bandera-roja (7K)
Trinitat Vella 03 (32K)
www.socialismocientifico.com

Brasil rechaza la acción de la OTAN en el Atlántico Sur

nelson_jobim (33K)

Nelson Jobim, ministro de Lula

El ministro de Defensa, Nelson Jobim, presentó formalmente a los Estados Unidos el rechazo de Brasil a cualquier injerencia de la Organización del Tratado del Atlántico (OTAN) en el Atlántico Sur. En las conversaciones con funcionarios de EE.UU. en los últimos días, Jobim dijo que el gobierno brasileño ve con reservas las iniciativas de la asociación de Washington en dos áreas geoestratégicas del océano.

La tesis de "Altantización" de la OTAN ha sido especialmente reforzada por los EE.UU., que podría extender la acción de esta organización a regiones distantes del Atlántico Norte, como en Afganistán.

"El Atlántico Sur responde a cuestiones de seguridad muy diferentes de las del Atlántico Norte", dijo Jobim al diario Estado de Sao Paulo. "La OTAN no puede sustituir a la ONU", agregó, refiriéndose a los temores de que EE.UU. haga uso de aquella organización para promover la acción unilateral sin el respaldo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Jobim ya había anunciado la preocupación de Brasil en una conferencia en el Instituto Nacional de Defensa, de Lisboa, en septiembre. A la vez, sostuvo que una interpretación literal del concepto de "Atlantización" de la OTAN permitiría la intervención de esta entidad en cualquier parte del mundo y con diversos pretextos, especialmente el riesgo energético. Diplomáticos informaron de que el gobierno brasileño está intentando convencer a miembros de la OTAN que son también socios comerciales de Brasil, como Francia e Italia, para refutar esa idea.

Ayer, la posición brasileña de Jobim fue expuesta a un consejero de la Defensa Nacional de la Casa Blanca, general James Jones. La noche anterior, había explicado el asunto al Secretario de Estado para el Hemisferio Occidental Arturo Valenzuela. El tema fue ampliamente explorado por el Ministro en una mesa redonda en la Universidad Johns Hopkins, ayer, a la cual los congresistas de EE.UU. asistieron.

Jobim dijo que Brasil no va a llegar a un acuerdo con los EE.UU. sobre este tema porque ese país no ha ratificado la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982. Estrictamente hablando, esto significa que la Casa Blanca no está obligado por ley a cumplir con la plataforma continental de 350 millas marinas y 4.000 kilómetros cuadrados de fondo marino de Brasil, que se definen en la Convención.

Esta situación trae preocupación especial del gobierno brasileño con respecto a la exploración de petróleo en el pre-sal.

Traducido por UPT

http://www.vermelho.org.br/noticia.php?id_noticia=139788&id_secao=1