Sung ya había perdido gran capacidad de mando al aceptar en 1950 la dirección de los mandos chinos sobre el terreno y su propia y explícita decisión de "no intervenir en el futuro en los asuntos relacionados con el mando militar en Corea" [247].

El 13 de junio, Stalin informaba a Mao Zedong de que Gao Gang en representación de China, Kim Il Sung y él mismo habían llegado a la conclusión de que "ahora un armisticio resulta ventajoso" [248].

De esta manera terminaba la guerra de Corea iniciada por deseo expreso de Kim Il Sung, la aceptación de Stalin y la necesidad posterior de China de defender sus fronteras ante el avance de las fuerzas imperialistas. Tras enormes sacrificios humanos de chinos y coreanos y materiales especialmente de la URSS, sólo se conseguía volver a la misma situación existente antes de su inicio.

Como conclusión, de aceptar esos hechos hay que extraer varias consecuencias:

1) el PCCh y el PCUS fueron arrastrados a la guerra de Corea, en parte por aceptar informaciones triunfalistas de Kim Il Sung sobre un supuesto ambiente revolucionario en el Sur, en parte el PCCh, para defender sus fronteras ante el imperialismo y por considerarla un combate unitario en el que podía conseguir la unificación de Taiwan y el reconocimiento internacional de la R.P. China, y en parte el PCUS que estaba interesado en fortalecer el campo socialista después de ganar la Gran Guerra Patria.

2) Una vez embarcados en la guerra para unificar Corea, tanto el PCCh como el PCUS subestimaron las informaciones de los militares chinos sobre el terreno, especialmente de Peng Dehuai, (que posteriormente sería combatido por Mao en la caótica "revolución cultural") y no aceptaron de Naciones Unidas una negociación ventajosa que habría posibilitado mejores resultados que los que obtuvieron con el final de los combates en el armisticio.

3) Kim Il Sung demostró estar al margen de la realidad militar en los combates de su país al no asumir la posición de los militares chinos que dirigían la guerra sobre el terreno, perdiendo así la posición global ventajosa que habían conseguido las tropas chino-coreanas con la ocupación de Seúl. Kim Il Sung mantuvo hasta el final de la guerra una actitud aventurera en el terreno militar, y solo el hecho de que las fuerzas combatientes chinas llevaban el peso esencial de la guerra, le obligó primero a apartarse de la dirección militar de los combates y después a aceptar el armisticio.

4) El PCUS y el PCCh, en la guerra de Corea, actuaron estrechamente unidos. Especialmente el PCCh demostró una camaradería ejemplar al no reprochar al PCUS la ausencia del apoyo aéreo prometido y comprender las limitaciones de la URSS, por la crisis del puente aéreo impuesto por EE.UU. en Berlín, para no mandar fuerzas militares a Corea. La actitud del PCCh respecto a Corea estuvo marcada por esta instrucción de Mao Zedong, mezcla de política revolucionaria y sublime poesía, al ejército formado por los Voluntarios chinos:

"Los Voluntarios del Pueblo Chino deben mirar con cariño cada montaña, cada río, cada yerba y cada árbol de Corea.

Los camaradas chinos y coreanos deben mantener una unidad tan íntima como de hermanos, vivir las mismas penas y alegrías, compartir el mismo destino en la vida y en la muerte y luchar hasta el fin para vencer al enemigo común. Es preciso que los camaradas chinos consideren los asuntos de Corea como los suyos propios y que se eduque a nuestros mandos y combatientes para que miren con cariño cada montaña, cada río, cada hierba y cada árbol de Corea y no tomen del pueblo coreano ni una sola aguja ni una sola hebra de hilo, tal como es nuestra actitud y manera de proceder en el país; ésta es la base política para nuestra victoria. Siempre que procedamos así, lograremos la victoria final."[249]


[227] "New Russian Documents on the Korean War", Boletín del Proyecto de Historia de la Guerra Fría Internacional [CWIHPB], Citado por Chen Jian en 'La China de Mao y la guerra fría' , nº 6-7, págs. 47-53.

[228] "Carta enviada por Mao Zedong a Nie Rongzhen el 7 de julio de 1.950", JMZW, Manuscritos de Mao Zedong desde la fundación de la República Popular China 1, pág. 428, Beijing, Ídem.

[229] JMZW, "Manuscritos de Mao Zedong desde la fundación de la República Popular China" 1, pág. 428, Beijing, ídem.

[230] Chai Chengwen y Zhao Yongtian, "Kangmei yuanchao jishi", Recopilación de los hechos relativos a la guerra consistente en resistir a Estados unidos y apoyar a Corea, Beijing, Jiefangjun, 1987, pág. 47, ídem.

[231] Chen Jian, "China's Road tu the Korean War", capítulo 7.

[232] Manuscritos de Mao Zedong desde la fundación de la República Popular China JMZW, 1, pág. 556, Beijing "Telegrama enviado por Mao Zedong a Chu Enlai el 13 de octubre de 1.950"; Zhang Xi, "Peng Dehuai and China's Entry into the Korean War", págs. 23-24, ídem.

[233] Peng Dehuai, "Peng Dehuai zishu" Notas autobiográficas de Peng Dehuai, Beijing, Renmin, 1981, pág. 259, ídem.

[234] "Telegrama enviado por Peng Dehuai a Mao Zedong el 8 de diciembre de 1.950", Peng Dehuai nianpu, Historial cronológico de Peng Dehuai, Beijing, Renmin, 1998, ídem.

[235] "Telegrama enviado por Peng Dehuai al CC del PCCh y a Gao Gang el 8 de enero de 1951", Historial cronológico de Peng Dehuai, Beijing, Renmin, 1998, pág. 465, ídem.

[236] Foreing Relations of the United States, Washington, 1951, 7, pág. 64, idem.

[237] Chai Chengwen y Zhao Yongtian, "Kangmei yuanchao jishi" pág. 76; "Historial Cronológico de Chu Enlai, 1949, 1976", Jin Chonji y otros, Beijing; "Telegrama enviado por Mao Zedong a Peng Dehuai -y transmitido a Kim Il Sung y Stalin- el 14 de enero de 1.951", Archivos centrales chinos, ídem.

[238]. Telegrama enviado por Peng Dehuai a Mao Zedong el 27 de enero de 1951, Historial cronológico de Peng Dehuai, Beijing, Renmin, 1998, ídem.

[239] Telegrama de Mao Zedong a Peng Dehuai el 28 de enero de 1.951, Archivos centrales chinos, Citado por Chen Jian en 'La China de Mao y la guerra fría'.

[240] "Telegrama cifrado enviado por Filipov (Stalin) a Mao Zedong el 30 de enero de 1.951", CWIHPB, Boletín del proyecto de la Historia de la Guerra Fría Internacional, nº 6-7, invierno 1995-1996, pág. 57-58, ídem.

[241] Xu Yan, "Diyci jiaoliang", págs. 72-79; Tan Jianqiao y otros, "Kangmei yuanchao zhanzheng", págs. 112-121, ídem.

[242] "Telegrama enviado por Mao Zedong a Stalin el 1 de marzo de 1.951", Manuscritos de Mao Zedong desde la fundación de la República Popular China, Beijing, ídem.

[243] Shen Zonghong y otros, "Zhongguo renmin zhiyuanjun kangmei yuanchao zhanshi" --Historia de los Voluntarios del Pueblo Chino en la guerra de Corea-, pág. 93, ídem.

[244] Ídem, págs. 94-109, ídem.

[245] Carta enviada por Kim Il Sung a Peng Dehuai el 30 de mayo de 1.951 [Peng Dehuai nianpu, -Historial cronológico de Peng Dehuai- pág. 500, Beijing, Renmin, ídem.

[246] Chai Chengwen y Zhao Yongtian, Banmendian tanpan -Negociaciones de Panmumjom-, pág. 115, ídem.

[247] "Zhou Enlai junshi wenxuan" -Selección de escritos militares de Chu Enlai, Beijing, págs. 122-124; "Telegrama enviado por Peng Dehuai a Mao Zedong el 7 de diciembre de 1.950", Peng Dehuai nianpu -Historial cronológico de Peng Dehuai-, Beijing, pág. 453, ídem.

[248] "Telegrama cifrado enviado el 13 de junio por Filipov (Stalin)", CWIHPB, Boletín del proyecto de la Historia de la Guerra Fría Internacional, nº 6-7, invierno 1.995-1996, págs. 60-61, ídem.

[249] Instrucción del camarada Mao Zedong para los Voluntarios del Pueblo Chino, Obras escogidas de Mao Zedong, t. V, pág. 43, Ediciones en Lenguas Extranjeras, Beijing, 1977.

______________________