www.socialismocientifico.com



XVII.3. Desde la Gran Guerra Patria hasta el
XXV Congreso del PCUS (1976)


En el Prefacio del tercer tomo de la Academia de Ciencias de la URSS se hacen las siguientes observaciones:

"…el término de la guerra permitió suprimir ciertas restricciones en la democracia socialista. Condenado el culto a la personalidad de J. Stalin, el partido puso rumbo hacia el restablecimiento de las normas leninistas de vida en el partido y el Estado. En este sentido tuvieron un significado decisivo los acuerdos del XX Congreso y los congresos siguientes del partido.

Los cambios en la correlación de fuerzas en la palestra mundial, la creación del poderoso potencial económico y la continua aproximación entre las clases y grupos sociales, las naciones y nacionalidades permitieron al partido sacar la conclusión de que el socialismo había triunfado en la URSS completa y definitivamente, que el pueblo soviético había construido con su trabajo la sociedad socialista desarrollada en la URSS y comenzado la construcción del comunismo en toda la línea. Las tareas que se planteaban fueron definidas en el Programa del partido y los acuerdos del XXIII, XXIV y XXV congresos del PCUS. En estos documentos se formulan las vías científicamente argumentadas de construcción del comunismo en la URSS." [620]

El culto a la personalidad de Stalin fue un grave error estimulado por el máximo dirigente de la URSS y consentido y estimulado por el conjunto del Partido y sus dirigentes, incluido Kruschev. Pero el informe de Kruschev, expuesto por éste a puerta cerrada en el XX Congreso en reunión a la que no fue invitado el PCCh, no contenía solo una crítica al culto personal, sino una crítica generalizada a toda la actividad de Stalin. Así lo entendieron los chinos que, inmediatamente y no sólo cuando ocurrieron los enfrentamientos fronterizos chino-soviéticos, 4 años después, como dice falsamente el KKE, denunciaron la diatriba de Kruschev contra Stalin como un ataque "a la espada de Stalin" en su conjunto que, además, llevaba a abandonar también "la espada de Lenin". (Ver páginas 104-105 del presente libro).

Dicho informe presentado por Kruschev, llegaba incluso a negar toda aportación positiva de Stalin en la Gran Guerra Patria, pero sí criticaba su supuesta exclusiva responsabilidad en el rápido avance inicial de las tropas alemanas. Sus "méritos" quedaban reducidos a su papel en la revolución y la guerra civil y a una genérica "construcción del socialismo", méritos "conocidos a través de un sinnúmero de libros, folletos y estudios que se redactaron durante su vida"[621]. Todo lo demás en el informe de Kruschev es un ataque general a Stalin centrado en sus defectos personales dominado por su ego y su ira, y su despotismo enviando a la muerte a sus potenciales enemigos. Hay que resaltar que Brézhnev, que después tomó la bandera del "leninismo", también apoyó dicho informe como miembro del CC.

El Prefacio de la Academia de Ciencias, vuelve a repetir algo que en tercer tomo se convierte en una múltiple cantinela: el socialismo había triunfado en la URSS completa y definitivamente y "había comenzado la construcción del comunismo en toda la línea." Sobre la base de "los acuerdos del XXIII, XXIV y XXV congresos del PCUS. En estos documentos se formulan las vías científicamente argumentadas de construcción del comunismo en la URSS". Afirmaciones que como hemos visto anteriormente en el presente trabajo y veremos posteriormente, se contradice con los hechos, algunos de los cuales reconocidos por la propia Academia de Ciencias.


XVII.3.a. La Gran Guerra Patria

Ante el evidente peligro de guerra con Alemania, aumentaron considerablemente las asignaciones para la defensa: en 1939 fueron del 25,5%; en 1940, del 32,6%, y en 1941, del 43,4% del presupuesto de la URSS. En febrero de 1941 se confeccionó y adoptó el plan de reorganización de la industria para la producción de material de guerra. En las fronteras occidentales de la URSS comenzaron a construirse poderosas líneas de fortificaciones. Los efectivos totales de las Fuerzas Armadas del país casi se triplicaron en el período comprendido entre 1939 y la agresión de la Alemania hitleriana a la Unión Soviética. Las tropas soviéticas recibieron de la industria militar soviética gran cantidad de armamento de todo tipo los meses anteriores a la agresión imperialista de Alemania.

Alemania, mientras tanto, ya en junio de 1940 había preparado el "plan Barbarroja", un plan de invasión mediante acciones de exterminio para conseguir doblegar la URSS mediante una "guerra relámpago" de pocas semanas. Frank Halder, jefe del Estado Mayor de las fuerzas de tierra de Alemania, declaró que la Rusia Soviética era "lo mismo que un cristal de ventana: bastaba con darle un puñetazo para que se haga añicos."

Alemania inicialmente contaba son superioridad de medios respecto a la URSS, no solo de armamento sino también de soldados, 5,5 millones frente a los 2,9 millones que la URSS tenía en zona fronteriza.

"Repercutieron también en la preparación del país para la guerra los graves errores cometidos por J. Stalin al aquilatar la situación general militar estratégica y determinar los posibles plazos de agresión alemana. Stalin creía hasta el último momento, a pesar de las noticias acerca de los preparativos que hacía Alemania para agredir a la Unión Soviética, que podría aplazar con medios diplomáticos la próxima guerra. Las tropas de las regiones militares occidentales no fueron puestas a tiempo en estado de combate. La directiva a las regiones fronterizas acerca de una posible agresión súbita de los alemanes sólo se despachó al caer la noche del 21 de junio y no tuvo tiempo de llegar a muchas unidades. El primer golpe asestado por el agresor fue inesperado para las Fuerzas Armadas Soviéticas.

El 22 de junio de 1941, alrededor de las 4 horas de la madrugada, cuando los millones de soviéticos aún dormían tranquilamente, casi a todo lo largo de la frontera occidental de la URSS comenzaron a explotar miles de bombas y proyectiles. Alteraron el silencio de la madrugada el inicio de los aviones alemanes y del crujir de los tanques.

Sin presentar pretensión alguna a la Unión Soviética, sin declarar la Guerra, las fuerzas armadas de la Alemania fascista y de sus satélites invadieron pérfidamente el territorio de la URSS, logrando, merced a lo súbito del ataque, considerables, aunque pasajeras, ventajas." [624]

El Ejército soviético tuvo que replegarse mientras las tropas de Hitler se desplegaban en dirección a tres objetivos estratégicos: Leningrado, Moscú y Kíev. [625]. Pero la "guerra relámpago" que preveían los hitlerianos no tenía lugar. A pesar de la inferioridad de medios, los soldados y el pueblo soviético opusieron heroica resistencia al avance alemán.

"Hasta mediados de julio de 1941, el enemigo perdía a diario, por término medio, de 400 a 4.200 hombres; en la segunda quincena de julio, más de 7 mil, y hacia fines del tercer mes de guerra, el total de las pérdidas de los hitlerianos pasó de medio millón de soldados y oficiales." [626]

zelenko (21K)

Ekaterina Zelenko, después de quedar
sin municiones murió estrellando su avión
contra un caza Messerchmitt alemán

Desde el comienzo mismo de la guerra realizaron muchas hazañas los pilotos soviéticos, que luchaban contra la aviación enemiga, numéricamente superior. Cuando se acababan las municiones, muchos de ellos sacrificaban la vida y lanzaban sus propios aparatos sobre los del enemigo en el aire o en tierra. Ya el 22 de junio de 1941 emplearon ese procedimiento: en el Frente del Oeste, el subteniente D. Kókorev, el teniente P. Riábtsev y el primer instructor político A. Danflov; en el Frente del Sudoeste, el primer teniente I. Ivanov y el subteniente L. Butelin; en el Frente del Sur, el primer teniente A. Mokliak. El 24 de junio, en la zona de Brody, el piloto G. Jrapái dirigió su avión en llamas hacia un puente por el que pasaban tanques alemanes. Al día siguiente realizó análoga hazaña la tripulación de A. Avdéev, y pasado otro día más, el capitán N. Gástelo y sus compañeros: el ametrallador radista A. Burdeniuk, el navegante G. Skorobogaty y el ametrallador aéreo A. Kalinin. Se distinguieron también en esas duras jornadas los pilotos de caza: S. Suprún, el primero en ser condecorado con la segunda (postuma) Estrella de Oro de Héroe; S. Zdoróvtsev, M. Zhukov y P. Jaritónov, los primeros en ser galardonados con el título de Héroe de la Unión Soviética. [627]

Hacia fines de 1941 había en las Fuerzas Armadas 1.234.000 comunistas, o sea, más del doble de lo que había la víspera de la guerra. Eso constituía 2/5 de los efectivos del partido. [628]

El 30 de junio de 1941, por acuerdo conjunto del CC del PC (b) de la URSS, el Presídium del Soviet Supremo de la URSS y el Consejo de Comisarios del Pueblo de la URSS se formó el Comité Estatal de Defensa (CED) bajo la presidencia de J. Stalin. Órgano extraordinario, el CED ejercía la dirección partidaria y estatal del país, concentrando en sus manos toda la plenitud de poder. Esto permitió aunar los esfuerzos del frente y de la retaguardia, crear su unidad, movilizar con eficacia los recursos materiales y humanos para lograr el objetivo principal: la derrota del enemigo. [629]

El 16 de agosto de 1941 se adoptó el plan económico-militar para el cuarto trimestre de 1941 y para el año de 1942 en lo tocante a las zonas del Volga, los Urales, Siberia Occidental, el Kazajstán y Asia Central. Se preveía en él la reducción de los plazos de traslado de la población y empresas industriales importantes de las zonas en peligro a las comarcas orientales de la URSS. Hacia la primavera de 1942, en las comarcas orientales de la URSS se habían alojado 7.417.000 personas trasladadas de las zonas occidentales. Se habían trasladado a las mismas en 1941, en total, 2.393.300 cabezas de ganado y gran número de tractores y máquinas agrícolas.

Se desplazó igualmente hacia el Este un inmenso número de empresas de Ucrania, Bielorrusia, Letonia, Lituania, Estonia, la república Carelo-Finesa, Moldavia y las regiones occidentales de la KSFSR. Se logró sacar las principales fábricas de Moscú, Leningrado, i.írkov, Odesa y de otros rentros industriales de la Unión Soviética.

El 40% de los cargamentos se dirigía a los Urales, al Volga, a Siberia y una parte a las repúblicas centroasiáticas. En el segundo semestre de 1941 se desplazaron a las comarcas de la retaguardia 2.539 empresas industriales, y de julio a noviembre, 1.523. Eso requirió alrededor de 1,5 millones de vagones. [630]

Hombres, mujeres, niños y ancianos que no participaban directamente en los frentes multiplicaron el esfuerzo para aumentar la producción militar y civil y el abastecimiento tanto en el frente como en la propia retaguardia, llevando hasta las últimas consecuencias las palabras de Lenin: "En toda guerra, la victoria está condicionada, en fin de cuentas, por la moral de las masas que derraman su sangre en el campo de batalla. El convencimiento de la justedad de la guerra y la conciencia de que es necesario sacrificar su vida para el bien de sus hermanos eleva la moral de los soldados y los hace soportar dificultades increíbles". [631]

El 22 de junio de 1941, W. Churchill, jefe del Gobierno británico, anunció el acuerdo de Inglaterra de luchar al lado de la URSS contra la Alemania nazi. El 24 de junio hizo idéntica declaración F. Roosevelt, Presidente de los EE.UU. En el verano de 1941, entre la URSS, los EE.UU. y Gran Bretaña se celebraron activas negociaciones y se concertaron varios acuerdos que se quedaron inicialmente en el papel. [632]

Pero en realidad, fue la resistencia del pueblo soviético a pesar de sus enormes pérdidas humanas y materiales lo que hizo que la Alemania nazi fracasase en su intento de ocupar rápidamente Leningrado, Moscú y Kiev. [633]

Los nazis concentraron sus fuerzas contra Moscú y emprendieron la ofensiva el 2 de octubre de 1941.

La Unión Soviética se hallaba en una situación extraordinariamente difícil. El país se veía privado de un territorio en el que antes de la contienda se extraía el 63% del carbón, se fundía el 68% del arrabio y el 58% acero, se producía el 60% del aluminio, se recogía el 38% del grano, se fabricaba el 85% del azúcar, etc. Todo el peso de los suministros de guerra recayó sobre los Urales, Siberia, el Extremo Oriente y las repúblicas de Asia Central. El ejército no recibía la cantidad suficiente de armas y municiones. [634]

desfile-plaza-roja (61K)

Desfile militar en la Plaza Roja
el 7 de noviembre de 1941

Los alemanes consiguieron llegar a las cercanías de Moscú, pero fue a costa de enormes bajas. Ello les impidió por falta de fuerzas intentar la entrada en la ciudad, la víspera del 24 aniversario del Gran Octubre se celebró en Moscú una reunión solemne, y el 7 de noviembre tuvo lugar en la Plaza Roja el tradicional desfile militar. Ello tuvo un efecto demoledor sobre la moral de las tropas alemanas y un gran estímulo para el Ejército y el pueblo soviético. [635]

A mediados de noviembre de 1941, las tropas alemanes reanudaron su ofensiva sobre Moscú, pero fracasaron nuevamente en su intento de tomar la capital.

A fines de noviembre, el Ejército Rojo emprendió la contraofensiva en las zonas de Tijvin y la de Rostov del Don. Tras derrotar al enemigo, las tropas soviéticas se apoderaron de estas ciudades y obligaron a los fascistas a replegarse precipitadamente.

A partir de diciembre, el Ejército Rojo rompió la resistencia de los alemanes en su intento de mantener las posiciones de cerco sobre Moscú. Derrotadas las agrupaciones enemigas de choque en los flancos, que amenazaban a Moscú desde el Norte y el Sur, las tropas soviéticas liberaron Kalinin, Elets y Kaluga. En enero de 1942, dichos combaten se transformaron en una contraofensiva general del Ejército Rojo que avanzando 400 km. hacia el Oeste, liberó gran cantidad de ciudades.

comunistas-adelante (41K)

"¡Comunistas, adelante!"
Contraofensiva del Ejército soviético
en la defensa de Moscú

A partir de ahí, la guerra entró en una etapa de lucha prolongada rompiendo definitivamente el mito alemán de la "guerra relámpago", levantó el ánimo del pueblo soviético, agudizó la resistencia de los pueblos europeos contra la ocupación nazi, aunque Los gobiernos de Gran Bretaña y los EE.UU., pese a los solemnes compromisos, eludían la apertura del segundo frente en Europa y se limitaban a operaciones relativamente pequeñas en teatros secundarios de la conflagración: en África y el Océano Pacífico. Ello le daba a Alemania y a sus aliados la posibilidad de enviar al frente soviético-alemán considerable número de unidades militares nuevas. En el verano de 1942, los fascistas llegaron a tener frente al Ejército Rojo hasta 237 divisiones, y en otoño, hasta 266, siendo 193 alemanas. A la sazón actuaban contra los ingleses en África del Norte nada más que 4 divisiones alemanas y 11 italianas. [636]

El 17 de julio de 1942, en la línea del río Chir comenzó la histórica batalla de Stalingrado. En septiembre, las unidades fascistas estaban ya en las calles de Stalingrado y se habían apoderado de Krasnodar, Stávropol, Armavir, Maikop, Añapa, Novorossiisk y, más tarde, Piatigorsk y Mozdok.

Hacia el otoño de 1942, el enemigo había ocupado un territorio en el que antes de la guerra vivía el 45% de toda la población del país, se obtenía el 33% de la producción industrial global y se hallaba el 47% de las superficies de siembra, pero no había conseguido ocupar ni Leningrado ni Moscú y la retaguardia soviética era cada vez más firme. [637]

Hacia el verano de 1942, en el Este de la URSS se habían restablecido más de 1.200 empresas de distintas ramas de la industria trasladadas desde las zonas occidentales. La proporción de las empresas de la industria de guerra instaladas en el Este se elevó del 18,5% en junio de 1941 al 76% en junio de 1942. Comenzaron a progresar intensamente la metalurgia ferrosa y no ferrosa y las industrias del carbón y del petróleo.

Ya en marzo de 1942, las comarcas orientales de la URSS rindieron tanta producción bélica como todas las empresas de la URSS antes de la guerra. [638]

Stalingrado (47K)

Tropas soviéticas en los combates de Stalingrado

En la madrugada del 19 de noviembre de 1942, tras detallada preparación, las tropas soviéticas comenzaron una enérgica contraofensiva en el Volga y el Don con el objetivo de cercar y destrozar las tropas alemanas que sitiaban Stalingrado. Dirigió la preparación de la contraofensiva el general G. Zhúkov, primer suplente del Jefe Supremo (José Stalin). El 23 de noviembre, después de 4 días de ofensiva, las tropas soviéticas consiguieron cerrar el anillo alrededor de los sitiadores alemanes que ya ocupaban calles de la ciudad. Quedaron encerradas 22 divisiones con más de 300.000 soldados y oficiales alemanes. Al no aceptar los alemanes capitular, fueron muertos 147 mil soldados y oficiales enemigos y 91 mil hechos prisioneros, entre ellos 24 generales, incluido el general mariscal de campo Paulus, jefe del 6° Ejército. En total en la batalla de Stalingrado murieron 1,5 millón de alemanes y el Ejército rojo capturó gran cantidad de armamento. [639]

La victoria soviética en Stalingrado tuvo gran repercusión en el cambio de rumbo de la guerra. En enero de 1943, las tropas al mando de los generales L. Góvorov y K. Meretskov, rompieron el bloqueo de Leningrado consiguiendo restablecer la comunicación ferroviaria con el interior de la ciudad heroica, cercada prácticamente por los alemanes desde el inicio de la guerra. [640]

A mediados de 1943, como base del plan "Ciudadela", para volver a tomar la iniciativa, el mando alemán preparó una gran ofensiva mediante oleadas concéntricas hacia el interior del país. En ello emplearía más del 17% de las divisiones de infantería, cerca del 70% de las divisiones de tanques y hasta el 30% de las motorizadas del total de sus fuerzas en el frente soviético-alemán.

koljosianos-donan-tanques (54K)

Una delegación de koljosianos de la región de
Moscú entrega al Ejército Rojo una columna de
tanques construida con sus ahorros personales

Pero el Mando Supremo Soviético (dirigido por Stalin) se disponía también a asestar un golpe demoledor al enemigo y afianzar el viraje radical que se perfilaba en la marcha de la Gran Guerra Patria. El Cuartel General advirtió a tiempo los planes del mando hitleriano y ya a fines de marzo y principios de abril de 1943 aprobó el plan de combates para rechazar la ofensiva alemana y pasar luego a una poderosa ofensiva sobre el enemigo.[641]

El 4 de julio se dio lectura en las unidades fascistas la orden de Hitler sobre la ofensiva. "El poderoso golpe que se asestará a los ejércitos soviéticos deberá hacerlos estremecer hasta los cimientos" -se decía en el documento. En la madrugada del 5 de julio de 1943, los hitlerianos atacaron las líneas de defensa de los frentes soviéticos. [642]

El Mando Supremo acordó poner en combate grandes reservas de tanques y otras armas. Cerca del pueblo de Prójorovka, el 12 de julio se entabló la mayor batalla de tanques de la historia de las guerras, con la participación de cerca de 1.200 carros. En estos duros combates se logró extenuar al enemigo y desangrarlo. El 5 de agosto, las tropas soviéticas se apoderaron de Oriol y de Bélgorod. [643]

A fines de agosto de 1943, las fuerzas del Ejército Rojo, en operaciones coordinadas de cuatro frentes, rompieron la línea de defensa del enemigo y, saliendo a fines de septiembre a las orillas del Dniéper, comenzaron en el acto a pasarlo.

La batalla por el Dniéper duró, sin amainar, casi todo el mes de octubre. El enemigo se lanzaba en contraataques en su empeño de tirar al río las fuerzas soviéticas que lo habían cruzado. No obstante, el Ejército Rojo rechazó la presión de las tropas fascistas alemanas, destrozando en esos combates 26 divisiones enemigas. El 5 de noviembre, las unidades del Frente de Ucrania irrumpieron en Kíev, y al día siguiente, la capital de la Ucrania Soviética quedó limpia de invasores. [644]

Hacia el 26 aniversario del Gran Octubre, el Ejército Rojo había liberado de tropas enemigas casi 2/3 de las tierras soviéticas ocupadas por ellas. [645]

El ejército alemán se replegaba hacia el Oeste dejando la tierra desolada de muertes, torturas y destrucción, mientras el movimiento guerrillero en la retaguardia enemiga se fortalecía cada vez más con ciudadanos que preferían morir luchando antes que ser trasladados por los nazis en su repliegue a Alemania, la producción de la industria militar soviética y el número de soldados en los frentes superaba ya al de Alemania, y toda la economía de la URSS se desarrollaba. [646]

A nivel internacional, el movimiento de resistencia al nazismo en los países ocupados se fortalecía, en julio y agosto de 1943, las tropas estadounidenses y británicas ocuparon Sicilia y después Italia y Mussolini fue derrocado. [647]

A mediados de 1944, cuando se vio claro que el Ejército Rojo estaba en condiciones de derrotar con sus propias fuerzas la Alemania fascista, los aliados occidentales decidieron, por fin, abrir el segundo frente en Europa. El 6 de junio de 1944, tropas anglo-norteamericanas desembarcaron en el Norte de Francia, en Normandía. El segundo frente en Europa se abrió por fin, aunque con un retraso de dos años. [648]

Como resultado de las eminentes victorias del Ejército Rojo en el verano y el otoño de 1944 se dio término a la completa liberación del territorio soviético de invasores fascistas, excepto una pequeña parte de Letonia, en la que se hallaba bloqueada una importante agrupación enemiga. El Ejército Rojo en su combate contra las tropas invasoras, liberó también los territorios de los países que formarían después el llamado campo socialista de Europa, ayudando al fortalecimiento de los movimientos patrióticos dirigidos por los comunistas. [649]

Lo mismo que antes, las fuerzas principales del enemigo a principios de 1945 se hallaban en el frente soviético-alemán, en el que se concentraban 204 divisiones alemanas, mientras que frente a las tropas anglo-norteamericanas combatía menos de 70 divisiones.

El 6 de enero de 1945, W. Churchill, Primer Ministro de Gran Bretaña, se dirigió a J. Stalin con un alarmante mensaje pidiéndole ayuda urgente ante una contraofensiva sorpresa de los nazis contra las tropas anglo-estadounidenses.

Y el 12 de Enero, al objeto de aflojar la presión alemana en el oeste contra las tropas occidentales aliadas, el Mando Supremo soviético, inició al este de las tropas alemanas la mayor ofensiva de la guerra, en un frente de 1.200 km, que se extendía desde Prusia Oriental hasta los Cárpatos. [650]

GeorgyZhukov (28K)

Mariscal Georgy Zhúkov,
primer suplente de Stalin

En la Conferencia de Yalta, en febrero de 1945, poco antes del final de la guerra, los aliados coordinaron los planes militares de la derrota definitiva de Alemania, determinaron su futuro y adoptaron otros acuerdos importantes. Tuvieron lugar divergencias y agudas discusiones, en particular, respecto a lo que debía ser Alemania después de la guerra. Los aliados examinaron el problema de las reparaciones, la frontera soviético-polaca y la restitución a Polonia de sus tierras tradicionales del Oeste. La Conferencia adoptó el acuerdo de la necesidad de fundar la Organización de las Naciones Unidas al objeto de garantizar la paz y la seguridad de los pueblos. El Gobierno soviético confirmó su compromiso, asumido en la Conferencia de Teherán, de comenzar la guerra contra el Japón a los dos o tres meses de concluirse la contienda en Europa. Y que después de la capitulación del Japón se devolvería a la Unión Soviética la parte meridional de la isla de Sajalín y se le entregarían las islas Kuriles.

La ofensiva soviética sobre Berlín, contra 3 cinturones de defensa formado por un millón de soldados alemanes, comenzó el 16 de abril y terminó el 2 de mayo, al mando del Mariscal de la Unión Soviética G. Zhúkov, primer suplente del Jefe del Mando Supremo, Stalin, Mariscal I. Kónev y Mariscal K. Rokossovski, con sus respectivos Frentes. [651]

El 2 de mayo de 1945, sobre las 15 horas, se rindieron los últimos reductos de resistencia alemanes y el general Weidling, jefe de la defensa de Berlín, se entregó a las tropas soviéticas [652]. Del 17 de julio al 7 de agosto se celebró la Conferencia de Potsdam donde se concretaron acuerdos de Yalta y se acordó respetar el resultado de la guerra sobre el terreno y el desarme de Alemania. [653]

victoria-reichstag (56K)

La bandera de la URSS en el Reichstag
alemán de Berlín

El 9 y 10 de agosto, en propio interés para salvaguardar su frontera oriental y cumpliendo su compromiso ante los aliados, la URSS acometió la guerra con Japón, con tres operaciones, la de Manchuria, con el fin de derrotar el Ejército de Kwantung y liberar el Nordeste de China y el Norte de Corea; la del Sur de Sajalín, con la misión de expulsar a los japoneses de esa zona, y la operación de desembarco en las islas Kuriles. [654]

La derrota de las tropas japonesas se realizó en una campaña de nada más que 24 días. Por sus proporciones y dinamismo ocupa uno de los primeros lugares entre las campañas de la segunda guerra mundial. Cuando ya se veía claro el éxito de las fuerzas soviéticas en la lucha contra el Ejército de Kwantung, la aviación norteamericana sometió a cruel bombardeo distintas zonas de Manchuria, mientras que, antes, durante toda la guerra, los norteamericanos no habían arrojado allí una sola bomba. Se repitió algo parecido a los bombardeos de las ciudades alemanas que entraban en la zona soviética de ocupación.

El 6 de agosto, sin necesidad militar alguna, un avión norteamericano lanzó sobre la ciudad japonesa de Hiroshima una bomba atómica, cuya explosión causó la muerte de muchos miles de personas de la población civil: niños, mujeres y ancianos; el 9 de agosto, cuando el Ejército Rojo comenzó su ofensiva, una bomba atómica fue arrojada sobre Nagasaki, por orden del Presidente y del mando militar de los EE.UU., lo que causó igualmente la muerte de muchos miles de personas.

El 2 de septiembre de 1945, en el crucero norteamericano Missuri, los representantes del Japón suscribieron el acta de capitulación incondicional presentada por los aliados. Con eso terminaron la Gran Guerra Patria de la Unión Soviética y toda la segunda guerra mundial. [655]

El transcurso de la Gran Guerra Patria de la URSS contra la invasión nazi demostró que el objetivo de las fuerzas aliadas occidentales, junto a vencer a Alemania, era también destruir indirectamente a la URSS, demorando la apertura del 2º Frente en Europa hasta casi el final de la guerra, cuando ya el previsible triunfo de la URSS era perceptible en todo el mundo.

Se demostró que fueron correctas y esenciales las medidas diplomáticas de la dirección soviética para retrasar la guerra y para el fortalecimiento de la URSS previo a la invasión. La resistencia del pueblo soviético que aportó la mayor cantidad víctimas mortales a la guerra (más de 20 millones), el traslado de miles de fábricas y personas del Oeste al Este, el enorme desarrollo industrial que posibilitó a la URSS, a partir de una posición de debilidad relativa, superar a Alemania en la industria de defensa, incluso padeciendo su invasión, demostró una dirección política y militar excepcional, cuyo mérito hay que atribuir en primer lugar a Stalin, que fue elegido por la dirección del partido como Jefe del Mando Supremo.

Según la propia Academia de Ciencias en su segunda parte, "en mayo de 1941, teniendo en cuenta el aumento del peligro de guerra y movido por el empeño de asegurar la unidad indiscutible en la labor de los organismos, de los Soviets y del partido, el CC del PC(b) de la URSS adoptó el acuerdo de recomendar a J. Stalin, Secretario General del CC, a que ocupara simultáneamente el puesto de Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo de la URSS" (ver pág. 222 y nota 607). Es decir, fue la propia dirección del partido donde estaba también Kruschev como miembro del Politburó, quienes dieron un poder centralizado y unificado a Stalin. Ello echa por tierra los ataques generalizados de Kruschev y su falta de reconocimiento al papel dirigente de Stalin durante la guerra.

Hay que decir que la Academia de Ciencias de la URSS hace una valoración algo más moderada que Kruschev del papel de Stalin, pero, como veremos más adelante, mantiene vigentes las posiciones antimarxistas generadas en el XX Congreso sobre "el estado de todo el pueblo" pretendiendo hacer compatible la "construcción del comunismo" con un 20% de gastos en Defensa en el Presupuesto, las posibilidades del "tránsito pacífico al socialismo" y la confusión entre coexistencia pacífica y coexistencia de clases, después reconvertido en la política contradictoria de "coexistencia pacífica" e intervencionismo político y militar exterior justificado con el nombre de "internacionalismo". Ello le impidió a la Academia de Ciencias de la URSS sacar lecciones del pasado histórico. En todo caso, parece evidente que en la valoración acerca de Stalin debieran pesar más los aspectos positivos que los negativos, como indicaban los comunistas chinos.

El culto a la personalidad es un residuo de la ideología feudal y afectó no solo a Stalin, sino también a Mao Zedong los últimos años de su vida. En la URSS creó escuela. Veamos si no, los pechos ostentosamente repletos de medallas del Mariscal Zhúkov y, posteriormente, del propio Brézhnev. Es un aspecto muy negativo en la historia del movimiento comunista, que es silenciado por los actuales dogmáticos reformistas. El Partido Comunista de China y el Gobierno chino, en la actualidad, renuevan sus cuadros dirigentes cada 10 años aproximadamente. Ello, en países donde el socialismo está consolidado y cuenta con un numeroso partido comunista es un factor importante para impedir la degeneración del estado socialista y mantener bajo control la corrupción y la arbitrariedad. El culto hacia personajes vitalicios, está superado en los propios países capitalistas desarrollados, ello es la razón de la superioridad del capitalismo sobre las sociedades que asumen tales desviaciones religiosas. Los dogmáticos actuales guardan silencio sobre ello porque desean para sí también tal culto a su persona.

La Gran Guerra Patria no pudo dejar de estar condicionada por las limitaciones de la primera experiencia revolucionaria, inicialmente victoriosa, del proletariado. Pero a pesar de todas las limitaciones, y precisamente en lucha también contra tales limitaciones, supuso un triunfo histórico del Partido Comunista soviético, de la URSS y de su pueblo, que perdurará siempre. También supuso un gran cúmulo de experiencias de todo tipo, en primer lugar para el proletariado y pueblo soviético y también para el proletariado y los pueblos de todos los países del mundo y su lucha contra la explotación y el imperialismo en sus países.


[620] Historia de la URSS III, parte, Prefacio, pág. 4, Academia de Ciencias de la URSS, Editorial Progreso, 1977.
[621] Nikita Khrushchev, Informe sobre Stalin al XX Congreso del PCUS, http://www.marxists.org/espanol/khrushchev/1956/febrero25.htm
[622] Historia de la URSS III, parte, Prefacio, pág. 7, Academia de Ciencias de la URSS, Editorial Progreso, 1977.
[623] Ídem, pág. 8. [624] Ídem, pág. 9. [625] Ídem, pág. 10. [626] Ídem, pág. 11. [627] Ídem, pág. 12 [628] Ídem, pág. 14.
[629] Ídem, pág. 15. [630] Ídem, pág. 17. [631] Ídem, pág. 18. [632] Ídem, pág. 19. [633] Ídem, pág. 24. [634] Ídem, pág. 25.
[635] Ídem, pág. 28. [636] Ídem, págs. 28-29. [637] Ídem, pág. 32. [638] Ídem, pág. 34. [639] Ídem, pág. 26. [640] Ídem, pág. 37.
[641] Ídem, pág. 39. [642] Ídem, pág. 40. [643] Ídem, pág. 41. [644] Ídem, pág. 42. [645] Ídem, pág. 43. [646] Ídem, pág. 45.
[647] Ídem, pág. 46. [648] Ídem, pág. 50. [649] Ídem, pág. 55. [650] Ídem, pág. 56. [651] Ídem, pág. 60. [652] Ídem, pág. 62.
[653] Ídem, pág. 63. [654] Ídem, pág. 64. [655] Ídem, págs. 65-66.

______________________________