www.socialismocientifico.com


XVII.3.c. El papel de la URSS en la ONU

Uno de los argumentos estrella que más esgrimen los dogmáticos contra China, es el papel de este país en la ONU. Tanto el KKE, como sus partidos afines, se escandalizan de que China no vete todas resoluciones que proponen los imperialistas en perjuicio de algún país y enarbolan como acusadores ejemplarizantes los famosos "120" vetos de la URSS en el Consejo de Seguridad. En el pasado, tanto los cubanos como los vietnamitas han participado en dichas denuncias contra China, criticando que China mantuviera relaciones diplomáticas con el Chile de Pinochet o la España de Franco. En el caso cubano hay que decir que sus denuncias en este tema es, además de contradictoria, hipócrita, pues Cuba nunca rompió relaciones diplomáticas con el régimen terrorista de Franco. Por otro lado, ni Cuba ni Vietnam tienen responsabilidad alguna que afrontar en los vetos del Consejo de Seguridad de la ONU porque hasta hoy carecen de la posibilidad de ejercerlo.

La URSS utilizó, entre esas 120 veces, 8 veces el veto en 1946 sobre el tema de España, contra las contrapropuestas de EEUU, Inglaterra y otros países, a las propuestas polacas y soviéticas para que los países que mantenían relaciones con Franco, rompieran relaciones diplomáticas con el régimen fascista.

T. 24 - Vetos en el Consejo de Seguridad de la ONU (1946-1908) [725]
Periodo URSS
Rusia
EE.UU. Reino
Unido
Francia China Total
vetos
Vetos 124 82 32 18 7 263
2.008 1       1 2
2.007 1       1 2
2.006   2       2
2.005            
2.004 1 2       3
2.003   2       2
2.002   2       2
2.001   2       2
2.000            
1.999         1 1
1.998            
1.997   2     1 3
1.996            
1.986-1.995 2 24 8 3   37
1.976-1.985 6 34 11 9   60
1.976-1.985 6 34 11 9   60
1.966-1.975 7 12 10 2 2 33
1.956-1.965 26   3 2   31
1.946-1.955 80     2 (*)1 31
(*) Veto de la República de China de Chiang Kaishek. La República Popular China no recuperó su lugar en la ONU hasta octubre de 1.971.

Búsqueda del texto de todas las Resoluciones, proyectos y actas de las sesiones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Los enlaces a las resoluciones y actas de las sesiones expuestas en este libro están en las notas del final de este apartado. Además se puede acceder a todas las resoluciones y actas ofciales desde el comienzo de la ONU en 1.946.

En cada resolución puede haber varias votaciones. Por ello, para comprobar las votaciones es necesario acceder a las actas y no solo leer la Resolución global que a veces consta como Aprobada, pero en realidad, si ha sido vetada por algún Miembro permanente del Consejo en alguna de sus partes, no es efectiva y a veces el veto no aparece en la resolución final. Para comprobar los textos en español tanto de las Resoluciones como de las actas, seguir los siguientes pasos:

1º) Buscar año, tema y acceder a la Resolución en http://www.un.org/es/documents/sc/

2º) Abrir la resolución correspondiente y anotar el número de sesión que está o bien al comienzo o bien al final de la resolución cuando dice, por ejemplo "Aprobada en la 476ª sesión…."

3º) Ir a http://documents.un.org/> y hacer clic en "Bienvenido" en español.

4º) Entrareis en http://documents.un.org/welcome.asp?language=F

5º) Hacer clic en "Español" para elegir el idioma.

6º) Entrareis en la página en español http://documents.un.org/welcome.asp y hacéis clic en "Búsqueda global" y os sale un mensaje advirtiendo que el resultado de la búsqueda será distinto que en las otras opciones. Aceptáis.

7º) Os sale esta página http://documents.un.org/globalS.html y en la opción que pone "Frase exacta" colocáis S/PV. seguido por el número de sesión. Es decir, por ejemplo en el caso de ser la 476ª. sesión se pone, S/PV.476 sin espacios. Sale el título del acta S/PV.476 en diferentes opciones de idiomas. Hacéis clic en "spa" o "s" que es el español y se abrirá.

Para encontrar las propuestas de resolución hay que colocar la letra mayúscula S/ y numero. Normalmente, están indicados en las actas de las sesiones del Consejo de Seguridad.

En la página de Global Policy Forum -éste es un organismo consultivo no oficial de la ONU, al parecer, creíble en su información http://www.globalpolicy.org/component/content/article/102/40069.html se puede encontrar también los S/PV. seguido del número de sesión y las S/, que son las propuestas de resolución, pero sólo de los vetos de los diferentes países, mientras que en la página del Consejo de Seguridad que he puesto en el apartado 1º, http://www.un.org/es/documents/sc/, están todas las Resoluciones.


En la tabla anterior T.24 tomada de Global Policy Forum se aprecia que el 80% de los vetos (106) ejercidos por la URSS en la ONU se produjeron desde el año de constitución de la ONU en 1946 hasta 1965. Sin embargo, las invasiones e intervenciones militares en el exterior de la URSS, y de Cuba y Viet Nam dirigidos por la URSS, tuvieron lugar después de esas fechas. De ello se puede extraer alguna conclusión. La URSS cimentó con su actividad en la ONU toda la intervención militar posterior en el exterior. Es decir la estrategia de la URSS durante su existencia, especialmente después de la Gran Guerra Patria estaba centrada en la intervención militar en el mundo para imponer el socialismo bajo su dirección política y militar.

Sin embargo la intervención política y militar en el exterior de la URSS y de los demás países socialistas bajo su tutela no estuvo en correspondencia jamás con la lucha de clases del proletariado y de los pueblos de los estados capitalistas monopolistas. Eran hechos evidentes, en EEUU, Alemania, Francia, Gran Bretaña, sectores significativos de la clase obrera durante toda la guerra fría e incluso después de ella, aceptaron el pacto social del imperialismo para a cambio de él, apoyar a sus estados monopolistas en su combate contra los países socialistas, enmascarando todo ello con apariencias revolucionarias de un sindicalismo con palabrería "de clase".

En tales condiciones la URSS y sus países afines estaban construyendo una estrategia de combate sin tener a su lado las fuerzas esenciales que debían protagonizarlos: el proletariado occidental que deberían derrocar a sus estados imperialistas. La concepción de que la lucha de los estados socialistas era la fuerza esencial para derrotar al imperialismo significó de hecho dos cosas: 1) Dar la importancia esencial a los factores externos en la lucha revolucionaria de cada país. 2) Convertir a los países socialistas en países intervencionistas que pretendían imponer con las armas, un tipo de revolución a otros pueblos que ni querían ni estaban en condiciones de hacer.

En los años 60 y 70, el reformismo y las posiciones izquierdistas en el movimiento comunista no surgieron por meros errores ideológicos, sino que los errores (y colaboracionismo) ideológicos surgieron por una práctica social de colaboración de clases al separarse de la propia clase y de sus necesidades, al huir de la lucha de masas de su propios pueblos, con la coartada de lenguajes y actitudes, unas claramente reformistas y otras aparentemente "revolucionarias", pretendiendo suplir con el protagonismo de un centro todopoderoso exterior a ellos, el necesario e imprescindible protagonismo y sacrificio de cada pueblo y en primer lugar, de su vanguardia.

Aquí también se debe recordar, que la consideración de que un país socialista no debe mantener relaciones diplomáticas con un régimen fascista pero sí con los "países democráticos" es una concepción típicamente "revolucionaria" en la forma y reformista en el fondo, que con el pretexto de "atacar al fascismo", embellece a los estados monopolistas imperialistas que en realidad, son sus tutores en la mayoría de los casos y el resto de las veces, sus "comprensivos" detractores. Dicho error parte de olvidar la consideración de Marx de que todo estado es una dictadura de clase.

La creencia de que las "democracias" iban ayudar a los republicanos españoles ya se sabe qué resultado dio. Incluso, en el caso de España bajo Franco, como se desprenden de las actas del propio Consejo de Seguridad, parecía el tema del régimen oligárquico de Franco como una cuestión moral:

El representante de la URSS, Gromyko, según el Acta de la 47ª. Sesión del Consejo de Seguridad de 18 de junio de 1946, indicó: "Ya que tenemos que tomar una decisión sobre la cuestión española, permítaseme decir, en conclusión, que, como miembro del Consejo de Seguridad y, representante de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, no quisiera recibir elogios de Franco y de su camarilla con ocasión de la decisi6n del Consejo. Repito que no lo quisiera." Actas del Consejo de Seguridad de la ONU [709].

El representante polaco, iniciador de la propuesta de no reconocimiento diplomático a España, en su intervención el 17 de abril de 1946 ante el Consejo de Seguridad, manifestó:

"Esta es la obra del régimen fascista de Franco durante la guerra. Todo esto justifica plenamente la condena moral del régimen franquista, reiteradamente expresada en las declaraciones oficiales de las Naciones Unidas. Pero justifica aún más. Es una prueba de que la cuestión del régimen franquista no es meramente un asunto interno de España. Franco es el último socio superviviente de nuestro enemigo, el eje, un socio cuyas actividades constituyen motivo de preocupación para todas las Naciones Unidas.

No nos interesan los asuntos puramente internos de España. No fue el interés por los asuntos internos de Rumania, Hungría y Bulgaria lo que nos impulsó a destruir los regímenes enemigos de esos países y a crear sistemas de gobierno que se comprometieran a mantener la paz y cumplieran sus compromisos. Esos países eran satélites del Eje; el régimen fascista de España también lo es; les pido a ustedes que saquen sus propias conclusiones.

… desde hace un mes, el Gobierno fascista de España viene concentrando fuerzas militares a lo largo de la frontera francesa… Las constantes intrigas del régimen de Franco contra la República francesa, que recuperó el año pasado su libertad de la doble opresión de la tiranía alemana y de los traidores fascistas del país, condujeron finalmente al Gobierno de Francia, cuyo distinguido representante se encuentra entre nosotros, a cerrar la frontera entre Francia y España. Con el cierre de la frontera se han interrumpido la circulación de los trenes, los servicios postales y telegráficos y está prohibido franquear la frontera.

El régimen de Franco llegó al poder con la ayuda de la Italia fascista y la Alemania nazi, contra la voluntad del pueblo español que opuso una resistencia heroica a Franco y al Eje durante casi 3 años." [709]

En realidad, la pretensión de conseguir con la presión externa lo que no pudo conseguir con los medios internos el pueblo español, se demostró inviable. Y el hecho de que la URSS en la recuperación de su territorio y avance para destruir la Alemania nazi, liberase a países como Polonia, sentó un precedente para muchos países. Pero un precedente que se demostró igualmente inviable con el tiempo, debido a que el proletariado de los países capitalistas avanzados no siguió el camino revolucionario de derrocar a sus estados monopolistas, y sectores amplios de la clase obrera, entraron en un proceso de extensión y consolidación de la aristocracia obrera, mediante los pactos sociales con el imperialismo y los estados monopolistas.

A partir de los años 50, España y la URSS comenzaron a tener algunas aunque escasas relaciones comerciales y en mayo de 1969 se inauguró en Madrid la representación de la Marina Mercante de la URSS, "Morflot", el primer organismo soviético presente en España desde el fin de la Guerra Civil. En 1972 la URSS y España firmaron en París un convenio comercial, y al cabo de un año en ambas capitales se pusieron en marcha las Representaciones Comerciales encargadas también de realizar funciones consulares. Y 9 de febrero de 1977 se establecieron las relaciones diplomáticas. [711]

También la URSS, mediante su ejercicio al derecho a veto, como miembro permanente del Consejo, a través de su representante en el Consejo de Seguridad, Yakov Malik, el 8 de abril de 1949, en la 423ª Sesión, no permitió la admisión en la ONU de una Corea del Sur tutelada por EEUU (tampoco, hasta 1991, no entraría Corea del Norte). En un combativo discurso, entre otras cosas, dijo Malik:

"El objetivo de la política de los círculos dirigentes de los Estados Unidos de América consiste en consolidar la situación de los monopolios norteamericanos en Corea del Sur y transformar a este país, por una parte, en una fuente de productos agrícolas de materias primas y en un mercado de venta al servicio de los monopolios norteamericanos y, por otra parte, en una base estratégica militar para los Estados Unidos".

En dicho discurso del representante de la URSS, ya se encontraban las bases para el apoyo a la intervención militar de los comunistas coreanos del Norte hacia el Sur, partiendo de informaciones exageradas del propio Kim Il Sung que convenció tanto a los comunistas chinos como a los soviéticos que el pueblo en el Sur estaba en un proceso pre-insurreccional debido a la dictadura impuesta por EEUU (ver pag. 136 de este libro). En palabras de Yakov Malik:

"En la declaración publicada en nombre de 56 partidos políticos y organizaciones sociales de Corea del Norte y del Sur, cuyo número de miembros excede de 10 millones de individuos, se declara que en Corea del Sur faltan las condiciones más elementales para la organización de elecciones libres. Según declaraciones de políticos eminentes de Corea del Sur, entre los cuales se puede nombrar a personalidades como Kim Il Sung y Kim Koo, no hay libertad personal alguna en Corea del Sur y el país ha sido transformado en un Estado policial. Por lo demás, esto no es sorprendente, puesto que el país se encuentra bajo un régimen de ocupación extranjera. Estos hechos son universalmente conocidos." [712]

La vibrante intervención del representante soviético en el Consejo de Seguridad de la ONU, Yakov Malik, terminó ejerciendo el derecho de veto de la URSS a la admisión de Corea del Sur como miembro de la ONU, pero no pudo impedir la intervención militar de tropas de la ONU bajo la dirección de EEUU en toda Corea en lucha contra los comunistas coreanos y chinos.

El 12 de septiembre de 1950, la URSS vetó una resolución que no reconocía la denuncia formulada por el nuevo gobierno de la República Popular China acerca de ataques aéreos estadunidenses en la región fronteriza con Corea. La propuesta de resolución (original de la República Popular China, no miembro en aquellas fechas de la ONU) presentado en su nombre por la URSS, y que fue rechazada por la contrapropuesta de EEUU, se indicaba:

"El Consejo de Seguridad, habiendo examinado las comunicaciones del 27 de agosto de 1950 y del 29 de agosto de 1950 dirigidas al Consejo de Seguridad por el Gobierno Popular Central de la República Popular de China, con respecto a la violación de la frontera china por las fuerzas aéreas de los Estados Unidos de América en la región limítrofe entre Corea y Manchuria, al bombardeo y ametrallamiento efectuado por aviones norteamericanos contra edificios, estaciones de ferrocarril y un aeródromo situados en territorio chino, ataques que han causado muertes entre la población y daños en las instalaciones ferroviarias y del aeródromo, así como en el material rodante y en los vehículos a motor", condenaba la acción de EEUU y decidía "pedir al Gobierno de los Estados Unidos de América que prohíba tales actos ilegales que violan la soberanía de China y causan daños a la República Popular de la China y a la pacífica población china". [713]

Sobre la guerra de Corea, la URSS vetó tres partes de la resolución aprobada el 30 de noviembre de 1950, en la 530ª. Sesión, [714] sin embargo, la URSS se ausentó en 3 Resoluciones al comienzo de la guerra de Corea y concretamente la Resolución del 7 de julio de 1950 en la que se decidió la invasión de tropas de la ONU, dirigidas por EEUU, en Corea y que fueron enfrentadas por 260.000 soldados chinos junto a los coreanos. Las tres resoluciones al comienzo de la guerra, en las la URSS se ausentó en las sesiones del Consejo de Seguridad que decidió la intervención militar y dar el mando de las fuerzas armadas internacionales a EEUU, son estas:


"CARGO DE AGRESION CONTRA LA REPUBLICA DE COREA

Decisión

En su 473a. sesión, celebrada el 25 de junio de 1950, el Consejo decidió, con arreglo al artículo 39 de su reglamento, invitar al representante de la República de Corea a tomar asiento a la mesa del Consejo durante el examen de la cuestión.

82 (1950). Resolución de 25 de junio de 1950

[S/1501]

El Consejo de Seguridad,

Recordando las conclusiones formuladas por la Asamblea General en su resolución 293 (IV) del 21 de octubre de 1949, de que el Gobierno de la República de Corea es un Gobierno legítimo que ejerce efectivamente autoridad y jurisdicción sobre la parte de Corea donde la Comisión Temporal de las Naciones Unidas para Corea pudo efectuar observaciones y realizar consultas y en la cual reside la gran mayoría de la población de Corea; y que este Gobierno ha surgido como resultado de unas elecciones que fueron la expresión valida de la libre voluntad del cuerpo electoral de esa parte de Corea y que fueron observadas por la Comisión Temporal; y que dicho Gobierno es el único que, en Corea, reúne estas condiciones,

Teniendo presente que la Asamblea General, en sus resoluciones 195(III) del 12 de diciembre de 1948 y 293 (IV) del 21 de octubre de 1949, ha expresado su preocupación acerca de las consecuencias que podrían tener actos perjudiciales para los resultados que tratan de obtener las Naciones Unidas en el empeño de lograr la independencia y la unidad completa de Corea y ha invitado a los Estados Miembros a abstenerse de tales actos; que también ha expresado el temor de que la situación descrita por la Comisión de las Naciones Unidas para Corea en su informe [9] pueda constituir una amenaza a la seguridad y al bienestar de la República de Corea y del pueblo de Corea y pueda conducir a una lucha militar abierta en Corea,

Advirtiendo con suma preocupación el ataque armado dirigido contra la República de Corea por fuerzas venidas de Corea del Norte,

I) Decide que este acto constituye un quebrantamiento de la paz, y Pide la inmediata cesación de las hostilidades;

Invita a las autoridades de Corea del Norte a retirar inmediatamente sus fuerzas armadas al paralelo 38;

II) Pide a la Comisión de las Naciones Unidas para Corea se sirva:

a) Comunicar, tras madura reflexión y en el más breve plazo posible, sus recomendaciones sobre la situación;

b) Observar la retirada de las fuerzas de Corea del Norte al paralelo 38 y

c) Mantener informado al Consejo de Seguridad sobre el cumplimiento de esta resolución;

III) Invita a todos los Estados Miembros a prestar todo su concurso a las Naciones Unidas para la ejecución de esta resolución y abstenerse de dar ayuda a las autoridades de Corea del Norte.

Aprobada en la 473a. sesión por 9 votos contra ninguno y 1 abstención (Yugoslavia) [10].

[9] Véase Actas Oficiales del Consejo de Seguridad, Quinto Año, 473ª sesión, pág. 1, nota al pie (documento S/1496 que recoge el documento S/1496/Corr.1).

[10] Uno de los Miembros (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) estaba ausente."[715]


"84 (1950). Resolución de 7 de julio de 1950

S/1588J

El Consejo de Seguridad,

Habiendo decidido que el ataque armado dirigido contra la República de Corea por fuerzas de Corea del Norte constituye un quebrantamiento de la paz,

Habiendo recomendado a los Estados Miembros de las Naciones Unidas que proporcionen a la República de Corea la ayuda que pueda ser necesaria para repeler el ataque armado y restablecer la paz y la seguridad internacionales de la región,

1. Acoge con satisfacción el pronto y vigoroso apoyo que los gobiernos de las Naciones Unidas han dado a sus resoluciones 82 del 25 y 87 del 27 de julio de 1950 al efecto de ayudar a la República de Corea a defenderse contra el ataque armado y restablecer así la paz y la seguridad internacionales de la región;

2. Toma nota de que Miembros de las Naciones Unidas han transmitido a las Naciones Unidas ofrecimientos de ayuda a la República de Corea;

3. Recomienda a todos los Miembros que proporcionen fuerzas militares y cualquiera otra clase de ayuda, conforme a las mencionadas resoluciones del Consejo de Seguridad, que pongan dichas fuerzas y dicha ayuda a la disposición de un mando unificado bajo la autoridad de los Estados Unidos;

4. Pide a los Estados Unidos se sirvan designar al Comandante de dichas Fuerzas;

5. Autoriza al mando unificado para usar a discreción suya durante las operaciones entre las fuerzas de Corea del Norte, la bandera de las Naciones Unidas al mismo tiempo que las banderas de las naciones participantes;

6. Pide a los Estados Unidos se sirvan facilitar al Consejo de Seguridad los informes que estimen adecuados para la marcha de la acción emprendida bajo la autoridad del mando unificado.

Aprobada en la 476a. sesión, por 7 votos contra ninguno y 3 abstenciones (Egipto, India, Yugoslavia) [13].

[13] Uno de los Miembros (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) está ausente." [716]


"85 (1950). Resolución de 31 de julio de 1950[708]

[S/1657]

El Consejo de Seguridad,

Consciente de las privaciones y miserias impuestas al pueblo de Corea como consecuencia de la prosecución del ataque ilegal de las fuerzas de Corea del Norte, y

Expresando su reconocimiento por los ofrecimientos de asistencia al pueblo coreano hechos espontáneamente por los Gobiernos, los organismos especializados y las organizaciones no gubernamentales,

1. Pide al Mando Unificado se sirva determinar en ejercicio de sus funciones, el socorro y la ayuda que necesita la población civil de Corea y organizar sobre el terreno la distribución de tales socorros y ayuda;

2. Pide al Secretario General se sirva transmitir al Mando Unificado todos los ofrecimientos de ayuda y socorro;

3. Pide al Mando Unificado se sirva presentar al Consejo de Seguridad, todas las veces que lo estime útil, informes sobre sus actividades relativas al socorro;

4. Pide al Secretario General, al Consejo Económico y Social en virtud del Artículo 65 de la Carta, a los demás órganos principales y subsidiarios competentes de las Naciones Unidas, a los organismos especializados conforme a lo estipulado en sus respectivos acuerdos con las Naciones Unidas y a las organizaciones no gubernamentales competentes que proporcionen la asistencia que el Mando Unificado pueda pedirles en el ejercicio de las funciones desempeñadas en nombre del Consejo de Seguridad, para dar ayuda y socorro a la población civil de Corea.

Aprobada en la 479a. sesión, por 9 votos contra ninguno v una abstención (Yugoslavia) [13].

[13] Uno de los Miembros (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) está ausente." [717]


El 22 de agosto de 1968, en la 1443ª. Sesión se trató la invasión de Checoslovaquia por tropas del Pacto de Varsovia. El representante checoslovaco en el Consejo sr. Muzik, leía una nota del Ministerio de Asunto Exteriores de su país en que se informaba de la detención de los principales dirigentes del estado y el partido, del rechazo del Gobierno a la ocupación y el hecho de que las fuerzas ocupantes estaban asumiendo de hecho funciones de gobierno:

"A pesar de nuestros esfuerzos no hemos logrado hasta ahora entablar ningún contacto oficial con el representante de los ejércitos de ocupación (del Pacto de Varsovia). Se ha distribuido entre la población la declaración del comandante militar de Praga y de la región de Bohemia Central en la que comunica que el comandante de las fuerzas de ocupación se hace cargo de hecho de las funciones de Gobierno." [718]

En una de sus intervenciones en el Consejo para explicar su voto negativo a la Resolución presentada por 8 países que condenaba la invasión de Checoslovaquia, el representante soviético, Malik, manifestó:

"El veto ha hecho posible y seguirá haciendo posible que la unión Soviética defienda, mientras exista esta Organización Internacional de las Naciones Unidas, las causas justas e intereses de muchos pueblos, de su propio país y de otros países contra la amenaza de la agresión imperialista, de la subversión, de la invasión, de la calumnia, y que se defienda contra la lucha que fue desencadenada en contra del primer país socialista del mundo, la Unión Soviética, desde los primeros días de la grande y gloriosa revolución de octubre de 1917." [719]

El 25 de Diciembre de 1979 comenzó la invasión de más de 100.000 soldados vietnamitas en Kampuchea Democrática y el día 11 de Enero se reunió el Consejo de Seguridad a petición de Ieng Sary, Vice Primer Ministro del gobierno de Kampuchea Democrática. Aunque en la Sesión del Consejo intervinieron la URSS y otros países socialistas del bloque soviético, la intervención más agresiva, fue la del Sr. Roa Kouri, representante de Cuba, que a pesar de no ser miembro del Consejo de Seguridad, pudo intervenir, según las normas del Consejo de Seguridad, aunque sin derecho a voto.

Roa Kouri hizo una muy agresiva crítica llegando a comparar a China con el nazismo, y llegando incluso al terreno de los insultos personales, especialmente contra Deng Xiaoping, (también a Norodon Sihanuk) haciéndoles responsable de la actuación de los supuestos "genocidios" cometidos por el derrocado por ellos, gobierno de Kampuchea Democrática. Las partes de la intervención del cubano sr. Roa, transcritas aquí, deben ser leída recordando que se trata de una resolución sobre la invasión en Kampuchea por tropas vietnamitas, para no terminar pensando, impulsado por la retórica del representante cubano, que los más de 100.000 soldados invasores, eran chinos y no vietnamitas, que el cubano Sr. Roa Kouri era el representante de Viet Nam y no de Cuba y que las palabras de Fidel Castro enarboladas por Roa Kouri para denunciar a China, demostraban que Fidel era en realidad el comandante de las fuerzas de ocupación. No era exactamente así, aunque lo parezca:

"Existe, a juicio de Cuba, una cuestión previa planteada ante los miembros del Consejo. Me refiero, por supuesto, a la necesidad o no de convocar esta sesión y a la base legal misma de dicha convocatoria. Se ha esgrimido a este último efecto una comunicación S/13003 dirigida al Presidente del Consejo por el Sr. Ieng Sary, ex Viceprimer Ministro del sanguinario régimen de Pol Pot (Saloth Sar), arrojado al basurero de la historia por el pueblo de Kampuchea el 7 de enero del presente año. Es evidente que se trata de una carta dictada por los -ilegible- del Sr. -ilegible- -ilegible- de la banda de turno instalada en Pekín, en su afán de promover la tensión en el Asia Sudoriental y crear un cerco en torno al heroico pueblo de Viet Nam, hoy nuevamente agredido precisamente por los expansionistas chinos.

El hecho a considerar a nuestro juicio, no es que exista una comunicación firmada por Ieng Sary, aunque sea auténtica su firma, sino el que dicho sujeto no representa hoy día, en todo caso, más que a su protector Teng Hsiao-ping. En efecto, el régimen que durante tres largos años masacró, con ferocidad prelógica, al pueblo del Kampuchea dejó de existir definitivamente hace ya cuatro días. El mensaje del Sr. Ieng Sary carece, por tanto, de validez jurídica no debería tener más destino que el cesto de los papeles y las inmundicias.

Los hijos de Kampuchea, expulsados de las ciudades por Pol Pot y sus asesores maoístas, desterrados a trabajos forzados en los campos, criminalmente diezmados, retornan libremente y jubilosos a Phnom Penh y a sus hogares, restableciéndose rápidamente la vida civilizada en ese país, ancestralmente culto, que quiso convertir en pastizal de borregos la infame camarilla de Pol Pot (Saloth Sar)- Ieng Sary.

En Kampuchea existe un nuevo Gobierno, que ejerce su soberanía sobre todo el territorio nacional: Pol Pot y Ieng Sari huyeron, junto con sus asesores maoístas, a refugiarse en el regazo de Teng (Deng Xiaoping). El Consejo Popular Revolucionario ha asumido la representación legítima del Estado de Kampuchea tras derrotar el ejército de Pol Pot y con la adhesión multitudinaria del pueblo, bate a los pequeños grupos dispersos de los seguidores de Pekín.

Se ha liquidado totalmente la situación de tensión provocada en la frontera con la República Socialista de Viet Nam y han cesado las provocaciones contra ese país. La paz se restablece y renace la seguridad de la ciudadanía, en su vida, en sus hogares, en sus propiedades.

El Presidente Fidel Castro, al conmemorarse el vigésimo aniversario del triunfo de la revolución cubana, afirmaba:

'Vivimos en un mundo de mucho oportunismo, incluso de grandes traiciones. Pero vivimos también en un mundo, que pese a claudicaciones y traiciones, ve surgir cada día nuevos baluartes revolucionarios: Viet Nam, Lao, Angola, Mozambique, Etiopía y Afganistán son ejemplos... A pesar de la política actual de China y de su gran traición, el mundo, que ha venido cambiando profundamente desde hace décadas, seguirá cambiando. Por cada revés, por cada retroceso, por cada deserción, las victorias revolucionarias se multiplican y todas bajo un mismo signo: el progreso y el socialismo. El imperialismo no puede ni podrá ya detener jamás el curso inexorable de la etapa histórica iniciada con la gloriosa Revolución de octubre'.

¿Creían realmente los nuevos mandarines que una nación, gallarda y digna, que se opuso con valor impar a la agresión norteamericana y al régimen de Lon Nol, doblegaría la frente bajo el garrote miserable de los sicarios de Teng Hsiao-ping?

Craso error, que sólo cometen quienes cultivan la doblez política y se aprestan delirantemente a promover el capitalismo, abandonan los principios revolucionarios de su clase obrera y se alían impúdicamente con el imperialismo mundial, contra los pueblos. Como ayer corrieron a apoyar al régimen execrable de Pinochet y se unieron, en aberrante maridaje, a los racistas sudafricanos, la CIA yanqui y las bandas contrarrevolucionarias de Savimbi e Angola, hoy se apresuran a socorrer a los defenestrados representantes de su política en Kampuchea y vanamente intentan confundir al Consejo y a la opinión pública mundial con un inusitado y ridículo acto de prestidigitación: el extraño viaje y resurrección de ese dudoso personaje, el Príncipe Norodon Sihanouk.

Hace casi 9 años, la CIA de Estados Unidos derrocó al Gobierno que encabezaba, como Rey y Primer Ministro, este príncipe de opereta. En su lugar, instalaron a un esbirro de confianza, el General Lon Nol. El destronado gobernante partió a su cómodo exilio -aderezado con mediterráneos franceses y patos laqueados de Pekín- asumiendo una pretendida posición antiimperialista, enrolándose en el Frente Unido Nacional de Kampuchea y presidiendo el Gobierno Real de Unión Nacional. Peregrinó por el mundo, invocando la causa sagrada de la liberación de su patria y concitando, por ello, el respeto de los pueblos, incluidos el pueblo y el Gobierno de Cuba que, a pesar de sus conocidas debilidades, creyó en la sinceridad de su gesto.

Pero este señor, que en 1975 fue internado por Polt Pot y Ieng Sary en una tumba principesca de Phnom Penh, de donde sólo se filtraban el tañir de la guitarra y la voz del sedicente crooner (cantante de baladas) en las noches pobladas por los alaridos de los asesinados por el bárbaro régimen, se sometió hoyunamente a la tiranía entronizada por sus amigos maoístas y no se le oyó chistar ni una sola vez. Triste figura para quien se proclamaba representante de todo el pueblo de Kampuchea y para quien, con el apoyo de todos los países progresistas, ocupó en la cuarta Conferencia en la cumbre del Movimiento de No Alineados el escaño correspondiente a los que libraban una batalla encarnizada y heroica contra el imperialismo yanqui y sus marionetas.

Ahora, fletado por su amigo Ten Hsiao-ping, se presenta al Consejo de Seguridad con credenciales refrendadas nada menos que por su carcelero Ieng Sary. En el colmo de la desfachatez, declara, según publican las agencias noticiosas, que "no era tan malo Pol Pot pues incluso le llevó a pasear por los arrozales". Parodiando la célebre frase espetada a Robespierre, podría decírsele: "La sangre de 2 millones de ciudadanos de Kampuchea os ahogará".

Este monarca, destronado dos veces, que nada hizo contra sus crueles captores y ni siquiera se incineró como los sencillos bonzos budistas en señal de protesta, acude hoy a las Naciones Unidas como representante de Ieng Sary y del Gobierno de Pol Pot. Esto, para decirlo simple y llanamente, se llama apostasía. Y, citando a José Martí, todo el mundo "sabe cómo se castigaba en la antigüedad la apostasía".

Hablo aquí en nombre de la revolución cubana que durante 20 años se ha enfrentado corajudamente y sin vacilaciones de ningún tipo al imperio más poderoso de nuestro tiempo. Avala mis palabras la moral de 100 años de lucha contra agresiones yanquis, el bloqueo económico, el hostigamiento político y diplomático, sin jamás rendir nuestros pendones ni bajar la frente ante las amenazas, incluso de destrucción nuclear.

Decía Fidel:

'El chauvinismo, el oportunismo, el imperialismo se unen estrechamente contra el marxismo-leninismo, el socialismo y el internacionalismo... El tigre de papel termino, al fin, devorando las ideas pequeño-burguesas del Gran Timonel. Ahora no son ya los Estados Unidos quienes agreden directamente a Viet Nam: es China.'

Occidente trata hoy de repetir con China la siniestra aventura de la Alemania hitleriana contra la Unión Soviética y el socialismo. Por eso alienta a los mandarines de Pekín en todas sus maniobras contra Viet Nam y los pueblos de Lao y Kampuchea. Pero, como Cuba -que lleva 20 años ocupando una trinchera en la primera línea contra el imperialismo, defendiéndola con dignidad y honor y derramando incluso su sangre en lejanos continentes para ayudar a otros pueblos a derrotar al imperialismo, el neocolonialismo, el racismo y el fascismo-, los pueblos de Lao, Viet Nam y Kampuchea no se doblegaran, no se venderán no se rendirán. Y en este foro, como en la realidad irreversible de su patria liberada, la palabra de los verdaderos revolucionarios de Kampuchea se alzará para condenar al imperialismo y a sus aliados de Pekín, a los reaccionarios de toda laya que, farisaicamente, se presentan como defensores de los derechos de los pueblos" [720]

El 15 de enero de 1979, tuvo lugar la 2112a. sesión del Consejo de Seguridad en la que un grupo de países no alineados (Bangladesh, Bolivia, Gabón, Jamaica, Kuwait, Nigeria y Zambia) propuso un proyecto de resolución contra la invasión de Kampuchea Democrática (Camboya) por 150.000 soldados vietnamitas y exigiendo la retirada de estos. Dicha propuesta de resolución fue vetada por la URSS. También votó en contra Checoslovaquia.

La invasión vietnamita se mantuvo durante 11 años, hasta 1989, en que, ante la imposibilidad de anexar Kampuchea Democrática a una "Federación Indochina" controlada por Viet Nam, éste tuvo que abandonar su ocupación cuando el bloque soviético empezaba a desmoronarse.

En realidad, Kampuchea Democrática sería el Afganistán de Viet Nam y Norodom Sihanuk, tan despreciado por el representante cubano sr. Roa, sería aclamado por su pueblo a su vuelta a Kampuchea, mientras el Sr. Roa y sus compañeros cubanos empezarían a darse cuenta que su sumisión y dependencia ante todo lo soviético les había llevado a una crisis excepcional de la que aún hoy no han salido del todo. Aunque desde luego, seguirían sin realizar una autocrítica consecuente de su intervencionismo militar, siguiendo enmascarándolo con la palabra "internacionalismo".

En dicha sesión, el representante de la República Popular China, sr. Chen Chu manifestó:

"el representante de Viet Nam ha dicho constantemente que lo ocurrido no fue una invasión armada en masa de Viet Nam contra Kampuchea Democrática, sino una presunta "rebelión" del pueblo de Kampuchea y una "guerra civil" en ese país...

…Su propósito es sencillamente despejar el camino para la creación de una "federación Indochina" bajo el control único de Viet Nam y para promover aún más la expansión soviética en Asia y en el Lejano Oriente…

…más de 100.000 efectivos regulares vietnamitas ocupan grandes porciones del territorio de Kampuchea, incluido Phnom Penh, en tanto que Kampuchea Democrática no tiene un solo soldado en suelo vietnamita. Este único hecho basta para demostrar de manera indiscutible quién es el agresor y quién la víctima de la agresión."

Además, ya entonces, Chen Chu en la misma intervención, aludía a "provocaciones militares" de los vietnamitas en la frontera de China con Viet Nam, que unos meses más tarde provocarían la intervención militar china en forma de "lección" en la frontera con Viet Nam:

"Al propio tiempo, (los vietnamitas) han realizado provocaciones militares sin cesar a lo largo de la frontera chino-vietnamita, creando tirantez mediante la provocación de incidentes, violando territorio chino, asesinando o hiriendo a habitantes fronterizos de China. Esta situación llegó a proporciones intolerables…

…En cuanto a las declaraciones insultantes del representante cubano contra China sólo diré unas pocas palabras.

En primer lugar, Cuba se vendió al socialimperialismo soviético y ha obligado a jóvenes cubanos inocentes a servir como mercenarios y carne de cañón para los empeños de la Unión Soviética en pro del hegemonismo mundial.

…No es por azar que los representantes de Viet Nam, Cuba y la Unión Soviética entonen la misma melopea (canto monótono) y recurran a idénticas expresiones en sus ataques injustificados contra China…

…el socialimperialismo soviético es el archicriminal culpable de la actual agresión en masa llevada a cabo contra Kampuchea por las autoridades reaccionarias de Viet Nam." [721]

El delegado chino Chen Chu ya había denunciado en la sesión 2108, la falta de credibilidad del telegrama-fantasma enviado desde Phnom Penh, capital de Kampuchea, al Consejo de Seguridad supuestamente por el nuevo gobierno títere de Kampuchea impuesto por las tropas de ocupación vietnamitas, pidiendo autorización para intervenir ante el Consejo:

"Chen Chu (China): El representante soviético ha solicitado que el Consejo de Seguridad tome inmediatamente una decisión sobre la participación del llamado representante de los títeres de Viet Nam en el trabajo del Consejo. Nos oponemos firmemente a dicha solicitud porque, ante todo, estos títeres, fuera de sus amos, los agresores vietnamitas, no pueden representar a nadie. Por otro lado, el texto original del telegrama de los títeres por el que solicitan su participación no lleva fecha de emisión ni de recepción, como tampoco número de código, ni otros elementos que normalmente figuran en telegramas. Este telegrama está lleno de defectos. El formulario es de la RCA, como si este cable se hubiera transmitido por esa compañía; pero después de averiguar en la RCA y en otras instituciones nos hemos enterado de que no existe comunicación directa con Phnom Penh, así como de que no se pueden enviar telegramas directamente desde Phnom Penh a Nueva York. Puede colegirse, entonces, que el telegrama de ninguna manera tuvo su origen en Phnom Penh sino que, muy probablemente, es una invención de los representantes soviéticos o vietnamitas en Nueva York. No deja de sorprender, sin duda, que Viet Nam o la Unión Soviética hayan tenido que recurrir a medios tan despreciables para engañar al Consejo de Seguridad. Por último, que nosotros sepamos, estos títeres no están en Nueva York." [722]

Norodom Sihanuk, intervino en la 108ª sesión diciendo lo siguiente:

Príncipe NORODOM SIHANOUK (Kampuchea Democrática):

…Como es sabido de todos, mi país es víctima de una agresión caracterizada de enorme envergadura procedente de la República Socialista de Viet Nam, país que se proclama nuestro "hermano", nuestro "fiel compañero de armas anticolonialista y antiimperialista", país que ha afirmado ser un "camarada socialista", "perteneciente, igual que Camboya, al campo de los Estados no alineados".

En un pasado no tan lejano o, para ser más preciso, durante los años de los decenios de 1960 y 1970, las principales autoridades del partido y del Gobierno de la República Democrática de Viet Nam y las del Frente Nacional de Liberación y del Gobierno Provisional de la República de Viet Nam del Sur, en especial el Sr. Le Duan, Primer Secretario del Partido Comunista de Viet Nam, Pham Van Dong, Primer Ministro de la República de Viet Nam, Vo Nguyen Giap, Viceprimer Ministro, Ministro de Defensa Nacional y Comandante en Jefe de las fuerzas armadas de la República Democrática de Viet Nam, Nguyen Huu Tho y Huynh Tan Phat, Jefe del Estado y Jefe de Gobierno de la República (revolucionaria) de Viet Nam del Sur, respectivamente, no dejaron de decir, afirmar, reafirmar, y hasta escribir a Norodom Sihanouk, entonces Jefe del Estado de Camboya o Kampuchea, que "en el presente, igual que en el futuro e incluso hasta al final de los tiempos", su Viet Nam socialista, su Viet Nam revolucionario, su Viet Nam anticolonialista, antiimperialista, antibelicista, consideraba y consideraría un deber sagrado el respeto escrupuloso e irreversible de la independencia, la soberanía, la neutralidad y la integridad territorial de Kampuchea "hermano".

Pero inmediatamente después de la victoria final, lograda en abril de 1975, sobre el imperialismo y luego de la reunificación de los dos Viet Nam -del Norte y del Sur-, la República Socialista de Viet Nam decidió fríamente iniciar una operación muy particular, cuyo objetivo supremo consistía sencillamente en engullirse a la pequeña Kampuchea como una boa hambrienta se arroja sobre un inocente vertebrado.

Hambrienta lo era y lo es, por cierto, la República Socialista de Viet Nam. Todos los periódicos, todas las televisoras y todas las radios de todos los países del mundo - con excepción, sin duda, de los países estrechamente vinculados a la Unión Soviética y la propia Unión Soviética - subrayaron y subrayan en renovadas oportunidades que, tras su victoria de fines de abril de 1975, la República Socialista de Viet Nam se hunde cada vez más y con mayor desesperación en el abismo y los horrores de una ruina económica y financiera sin posibilidad alguna de solución, de una bancarrota casi total de la agricultura que, sin embargo, fue muy próspera en la parte meridional del país durante la época del colonialismo francés, de una industrialización caracterizada por una planificación en desorden y un engaño sorprendente y de una administración de la que lo menos que puede decirse es que está cada vez más corrupta.

Lo que acabo de decir sobre Viet Nam no constituye una injerencia en los asuntos internos de ese país, sino que se deriva de la necesidad que impone mi deber de lograr que se comprendan mejor los motivos por los que mi patria es siempre blanco de las agresiones y otros ataques armados de Viet Nam, desde el siglo XV de la era cristiana. Desde el siglo XV hasta comienzos del XX, pese a una dura e indomable resistencia del ejército y el pueblo de Kampuchea, Viet Nam logró engullirse más de la mitad de mi país. Esa mitad pasó a ser lo que hoy se denomina "Viet Nam del Sur"; era el sur de Kampuchea.

…Inmensamente alertada por su alianza múltiple, alianza militar de facto, en particular con la Unión Soviética, que es una de las dos superpotencias mundiales, reconfortada por el apoyo total e incondicional que le conceden las Potencias del Pacto de Varsovia, con excepción de Rumania, respetuosa de esas "buenas" tradiciones ancestrales que consisten en engullirse sin vergüenza a los pequeños vecinos cada vez que se presenta la ocasión, e impulsada también - es menester decirlo - por un hambre lancinante que la atormenta desde hace largos años, la República Socialista de Viet Nam se lanzó decididamente, con todo el poderío de sus fuerzas armadas de tipo hitlerista, a la conquista de Kampuchea. El avance irresistible de una nube de carros acorazados -tanques y vehículos blindados- flanqueados por una docena de divisiones de infantería, apoyados por una artillería pesada sumamente moderna y precedidos y cubiertos por innumerables aviones de todo tipo - incluso MIG-21 y algunos MIG-23-, ese avance, por su carácter de verdadera blitzkrieg al modo alemán, recuerda extrañamente el movimiento de las fuerzas armadas hitleristas de que muchos países europeos-en particular, Francia y Polonia- fueron víctimas al comienzo de la segunda guerra mundial.

Todo esto muestra lo monstruosa y cobarde que ha sido la conquista actual de mi pobre y pequeño país por el gran vecino, cuya superioridad numérica se ve duplicada por un tremendo equipo militar y que proporciona, desde la A hasta la Z, una de las dos Potencias militares más grandes del mundo moderno.

Permítaseme hablar ahora del llamado Frente Unido para la Salvación Nacional de Kampuchea y de su presunto gobierno.

El Gobierno, la prensa y la propia radio de Hanói, muy espontáneamente, afirmar urbi et orbi que ese Frente sólo fue creado y existe a partir del 2 de diciembre de 1978. Repito: 2 de diciembre de 1978. Ahora bien, la formidable blitzkrieg a la Guderian o a la Rommel lanzada por el llamado Frente Unido para la Salvación Nacional de Kampuchea se desencadenó contra nosotros el 25 de diciembre de 1978. Repito: 25 de diciembre de 1978. Ni siquiera escolares de enseñanza primaria podrían creer que en un lapso sumamente breve, -22 días solamente -este minúsculo e insignificante Frente, presuntamente de Kampuchea, pudiera reclutar, equipar, instruir, adiestrar y poner en condiciones una fuerza armada multiforme y "jupiterina" que, por lo demás, supone un uso de aparatos y amas que requieren un total dominio de la electrónica y de la balística, sin hablar del dominio especial que sólo pueden poseer unidades que han participado en varias operaciones anteriores de gran magnitud.

Frente a la afirmación impúdica de la República Socialista de Viet Nam, según la cual la guerra actual que aflige a Kampuchea o Camboya no es sino una guerra civil, sin participación vietnamita alguna, el pueblo de Kampuchea, por mi voz, tiene el honor de afirmar enérgicamente que esta guerra es una pura guerra de agresión, de anexión, de colonización y de hegemonismo regional desencadenada unilateral, arbitraria e injustamente por la República Socialista de Viet Nam contra la pequeña Kampuchea.

Los países que se apresuran a reconocer de jure al gobierno de Heng Samrin -lamentable títere de los vietnamitas- se desenmascaran a sí mismos como cómplices íntimos de la República Socialista de Viet Nam en su actual intento de asesinar a Kampuchea independiente, soberana, neutral y no alineada.

Si, por azar, existe cualquier problema que divida a de Kampuchea, ese problema debe y deberá ser resuelto por nosotros solamente -los de Kampuchea-, sin injerencia alguna de terceros países.

Permítaseme describir en forma muy breve cuál es, en la hora actual, la situación de mi país, Kampuchea Democrática: primero, el enemigo vietnamita ocupa Phnom Penh, nuestra capital, la mayor de nuestras ciudades y una parte de nuestras campiñas; segundo, el Gobierno y el ejército de Kampuchea Democrática, único Estado legal de Kampuchea, administran y defienden respectivamente a nuestro país en la zona no ocupada, que incluye un pequeño número de ciudades que se hallan cerca de la frontera de Kampuchea con Tailandia, así como una parte del territorio nacional. Los dirigentes de Kampuchea Democrática continúan en el interior de nuestro país. La sede de nuestro Gobierno está situada en una de nuestras montañas. Nuestro Gobierno, nuestro ejército y nuestro pueblo combaten y combatirán hasta la muerte contra el invasor vietnamita, expansionista y colonialista. No capitularemos jamás. Podremos perderlo todo, excepto nuestro honor nacional.

Antes de terminar mi discurso, permítaseme señalar al jefe de la delegación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, tan hostil para con mi delegación, que el hecho de que el Gobierno legal de un país determinado haya perdido una batalla militar frente a una Potencia enemiga muy superior en armamentos, así como las circunstancias de haber tenido que ceder provisionalmente el control de la capital de ese país, no autorizan en modo alguno a decir que el Gobierno legal en cuestión pase a ser ipso facto ilegal y que haya necesidad de reemplazarlo en las Naciones Unidas por un régimen fantoche creado en todas sus partes por el ocupante extranjero. En 1940, el General de Gaulle, que era el símbolo de la verdadera Francia, tuvo que replegarse en Londres después de haber perdido momentáneamente París, capital de Francia, que había caído en manos de los invasores hitleristas.

En su reciente intervención en favor de los traidores de Kampuchea a sueldo de los conquistadores vietnamitas, el representante de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas parecía amar más a Kampuchea que a los propios hijos de ésta, lo cual no deja de ser sorprendente. En respuesta a esta sorprendente pretensión, permítaseme recordar que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas tiene la mala costumbre de permanecer en Phnom Penh con los traidores de Kampuchea. De 1970 a 1975, en lugar de solidarizarse con los patriotas de Kampuchea que luchaban contra el imperialismo y la camarilla del traidor Lon Nol, la Embajada soviética se complacía especialmente en colaborar y cooperar con los reaccionarios, fascistas y criminales de guerra que apoyaban a Lon Nol. Lo mismo ocurría en Checoslovaquia, cuyo actual régimen aceptó de buen grado que en 1968 los carros blindados rusos aplastaran a los patriotas checoslovacos. No voy a decir nada más en esta ocasión.

Para terminar, expresamos a ustedes nuestro emocionado agradecimiento y nuestra confianza, y esperamos fervientemente que en su próxima resolución tengan a bien, en favor de la justicia y de la paz del mundo: primero, condenar a la República Socialista de Viet Nam, culpable de haber agredido, invadido y colonizado, sin justificación alguna, a Kampuchea Democrática; segundo, hacer que no se reconozca de jure e incluso de facto al llamado nuevo Estado de Kampuchea; tercero, exigir a la República Socialista de Viet Nam que sin demora ponga fin a su agresión y que de inmediato retire total e incondicionalmente sus fuerzas armadas y todos sus elementos militares y civiles del territorio de Kampuchea; cuarto, invitar a todos los organismos especializados de las Naciones Unidas y demás organismos internacionales del sistema de las Naciones Unidas, así como a todos los gobiernos del mundo entero, a poner fin y negar toda ayuda financiera, económica, militar, material, etc., a la República Socialista de Viet Nam y a sus marionetas, y ello con el objeto de hacer que Viet Nam renuncie a causar la desgracia de Kampuchea y deje de amenazar a los otros países del Asia Sudoriental y la estabilidad y la paz en el Asia y en el mundo entero; quinto, para el caso en que Viet Nam continúe agrediendo y maltratando en forma tan injusta a Kampuchea, que el Consejo de Seguridad vuelva a reunirse a fin de adoptar nuevas medidas apropiadas para lograr que Viet Nam respete la independencia, la soberanía, la integridad territorial y la paz de Kampuchea, de conformidad con el espíritu y la letra de la Carta de las Naciones Unidas." [723]

Hay dos cosas importantes a señalar respecto a la invasión de Kampuchea por los vietnamitas. Son dos alusiones de Norodom Sihanuk realmente significativas. Una es sobre la afirmación vietnamita de que fue el propio pueblo de Kampuchea, y no ellos, los vietnamitas, el que tomó el poder y quitó al anterior gobierno.

El "Frente Unido de Salvación Nacional de Kampuchea", según reconocieron el gobierno, prensa y radio de Hanói fue constituido el 2 de diciembre de 1978 y la invasión vietnamita se produjo el 25 de diciembre de 1978. Sihanuk se preguntaba con razón cómo es posible que un "Frente" constituido 22 días antes pudiera haber reclutado y armado un gran ejército de decenas de miles de personas que tomaron la capital. Es lógico pensar que el tal "Frente" fue creado por los propios vietnamitas y tutelado enteramente por ellos.

Es más, el transcurso de los 11 años de ocupación vietnamita demostró que sin las tropas de ocupación de Viet Nam tal régimen títere no se podía mantener. Incluso con tal ocupación Viet Nam no llegó nunca a controlar todo el pequeño país que era Kampuchea.

Una vez derrotados y repatriados los vietnamitas por la resistencia del pueblo de Kampuchea y la debacle originada por la caída del muro de Berlín, Norodom Sihanuk volvió a ser aclamado por su pueblo.

La segunda alusión de Sihanuk que creo conveniente señalar es una realidad contrastada por todos los libros de historia. Viet Nam, junto con Tailandia usurparon gran parte del territorio de Kampuchea (Camboya) en el pasado y los vietnamitas jamás se plantearon restituirlo. Desde el siglo XV, Camboya comenzó a declinar y ese declive fue parejo a la usurpación de extensiones de terreno por parte de sus vecinos. Como bien decía Sihanuk, gran parte de lo que entonces era Viet Nam del Sur, había sido territorio de Kampuchea. Nunca la República Socialista de Viet Nam habló de ese tema con sus "hermanos" camboyanos.

Ello tiene especial relevancia en relación con las críticas que los dogmáticos reformistas del KKE y el propio Viet Nam realizaban a China, por supuestas "pretensiones anexionistas". Lo de Viet Nam no fueron pretensiones, sino una realidad histórica incuestionable por partida doble.

Once años después de la invasión de Kampuchea por las tropas vietnamitas, caía el muro de Berlín por la acción de ciudadanos alemanes del Este y del Oeste, y se producía una conmoción general en todos los países controlados por la URSS, que terminó derrumbando la cuna del primer país socialista del mundo. Viet Nam, que además de tener que soportar la resistencia del pueblo camboyano, en los últimos años de Gorbachov era consciente que ya no tendría apoyo de su antiguo poderoso tutor para defender su aventura militar y anexionista en Kampuchea, tuvo que dar por terminada su invasión, retiró sus decenas de miles de soldados y reanudó los contactos a alto nivel con China.

Cuba, dependiente en un 90% de la URSS en hechos y palabras, sufrió el mayor retroceso de su historia moderna, de la que aún no ha podido recuperarse, comenzó desde hace 5 años a culpar cada vez menos al embargo estadounidense de sus propias deficiencias y falta de laboriosidad y reanudó también sus contactos con China.

Y China continuó erguida construyendo el socialismo con características chinas en una emergencia pacífica, sin invadir países y defendiendo su independencia, reconociendo sus propios errores -"No todo lo que hicimos fue correcto", decía Deng Xiaoping- y sin reprochar nada a sus antiguos adversarios.

Esos son los hechos, por mucho que las agencias publicitarias del Pentágono y por delegación suya, los partidos dogmáticos reformistas occidentales a su servicio en su nuevo papel trotskista, acusen a China de "imperialista" o "capitalista".

Utilizando la estratagema del ladrón que grita "¡al ladrón!", los dogmáticos reformistas que defendieron en el pasado y siguen defendiendo ahora, las costosas, sangrientas e inútiles invasiones militares protagonizadas por la URSS, Viet Nam y Cuba, en Checoslovaquia, Afganistán, Kampuchea y Angola, acusan de imperialista a China que es el único país de la historia de la humanidad que emerge como país cada vez más desarrollado sin guerras imperiales ni imposiciones políticas a otros países.

En realidad, los dogmáticos reformistas ostentando iconos de Lenin y Stalin, siguen la misma línea que las organizaciones del trotskismo declarado, que pedían y piden el derrocamiento de todos estados que siguen una política independiente y no aceptan imposiciones del imperialismo estadounidense ni europeo.

En cuanto al tema de Angola, referido por el representante cubano sr. Roa de que China junto con la CIA apoyó a Jonas Savimbi, fundador de UNITA, la posición de China era que apoyó a los tres movimientos de liberación antes de la independencia y dejó de apoyarles militarmente a ninguno de ellos después. China culpaba a la URSS de haber dividido el movimiento nacional en Angola al hacer lo contrario, apoyar exclusivamente al MPLA en detrimento de los otros dos. Ello, según China fue lo que creó el enfrentamiento entre las 3 organizaciones nacionales. A pesar de ello, China manifestaba su condena absoluta a la Sudáfrica del apartheid y a su intervención en Angola.

En la sesión 1906ª del 31 de marzo de 1976, el representante chino Huang Hua, manifestó:

"China siempre ha apoyado al pueblo de Angola y a los movimientos de liberación nacional contra los colonialistas portugueses y proporcionó asistencia, incluida, asistencia militar, a las tres organizaciones de liberación.

Con respecto a las diferencias que existen entre las tres organizaciones de liberación angoleñas, siempre las hemos instado a que defiendan sus intereses comunes de liberación nacional y a que se unan en contra del enemigo común. Especialmente, debiera señalarse el hecho siguiente. Después de que se llegó a los acuerdos de Alvor entre los movimientos de liberación nacional de Angola y Portugal en enero de 1975, en virtud del cual se confirmó la independencia de Angola, China se abstuvo de proporcionar nueva asistencia militar a las la organizaciones de liberación nacional angoleñas.

Delegaciones encabezadas por los dirigentes de las tres organizaciones, es decir, la UNITA, el MPLA y el FNLA, visitaron China el 19 de marzo, el 29 de marzo y el 10 de septiembre de 1975, respectivamente. Durante las conversaciones, la parte china expresó repetidamente la esperanza de que los dirigentes de cada organización de liberación resolvieran sus diferencias mediante consultas pacíficas que tuvieran en cuenta la independencia, la unidad y el progreso, a fin de que pudieran alcanzar su independencia, en la fecha más próxima posible.

Las tres organizaciones nos pidieron que les proporcionáramos ayuda militar. Habida cuenta de la situación de conflicto existente en Angola, no accedimos a esas solicitudes. Confiábamos en que tuvieran seriamente en cuenta sus intereses nacionales, se desprendieran de la injerencia y la intervención de las superpotencias y se unieran en el esfuerzo común encaminado a construir una Angola verdaderamente independiente y unida donde reinara la armonía nacional.

Siempre hemos apoyado a la Organización de la Unidad Africana en sus tremendos esfuerzos encaminados a mediar entre las tres organizaciones de liberación. La hemos apoyado en sus propuestas positivas para la solución inmediata del conflicto entre las tres organizaciones, la formación de un gobierno de unidad nacional y consideramos que esta justa posición está plenamente de acuerdo con los intereses del pueblo de Angola y del África en su conjunto.

Condenamos firmemente a las autoridades sudafricanas por su agresión e intervención armada en Angola, apoyamos plenamente al pueblo de Angola y al resto de África en su justa lucha en contra de la agresión perpetrada por Sudáfrica en Angola.

No podemos permanecer sordos ni en silencio ante otro serio hecho ocurrido en Angola. Condenamos también firmemente al social-imperialismo soviético por su agresión e intervención en Angola y sostenemos decididamente que el personal militar soviético y los mercenarios extranjeros deben retirarse de inmediato y en forma total y completa de Angola. Esta es la justa exigencia de la opinión pública mundial y los de gobiernos de muchos países.

Angola pertenece al pueblo angoleño, que tiene el pleno derecho de resolver sus propios problemas sin injerencia extranjera alguna, todo aquel que se atenga a los hechos y defienda la justicia verá que nuestra posición contempla los intereses básicos del pueblo de Angola y del resto de África, como también los intereses básicos de la lucha de los pueblos del mundo contra las dos Potencias que se disputar en Angola la hegemonía sobre el África meridional. El Gobierno y el pueblo chinos apoyan estos principios. Nuestras palabras y nuestros actos están a la vista y por encima de toda duda, son consecuentes y superan la prueba de los hechos y del tiempo.

La grave situación existente en Angola se creó por la fiera rivalidad entre las dos Potencias hegemónieas. Su rivalidad ahora ha llegado al África meridional y aumenta en intensidad. Estamos obligados a poner de relieve que la agresión del socio-imperialismo soviético y sus fuerzas mercenarias contra Angola constituye un hecho grave y sin precedentes en la historia de los movimientos africanos de liberación nacional desde la Segunda Guerra Mundial. Esta es parte de su fiera rivalidad con la otra superpotencia por la hegemonía y por el dominio del Atlántico sur y constituye un plan importante para alcanzar su estrategia ofensiva global. A estos fines, la Unión Soviética recurre a la mentira y dice apoyar a los movimientos de liberación nacional mientras insidiosamente siembra la discordia y crea la disensión entre ellos. Ha intervenido directamente en los conflictos internos de Angola e inclusive lanzó una agresión. Además de utilizar un elevado número de mercenarios, ha recurrido a las tácticas criminales de hacer que los africanos luchen entre ellos. So guisa de la presunta "asistencia socialista desinteresada", envía gran cantidad de armas para proseguir el saqueo y el control y ampliar así sus esferas de influencia. Varios países asiáticos y africanos han tenido amargas experiencias a este respecto. Los hechos han probado y continuarán probando que el carácter del social-imperialismo soviético no ha de cambiar. Durante cierto tiempo puede engañar a las gentes, pero su éxito no puede durar. Puede decirse con certeza que su agresión y expansión en Angola están destinadas a encontrar la vigorosa resistencia de un número cada vez mayor de angoleños y de países y pueblos africanos, por lo que su fin será más ignominioso que el del antiguo colonialismo.

La delegación china condena firmemente la agresión del régimen racista sudafricano contra Angola, exige el respeto de la independencia, soberanía e integridad territorial de Angola por parte de todos los Estados, y condena a Sudáfrica por utilizar a Namibia para iniciar desde allí actos de provocación y agresión contra Angola o contra cualquier otro Estado africano vecino. El pueblo de Angola tiene pleno derecho a exigir que se le indemnice por los daños causados por la agresión extranjera.

Sin embargo, hay que señalar que el proyecto de resolución no ha condenado al social-imperialismo soviético y a sus mercenarios por su intervención y agresión contra Angola ni ha reflejado la justa exigencia de que se retiren completa e inmediatamente de Angola. El tercer párrafo del preámbulo hace referencia al "principio de que ningún Estado o grupo de Estados tiene derecho a intervenir, directa o indirectamente, por cualquier razón que sea, en los asuntos internos o externos de cualquier otro Estado". Pero inmediatamente después, el cuarto párrafo del preámbulo se refiere al derecho "inherente y legítimo de todo Estado en el ejercicio de su soberanía, a pedir asistencia de cualquier otro Estado o grupo de Estados". La aplicación simultánea de estos dos párrafos a la cuestión que está considerando el Consejo significa la negación del primero por el segundo. El cuarto párrafo del preámbulo está destinado a ser utilizado por el social-imperialismo soviético para legalizar su agresión e intervención en Angola. Esto ha de tener consecuencias graves y desfavorables para la justa causa del pueblo angoleño y de los demás pueblos africanos que luchan por lograr su liberación y por defender su soberanía e independencia nacional de la intervención de las superpotencias. Esto ha sentado un peligroso precedente pues puede servir de excusa para que las superpotencias cometan nuevos actos de agresión e intervención en contra de otros Estados soberanos. En absoluto podemos estar de acuerdo con ello; en consecuencia, la delegación china ha decidido no participar en la votación sobre provecto de resolución que figura en el documento S/12030."[724]

Hasta 2002, es decir, 17 años, duró la guerra civil de Angola producto de la política de intervención política y militar aplicada por la URSS, en su pugna como superpotencia frente a EE.UU., y en la que tuvieron un lugar destacado las tropas cubanas. Hoy, la Angola del MPLA es uno de los más importantes socios comerciales de China en África.


[709] Actas del Consejo de Seguridad de la ONU, http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/NL4/609/17/PDF/NL460917.pdf?OpenElement
[710] Ídem, http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/NL4/609/04/PDF/NL460904.pdf?OpenElement
[711] http://casarusia.com/2007/02/30-anos-del-restablecimiento-de-las-relaciones-diplomaticas-entre-rusia-y-espana.html
[712] Actas del Consejo de Seguridad de la ONU, http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/NL4/902/79/PDF/NL490279.pdf?OpenElement
[713] Ídem, http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/N51/408/46/PDF/N5140846.pdf?OpenElement
[714] Ídem, http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/NL5/008/94/PDF/NL500894.pdf?OpenElement
[715] Resolución 82, http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=S/RES/82%20(1950)
Acta del debate de la Resolución 82, http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/NL5/008/94/PDF/NL500894.pdf?OpenElement
[716] Resolución 84, http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=S/RES/83%20(1950)
Acta del debate de la Resolución 84, http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=S/RES/83%20(1950)
[717] Resolución 85, http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=S/RES/85%20(1950)
Acta del debate de la Resolución 85, http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/NL5/008/57/PDF/NL500857.pdf?OpenElement
[718] Acta del debate sobre la Resolución sobre la invasión de Checoslovaquia, párrafo 5, http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/N68/390/06/PDF/N6839006.pdf?OpenElement
[719] Ídem, párrafo 299, http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/N68/390/06/PDF/N6839006.pdf?OpenElement
[720] Acta del debate sobre la Resolución, párrafos 173-174-176, 178-179-180-181-182-183-185-192-193, http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/NL7/902/87/PDF/NL790287.pdf?OpenElement
[721] Acta del debate sobre la Resolución, párrafos, 9-10-11-12-14-16-17-20, http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/NL7/902/91/PDF/NL790291.pdf?OpenElement
[722] Ídem, párrafo, 52, http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/NL7/902/87/PDF/NL790287.pdf?OpenElement
[723] Acta del debate de la Resolución, párrafos 73-74-75-76-78-79-80-81-82-83-85-87-89-90-91-92-93, http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/NL7/902/87/PDF/NL790287.pdf?OpenElement
[724] Acta del debate de la Resolución, párrafos del 229 al 239, http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/NL7/601/60/PDF/NL760160.pdf?OpenElement
[725] Global Policy Forum, http://www.globalpolicy.org/component/content/article/102/32810.html