www.socialismocientifico.com


XVI.6. El "Gran Salto Adelante", Taiwan y contradicciones entre URSS y China

El 8 de Junio de 1957, Mao Zedong redactó un borrador para el Comité central del PCCh titulada "Organizar nuestra fuerza para oponernos al ataque de los elementos de la derecha anticomunista". En él Mao arremetía contra muchos intelectuales que había aprovechado la campaña de las Cien Flores ("Que se abran Cien Flores y compitan Cien Escuelas de Pensamiento") para expresar abiertamente sus opiniones. Mao indicaba que uno de los objetivos de la campaña era inducir la salida de los malos elementos a fin de que estuvieran "divididos en muchas pequeñas Hungría" y entonces poder eliminarlos. [347].

El convencimiento de que la URSS se encaminaba hacia el abandono del marxismo leninismo, fue uno de los factores que impulsó a Mao intentar convertir a China con rapidez en una potencia que demostrara en primer lugar a su propio pueblo y después a todo el mundo que frente a las ideas erróneas de la nueva dirección soviética, el comunismo triunfaba en China.

A comienzos de Enero de 1958, Mao inició una campaña contra Chu Enlai a quien acusó de estar "tan solo a 50 metros" de convertirse en un derechista [348]. El motivo era que Chu Enlai se había opuesto en varias ocasiones al "avance precipitado" considerándolo negativo para el desarrollo a medio y largo plazo. Ante la crítica de Mao, que consideraba que Chu Enlai cometía un "error de principios" éste terminó por autocriticarse manifestando que "en lo que hace al error de oponerse al avance precipitado, debo aceptar la principal responsabilidad" [349].

El 31 de Enero de 1958, Mao resumía sus ideas al respecto en el documento "Sesenta artículos sobre métodos de trabajo":

"Nuestras revoluciones se suceden unas a otras. En 1949, la toma del poder político en todo el país, se vio seguida muy pronto por la reforma agraria anti feudal. Tan pronto como se hubo completado la reforma agraria, siguió la cooperativización. Después vino la transformación socialista de la propiedad privada, en la industria, el comercio y la artesanía (…) La revolución socialista en el terreno de los medios de producción alcanzará su culminación en 1.958, y le seguirá la revolución socialista en los frentes político e ideológico (...) Hoy (estamos) preparándonos para hacer la revolución en el ámbito tecnológico, de modo que (podamos) superar a Gran Bretaña en 15 años o más años." [350].

A finales de 1.957 los asesores militares y navales soviéticos de China habían indicado a los chinos que debían comprar equipamiento naval de la Unión Soviética. Anteriormente, la URSS ya había solicitado construir estaciones de comunicaciones de larga distancia conjuntas en China, respondiendo el PCCh que en su territorio ellos pagarían la totalidad y serían únicos dueños de las mismas.

El 28 de junio de 1958, Chu Enlai escribió a Kruschev solicitando que la Unión Soviética proporcionase ayuda tecnológica para el desarrollo naval de China, en especial en cuanto a nuevos submarinos. Pero al pretender la URSS crear una flota de propiedad conjunta, Mao le indicó al embajador soviético Yudin: "¿Quiere usted decir que debemos crear la flota con su ayuda o que hemos de crear conjuntamente la flota porque, de lo contrario, ustedes no nos proporcionarían ayuda alguna?". Mao consideraba que detrás de las propuestas soviéticas de establecer estaciones de radio de onda larga de propiedad conjunta en China y una flotilla común de submarinos se encontraba el intento de Moscú de controlar a China. [351].

Después de una larga conversación entre Kruschev y Mao y 4 días de reuniones entre Malinovskii y Peng Dehuai, el 3 de agosto de 1958 se acordó la construcción de estaciones de onda larga bajo propiedad china y el envío de expertos soviéticos a China. [352].

La actitud respecto a determinadas actuaciones de la URSS por parte de la dirección del PCCh durante la época del inicio del Gran Salto Adelante, partía de hechos objetivos en cuanto al comportamiento de la URSS en su trato con los demás partidos comunistas, no solo con el PCCh, sino también con partidos como el polaco y el húngaro, como lo demostrarían, en opinión del PCCh, las revueltas ocurridas en esos países socialistas en 1956.

Pero también parece cierto que además de ese recelo hacia la URSS y sus "intenciones chovinistas" de gran potencia, Mao Zedong tensionando las relaciones con la URSS, pretendía enseñar a su propio pueblo y a su propio partido la necesidad de dar un gran salto en el desarrollo económico, social y cultural para huir de los errores que veía en la URSS y de paso neutralizar la actitud de Chu Enlai, Deng Xiaoping y Liu Shaochi que no veían nada claro que el subjetivismo pudiera hacer olvidar el punto de partida objetivo, las condiciones reales de la sociedad china.

El 14 de julio de 1958, un grupo de jóvenes oficiales nacionalistas dirigidos por Abdel Karim se hicieron con el estado en Irak, estableciendo relaciones amistosas con el bloque socialista. Estados Unidos e Inglaterra respondieron desembarcando tropas en Líbano y Jordania. China protestó airadamente por la intervención imperialista, reconoció a la nueva República de Irak y millones de chinos manifestaron su repulsa por toda China[353]. El 17 de julio Mao ordenó a Peng Dehuai trasladar la fuerza aérea a Fujian y prepararse para cañonear Kinmen (Quemoy) las islas controladas por el Kuomintang, cercanas a la costa china [354].

Del 31 de julio al 3 de agosto de 1958, Kruschev estuvo en China manteniendo reuniones con Mao y otros dirigentes del PCCh acerca de enfrentamientos ocurridos entre ambos debido al intento de la URSS de crear una flotilla submarina conjunta soviético-china, que el PCCh consideró y así lo manifestaron al embajador soviético Yudin, un intento chovinista del PCUS de controlar a China y a sus fuerzas armadas. Sin embargo, los dirigentes chinos en ningún momento informaron a Kruschev de la decisión que habían tomado ni de los preparativos para cañonear la isla Kinmen en poder del Kuomintang [355].

El 17 de agosto de 1958 la dirección del PCCh convocó una conferencia del Politburó para debatir dar un impulso al "Gran Salto Adelante". En dicha Conferencia Mao pronunció las siguientes palabras:

"En nuestra propaganda, decimos que nos oponemos a la tensión y que nos esforzamos en la distensión, como si la distensión fuera ventajosa para nosotros y la tensión fuera ventajosa para Occidente. Pero ¿podemos o no podemos contemplar la situación a la inversa? ¿Es la tensión una ventaja relativa para nosotros y una desventaja para Occidente? La tensión constituirá una ventaja para Occidente únicamente en tanto le permita aumentar la producción militar, y será una ventaja para nosotros en tanto que facilite la movilización de todas nuestras energías positivas. La tensión puede contribuir a aumentar el número de afiliaciones a los partidos comunistas en distintos países. También puede ayudarnos a incrementar la producción de acero así como la de cereales. (…) Tener un enemigo ante nosotros, tener tensión, es ventajoso para nosotros." [356] A la madrugada del día siguiente de esta intervención, Mao escribió al ministro de Defensa Peng Dehuai: "Prepárese para cañonear Kinmen (Quemoy) de forma inmediata y para enfrentarse directamente con Chiang Kaishek e indirectamente con los estadounidenses" [357].

Es decir, el estímulo material propio del socialismo con el criterio de distribución "a cada cual según su trabajo" para desarrollar las fuerzas productivas, fue sustituido, para conseguir dicho objetivo, por el estímulo del enfrentamiento con el enemigo externo o interno. Mao además, como hizo la URSS después hasta su auto derrumbe, se erigía en motor de la lucha del movimiento comunista internacional y del desarrollo de los partidos comunistas en los distintos países. Ello hizo dejar en segundo lugar la satisfacción de las necesidades reales de su población.

El 27 de junio de 1981, la VI Sesión Plenaria del XI Comité Central del Partido Comunista de China adoptó una de las más importantes Resoluciones de su historia. Dicha Resolución sintetizó el comienzo de política de la reforma y apertura y la valoración autocrítica de los aciertos y errores principales cometidos por el PCCh y Mao Zedong en particular. En dicha Resolución se decía respecto al Gran Salto Adelante:

"En 1958, el II Pleno del Octavo Congreso Nacional del Partido aprobó la línea general para la construcción del socialismo. La línea y sus aspectos fundamentales eran correctos, ya que reflejaban la demanda de las masas para presionar un cambio en el atraso económico y cultural de nuestro país.

Su defecto era que se pasaba por alto las leyes económicas objetivas. Tanto antes como después del pleno, todos los camaradas del Partido y el pueblo de todas las nacionalidades mostraron gran entusiasmo e iniciativa por el socialismo y logramos ciertos resultados en la producción y la construcción. Sin embargo, los errores de "izquierda", que se caracterizan por el exceso de objetivos, la emisión de direcciones arbitrarias, la jactancia y la agitación hasta de un "viento comunista", se extendió sin control en todo el país. Esto se debió a nuestra falta de experiencia en la construcción socialista y la falta de comprensión de las leyes del desarrollo económico y de las condiciones económicas fundamentales en China. Más importante aún, se debió al hecho de que el camarada Mao Tse-tung y muchos camaradas dirigentes, tanto en el centro como en las localidades, se habían convertido en engreídos de sus éxitos, se impacientaron por obtener resultados rápidos y sobrevaloraron del papel de la voluntad subjetiva del hombre y sus esfuerzos.

Después de la línea general se formuló, el Gran Salto Adelante y el movimiento de las comunas en la población rural se iniciaron sin una cuidadosa investigación y estudio y sin experimentación previa. A partir de finales de 1958 en la primera etapa de la reunión de Lushan del Buró Político del Comité Central del Partido, en julio de 1959, el camarada Mao Zedong y el Comité Central se dirigió a todo el Partido con la energía de rectificar los errores que ya habían sido reconocidos.

Sin embargo, en la parte posterior de la reunión, se equivocó en el inicio de la crítica del camarada Peng Dehuai y luego en el lanzamiento de una lucha en todo el partido contra el "oportunismo de derecha". La resolución aprobada por la Octava Sesión Plenaria del Comité Central del Partido respecto de los llamados anti-Partido grupo de Peng Dehuai, Kecheng Huang, Wentian Zhang y Zhou Xiaozhou era totalmente errónea. Políticamente, esta lucha socavó gravemente la democracia interna del Partido desde el nivel central hasta la base, e interrumpió el proceso de la rectificación de los errores de económicos de "izquierda", lo que prolongó su influencia.

Los errores del Gran Salto Adelante y de la lucha contra el "oportunismo de derecha" se debieron principalmente a una sucesión de calamidades naturales junto con la perfidia del incumplimiento de los contratos por parte del gobierno soviético, debido a lo cual, nuestra economía tuvo serias dificultades entre 1959 y 1961, y ello supuso graves pérdidas a nuestro país y su pueblo." [358].

A partir de 1.959, la población de China se frenó y decreció, rompiendo el ritmo ascendente de 13.9 millones de personas de promedio anual desde 1.952. Aunque sólo en el año 1961 se produce disminución de población en torno a 6.8 millones de personas, teniendo en cuenta el promedio de desarrollo demográfico de años anteriores y posteriores, se puede deducir que en 1.960 dejaron de nacer o murieron 12.7 millones personas por causas ajenas a la evolución demográfica de los 7 años anteriores, en 1.961 fueron 20.7 millones y en 1.962, 8.4 millones. En total, 41.8 millones de personas, aproximadamente. Es obvio que el Gran Salto Adelante tuvo influencia en el aumento de la mortalidad y/o de la disminución de nacimientos, pero hay que tener en cuenta también que durante 1959, China padeció las catástrofes naturales y climáticas más nefastas de gran parte de su historia que afectaron a una octava parte de los cultivos (más de 13 millones de hectáreas). También contribuyó a la situación negativa la cancelación de los contratos soviéticos de colaboración económica. El PIB per cápita sufrió también un decrecimiento en esos años y sólo en 1.965 pudo superar los niveles de 1.958.

T. 19 - Repercusión demográfica y macroenonómica del "Gran Salto Adelante".
Evolución demográfica y PIB per cápita en dólares internacionales Geary-Khamis de 1.990.
China (1952-1964).
[359]
Años 1.952 1.953 1.954 1.955 1.956 1.957 1.958 1.959 1.960 1.961 1.962 1.963 1.964
Habitantes (millones) 568.9 581.4 595.3 608.6 621.5 637.4 653.2 666.0 667.1 660.3 665.8 682.3 698.4
Variación (millones) +12.5 +13.9 +13.3 +12.9 +15.9 +15.8 +12.8 +1.1 -6.8 +5.5 +16.5 +16.1
PIB per capita $ 538 552 557 577 616 636 690 686 662 553 550 590 645

El 23 de agosto de 1958 el Ejército de Liberación Popular de China inició fuertes bombardeos de artillería sobre las islas Kinmen (Quemoy), controladas por la Kuomintang. En 1 hora y media, el ELP lanzó 30.000 obuses, matando 600 oficiales y soldados del Kuomintang, de los cuales 3 eran vicecomandantes [360]. En las seis semanas siguientes varios cientos de miles de cargas explosionaron en las islas y a sus alrededores. Eisenhower reforzó la Séptima Flota para proteger las líneas de abastecimiento de las islas [361]. El 6 de octubre, el ministro de Defensa chino Peng Dehuai publicó el "Mensaje a los Compatriotas de Taiwan" en el que hacía un llamamiento para buscar una solución pacífica y oponerse a la "conjura estadounidense" que pretendía dividir China de forma permanente [362]. A partir de ese día se rebajó grandemente el asedio a las islas Kinmen.

La crítica al imperialismo y la consigna "¡Liberaremos Taiwan!" estaba unida a las instrucciones de llevar a cabo el Gran Salto Adelante para "construir una sociedad comunista" pues según decía Mao Zedong por entonces, "la realización de la sociedad comunista en China no está lejos". Además se realizaban llamamientos al partido y al pueblo para "deshacerse de todos los fetiches y supersticiones y desafiar las leyes tanto humanas como divinas" [363] y la crítica a Chu Enlai y otros dirigentes por oponerse al "avance precipitado" [364], forzando a Chu Enlai bajo presión de Mao a autocriticarse oficialmente [365] y según fuentes no oficiales de la RPCh, ello y ser demasiado "blando" con los países occidentales capitalistas fue la verdadera causa de su dimisión después como Ministro de Asuntos Exteriores [366].

El 5 de septiembre de 1958, ante el Consejo de Estado (Gobierno), Mao Zedong dijo:

"Junto con su faceta desventajosa, una situación (internacional) tensa, podría movilizar a la población, en particular, podría movilizar a las gentes más desfavorecidas, junto con las personas de posición media, y, por consiguiente, podría promover el Gran Salto Adelante necesario para la construcción económica. (…) En una ocasión, Lenin planteó este punto en sus debates sobre la guerra. Lenin dijo que una guerra podía motivar la condición anímica de la gente, tensándola. Aunque ahora mismo no hay ninguna guerra, una situación tensa causada por la actual confrontación militar, también puede hacer que afloren todos los factores positivos." [367].

A principios de 1.959, comenzaron a notarse los efectos negativos del "avance precipitado" en la economía del Gran Salto Adelante [368]. En Marzo se produce el levantamiento feudal en Tíbet, lo que complicó las tradicionales relaciones amistosas con India [369]. En estas condiciones adversas para el PCCh, el 20 de junio de 1959, la URSS comunica a China que debido a las negociaciones de Ginebra que mantienen con EE.UU. no podrían cumplir con algunas obligaciones que habían adquirido en el acuerdo firmado con China de junio de 1957, y que no proporcionarían a China datos técnicos de la bomba atómica. [370].

El 14 de julio de 1959, se celebra la Conferencia del PCCh de Lushan para debatir las consecuencias del Gran Salto Adelante en la que Mao reconoce algunos errores y acepta el paso a primera línea de la actividad diaria de Liu Shaochi y Deng Xiaoping. [371]. Coincidiendo con ello, el ministro de Defensa Peng Dehuai que acababa de volver de un viaje oficial a la URSS, escribe a Mao pidiéndole que los dirigentes del partido "superaran su entusiasmo pequeñoburgués" y evaluaran cuidadosamente "los fracasos y los logros" del Gran Salto Adelante [372].

Ello provocó la reacción de Mao que consiguió el apoyo incluso de Liu Shaochi -aunque éste, posteriormente, sería etiquetado, como "el Kruschev de China"-, para eliminar del gobierno al antiguo comandante jefe de los Voluntarios en Corea, Peng Dehuai, confinarlo en Sichuan y acusarle de ser "agente soviético"[373]. En agosto de 1959 tiene lugar un enfrentamiento fronterizo entre China e India en el que jugó un importante papel el apoyo implícito de India al Dalai Lama y su rebelión del 7 de abril. La URSS el 9 de septiembre publica en los medios de comunicación una nota en la que se limitan a expresar "lamentar" el conflicto surgido entre India y China. La equidistancia de la URSS hizo que China interpretase que ello en la práctica suponía un apoyo a la posición india [374]. Posteriormente, en Septiembre, Mao se quejaría de que "en septiembre de 1959, durante la disputa de la frontera china-india, Kruschev respaldó a Nerhu en los ataques que nos dirigía" [375]. En cualquier caso, dicho posicionamiento de la URSS suponía por primera vez hacer pública diferencias entre China y URSS.

El 30 de septiembre de 1959, Kruschev pronunció un discurso en Beijing, a propósito de la celebración del X aniversario de la RPCh. No sólo elogió "el espíritu de Camp David" para relajar las tensiones entre Este y Oeste, sino que manifestó que "es poco sensato utilizar medios militares para poner a prueba el sistema capitalista". Ello fue interpretado por el PCCh como un ataque a China y a su política [376].

Dos días después, el 2 de octubre tiene lugar en Beijing una reunión a la que asisten Kruschev, Suslov y Gromyko por parte soviética y Liu Shaochi, Chu Enlai, Chu Teh, Lin Biao, Deng Xiaoping, Peng Zhen, Chen Yi y Wang Jiaxiang. En ella se manifestaron las contradicciones existentes. Kruschev criticó la política "aventurera" de China respecto a Taiwan, India y Tíbet, y acusó de ser "insensato" competir con India "por unos cuantos kilómetros cuadrados de tierra yerma", permitiéndose ridiculizar a los chinos por "haber dejado marchar" al Dalai Lama. Los chinos respondieron que la política de garantizar no usar la fuerza en Taiwan era la política del imperialismo para "crear dos Chinas" [377].

Kruschev se había permitido al comienzo transmitir a China un mensaje de Eisenhower solicitando la liberación de 5 prisioneros estadounidenses a lo que Chu Enlai contestó rechazándola y diciendo que estaba previsto ser liberados pero no después de la visita de Kruschev. Así mismo, Kruschev, al final de la reunión, solicitó a China que restituyera a Peng Dehuai en su puesto de Ministro de Defensa, lo cual no sólo fue rechazado tajantemente, sino que confirmó según China la sospecha de que la URSS estaba detrás de las críticas de Peng no ya solo al Gran Salto Adelante, sino a la dirección del PCCh mediante una conjura extranjera para derribar la dirección encabezada por Mao [378].

En julio de 1.960, en plena situación de hambruna en China como consecuencia del Gran Salto Adelante y de las calamidades naturales, la URSS decide reducir de forma drástica la ayuda o contratos material y militar a China y repatriar a los expertos soviéticos [379].

Como contestación a una carta anterior del PCUS, el 14 de junio de 1963, el PCCh publicó la "Proposición Acerca de la Línea General del Movimiento Comunista Internacional". Esta fue llamada "la Carta de los 25 puntos", en la que se realizaba una crítica completa a las posiciones asumidas por el PCUS a partir del XX Congreso. Dicho documento, junto a posiciones correctas, tenía en parte un desarrollo izquierdista de la declaración de noviembre de 1.956 "Sobre la experiencia histórica de la dictadura del proletariado" en que el PCCh se oponía a la descalificación general de Stalin. En realidad este documento significó por un lado la corfirmación de la división en el movimiento comunista internacional y al mismo tiempo la base ideológica para preparar la "Gran Revolución Cultural Proletaria" en China.

En ella se indicaba, entre otras cosas, que:

"Durante los últimos años, en el movimiento comunista internacional ha habido, efectivamente, diferencias en la comprensión de las Declaraciones de 1957 y 1960, así como en la actitud hacia ellas… En último término, es un problema de reconocer o no la verdad universal del socialismo científico, reconocer o no la significación universal del camino de la Revolución de Octubre" (Punto 1, pág. 4).

"¿Cuáles son los principios revolucionarios de las dos Declaraciones? …Unión de los proletarios de todos los países; unión de los proletarios y pueblos y naciones oprimidos del mundo; lucha contra el imperialismo y los reaccionarios de los diversos países; lucha por la paz mundial, la liberación nacional, la democracia popular y el socialismo; consolidación y crecimiento del campo socialista; consecución paulatina de la victoria completa de la revolución mundial proletaria, y establecimiento de un mundo nuevo, sin imperialismo, sin capitalismo y sin explotación." (Punto 2, pág. 5).

"Definir con criterio unilateral la línea general del movimiento comunista internacional como "coexistencia pacífica", "emulación pacífica" y "transición pacífica" significa infringir los principios revolucionarios de las Declaraciones de 1957 y 1960, arrojar por la borda la misión histórica de la revolución mundial proletaria y apartarse de la doctrina revolucionaria del socialismo científico" (Punto 3, pág.6).

"La contradicción entre el campo socialista y el campo imperialista; la contradicción entre el proletariado y la burguesía en los países capitalistas; la contradicción entre las naciones oprimidas y el imperialismo; la contradicción entre los países imperialistas y entre los grupos monopolistas…/… La contradicción entre el campo socialista y el campo imperialista es una contradicción entre dos sistemas sociales fundamentalmente distintos, el socialismo y el capitalismo. Esta contradicción es, sin duda, muy aguda. Sin embargo, los marxista-leninistas no deben reducir las contradicciones en el mundo pura y simplemente a la contradicción entre el campo socialista y el campo imperialista." (Punto 4, pág.7).

"En el problema de las contradicciones fundamentales del mundo contemporáneo, deben ser sometidos a crítica los puntos de vista erróneos que consisten: en borrar el contenido de clase de la contradicción entre el campo socialista y el campo imperialista…en reconocer tan sólo la contradicción entre el campo socialista y el campo imperialista…en sostener que la contradicción entre el proletariado y la burguesía en el mundo capitalista puede resolverse sin una revolución proletaria dentro de cada país, y que la contradicción entre las naciones oprimidas y el imperialismo puede resolverse sin una revolución de las naciones oprimidas…creer que la contradicción entre los países imperialistas puede ser reconciliada o eliminada mediante "la conclusión de acuerdos internacionales entre los grandes monopolios"… en sostener que la contradicción entre los dos sistemas mundiales, el socialismo y el capitalismo, desaparecerá automáticamente en el curso de una "emulación económica" (Punto 5, pág. 8).

"…los imperialistas y los reaccionarios tratan invariablemente, y de mil maneras, de influir en la política interior y exterior de los países del campo socialistas, de socavar este campo y de quebrantar la unidad de los países socialistas, sobre todo la unidad entre China y la Unión Soviética. Tratan invariablemente de penetrar en los países socialistas y subvertirlos, e incluso abrigan la vana esperanza de destruir el campo socialista" (Punto 6, pág. 10).

"El camino realista y correcto es confiar el destino de los pueblos, el destino de la humanidad, a la unión y la lucha del proletariado mundial y a la unión y la lucha de todos los pueblos. En cambio, significa desorientar a la gente el no distinguir entre los enemigos, los amigos y los propios, y el confiar el destino de los pueblos, el destino de la humanidad, a la colaboración con el imperialismo norteamericano. La bancarrota de esta ilusión ha quedado evidenciada por los acontecimientos de los últimos años" (Punto 7, pág. 13).

"Lenin tenía razón cuando decía: 'En realidad, el movimiento revolucionario en los países adelantados sería prácticamente un engaño, sin la unión completa y más estrecha de los obreros en la lucha contra el capital en Europa y América con los cientos y cientos de millones de esclavos 'coloniales' oprimidos por el capital.' Ahora, en los destacamentos del movimiento comunista internacional hay quienes adoptan una actitud pasiva, desdeñosa y negativa hacia la lucha de las naciones oprimidas por la liberación. Están de hecho protegiendo los intereses de la burguesía monopolista, traicionando los del proletariado y degenerando en socialdemócratas" (Punto 8, pág.15).

"Las naciones y pueblos oprimidos de Asia, África y América Latina están enfrentados a la tarea urgente de luchar contra el imperialismo y sus lacayos. La historia ha encomendado a los partidos proletarios de estas zonas la gloriosa misión de mantener en alto la bandera de lucha contra el imperialismo…El proletariado y su partido deben, sobre la base de la alianza obrero-campesina, unir a todas las capas sociales que puedan ser unidas y organizar un amplio frente único contra el imperialismo y sus lacayos…El partido proletario y el pueblo revolucionario deben dominar todas las formas de lucha, incluida la lucha armada. El partido del proletariado, cuando establece un frente único con la burguesía, debe seguir una política tanto de unidad como de lucha. Su política debe ser la de unirse con la burguesía a medida que ésta se inclina a ser progresista, antiimperialista y anti feudal, y de luchar al mismo tiempo contra las tendencias reaccionarias de la burguesía al compromiso y colusión con el imperialismo y las fuerzas del feudalismo. La concepción del mundo del partido proletario en relación con el problema nacional es el internacionalismo, y no el nacionalismo" (Punto 9, págs. 15-16-17)

"En los países imperialistas y capitalistas, para resolver definitivamente las contradicciones de la sociedad capitalista, es indispensable realizar la revolución proletaria y la dictadura del proletariado…/… La socialdemocracia es una corriente ideológica burguesa. Lenin señaló hace mucho que los partidos socialdemócratas son destacamentos políticos de la burguesía, sus agentes en el movimiento obrero y su principal pilar social." (Punto 10, págs. 18-19).

"El socialismo científico ha sostenido siempre que el problema fundamental de toda revolución es el problema del Poder estatal…/…El partido del proletariado no debe en absoluto basar su pensamiento, su política para la revolución y todo su trabajo en la suposición de que el imperialismo y los reaccionarios están dispuestos a aceptar la transformación pacífica." (Punto 11, pág. 20-21).

"Si la dirección de un partido adopta una línea no revolucionaria y convierte su partido en un partido reformista, su lugar en la revolución será ocupado por los marxista-leninistas que haya dentro y fuera del partido, los cuales dirigirán al pueblo en la revolución…/… Si los comunistas se deslizan por el camino del oportunismo, degenerarán en nacionalistas burgueses y en apéndices del imperialismo y de la burguesía reaccionaria" (Punto 12, pág. 24)

"Hay quienes exageran unilateralmente el papel de la emulación pacífica entre los países socialistas y los países imperialistas, y tratan de sustituir por la emulación pacífica la lucha revolucionaria de todos los pueblos y naciones oprimidos." (Punto 13, pág. 26)

"Confundir las guerras justas con las injustas y oponerse a todas ellas sin hacer distinción alguna, es un punto de vista pacifista burgués y no marxista-leninista…/… Algunas personas han llegado ahora a considerar que es posible hacer realidad un "mundo sin armas, sin ejércitos y sin guerras" mediante el "desarme general y completo" en condiciones en que aún existen el imperialismo y el sistema de la explotación del hombre por el hombre. Se trata de una ilusión completamente irrealizable." (Punto 14, págs. 27-28).

"La aparición de las armas nucleares no puede detener el avance de la historia de la humanidad ni salvar el sistema imperialista de su ruina, al igual que la aparición en la historia de tal o cual técnica nueva no pudo salvar ni un solo sistema decrépito de su ruina." (Punto 15, pág. 31).

"Desde su proclamación, la República Popular China ha seguido también invariablemente la política de coexistencia pacífica con países de sistemas sociales diferentes…/…La coexistencia pacífica no debe extenderse jamás a las relaciones entre las naciones oprimidas y las naciones opresoras, entre los países oprimidos y los países opresores o entre las clases oprimidas y las clases opresoras…/… Nadie debe exigir, en ninguna circunstancia, so pretexto de la coexistencia pacífica, que los pueblos y naciones oprimidos renuncien a su lucha revolucionaria…/… si la línea general de la política exterior de los países socialistas se limita a la coexistencia pacífica, es imposible resolver correctamente los problemas de las relaciones entre los países socialistas, ni los problemas de las relaciones entre los países socialistas y los pueblos y naciones oprimidos.../…la línea general de la política exterior de los países socialistas debe tener el siguiente contenido: desarrollar las relaciones de amistad, ayuda mutua y cooperación entre los países del campo socialista de acuerdo con el principio del internacionalismo proletario; esforzarse por realizar la coexistencia pacífica con países de distintos sistemas sociales sobre la base de los Cinco Principios, y oponerse a la política imperialista de agresión y de guerra; apoyar la lucha revolucionaria de todos los pueblos y naciones oprimidos. Estos tres aspectos están relacionados entre sí y son inseparables, y ninguno de ellos puede ser omitido." (Punto 16, págs. 32-33-34).

"Es erróneo y contrario a la realidad objetiva y al socialismo científico negar la existencia de la lucha de clases en el período dela dictadura del proletariado y negar la necesidad de llevar hasta el fin la revolución socialista en los frentes económico, político e ideológico" (Punto 17, pág. 35).

"¿Puede haber un "Estado de todo el pueblo"?.../… Desde el punto de vista de los marxistas-leninistas, no existe ningún Estado que no sea de clase o que esté por encima de las clases. Mientras el Estado permanezca como Estado, debe revestir invariablemente un carácter de clase; mientras exista el Estado, no podrá ser de "todo el pueblo". Tan pronto como la sociedad quede sin clases, dejará de existir el Estado…/… Los representantes de la burguesía siempre llaman al Estado burgués "Estado de todo el pueblo" (Punto 18, pág. 37).

"¿Puede haber un "partido de todo el pueblo"?.../… no hay ningún partido que no sea de clase o que esté por encima de las clases…/… El partido del proletariado es el único partido capaz de representar los intereses de todo el pueblo." (Punto 19, pág. 40).

"Algunos vienen efectuando intensamente la llamada "lucha contra el culto a la personalidad", cuando en realidad hacen todo lo posible para denigrar el partido proletario y la dictadura del proletariado. Al mismo tiempo, no se les escapa ningún medio para ensalzar el papel de ciertos individuos, achacando a otros todos los errores y atribuyéndose todos los éxitos a sí mismos. Aún más grave es que, so pretexto de la "lucha contra el culto a la personalidad", algunos intervengan burdamente en los asuntos internos de otros partidos y países hermanos, y cambien a la fuerza la composición de la dirección de otros partidos hermanos a fin de imponerles su propia línea errónea. ¿Qué es todo esto sino chovinismo de gran nación, sectarismo, escisionismo y actividad subversiva?" (Punto 20, pág. 41).

"Si un país socialista, partiendo tan sólo de sus intereses particulares, exige unilateralmente que otros países hermanos se supediten a las necesidades de él y, so pretexto de oponerse a la llamada "edificación en el aislamiento" y al llamado "nacionalismo", se opone a que otros países hermanos se atengan en su edificación al principio de apoyarse principalmente en sus propios esfuerzos y a que desarrollen independientemente su economía, o incluso ejerce sobre ellos presión económica, éstas sí son manifestaciones de egoísmo nacional…/… Es chovinismo de gran nación…en nombre de la "división internacional del trabajo" o la "especialización", imponer la propia voluntad a otros, menoscabar la independencia y la soberanía de otros países hermanos y dañar los intereses de sus pueblos." (Punto 21, pág, 43).

"Si se reconoce que no hay "superiores" e "inferiores" en las relaciones entre los partidos hermanos, es inadmisible imponer a otros partidos hermanos el programa, las resoluciones y la línea del propio partido como "programa común" del movimiento comunista internacional…/…¿Quién llamó abiertamente a una modificación en la direccióndel Partido y del Estado de Albania?...¿Es posible que los camaradas dirigentes del PCUS realmente no sientan su responsabilidad por el empeoramiento, tan grave en la actualidad, de las relaciones soviético-albanesas?.../… Durante los últimos años, aunque nos hemos visto enfrentados con toda una serie de graves infracciones de los principios que rigen las relaciones entre los partidos y países hermanos, aunque se nos han ocasionado muchas dificultades y daños, los miembros de nuestro Partido y nuestro pueblo han dado pruebas de gran moderación. El espíritu del internacionalismo proletario de los comunistas y del pueblo chinos ha salido airoso de una prueba severa." (Punto 22, págs. 44-45-46).

"Ante los partidos marxista-leninistas sigue planteada la tarea necesaria de continuar denunciando a los dirigentes de los revisionistas yugoslavos y de luchar activamente por impedir la penetración de las ideas anti leninistas de los revisionistas yugoslavos en el movimiento comunista y en el movimiento obrero…/… el revisionismo es hoy el peligro principal del movimiento comunista internacional". (Punto 23, págs. 48-49).

"Debe haber un partido revolucionario creado sobre la teoría revolucionaria marxista-leninista y en el estilo revolucionario marxista-leninista… Si un partido no es un partido revolucionario proletario, sino un partido reformista burgués… Entonces, semejante partido no puede en absoluto dirigir la lucha revolucionaria del proletariado y las amplias masas populares." (Punto 24, pág. 51).

"Como es del conocimiento de los camaradas del PCUS, la polémica pública en el movimiento comunista internacional ha sido provocada por dirigentes de ciertos partidos hermanos y nos ha sido impuesta a nosotros…/…En nuestra opinión, ya que dirigentes de ciertos partidos han atacado abiertamente a otros partidos hermanos y han provocado la polémica pública, no tienen razón ni derecho para prohibir que los partidos hermanos atacados les den respuestas públicas. Puesto que dirigentes de ciertos partidos han publicado numerosos artículos atacando a otros partidos hermanos, ¿por qué no publican en su propia prensa los artículos que estos partidos hermanos han escrito en respuesta?" (Punto 25, pág. 52) [380].

Una parte de la crítica de dicha declaración del PCCh a las posiciones del PCUS, estaba confirmada por la práctica. Como decía con frecuencia Mao Zedong, a pesar de los errores de Stalin reconocidos y sufridos por los propios chinos, el abandono de la "espada de Stalin" efectivamente, suponía el abandono también el abandono del abandono de la "espada de Lenin" con las consecuencias de abrir la puerta a todo tipo de concepciones socialdemócratas debilitando el partido ante el imperialismo. En ese sentido la defensa de Stalin por parte de China tenía un gran valor y ello hace completamente ridículas las afirmaciones del KKE en sentido contrario.

Sin embargo la declaración del PCCh en el punto 16 dice: "si la línea general de la política exterior de los países socialistas se limita a la coexistencia pacífica, es imposible resolver correctamente los problemas de las relaciones entre los países socialistas, ni los problemas de las relaciones entre los países socialistas y los pueblos y naciones oprimidos".

Es muy significativo que el KKE, tan crítico con esta declaración "Proposición Acerca de la Línea General del Movimiento Comunista Internacional" del PCCh por el hecho de oponerse a la URSS (de Kruschev), copie sus mismos argumentos para criticar la coexistencia pacífica de la China actual. Ello demuestra una vez más que el KKE se mueve más por un odio irracional contra China, que por razonamientos políticos en base a hechos objetivos.

El punto 16 de dicha declaración abre la puerta a la justificación de la lucha militar contra el imperialismo por parte de los países socialistas en apoyo a los países agredidos. La propia vida ha demostrado que la lucha contra el imperialismo es lo correcto por parte de un país atacado militarmente u oprimido por el imperialismo, sea o no socialista, pero no puede convertirse en estrategia global de la política exterior de un país socialista que está en pleno proceso de construcción socialista para abandonar la miseria como era el caso de China en los años 60.

La política de coexistencia pacífica está en contradicción con que los países socialistas promuevan la subversión en los países capitalistas o se impliquen militarmente en la lucha antimperialista de otros países. Los 5 principios de la coexistencia pacífica fueron desarrollados por Chu Enlai en las relaciones internacionales, y expuestos el 31 de diciembre de 1953.

Consisten en "el respeto mutuo a la integridad territorial y la soberanía, la no agresión ni intervención en los asuntos internos de un país por parte del otro, de igualdad y beneficio recíproco y de coexistencia pacífica". Dichos principios ya fueron expuestos por el propio Mao Zedong inmediatamente constituida la Nueva China al proclamar:

"El gobierno chino está dispuesto a establecer relaciones diplomáticas con cualquier gobierno extranjero que desee atenerse a los principios de igualdad de derechos y de beneficio recíproco, así como al respeto mutuo a la integridad territorial y a la soberanía". [381].

No se puede defender al mismo tiempo las relaciones de igualdad entre estados o el beneficio recíproco y al mismo tiempo intentar subvertir o enfrentar a dichos estados. Como ha demostrado la historia, la tarea de los países socialistas no es subvertir y enfrentar a los países imperialistas, sino construir el socialismo y desarrollarlo en su país. La tarea de subvertir los países imperialistas corresponde a sus propios pueblos. La tarea de enfrentar la agresión imperialista corresponde a los pueblos agredidos que pueden ayudarse en la medida de sus posibilidades. Los países socialistas en vías de desarrollo no pueden dejar en segundo lugar su construcción socialista para colocar en primer lugar su ayuda a otros países en su liberación.

El 29 de mayo de 1984, en una entrevista con el presidente brasileño Oliveira Figueiredo, Deng Xiaoping indicó: "La meta de la política exterior china es la paz mundial. Con sujeción a esta meta, nos entregamos en cuerpo y alma a las cuatro modernizaciones, al desarrollo de nuestro país y a la construcción de un socialismo con peculiaridades chinas."[382].

El 18 de septiembre de 1982, en una conversación con el dirigente coreano Kim Il Sung, Deng Xiaoping manifestó: "Debemos consagrarnos en cuerpo y alma a la construcción nacional…Llevamos decenios de revolución y más de 30 años de práctica del socialismo, y he aquí que todavía en 1978, el salario medio de los obreros no pasaba de 40 o 50 yuanes, y la mayoría de nuestras zonas rurales permanecía en condiciones de miseria. Así las cosas, ¿de qué superioridad del socialismo puede hablarse?" [383].

Ante la situación crítica de las calamidades naturales, el Gran Salto Adelante y la ruptura de los contratos soviéticos, Mao aceptó colocar a Liu Shaochi y Deng Xiaoping en el trabajo diario de la dirección del Gobierno después de la autocrítica parcial de Mao. Sin embargo, en febrero de 1.962, Wang Jianxiang, jefe del departamento de Internacional del PCCh envió a los máximos dirigentes del partido informes en los que manifestó que "el objetivo de la política internacional de China como país socialista debe ser promover la paz mundial para concentrarse en la construcción socialista". Por tanto el objetivo ha de ser "aliviar la tensión internacional, no exacerbarla"[384].

Mao calificó la palabras de Wang como un intento de conciliación con los imperialistas y "favorable al revisionismo" en el interior de China. [385].

En noviembre de 1.964, China envió una delegación dirigida por Chu Enlai a la URSS para intentar detener el proceso de deterioro en las relaciones entre los dos países. Fue un fracaso. Al parecer, según Wang Taiping y Jin Chongji, el Ministro de Defensa soviético Malinovskii pidió a los chinos que derrocaran a Mao. [386].

El inicio de la "Gran Revolución Cultural Proletaria" en China significó la agudización del enfrentamiento con la URSS. El cruce de acusaciones se generalizó. La lucha contra el "socialimperialismo" suponía la lucha contra el "revisionismo" en el interior de China, identificando como tales a quienes precisamente habían normalizado después del fracaso del Gran Salto Adelante el trabajo del gobierno en la construcción socialista (Liu Shaochi "el Kruschev de China" y Deng Xiaoping, "seguidor del camino capitalista"). La URSS por su parte, fortaleció su campaña contra China acusando a la "dirección maoísta" de estar aliada con EE.UU. para dividir el movimiento comunista internacional.


[347] Manuscritos de Mao Zedong desde la fundación de la RPCh, diciembre de 1.959 - JMZW, 6, págs. 497-498, ídem.

[348] Li Ping, "Kaiguo zongli Zhou Enlai", págs. 360-361.

[349] Xin Ziling, "Mao Zedong quanzhuan" -Biografía completa de Mao Zedong, Hong Kong, Liwen, 1993, 4, págs. 102-105, ídem.

[350] Mao Zedong, "Sesenta artículos sobre los métodos de trabajo [borrador]" enero 1958, Manuscritos de Mao Zedong desde la fundación de la República Popular China, 7, pág. 51, JMZW, Beijing, Citado por Chen Jian en 'La China de Mao y la guerra fría'.

[351] Wan Taiping y otros, "Zhonghua renmin gongheguo waijiao shi", 1957-1969, -Historia diplomática de la República Popular de China 1957-1969- Beijing, Shijie zhishi, 1998, págs. 224-225; Xue Mouhong y otros, "Dangdai zhongguo waijiao", pág. 113; Zhou Wenki y Zhu Liangru, "Teshu er fuzha de keti, págs. 512-513; Liu Guoxin "Zhonghua renmin gongheguo lishi Chiangbian", 2, pág. 14, ídem.

[352] Wang Taiping y otros, "Zhongua renmin gongheguo waijiao shi" pág. 226-227; Xue Mouhong y otros, "Dangdai zhongguo waijiao", pág. 114, ídem.

[353] Renmin ribao, 17 de julio de 1958; Xu Dashen, Zhonghua renmin gongheguo shilu -Historia de los hechos de la República Popular China-, Chiangchun, Julin renmin, 1994, 2 primera parte, pág. 215, ídem.

[354] DZJJG, Dangdai Zhongguo jundui de jusi gonzuo -Los asuntos militares del ejército contemporáneo chino- Beijing de Han Huaizhi y otros, volumen 1, pág.386-387; Peng Dehuai nianpu, pág. 691 -Historial cronológico de Peng Dehuai, Beijing, Renmin, 1998, ídem.

[355] Actas de la "Conversation between N.S. Krushchev and Mao Zedong" 31 de julio y 3 de agosto de 1958, en la Coleciión de Dimitry Volkoganov, división de manuscritos, L.C. ídem.

[356] Mao Zedong, "Talks at the Beidaihe Conference", 17 de agosto de 1958 en "The Secret Speeches of Chairman Mao: From the Hundred Flowers to the Great Leap Forward", Roderick MacFarquhar y otros, Cambridge, Massachusetts, Council of East Asian Studies, Harvard University, 1989, pág. 402, 403, citado por Chen Jian en 'La China de Mao y la Guerra fría'.

[357] Carta enviada por Mao Zedong a Peng Dehuai a la 1 de la madrugada del 18 de agosto de 1958, Manuscritos de Mao Zedong desde la fundación de la República Popular China, 7, pág. 348, JMZW, Beijing, ídem.

[358] "Resolución sobre algunos problemas en la historia del Partido Comunista de China (1949-1981). Evaluación autorizada sobre Mao Zedong, la "Revolución cultural" y los éxitos logrados por la República Popular China", pag. 35, Ediciones en Lenguas Extranjeras, 1981, Beijing.

[359] Recopilación propia en base a datos de Angus Maddison en Chinese Economic Performance in the Long Run [960-2030] Second edition, páginas 161 y 170, http://dx.doi.org/10.1787/087014842288 http://dx.doi.org/10.1787/087014842288 http://dx.doi.org/10.1787/087017307146

[360] DZJJG, Dangdai Zhongguo jundui de jusi gonzuo -Los asuntos militares del ejército contemporáneo chino- Beijing de Han Huaizhi y otros, volumen 1, pág.5, Citado por Chen Jian en 'La China de Mao y la guerra fría'.

[361] Dwight D. Eisenhower, "Waging Peace, 1956-1960, 19, pág.71, Garden City, Nueva York, Doubleday, 1965, capítulo 12, idem.

[362] Renmin Ribao -Diario del Pueblo- 6 de octubre de 1958; Manuscritos de Mao Zedong desde la fundación de la República Popular China, JMZW, Beijing, ídem.

[363] Mao Zedong, "Directrices dialécticas de la segunda sesión plenaria del Octavo Congreso del PCCh", 8 de mayo de 1958, Manuscritos de Mao Zedong desde la fundación de la República Popular China, JMZW, Beijing, ídem.

[364] Cong Jin, "Ouzhe fazhan de suiyue", págs. 111-117, 123-128, ídem.

[365] Jin Chongji, "Zhou Enlai zhuan, págs. 424, 425, ídem.

[366] Yang Kuisong, "Zhonggong yu mosike de guanxi, 11920-1960 -Las relaciones del PCCh con Moscú, 1920-1960- Taipei, Dongda, 1997, pág. 655, ídem.

[367] "Discurso de Mao Zedong ante el Consejo Supremo de Estado, 5 de septiembre de 1958" Manuscritos de Mao Zedong desde la fundación de la República Popular China, JMZW, Beijing, 7, págs. 386, Citado por Chen Jian en 'La China de Mao y la guerra fría'.

[368] Cong Jin, "Ouzhe fazhan de suiyue" págs. 180-181, ídem.

[369] Materiales sobre la rebelión en Tíbet, "Zhonggong dangshi jiaoxue cankao ziliao" -Materiales de referencia para la enseñanza y el estudio del PCCh- Beijing, Guofang daxue, s.f., 23, págs. 23-40, ídem.

[370] Cong Jin, "Ouzhe fazhan de suiyue", pág, 352; Zhou Wenqi y Zhu Liangru, "Teshu er fuzha de keti", pág. 516, ídem.

[371] Li Rui, "Mao Zedong, mishu shouji: Lushan huiyi shilu" - Las notas manuscritas del secretario de Mao Zedong: Un acta de los hechos de la Conferencia de Lushan- edición revisada, Zhengzhou, Henan renmin, 1994, ídem.

[372] "Manuscritos de Mao Zedong desde la fundación de la RPCh" JMZW, Beijing, 8, págs. 358-361, ídem.

[373] Cong Jin, "Ouzhe fazhan de suiyue", pág. 305; Compiladores de la biografía de Peng Dehuai, "Yige zhenzheng de ren: Peng Dehuai" - Un hombre de verdad: Peng Dehuai - Beijing, Renmin, 1994, págs. 292-294, ídem.

[374] Zhou Wenqi y Zhu Liangru, "Teshu er fuzha de keti", pág. 517, ídem.

[375] Mao Zedong, "Speech at the Tenth Plenum of the Eigth Central Committte", Chairman Mao Talks to the People, pág. 190, idem.

[376] Cong Jin, "Ouzhe fazhan de suiyue", pág. 352, ídem.

[377] Wang Taiping y otros, " Zhonghua renmin gongheguo waijiao shi", pág, 229-230; Cong Jin, "Quzhe fazhan de suiyue", pág. 353, ídem.

[378] Mao Zedong, "Directrices dialécticas de la situación internacional, Manuscritos de Mao Zedong desde la fundación de la RPCh, diciembre de 1.959 - JMZW, 8, pág. 600; Cong Jin, "Ouzhe fazhan de suiyue", pág. 305-307, Citado por Chen Jian en 'La China de Mao y la guerra fría'.

[379] Xue Mouhong y otros, "Dangdai zhongguo waijiao, págs. 116-119, ídem.

[380] Proposición Acerca de la Línea General del Movimiento Comunista Internacional, Ediciones en Lenguas Extranjeras, Beijing, 1965, http://es.scribd.com/doc/32486190/PCCH-Polemica-acerca-de-la-linea-general-del-Movimiento-Comunista-Internacional .

[381] Contribuciones de Zhou Enlai para establecer y promover los Cinco Principios de Coexistencia Pacífica, China Radio Internacional, http://espanol.cri.cn/141/2005/04/20/1@58790.htm

[382] Salvaguardar la paz mundial y llevar a buen término la construcción nacional, Obras Escogidas de Deng Xiaoping, tomo III, 1982, 1992, pág. 66, Ediciones en Lenguas Extranjeras 1994, Beijing, ídem.

[383] Debemos consagrarnos en cuerpo y alma a la construcción nacional, Textos escogidos de Deng Xiaoping, tomo III, 1982-1992, págs. 16-17, Ediciones en Lenguas Extranjeras 1994, Beijing, ídem.

[384] Xu Dashen, "Zhonghua renmin gongheguo shilu" - Historia de los hechos de la República Popular China- Chiangchun, Jilin renmin, 1994, volumen 2, parte B, páginas 656-657, Citado por Chen Jian en 'La China de Mao y la guerra fría'.

[385] Cong Jin, "Quzhe fazhan de suiyue", págs. 576-577, 579, ídem.

[386] Wang Taiping y otros, "Zhonghua renmin gongheguo waijiao shi", págs. 259-260; Jin Chongji, Liu Shaoqi zhuan, 1949-1976, volumen 2, págs. 827-829, ídem.


______________________________