www.socialismocientifico.com



XVII.3.b. La reconstrucción y desarrollo hasta 1976

Después de la guerra, la URSS estrechó relaciones con los nuevos regímenes populares surgidos en el Este de Europa y el trabajo de reconstrucción se acometió con entusiasmo.

A iniciativa del tornero moscovita P. Bykov y del tornero leningradense G.Bortkévich comenzó el movimiento por los métodos rápidos de trabajo: la velocidad de corte de metal aumentó de 70 o 80 a 1.000 o 1.500 metros por minuto. En varias empresas comenzó el movimiento por el ahorro de materias primas y por la producción de alta calidad. Los resultados del trabajo de los vanguardistas fueron excelentes. Por ejemplo, V. Sióminski, tornero de la fábrica Krasny Exkavátor, de Kíev, cumplió en cuatro años 20 normas anuales e hizo 47 propuestas de racionalización. Siguieron su ejemplo muchos obreros de las fábricas de construcción de maquinaria de Ucrania. El tornero F. Nezhevenko, de Odesa, cumplió en el mismo período 23 normas anuales; el tornero K. Kisliakov, de Járkov, manejando varias máquinas, hacía el trabajo de 3 o 4 obreros.

N.Rossíiski, contramaestre de la fábrica Kalibr, de Moscú, aplicó el método de trabajo en cadena, lo cual le permitió aumentar en 8,5 veces el rendimiento. Enseñó el método de vanguardia a todos los obreros del sector, elevando de esta manera al triple la productividad del trabajo y reduciendo a la mitad el costo de producción. El cuarto plan quinquenal fue cumplido por la industria en cuatro años y tres meses. [656]

El XIX Congreso acordó cambiar el nombre del partido, que desde entonces pasó a denominarse Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS). En los nuevos Estatutos del partido se dio la definición de las tareas principales del partido en el período del coronamiento de la construcción del socialismo y del tránsito al comunismo. Pocos meses después del congreso, el 5 de marzo de 1953 murió I. Stalin. [657]

En septiembre de 1953 fue elegido N. Jruschov para el cargo de Primer Secretario del CC del PCUS. [658]

La disparidad entre el desarrollo de la industria y la economía agropecuaria observada en los años prebélicos iba aumentando. La producción bruta de la industria en 1953 fue 2,5 veces mayor que en 1940, y la agropecuaria apenas la superó. A principios de los años 50, cuando la población urbana hubo crecido y se desarrollaba impetuosamente la industria, era intolerable el nivel de 1940 en la producción agropecuaria.

Se hacían también sentir en el fomento de la economía agropecuaria factores subjetivos: errores en la dirección de los koljoses, el método de la imposición burocrática, la excesiva tutela por parte de los organismos del partido y los Soviets en la regulación de la producción koljosiana. Esos métodos, condicionados en cierta medida por la época de la guerra y los primeros años postbélicos, eran inadmisibles en las condiciones de paz.

Al agruparse los koljoses para formar grandes haciendas, muchos disminuyeron la producción, principalmente debido a que, a raíz del agrandamiento, hubo de cambiar la rotación de cultivos, así como las brigadas y las cuadrillas de trabajo. Las ventajas de las haciendas agrandadas no se manifestaron de golpe. [659]

(Para solucionar dicha situación) Se elevaron los precios de acopio y de compra estatal de la producción koljosiana, lo que elevó el interés material de los koljosianos por el fomento de la hacienda colectiva. Por ejemplo, los precios de acopio del trigo en el período de 1952 a 1958 subieron en más del séxtuplo, y los del ganado bovino, casi en 12 veces. Los ingresos en metálico de los koljoses crecieron en los años de 1953-1958 casi el triple, lo que aumentó la remuneración del trabajo de los koljosianos, que creció sensiblemente. Tan sólo en los años de 1954-1955, el agro recibió más de 400 mil tractores (calculados en unidades de 15 HP), 227 mil camiones y muchas otras máquinas. [660]

En la gigantesca labor de puesta en cultivo de las tierras vírgenes se cometieron también graves errores. La roturación de las nuevas tierras se practicaba, a veces, sin tener debidamente en cuenta las posibilidades de su usufructo posterior, no se observaban las exigencias de la agrotecnia, lo que comenzó a repercutir en el rendimiento de los cultivos, sobre todo a fines de los años 50 y a principios de los 60. En los años de puesta masiva de tierras vírgenes en cultivo se debilitó algo la atención al fomento de la producción cerealista en varias zonas agrícolas tradicionales que, antes de la guerra, rendían cosechas bastante buenas. Se comenzó a suministrar a estas últimas comarcas menos máquinas y menos fondos, lo que se reflejó negativamente en su producción agropecuaria. [661]

El XX Congreso del PCUS se celebró del 14 al 25 de febrero de 1956 en Moscú. En el congreso se ofreció un análisis de la situación internacional e interior de la URSS y se trazaron las perspectivas de la construcción del comunismo. Por el ritmo de crecimiento de la producción industrial, los países del socialismo habían dejado muy atrás a los Estados capitalistas. [662]

El congreso concretó y profundizó la tesis de la diversidad de las formas de transición de los distintos países al socialismo y de la posibilidad, en ciertas condiciones, de desarrollo pacífico de la revolución socialista. El congreso adoptó las Directrices para el sexto plan quinquenal de desarrollo de la economía de la URSS en los años de 1956-1960, en el que se preveían el fomento primordial de la industria pesada y la aplicación práctica de las ideas leninistas acerca de la electrificación del país y la incorporación a la producción industrial de nuevas fuentes de materias primas, combustible y fluido eléctrico.

El congreso examinó el problema de la superación del culto a la personalidad de Stalin y sus consecuencias. En la resolución adoptada se aprobó la gran labor realizada por el Comité Central para restablecer las normas leninistas de vida del partido y el desarrollo de la democracia interna del partido. El congreso propuso al CC que aplicase con sentido consecuente las medidas llamadas a superar completamente el culto a la personalidad. [663]

El rumbo leninista del partido, refrendado en los acuerdos del XX Congreso del PCUS y puesto en práctica con todo éxito tropezó con la oposición de un contado grupo de miembros del Presídium del CC del PCUS (V. Mólotov, L. Kaganóvich, G. Malenkov y algunos más) que sostenían una labor fraccionista con el fin de frustrar la aplicación de los acuerdos del XX Congreso del PCUS y cambiar la línea política del partido. El Pleno del CC del PCUS de junio de 1957 condenó resueltamente la actividad antipartido del grupo fraccionista.

El siglo XX entró en la historia de la humanidad como el siglo de la afirmación del socialismo. En los años 30, el socialismo triunfó en la Unión Soviética. En la década del 40 rebasó el marco de un Estado. Surgió el sistema mundial de países socialistas, abarcando más de la tercera parte de la humanidad. A fines de la sexta década se logró la victoria definitiva del socialismo en la URSS. La Unión Soviética entró en el período de la sociedad socialista desarrollada y la construcción del comunismo. [664]

Se produjeron también importantes cambios en la esencia del Estado soviético: de Estado de la dictadura del proletariado pasó a ser Estado de todo el pueblo. El Estado de todo el pueblo se apoya en todas las clases y capas de la sociedad, manteniéndose el papel dirigente de la clase obrera con el Partido Comunista al frente. [665]

La dictadura del proletariado llevaba implícitos, desde el momento de su aparición, caracteres de democracia socialista general. Por vez primera en la historia vino a ser democracia para la inmensa mayoría de la sociedad, para los trabajadores. Con el progreso del socialismo, estos caracteres se desarrollaron hasta llegar a ser los determinantes al lograrse la victoria completa y definitiva de este régimen social. Ese era el resultado principal del desarrollo del Estado soviético. [666]

Importante paso en el camino de la división de Alemania fue la Conferencia de Londres de los EE.UU., Gran Bretaña y Francia, celebrada (con un intervalo) del 23 de enero al 1 de junio de 1948. Aquí se planearon medidas para crear un Estado germanooccidental y, en particular, para convocar una Asamblea Constituyente germano-occidental. [667]

Los EE.UU. organizaron el "puente aéreo", es decir, el suministro aéreo de lo indispensable a Berlín Occidental. 380 aviones norteamericanos de transporte hacían varios viajes diarios. Todo eso se hacía con fines propagandísticos y, además, debía incrementar la "guerra fría"… la "crisis de Berlín" aceleró la escisión de Alemania y la creación del Estado germano-occidental separado. [668]

Importante etapa del desarrollo de la cooperación de la URSS con las democracias populares fue la creación, a principios de 1949, del Consejo de Ayuda Mutua Económica, CAME, (COMECON en abreviatura en inglés) por los países socialistas de Europa. La misión fundamental del Consejo consistía en la organización y el fomento de la colaboración económica entre los países socialistas. [669]

Ya el pacto de Bruselas concertado por cinco países de Europa Occidental -Gran Bretaña, Francia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo- para la cooperación política, económica y militar, suscrito en marzo de 1948 y la formación por esos países de un Estado Mayor común en Fontainebleau suponían un peligro grave para la seguridad de la Unión Soviética. El 17 de marzo, el día de la firma del pacto, el Gobierno de los EE.UU. declaró que prestaría al nuevo bloque "pleno apoyo".

El 7 de septiembre (1949) se reunió el parlamento germano-occidental (el Bundestag), que proclamó la formación de la República Federal de Alemania. Así, los EE.UU. y sus aliados vulneraban los compromisos asumidos, no contaban con los intereses legítimos de la Unión Soviética y otros países socialistas. En particular, la escisión de Alemania guardaba estrecha relación con el afán de utilizar libremente su parte industrial occidental como importante base y plaza de operaciones contra la Unión Soviética. [670]

Se marchaba hacia la formación de la alianza del Noratlántico, cuya formalización en abril de 1949 significó algo así como el Rubicón en las relaciones internacionales del período postbélico. El 1 de octubre de 1949 se proclamó la República Popular China.

Hacia fines de 1949, el socialismo era ya un sistema mundial, con una población de más de 800 millones de personas, es decir, de más de un tercio de la población del planeta, y con un territorio que equivalía, aproximadamente, al 27% de la superficie terrestre. En respuesta a la formación del Estado germanooccidental, las fuerzas democráticas de Alemania Oriental adoptaron un importante acuerdo. El 7 de octubre de 1949, el Consejo Popular Alemán, elegido por la población de esta parte del país proclamó la formación de la República Democrática Alemana. [671]

Finalmente, en 1949 fue un acontecimiento de alcance histórico universal la liquidación del monopolio norteamericano del arma nuclear. La URSS fabricó su bomba atómica mucho antes de lo que creían los políticos del mundo occidental. [672]

Sin embargo, el acto más peligroso para la paz mundial fue la intervención de los EE.UU. en la guerra civil de Corea (junio de 1950). Organizada bajo la bandera de la ONU, la intervención de los EE.UU. y algunas otras potencias imperialistas en Corea creaba un peligro que se extendía directamente a la República Popular China. Los intervencionistas estaban seguros de que lograrían un rápido y fácil éxito. Pero, a fines de 1950, cuando las tropas de los intervencionistas se habían acercado a la frontera de la RPCh, los voluntarios chinos acudieron en ayuda del amigo pueblo coreano para rechazar al enemigo a las posiciones de partida, es decir, al paralelo 38°.

La Unión Soviética concedió a China créditos en condiciones ventajosas y comenzó a intercambiar conocimientos científicos y técnicos y a prestar asistencia en la preparación de cuadros para la economía china. [673]

La pertinaz lucha diplomática que sostenían por la solución pacífica del problema de Corea las delegaciones soviética, polaca y algunas más, tuvo éxito. La VII Sesión de la Asamblea General de la ONU aprobó en abril de 1953 una resolución que sirvió de base para la firma del armisticio el 27 de julio del mismo año. [674]

El 20 de julio se suscribió el acuerdo de armisticio en Indochina, y el 21 de julio todos los participantes en la Conferencia de Ginebra, excepto los EE.UU., firmaron la Declaración final, que preveía la celebración de elecciones libres en Viet Nam, Laos y Camboya. En el Viet Nam se establecía una línea temporal de demarcación al Sur del paralelo 17°. [675]

El 14 de mayo (de 1955), ocho Estados socialistas europeos firmaron un tratado de amistad, colaboración y ayuda mutua por un plazo de 20 años. Los signatarios del Tratado de Varsovia acordaron crear un Comité Político Consultivo y un Mando Unificado de las Fuerzas Armadas que habían de ser puestas a su disposición.

En septiembre de 1954 se fraguó el bloque militar de los EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Australia, Nueva Zelanda, Pakistán, Tailandia y Filipinas (SEATO). La firma de los nuevos acuerdos de París acerca de la formación de la alianza militar de Francia, Gran Bretaña, la RFA, Italia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo tuvo lugar el 23 de octubre de 1954. Nada más ratificarse los acuerdos de París, el Gobierno de la RFA aceleró la formación del ejército de Alemania Occidental. A principios de 1955 se amañó el Pacto de Bagdad, integrado por Gran Bretaña, Turquía, Irak, Irán y Pakistán. Los EE.UU. no entraron formalmente en esa alianza militar, pero, en realidad, nada más creada, comenzaron a desempeñar en ella el papel rector. En mayo de 1955, Alemania Occidental entró oficialmente en el agresivo bloque Noratlántico. [676]

El Gobierno revolucionario obrero y campesino con J. Kádár al frente, recién formado, pidió ayuda a la Unión Soviética. El Gobierno soviético se hizo eco de ese llamamiento y prestó un apoyo fraternal a la clase obrera húngara. Cumpliendo su deber internacionalista, ayudó a las fuerzas revolucionarias de Hungría a aplastar la facción. Así fracasó también esa conspiración de los medios reaccionarios de Occidente contra el campo socialista.

La Unión Soviética acudió en ayuda del movimiento de liberación nacional del Medio Oriente. Su posición enérgica obligó a los intervencionistas a replegarse y a abandonar el territorio egipcio que habían ocupado. El Canal de Suez quedó para siempre en manos del pueblo egipcio.

En 1958, cuando Irak y otros países del Medio Oriente se vieron amenazados por la "política de las lanchas cañoneras" de las principales potencias capitalistas, el Gobierno soviético acudió igualmente en socorro de los pueblos árabes y les ayudó a defender la independencia y la soberanía. [677]

El tránsito al comunismo requiere un grado superior de socialización de los medios de producción y, en particular, la superación de la diferencia entre la propiedad estatal o de todo el pueblo y la cooperativo-koljosiana, como igualmente la superación de las diferencias sustanciales entre la ciudad y el campo, entre el trabajo intelectual y el manual. Todo eso implica también un nivel superior de desarrollo de la economía del país, el aumento de la riqueza social y una productividad del trabajo superior a la lograda bajo el capitalismo… En el período que nos interesa -la séptima década y principios de la octava-… Se concretaron en esos documentos (en los acuerdos del XXIII, XXIV y XXV congresos del partido) las vías de la creación de la base material y técnica del comunismo. [678]

Hacia esa época, los vínculos económicos entre los países socialistas se afianzaron y adquirieron un carácter universal. Esto suscitó la necesidad de más profunda especialización y cooperación de la producción de las ramas entrelazadas de la economía nacional. [679]

El XXI Congreso extraordinario del partido se reunió en Moscú del 27 de enero al 5 de febrero de 1959 y sacó la importante conclusión de que el socialismo había logrado en la URSS la victoria completa y definitiva, de que el país había entrado en el período de la construcción del comunismo.[680]

Al propio tiempo, en la dirección de la economía agropecuaria (en 1962) comenzaron a manifestarse tendencias subjetivistas, intentos de superar su atraso con medidas, más que nada, organizativas, administrativas. En ello se fundaron direcciones locales territoriales de los koljoses y sovjoses para la gestión de la producción agropecuaria extensivas a varios distritos; en las regiones y los territorios se fundaron comités agrícolas. Las frecuentes reorganizaciones de los organismos agrícolas creaban dificultades.

El XXII Congreso del PCUS. Adopción del nuevo Programa del partido. Por acuerdo del CC del PCUS del 30 de julio de 1961 se publicaron en la prensa soviética los proyectos de Programa y de Estatutos del Partido Comunista de la Unión Soviética para que todo el partido y todo el pueblo participaran en su discusión. El proyecto del nuevo Programa del PCUS ofrecía un plan científico de construcción de la sociedad comunista en la URSS.

La Gran Revolución Socialista de Octubre, al romper el frente del imperialismo, inauguró una nueva época en la historia de la humanidad: la época del hundimiento del capitalismo y de la victoria del socialismo. El primer Programa del partido (1903) había sido cumplido.

En el segundo Programa, adoptado en 1919, el Partido Comunista se planteó la construcción de la sociedad socialista. El principal resultado de su cumplimiento era la victoria completa y definitiva del socialismo en la URSS. Merced a ello, la humanidad fue pertrechada con la ciencia del establecimiento y del desarrollo del socialismo probada en la práctica. A los demás pueblos les resultaba más fácil el camino del socialismo. [681]

El XXII Congreso prestó mucha atención a los problemas de la política exterior del PCUS. Se proclamaron como tareas centrales de la política exterior soviética, lo mismo que antes, el reforzamiento de la comunidad de Estados socialistas, el máximo apoyo al movimiento revolucionario y de liberación nacional de los pueblos y la aplicación del principio de la coexistencia pacífica de Estados con distinto régimen social. [682]

La reorganización de los organismos del partido, de los Soviets, del Komsomol y de los sindicatos con arreglo al "principio de la producción" impedía también la dirección coordinada de la economía nacional.

Se registraban varios defectos graves en el fomento de la economía agropecuaria: se hizo más lento el crecimiento de la producción cerealista y ganadera, surgieron dificultades en los suministros de pan, carne y otros productos a la población de las ciudades.

El resultado inevitable de la disminución del ritmo de crecimiento de la producción industrial y agropecuaria fue la disminución del incremento de la renta nacional de la URSS. Esto suscitó una gran preocupación del partido y del pueblo.

Las causas principales del incumplimiento de los índices fijados en el plan septenal para la economía soviética en los años de 1962-1964 residían en la vulneración de los principios científicos de planificación y dirección de la economía, en los errores y el subjetivismo manifestados al acometerse la solución de los difíciles problemas de la construcción del comunismo.

El Pleno del CC del PCUS de octubre de 1964 condenó unánime el subjetivismo y el voluntarismo en la dirección del país. El Pleno liberó a N. Jruschov del cargo de Primer Secretario del CC del PCUS, de miembro del Presídium del CC del PCUS y de Presidente del Consejo de Ministros de la URSS, reconoció que no convenía unir en una persona los cargos de Primer Secretario del CC y de Presidente del Consejo de Ministros de la URSS. Fue elegido Leonid Brézhnev para el cargo de Primer Secretario del CC del PCUS, y A. Kosyguin fue nombrado, por recomendación del Pleno del Presídium del Soviet Supremo de la URSS, Presidente del Consejo de Ministros de la URSS. [683]

Al aplicar el rumbo hacia la construcción del comunismo en la URSS, el partido procuraba utilizar acertadamente las leyes económicas del desarrollo de la sociedad soviética y sus inmensas ventajas y posibilidades en beneficio del pueblo… el mejoramiento del nivel de vida del pueblo necesitaba que se utilizaran mejor las reservas de la industria. [684]

Al crearse la sociedad socialista desarrollada, merced a los largos años de labor ideológica del partido y del Estado, se formó el hombre nuevo. [685]

No obstante, el cumplimiento del plan septenal tropezó con sensibles dificultades. La agravación de la situación internacional motivada por la guerra agresiva de los EE.UU. contra Viet Nam obligó a la URSS a aumentar los gastos para la defensa, lo cual no pudo menos de repercutir en el cumplimiento de los planes económicos. [686]

No se cumplió el plan septenal de producción agropecuaria: el volumen de ésta aumentó nada más que en el 14%, en virtud de lo cual no se cumplieron los planes de fomento de las industrias ligera y alimentaria. La economía agropecuaria sufrió las consecuencias de dos años (1963 y 1965) de mala cosecha, como asimismo, de los graves defectos de dirección de la agricultura en los años anteriores.

En la industria, el plan septenal no fue cumplido en la producción de ciertos tipos de artículos químicos, la extracción de carbón, la fabricación de máquinas y equipos y ciertos artículos de uso y consumo popular. Ello se debió a errores de cálculo en la confección del plan: el programa de ampliación de ciertas ramas no respondía siempre a las posibilidades efectivas. Las dificultades surgidas en el fomento de la economía exigieron que el partido y el Estado adoptasen un sistema de medidas capaces de asegurar el empleo más racional de las acrecidas fuerzas productivas del país, el mejoramiento del nivel de vida del pueblo y la mayor revelación de las ventajas del régimen socialista desarrollado.

Por consiguiente, durante el septenio, pese a las dificultades surgidas, se lograron notables éxitos en el fomento de la economía, el perfeccionamiento de las relaciones de producción y la consolidación de la sociedad socialista. [687]

Leonid Brézhnev, Secretario General del CC del PCUS, dijo en el XXV Congreso (24-2 al 5-3 1976) del partido: "Hemos creado una sociedad nueva, una sociedad que el género humano jamás conoció. Es una sociedad con una economía en constante crecimiento y que no conoce las crisis, con relaciones socialistas maduras y auténtica libertad. Una sociedad en la que domina la cosmovisión materialista científica. Una sociedad firmemente segura del futuro: la sociedad de las esplendorosas perspectivas comunistas. Ante ella se extienden espacios infinitos de progreso en todos los ámbitos". [688]

Durante el lustro (1966-1970), la industria produjo considerable cantidad de artículos de gran uso y consumo: su producción aumentó, por término medio, en el 8,3% contra el 6,3% en el quinquenio anterior.

El progreso de la industria y la producción agropecuaria y el mejoramiento del nivel de vida material y cultural del pueblo exigieron que se cumpliera un amplio programa de construcción de obras básicas. El volumen de las inversiones durante el quinquenio subió a 352 mil millones de rublos, o sea, casi tanto como había sido invertido durante ocho años precedentes… Habida cuenta de la importancia de la economía agropecuaria para la construcción del comunismo, el CC del PCUS prestó durante el octavo quinquenio especial atención al fomento de dicha rama de la economía nacional. [689]

La agravada situación internacional exigió nuevos esfuerzos del Estado soviético en el sentido de afianzamiento de su seguridad. Durante el octavo quinquenio (1966-1970) se gastaron para fines de defensa 80 mil millones de rublos. [690]

El XXIV Congreso del PCUS y sus históricos acuerdos. El XXIV Congreso del PCUS (del 30 de marzo al 9 de abril de 1971). El congreso ocupó un lugar prominente en la vida política contemporánea del mundo, en el movimiento comunista y obrero mundial y en la lucha del partido y de todo el pueblo por la creación de la base material y técnica del comunismo. El congreso pertrechó al partido y a todo el pueblo soviético con un claro y científico programa de construcción de la sociedad comunista en toda la línea para el próximo período. En el terreno de la política exterior se proclamó la lucha por la paz y la seguridad, el fortalecimiento de la indestructible alianza y la fraternidad de los países del sistema mundial del socialismo, la alianza con el movimiento liberador antiimperialista del mundo entero. [691]

La etapa contemporánea de la construcción del comunismo se distingue igualmente por el hecho de que la propia elevación del nivel de vida material de los trabajadores viene a ser una necesidad cada vez más imperiosa del fomento económico del país. [692]

El incesante perfeccionamiento de la democracia socialista en el noveno quinquenio (1971-1976) se expresó en la incorporación más vasta de los trabajadores a la gestión de todos los asuntos de la sociedad y el continuo desarrollo de los fundamentos democráticos del Estado soviético. [693]

Resultados del noveno quinquenio (1971-1975). El noveno quinquenio significó un nuevo e importante paso por el camino de la creación de la base material y técnica del comunismo, la elevación del nivel de vida del pueblo y el reforzamiento de la capacidad defensiva del país. [694]

La situación en Checoslovaquia iba agravándose. Se activaron las fuerzas antisocialistas interiores y exteriores. Se cernió un peligro real sobre las conquistas del socialismo en ese país. Así podía asestarse un golpe a las posiciones del socialismo en Europa y podían surgir condiciones para nuevas embestidas contra el mundo socialista por parte de las fuerzas más agresivas del imperialismo. Habida cuenta de todo eso, el 21 de agosto de 1968, cinco países signatarios del Tratado de Varsovia -la Unión Soviética, Bulgaria, Hungría, la RDA y Polonia- introdujeron sus tropas en el territorio de ese país.

El Pleno del CC del PC de Checoslovaquia de diciembre de 1970 subrayó que la entrada de las tropas aliadas de los cinco países socialistas en Checoslovaquia fue un acto de solidaridad internacional. [695]

Unido a los demás países socialistas, el País de los Soviets prestaba una gran ayuda al pueblo vietnamita, que combatía heroicamente contra la agresión del imperialismo norteamericano.

El Gobierno soviético envió a la RDV material bélico y declaró en abril de 1965 que si el Gobierno de la RDV pidiese envío de voluntarios a Viet Nam, la petición sería satisfecha.

En 1967, 1968, 1970 y los años sucesivos, siguiendo los principios del internacionalismo proletario, la URSS firmó con el Gobierno de la RDV varios convenios de ayuda económica y militar gratuita a la República Democrática de Viet Nam, de apertura de créditos a largo plazo, intercambio de mercancías y otros. La URSS enviaba a la RDV víveres, productos del petróleo, medios de transporte, metales ferrosos y no ferrosos, algodón, tejidos, medicamentos y equipos médicos, armamento, municiones y otros materiales indispensables para reforzar la capacidad de defensa de la República Democrática de Viet Nam, para restablecer y fomentar su economía.

Los dirigentes de la RDV expresaban reiteradas veces su reconocimiento a la Unión Soviética por la multiforme y eficaz ayuda y apoyo en la lucha contra la agresión y en la construcción del socialismo. Prestaron también activa ayuda al pueblo de Viet Nam los demás países socialistas.

Viva manifestación del internacionalismo y del carácter progresista de la política exterior soviética fue la firme defensa de la soberanía y la independencia de Cuba, dedicada a la construcción del socialismo. [696]

Como resultado del intercambio de mensajes entre el Jefe del Gobierno soviético y el Presidente de los EE.UU. se llegó a un acuerdo de arreglo de la crisis del Caribe. Se impidió de este modo la agresión del imperialismo norteamericano a la Cuba revolucionaria. [697]

En junio de 1962 tuvo lugar en Moscú una conferencia de los primeros secretarios de los partidos comunistas y obreros y los jefes de Gobierno de los países miembros del CAME. Se adoptó en ella un documento importante: Principios fundamentales de la división socialista internacional del trabajo. La especialización de cada país socialista en la producción de artículos que cuenta en él con las mejores condiciones brinda también la posibilidad de impulsar a elevada tasa la construcción y la producción. [698]

La Unión Soviética prestó una gran ayuda económica y técnica al pueblo chino. En China se construyeron y pusieron en marcha con la ayuda de la URSS más de 200 grandes empresas industriales, secciones y otras obras dotadas de la más moderna maquinaria. Se crearon en la República Popular China con la asistencia de la URSS nuevas ramas de la industria: la de construcción de aviones, la automovilística, la fabricación de tractores, la construcción de maquinaria energética, pesada y de precisión, la producción de aparatos y distintas ramas de la industria química. La Unión Soviética ayudó a China en materia de cuadros, enviando a gran número de especialistas soviéticos para que trabajaran durante distintos plazos en ese país. Estudiaron en la URSS, obtuvieron en ella formación científica e hicieron prácticas miles de ingenieros, peritos y obreros chinos.

A principios de la séptima década comenzaron a empeorar rápidamente las relaciones entre la URSS y la República Popular China. A iniciativa de la parte china comenzaron a reducirse en flecha los vínculos económicos y culturales con la Unión Soviética. Los dirigentes de la RPCh presentaron una plataforma ideológica propia, incompatible con el leninismo, sobre los principales problemas de la vida internacional y del movimiento comunista mundial. Comenzaron a expresar sus pretensiones a la dirección del proceso revolucionario mundial, plantearon ideas aventureras de impulsar la revolución mundial con ayuda de la guerra nuclear, etc. Exigieron que el Partido Comunista de la Unión Soviética renunciase a la línea adoptada en el XX Congreso y al Programa del PCUS. Desde Pekín se emprendió una intensa propaganda antisoviética. Se comenzó a acusar al Partido Comunista de la Unión Soviética de "revisionismo", de "degeneración burguesa", de insuficiente apoyo al movimiento revolucionario en otros países, etc. Los dirigentes de la RPCh presentaron infundadas pretensiones territoriales a la Unión Soviética. En la primavera y el verano de 1969 organizaron varias provocaciones armadas en la frontera soviético-china a las que se dio una réplica contundente.

A iniciativa del Gobierno soviético se celebró en septiembre de 1969, en Pekín, un encuentro de A. Kosyguin, Presidente del Consejo de Ministros de la URSS, con Chou En Lai, Primer Ministro del Consejo de Estado de la RPCh. El mes siguiente comenzaron en Pekín las negociaciones entre delegaciones gubernamentales sobre problemas fronterizos. Siguiendo su política consecuente, el Gobierno soviético hizo todos los esfuerzos posibles para llegar a un arreglo de las relaciones interestatales con la RPCh sobre la base de los principios de la coexistencia pacífica y la amistad entre los pueblos.

La superación de las dificultades surgidas en el campo socialista es una condición primordial para que la correlación de fuerzas en la palestra mundial siga cambiando en favor del socialismo.

Considerada en conjunto, la experiencia histórica muestra que, en el curso de la cooperación, los pueblos de los Estados socialistas se hacen más y más conscientes de la comunidad de sus destinos y las tareas que se les plantean. [699]

Los documentos del foro (del XXV Congreso) -el Informe del CC del PCUS presentado por L. Brézhnev, Secretario General del CC del PCUS, en el que se plantearon varias tesis y conclusiones de principio, aprobadas por el congreso, así como las Orientaciones fundamentales del fomento de la economía nacional de La URSS para los años 1976-1980, igualmente aprobadas por el congreso- son un valioso aporte a la teoría y la práctica de la construcción del comunismo. [700]

El congreso dio respuesta también al problema de la relación entre la coexistencia pacífica de Estados de distinto régimen social y la lucha de clase del proletariado por la modificación revolucionaria del mundo capitalista, de la relación que existe entre distensión política y el proceso revolucionario mundial.

El XXV Congreso volvió a confirmar que la política exterior leninista de la URSS era una política de clase; la distensión no anula las leyes de la lucha de clase: ni siquiera en las condiciones de la distensión, los comunistas se resignarán con la explotación capitalista, y los monopolistas no se volverán partidarios de la revolución. Ahora bien, por lo que se refiere a la coexistencia pacífica y la distensión, estos fenómenos pertenecen a las relaciones entre los Estados, en las que los litigios y los conflictos no deben resolverse por medio de la guerra, el uso de la fuerza o la amenaza de recurrir a ella. Deben arreglarse por vía de negociaciones pacíficas, observándose estrictamente el principio de la no injerencia en los asuntos internos de otros Estados, del respeto de su independencia y soberanía. [701]

El congreso definió: "La tarea principal del décimo quinquenio consiste en aplicar consecuentemente el rumbo del Partido Comunista hacia la elevación del nivel material y cultural del pueblo sobre la base del desarrollo dinámico y proporcional de la producción social y el aumento de su eficacia, la aceleración del progreso tecnocientífico, el aumento de la productividad del trabajo y el mejoramiento, por todos los medios, de la calidad del trabajo en todos los eslabones de la economía nacional". [702]

En el Informe del CC del PCUS al XXV Congreso del partido se dice sobre el particular: "El eje de la estrategia económica del partido, la médula del décimo quinquenio y de los planes a largo plazo, es elevar el poderío económico del país, ampliar y renovar los fondos de producción y asegurar un incremento estable y equilibrado de la industria pesada, fundamento de la economía". En el décimo plan quinquenal (1976-1980) se mantiene el ritmo preferente de crecimiento de la industria pesada, cuya producción se proyecta aumentar en el 38-42%. [703]

La grandiosa significación del XXV Congreso (24 Febrero - 5 Marzo 1976) consiste en que hizo patente con nueva fuerza la cohesión monolítica del PCUS, su dedicación sin reserva al pueblo y su fidelidad inquebrantable al marxismo-leninismo. Los trabajadores de la URSS expresaron su calurosa aprobación de los históricos acuerdos del XXV Congreso del PCUS, que dieron un nuevo y poderoso impulso para nuevas realizaciones en aras del triunfo de la primera sociedad comunista de la historia de la humanidad. [704]

El XXIV (del 30 de marzo al 9 de abril de 1971) y el XXV (del 24 de febrero al 5 de marzo de 1976) congresos del PCUS constituyeron importantes jalones en el camino de avance del pueblo soviético hacia el comunismo. [705]

Hasta aquí las partes que he considerado más significativas sobre la URSS a partir del fin de la Gran Guerra Patria y hasta 1976, de "Historia de la URSS" de la Academia de Ciencias y Editorial Progreso.

Hay dos constantes contradictorias en la parte final de esta tercera parte y son, por un lado las reiteradas afirmaciones de que la ya se había producido en la URSS la "victoria definitiva del socialismo" y se había entrado en "la fase construcción del comunismo", mientras que por otro lado, se repiten de forma reiteradas hasta el final las alusiones a las deficiencias, escaso crecimiento, falta de cumplimiento de los planes, especialmente del sector agropecuario (agricultura y ganadería).

¿Cómo es posible que el sector primario de una economía, el que sustenta la alimentación de la población y de hecho financió la base de la industrialización en la URSS tenga tales problemas crónicos y al mismo tiempo se esté construyendo ya en esa sociedad el "comunismo"? Marx decía que el comunismo era la riqueza en cantidad y calidad desconocida bajo el capitalismo y donde el trabajo se convertía "en la primera necesidad vital" una vez depurado de la división del trabajo y el carácter alienante que le proporciona el capitalismo.

¿Cómo en un proceso en que la división del trabajo no solo no se extingue, sino que comienza a desarrollarse (a partir del stajanovismo que ya hemos comentado) y cuya extensión y desarrollo en la reconstrucción de los años 50 y 60 en las "cadenas de producción", se enarbola como un gran triunfo social, se está construyendo al mismo tiempo el comunismo?

En realidad lo que demuestran tales afirmaciones es una consecuencia del abandono de concepciones básicas del marxismo leninismo y que se oficializan a partir del XX Congreso del PCUS, hecho que la Academia de Ciencias en ningún momento reconoce. Ciertamente, ese abandono no surge de pronto sino se encuba en base a los errores surgidos a partir de la primera revolución socialista en Rusia, y más aún a partir de criterios de Marx y Engels que ya hemos analizado y que se demostraron posteriormente erróneos de una revolución proletaria simultánea en los países más desarrollados que ayudarían a los atrasados a saltarse la etapa capitalista de desarrollo, con todo lo que ello de conllevaba de inasumible en el proceso del conocimiento y desarrollo de las masas.

Las deformaciones y traiciones no surgen de golpe. Primero surgen errores en las primeras aplicaciones, debido a las limitaciones propias de la falta de experimentación anterior. Si los errores no se corrigen mediante la práctica, se hacen cada vez mayores afectando cada vez a más comportamientos y se crea el caldo de cultivo para equivocadas acciones que provocan enfrentamientos en el seno del pueblo. La primera revolución socialista, fue el fenómeno social más complejo de toda la historia humana hasta el presente, porque es la primera vez que se intentó la construcción de una sociedad que superarse no sólo al capitalismo, sino que pudiera eliminar todo el legado histórico acumulado por miles de años de clases explotadoras. De ahí que sean tan lógicos sus errores y tan patéticas las proclamas de los dogmáticos pretendiendo hacer de la revolución de octubre la perfección absoluta.

"Hoy día con el desarrollo tecnológico se sabe que el ADN es la única biomolécula que ha estado en constante (pero lento) cambio durante millones de años". La evolución de las especies está determinada por el ADN, núcleo de las mutaciones genéticas. Recientemente, un estudio del CRESIB de Barcelona, el centro de investigación de ISGlobal, demostraba que "El microrganismo causante de la malaria ha sido un devastador compañero del ser humano, y el descubrimiento de la prevalencia de ciertas anomalías sanguíneas en la población del sureste asiático demuestran ese impacto"... "El estudio viene a corroborar el papel de este parásito en las variaciones del genoma". Según el investigador del CRESIB Ivo Muller "La malaria ha sido una fuerza mayor en la evolución del genoma humano, con mutaciones genéticas que han provisto a los humanos con protección contra la enfermedad" [706]

De la misma manera que se producen esas transformaciones genéticas para enfrentar una enfermedad, el ser humano solo podrá erradicar la herencia del derecho burgués y con él todas la limitaciones materiales e ideológicas a la libertad y felicidad humanas, cuando consiga consolidar una nueva mutación genética, a través de la lucha y el esfuerzo prolongado para superar toda restricción que nos impide llegar a lo que Marx llamaba "la verdadera Época de la Humanidad". La "construcción del comunismo" no es en absoluto pues cuestión de sólo unas decenas de años.

Las costumbres de los seres humanos pueden ser modificadas dentro de ciertos límites, pero siempre será más difícil el cambio en costumbres adquiridas durante varios miles de años, que las que se mantienen durante lapsos de tiempo mucho más breves.

La costumbre de las personas al sometimiento físico e ideológico, ante un poder superior poseído o enarbolado por otros, y su incapacidad para eliminar eficazmente dicho sometimiento transformándose en personas distintas, es algo inherente al género humano desde hace miles de años durante el esclavismo, el feudalismo y el capitalismo. Ello no puede ser erradicado en varios años de revolución victoriosa, sino que entraña la consolidación de la nueva sociedad con pautas de comportamiento integralmente asumidas en el día a día práctico y teórico por toda la sociedad y no solo por una vanguardia de ella.

El "nuevo hombre" proclamado durante la "revolución cultural" en China y en estos tomos sobre la Historia de la URSS que estamos comentando, no puede existir rodeado de limitaciones, necesidades, guerras y opresiones. El nuevo hombre solo puede existir con la superación de todas ellas.

Muy significativa es la información de la Academia de Ciencias de la URSS sobre la Conferencia en 1962 del CAME (COMECON): "Se adoptó en ella un documento importante: Principios fundamentales de la división socialista internacional del trabajo. La especialización de cada país socialista en la producción de artículos que cuenta en él con las mejores condiciones brinda también la posibilidad de impulsar a elevada tasa la construcción y la producción."

Es decir, la URSS, que supuestamente estaba "construyendo el comunismo" creó en 1962 la división del trabajo a nivel internacional. Ello, en la construcción socialista de un país en desarrollo (que eso era la URSS en aquellas fechas) es totalmente necesario para aumentar el desarrollo de las fuerzas productivas. Pero hacerlo a nivel internacional, significaba de hecho crear una situación extrema de dependencia.

Un país como Cuba que se incorporó al COMECON en 1972, tuvo que pasar así por una experiencia nefasta: La economía cubana que en la época de Batista dependía de las exportaciones de azúcar controladas a su vez en su mayoría por EEUU, después de la revolución, diversificó su economía para a partir de 1972, abandonar la mayoría del comercio con Europa para volver al monocultivo de la caña de azúcar, esta vez bajo la dirección de la URSS. Eso, y su dependencia respecto al COMECON del cual dependía el 85% de la economía cubana, hizo que en 1991, al caer la URSS estallara una grave crisis económica, que aún hoy le impide tener una autosuficiencia alimentaria (ha de importar la mayoría de alimentos teniendo la mitad del campo ocioso), careciendo también de una fuerte base industrial. En la actualidad, Cuba tiene sus mayores contribuciones al PIB, en primer lugar en las exportaciones de servicios (especialmente trabajadores médicos en el extranjero) y en segundo lugar en un creciente turismo a la isla.

En el Informe del CC del PCUS al XXV Congreso del partido se dice sobre el particular:

"El eje de la estrategia económica del partido, la médula del décimo quinquenio y de los planes a largo plazo, es elevar el poderío económico del país, ampliar y renovar los fondos de producción y asegurar un incremento estable y equilibrado de la industria pesada, fundamento de la economía". En el décimo plan quinquenal (1976-1980) se mantiene el ritmo preferente de crecimiento de la industria pesada, cuya producción se proyecta aumentar en el 38-42%.

"…La grandiosa significación del XXV Congreso (24 Febrero - 5 Marzo 1976) consiste en que hizo patente con nueva fuerza la cohesión monolítica del PCUS, su dedicación sin reserva al pueblo y su fidelidad inquebrantable al marxismo-leninismo. Los trabajadores de la URSS expresaron su calurosa aprobación de los históricos acuerdos del XXV Congreso del PCUS, que dieron un nuevo y poderoso impulso para nuevas realizaciones en aras del triunfo de la primera sociedad comunista de la historia de la humanidad." [707]

Es decir, en el décimo plan quinquenal (1976-1980)"se mantiene el ritmo preferente de crecimiento de la industria pesada" (base de la industria de guerra, totalmente incompatible en el comunismo) en un país que es ya "la primera sociedad comunista de la historia de la humanidad". No cabe más "grandiosa" ampulosidad, ni tampoco mayor contradicción.

Mientras tanto y durante buena parte de la construcción socialista, la agricultura arrastró enormes problemas desde 1929 (en 1928 fue suprimida la NEP) debido a su papel de tener que financiar mediante impuestos la industrialización, teniendo que partir de las limitaciones tecnológicas, una infraestructura deficiente (transporte, almacenamiento, regadíos) y una gestión que impedía toda iniciativa no regulada por el estado.

El campo aportaba recursos financieros para la industria, mediante la aplicación de impuestos y un intercambio desigual, sostenido por una política de precios altos para los bienes industriales suministrados al campo y de precios bajos para los productos agrícolas adquiridos por los organismos estatales a los campesinos. [708]

El sistema económico soviético se estableció principalmente a partir del primer plan quinquenal (1928-1932) sobre la base exclusiva de la planificación central y con la tendencia hacia la generalización de la propiedad estatal. La planificación central suponía que desde la dirección del partido se establecía un sistema administrativo que ordenaba todo lo concerniente no solo a planes, sino también a producción y distribución, y estaba por encima de todas las estructuras económicas, empresas y personas que generaban la riqueza.

Las empresas constituían el último eslabón de la cadena de mando, convertidas en meras instancias dedicadas al cumplimiento de las cifras de producción fijadas por los organismos superiores centrales y el excedente económico que creaban era controlado por dichos organismos. Las empresas que producían los bienes no estaban en contacto ni contaban con la población beneficiaria de los mismos. Las empresas recibían las decisiones administrativas del aparato estatal (cada vez más centralizado y al margen de los deseos de la gente) y trasladaban al estado la distribución de sus productos.

Como vimos antes, la prioridad hasta el final de la existencia de la URSS, fue el desarrollo de la industria pesada, con un papel determinante en ella de la industria de guerra, unas veces impuesta por el nazismo, otras impuesta por la propia dirección soviética. Los bienes de consumo determinantes para el bienestar de la población siempre ocuparon un lugar subalterno en la producción.

La contradicción entre el gran desarrollo de la industria pesada sobre la base de un consumo extensivo energético y gran cantidad de materias primas, y por otro lado, las limitaciones del desarrollo de la industria ligera y la agricultura, crearon un gran desequilibrio en la economía soviética que con el tiempo cada vez era mayor.

La falta de dinamismo de los organismos centrales originó la extensión de la corrupción y del mercado negro incluso de medios de producción, en base principalmente a la doble distribución de bienes en organismos para miembros del estado y en comercios y distribución de bienes para la población común (dualidad que aún se mantiene en Cuba).

En la segunda mitad de los años 80, con la privatización de hecho de muchas empresas controladas por dirigentes del partido, incluida la distribución y especulación del comercio mayorista, que provocó un aumento de la escasez en las ciudades de productos de consumo básicos, esas contradicciones se agudizaron más aún hasta provocar el derrumbe del estado, con la indiferencia de la población.

El aparato del poder soviético estaba alejado por completo de las necesidades de las masas y se había transformado en rehén de los intereses privados de una casta dirigente desideologizada. Tal enajenación respecto a los principios básicos de la revolución bolchevique, fue la que creó otra enajenación compensatoria y autojustificativa en sentido contrario: las proclamas continuas sobre una realidad inexistente: la "construcción del comunismo" en la URSS.

[656] Historia de la URSS, III parte, págs. 80-81, Academia de Ciencias de la URSS, Editorial Progreso, 1977.
[657] Ídem, pág. 93. [658] Ídem, pág. 94. [659] Ídem, pág. 96. [660] Ídem, pág. 97. [661] Ídem, págs. 99-100. [662] Ídem, pág. 102.
[663] Ídem, pág. 103. [664] Ídem, pág. 106. [665] Ídem, pág. 107. [666] Ídem, pág. 108. [667] Ídem, pág. 115. [668] Ídem, pág. 116.
[669] Ídem, pág. 117. [670] Ídem, pág. 118. [671] Ídem, pág. 119. [672] Ídem, pág. 120. [673] Ídem, pág. 121. [674] Ídem, pág. 123.
[675] Ídem, pág. 126. [676] Ídem, págs. 127-128. [677] Ídem, pág. 130. [678] Ídem, pág. 133. [679] Ídem, pág. 134. [680] Ídem, pág. 135.
[681] Ídem, págs. 141-142. [682] Ídem, pág. 144. [683] Ídem, pág. 149. [684] Ídem, pág. 150. [685] Ídem, pág. 151. [686] Ídem, pág. 153.
[687] Ídem, pág. 154. [688] Ídem, pág. 172. [689] Ídem, pág. 180. [690] Ídem, pág. 190. [691] Ídem, pág. 192. [692] Ídem, pág. 193.
[693] Ídem, pág. 198. [694] Ídem, pág. 203. [695] Ídem, pág. 210. [696] Ídem, págs. 211-212. [697] Ídem, pág. 214. [698] Ídem, págs. 214-215.
[699] Ídem, págs. 216-217. [700] Ídem, pág. 241. [701] Ídem, págs. 243-244. [702] Ídem, págs. 244-245. [703] Ídem, pág. 246. [704] Ídem, págs. 247-248.
[705] Ídem, pág. 301. [706]http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/09/10/actualidad/1347290009_564530.html
[707] Historia de la URSS, parte III, págs. 246-247, Academia de Ciencias de la URSS, Editorial progreso, 1977
[708] La economía soviética más allá de la Perestroika, págs. 25-26, Enrique Palazuelo