www.socialismocientifico.com



nuevo-5 (16K)

La democracia interna en un triste estado

Durante el Gran salto adelante, se castiga duramente en el seno del partido a todos aquellos que recomiendan la prudencia y preconizan un acercamiento científico y progresivo. Esta lucha es tan virulenta que el debate democrático en el seno del partido sufre daños muy grandes. Un partido comunista no puede existir sin democracia. El partido necesita opiniones internas opuestas, matices, consejos contra las tesis unilaterales. Desde el momento en que esto se hace imposible, el debate interno termina por desaparecer y el partido encontrará más difícilmente, o incluso no encontrará, la vía correcta hacia la solución de los problemas.

En 1957, en vísperas del Gran salto adelante, Mao ya escribía textos en los cuales define el debate y la lucha en el seno del partido como una lucha de clase contra clase, en la cual bastante gente cuya opinión difiere de la suya es catalogada como persona que “colabora con los capitalistas”. El debate interno ya no es una discusión entre camaradas del partido. En 1957, Mao publica un libro titulado Socialist Upsurge in China’s Country side (aumento del socialismo en el campo chino). Es una selección de artículos de diversos cuadros deseosos de aplicar la socialización muy rápidamente y a todos los niveles. Mao acompaña cada texto de un comentario breve. Así, escribe: ”En muy numerosas secciones locales, predominan los oportunistas de derecha. Ellos trabajan codo con codo con las fuerzas del capitalismo. Ellos impiden elegir la vía de la cooperativa a importantes masas de campesinos pobres y medios. Algunos individuos presumen de comunistas, pero muestran muy poco interés por el socialismo que nosotros construimos. No solamente no apoyan el entusiasmo de la gente –tiran cubos de agua fría sobre la cabeza del pueblo." 72] En octubre del mismo año, Mao declara que la principal contradicción en China reside entre el capitalismo y el socialismo. Acto seguido, aquellos que recomendaban la prudencia son designados “elementos pro-capitalistas”.

Del 2 de julio al 1 de agosto de 1959, el Buró político se reúne en Lushan en compañía de un cierto número de otros miembros del Comité central. Es el momento en el que, a muchos cuadros superiores, le surgen dudas en cuanto a la pertinencia del Gran Salto. Entre estas personas se encuentran el Primer ministro Zhou Enlai y los vice-presidentes del partido Chen Yun y Zhu De. La asamblea ha sido convocada con el objetivo de combatir los errores de izquierda del Gran Salto. A lo largo de las dos primeras semanas de la reunión, es lo que se hace, pero según algunas personas presentes, no con suficiente profundidad. El 14 de julio, en el curso de la reunión, Peng Dehuai redacta una carta personal dirigida a Mao Zedong. Peng Dehuai es miembro del Buró político y ministro de Defensa. El escribe a los otros: “Hay una tendencia a la exageración y al simplismo. No hemos aplicado bien el principio de la investigación de la veracidad de los hechos. Hay un fanatismo pequeño-burgués, y en nuestras cabezas sobrevive la idea de que podemos llevar a cabo el comunismo de un solo golpe.” Peng Dehuai recibe en sus discursos el apoyo del vice-ministro de Asuntos extranjeros Zhang Wentian, del jefe del Estado mayor Huang Kecheng y del secretario del partido de la provincia de Hunan, Zhou Xiaozhou. Piden que la reunión examine más profundamente las causas político-ideológicas de los errores de izquierda. Es en este preciso momento en que, con la intervención de Mao Zedong, la reunión, inicialmente prevista para corregir los errores izquierdistas, se transforma en una caza de brujas contra los “elementos derechistas”. Mao pasa a un discurso extremadamente mordaz en el cual afirma que Peng, Zhang, Huang y Zhou se han unido al revisionista Kruschev. Mao declara: “El partido está bajo el fuego de fuerzas interiores y extranjeras”. Diez días después de la conferencia, Mao dirige a todas las secciones del partido una circular en la cual se puede leer: “En el Comité central residen oportunistas de derecha, a nivel provincial también, residen oportunistas de derecha como el secretario provincial del partido Chang Kai-fan, del Anwei. Creo que es gente que se ha infiltrado en el partido. Durante el periodo de transición del capitalismo hacia el socialismo, defendían el punto de vista burgués e intentaban minar la dictadura del proletariado, dividir el Partido comunista, extender su influencia y fundar un partido oportunista.”73]

Después de esto, asistimos al desencadenamiento de una campaña ideológica a escala nacional. Sin pruebas que lo demuestren, Peng Dehuai es acusado de ser un agente de Kruschev. El más virulento es el nuevo ministro de Defensa, Lin Biao. Según él, Peng es un “hipócrita”, un “conspirador” y un “trepador”74]. (Sea dicho de paso, más tarde, Lin Biao fomentará un golpe de Estado militar contra Mao Zedong, el partido y la república). En compañía de Peng, muchos cuadros sufren sanciones. Más de tres millones de entre ellos se ven acusados de ser oportunistas de derecha. Mao Zedong declara: “La lucha, de la cual Lushan es el teatro, constituye una lucha de clases; es la prolongación de la lucha a la muerte [...] entre las dos grandes clases antagonistas: la burguesía y el proletariado.” 75] Es así como las discusiones se libran a un combate a muerte entre la clase obrera y los capitalistas. Esto se muestra nefasto para la democracia y para la puesta en marcha de una política correcta. Desde la conferencia de Lushan, los errores de izquierda y el fanatismo se multiplican cada vez más hasta el momento en que, en enero de 1961, se abandona el Gran Salto. Pero mientras tanto, nuevamente bajo el impulso de Lin Biao, se desarrolla en el partido un culto a la personalidad de Mao Zedong que llega hasta tal punto que, dos años después de su muerte, seguirá siendo imposible emitir una crítica de fondo de sus errores de izquierda y, por tanto, sobre la línea política e ideológica que sustentó el Gran Salto.


72] Introduction de Mao Zedong à l’article de Li Yi-chun, “ Opportunism is falling, Socialism is on the Rise “, dans : Socialist Upsurge in China’s Countryside, Foreign Languages Press, Beijing, 1957, p. 159.

73] Mao Zedong, “ Comment on a Report on Secretary Chang Kai-fan’ giving Orders to abolish Mess-halls in Wu-Wei County “, 10 août 1959, dans : Long Live Mao Zedong Thought, A Red Guard Publication, Beijing, 1969.

74] Hu Sheng, op. cit., p. 586.

75] Mao Zedong, “ The Origin of Machine-guns and Mortars and Others “, 16 août 1959, cité dans : Hu Sheng, op. cit., p. 587.

__________________________________


ÍNDICE

Introducción

El socialismo chino


Capítulo 1

Del feudalismo a la revolución

La fuerza y el declive del feudalismo burocrático

La sumisión de China

Un aumento de intensidad


Capítulo 2

1949-1976 : el primer periodo de puesta en marcha del socialismo

La revolución democrático-burguesa

El fin precoz de la política de socialización a largo plazo

De los equipos de ayuda mutua a las cooperativas

El Gran salto adelante

La democracia interna en un estado triste

La Revolución cultural


Capítulo 3

Las reformas

Zonas sombrías y obstáculos

Las condiciones del socialismo económico

La emancipación de la mente

La reforma agraria

La reforma industrial

El peso del sector del Estado

Las multinacionales capitalistas vienen y van


Capítulo 4

Los logros y los problemas

Una economía débil todavía

Los problemas en las zonas rurales

¿Qué hacer ?

Los sindicatos y los derechos sindicales

El Partido comunista


Post-facio

China y la crisis del capitalismo

Una nueva estrategia de desarrollo

Irritación en Washington

Hacia una nueva guerra fría