bandera-roja (7K)
Trinitat Vella 03 (32K)
www.socialismocientifico.com
<<< El fin precoz de la política de socialización a largo plazo



nuevo-5 (16K)

De los equipos de ayuda mutua a las cooperativas

A finales de 1952, China cuenta con una economía agrícola esencialmente individual que, evidentemente, no podía constituir la base de su industrialización, de su modernización y de su socialismo. El Partido comunista quiere aplicar progresivamente la socialización de la agricultura, en primer lugar mediante los equipos de ayuda mutua. Estos aparecen espontáneamente,ya antes de la revolución de 1949, porque los campesinos querían poner en común los pocos medios técnicos disponibles de la época. Los equipos de ayuda mutua comprendían entre cuatro y cinco familias campesinas que se ayudaban mutuamente sobre una base no permanente. Los comunistas toman estos equipos ya existentes como punto de partida, concentrando a partir de entonces hasta veinte familias en este tipo de equipos. En 1952, un cuarto de la población campesina se organizaba en equipos de ayuda mutua. En 1953, era ya el 30%.

Durante este mismo periodo, los comunistas crean cooperativas de bajo nivel en las cuales los campesinos colaboraban sobre una base permanente. La clave de estas cooperativas de bajo nivel consistía en que las familias concernidas pusiesen sus tierras en común sin perder su derecho de propiedad. La mayor parte de estas cooperativas contaban aproximadamente con veinte familias. En 1953, apenas el 0,2% de las familias estaban organizadas en una cooperativa. En 1955, alcanzan ya el 14%. Además de estas cooperativas de bajo nivel, los comunistas crean cooperativas de alto nivel en las cuales las familias campesinas aportaban y cedían sus tierras, su ganado y sus utensilios. En 1953, ya son una quincena, en las que colaboran 2.000 familias de campesinos. Dos años más tarde, ya son 530 que reúnen 40.000 familias 53]. En 1955, aproximadamente el 15% de las familias campesinas están organizadas en cooperativas. Mao Zedong escribe: “para la primavera de 1958, habrán ingresado en cooperativas de carácter semisocialista unos 250 millones de individuos, o sea, unos 55 millones de familias campesinas (calculando un promedio de 4,5 personas por familia), cifra que representa la mitad de la población rural.” 54] Era más de lo que el Comité Central había previsto en el primer plan quinquenal. Éste había decidido que, a finales de 1957, solamente un tercio de los campesinos estuviesen organizados en estas cooperativas agrícolas de bajo nivel.

Pero, a partir de 1955, aparecen igualmente los primeros errores izquierdistas: algunos cuadros quieren ir más deprisa y fuerzan a los campesinos a formar parte de una cooperativa. En algunas regiones, los campesinos medianamente ricos quieren retirarse de la cooperativa porque los resultados son menos satisfactorios para ellos. Los cuadros comunistas se niegan a que lo hagan, tras lo que, en algunos sitios, los campesinos matan el ganado, talan los árboles frutales y roban el material de la cooperativa para revenderlo. 55] La mayor parte de los dirigentes del partido estiman que el grado y la forma de la cooperativa debe consolidarse antes de franquear nuevas etapas en la socialización. Otros dirigentes del partido estiman que se debe continuar con este lanzamiento. En la primavera de 1955, sale a la luz un texto de la sección de Agricultura del partido en el cual se puede leer que los equipos de ayuda mutua están motivados para transformarse en cooperativas de bajo nivel y que un año más tarde, el número de cooperativas puede pasar de 650.000 a un millón. El buró político del partido aprueba este texto. Pero, poco después, Mao Zedong propone aumentar esta cifra a 1,3 millones en el mismo intervalo de tiempo. El movimiento de socialización continúa a la velocidad del rayo. A finales de 1956, se cuenta con un 96,3 % de campesinos organizados en cooperativas. Entre ellos, casi el 88% están organizados en cooperativas de alto nivel en las cuales la propiedad privada de los medios de producción ha sido suprimida 56]. Lo que, según Mao Zedong y Zhou Enlai, debería durar entre veinte y treinta años ha sido efectuado en siete años.

Es en tales circunstancias en las que tiene lugar el octavo congreso del Partido comunista, en septiembre de 1956. El vice-presidente Chen Yun, que pretende frenar las cosas, en su discurso dice: “Las cooperativas agrícolas, los cultivos cerealísticos e industriales, así como una gran parte de las actividades subsidiarias, deberán estar sometidas a la explotación colectiva, pero muchas otras actividades subsidiarias deberán practicarse a título individual por los miembros de las cooperativas. En lugar de concentrar sin distinción todas las actividades productivas en las manos de las cooperativas, habrá que dejar a los miembros de las cooperativas una entera libertad de confiarse a todo tipo de actividades subsidiarias, ya que esto permitirá aumentar la producción de diversos productos, permitirá responder mejor a las necesidades del mercado y de incrementar los ingresos delos campesinos. Ahí donde la superficie de tierra cultivada por habitante es relativamente elevada, las cooperativas podrán reservar a cada uno de sus miembros una parcela de tierra un poco más grande.” 57] Sí a la socialización de la agricultura, pero con el apoyo de una parte importante de la economía privada, dice Chen Yun.

Se extiende esta visión del desarrollo por toda la economía para decir : “Nuestra economía socialista presenta las características siguientes: en la explotación de la industria y del comercio, las empresas del estado y las empresas colectivas forman la osamenta, secundadas por un cierto número de empresas individuales Éstas complementan a las empresas públicas y colectivas. En el dominio de la planificación, la producción de los principales productos industriales y agrícolas es regida por planes, pero la producción de un cierto número de productos está sometida al juego regulador del libre cambio, en los límites autorizados por el plan del Estado. La producción planificada ocupa entonces una plaza predominante,tan sólo está completada por la producción sometida a la influencia reguladora del libre cambio, en los límites autorizados por el plan del Estado. En estas condiciones, nuestro mercado no puede en absoluto ser un mercado de tipo capitalista, sino un mercado socialista unificado. Este mercado socialista está esencialmente constituido por un mercado de Estado, completado por un mercado libre, que funciona en un cuadro determinado, bajo la dirección del Estado.” 58] El congreso acepta estas posiciones y las hace figurar en la resolución final. En diciembre, el diario del partido publica un editorial oponiéndose a la visión que pretende autorizar únicamente la actividad económica individual, pues sería nefasto para el proceso de socialización a largo plazo 59]. En ese mismo momento, Mao Zedong declara que no hay problema si las pequeñas y las grandes fábricas privadas aumentan en número. Los individuos, dice, deben ser autorizados para fundar fábricas. Mao califica esto de “nueva política económica”60].

Inmediatamente después de la sesión del octavo congreso, el nuevo Comité central elegido se reúne para definir las grandes líneas del segundo plan quinquenal. Aquí, las divergencias de los puntos de vista saltan a la luz de manera más evidente. Zhou Enlai y Chen Yun preconizan un crecimiento prudente de la economía, desde la óptica de una consolidación de los resultados obtenidos. Mao afirma que el crecimiento propuesto es demasiado débil. La dirección del partido está muy dividida. Durante la sesión plenaria del Comité central, en octubre de 1957, Mao declara que la mayor contradicción en China se encuentra entre la burguesía y el proletariado, entre el capitalismo y el socialismo. Esto contradice la línea que Mao había defendido hasta ahora y está igualmente en contradicción con sus principales ensayos del periodo de 1940-1950. La nueva posición de Mao está además en contradicción con las conclusiones del octavo congreso ha elegido este Comité central. Mao y el octavo congreso habían declarado con anterioridad que el principal problema no era la burguesía, sino la situación social y la económica atrasada y que se debía unir de este modo a todas las personas que se pudiese con el objetivo de atacar dicho problema. Al respecto, en la situación económica de la época, la burguesía y la pequeña burguesía tenían una necesidad imperiosa de mejorar la situación económica y social. En la resolución final del octavo congreso, se puede leer: “La contradicción principal que se encuentra en nuestro país es la contradicción entre la demanda del pueblo de edificar un país industrial avanzado de por una parte, y el Estado actual de un país agrícola atrasado, por otra. Entre la necesidad del pueblo de desarrollar rápidamente la economía y la cultura por una parte, y por otra, la incapacidad actual de nuestra economía y de nuestra cultura de satisfacer los deseos del pueblo. En este momento, el Partido y el pueblo del país entero tienen como tarea principal concentrar todas las fuerzas para resolver esta contradicción, para transformar lo más rápido nuestro país, de país agrícola atrasado en un país industrial avanzado.”61] El viraje teórico de Mao en otoño de 1957 significa el final del frente unido con la burguesía que, a partir de ahora, será designada como enemiga. De esta manera se llega al final de la política aplicada desde 1949. El Comité central escribirá más tarde: “ [...][este] replanteamiento de la opinión científica [...] teóricamente hablando [...] fue el origen de los excesos que el partido ha cometido en muchas ocasiones [...].”62]

53] Liu Suinian et Wu Qungan, op. cit., pp. 143-146.

54] Mao Zedong, “ Sobre el problema de cooperación agrícola “ (31 juillet 1955), OEuvres choisies, tome 5, Éditions en langues étrangères, Beijing, 1977, p. 216. http://www.marxists.org/espanol/mao/CTA55s.html

55] Liu Suinian et Wu Qungan, op. cit., p. 146.

56] Hu Sheng, op. cit., p. 487.

57] Chen Yun, “ Nouveaux défis “, Textes choisis, tome 3, Éditions en langues étrangères, Beijing, 1998, p. 16.

58] Ibidem, p. 21.

59] "How to treat Individual Handicrafts Households" , People’s Daily, 21 décembre 1956.

60] Hu Sheng, op. cit., p. 538.

61] "Résolution sur le rapport politique adoptée le 27 septembre 1956 par le 8e Congrès national du Parti communiste chinois", Recueil de documents, numéro spécial des Cahiers du communisme, Paris, 1956, p. 214.

62] Hu Sheng, op. cit., p. 554.

______________________________

El Gran Salto Adelante >>>

ÍNDICE

Introducción

El socialismo chino


Capítulo 1

Del feudalismo a la revolución

La fuerza y el declive del feudalismo burocrático

La sumisión de China

Un aumento de intensidad


Capítulo 2

1949-1976 : el primer periodo de puesta en marcha del socialismo

La revolución democrático-burguesa

El fin precoz de la política de socialización a largo plazo

De los equipos de ayuda mutua a las cooperativas

El Gran salto adelante

La democracia interna en un estado triste

La Revolución cultural


Capítulo 3

Las reformas

Zonas sombrías y obstáculos

Las condiciones del socialismo económico

La emancipación de la mente

La reforma agraria

La reforma industrial

El peso del sector del Estado

Las multinacionales capitalistas vienen y van


Capítulo 4

Los logros y los problemas

Una economía débil todavía

Los problemas en las zonas rurales

¿Qué hacer ?

Los sindicatos y los derechos sindicales

El Partido comunista


Post-facio

China y la crisis del capitalismo

Una nueva estrategia de desarrollo

Irritación en Washington

Hacia una nueva guerra fría