www.socialismocientifico.com

La necesidad de guerra de EEUU, origen de las masacres de Palestina y Ucrania


masacre-palestina (58K)

Bombardeo sionista sobre Palestina

24-7-2014


Más de 600 palestinos han sido ya asesinados por Israel en su objetivo de ganar terreno para seguir expandiendo sus fronteras aumentando la colonización. No importan las resoluciones de la ONU.

masacre-ucrania-1 (12K)

Bombardeo contra civiles en el Donbass

Israel tiene a EEUU no solo como protector sino como instigador del terrorismo del estado sionista, y como tal veta todo intento de aplicar unos acuerdos de paz propagandísticos.

En el Este de Ucrania, a comienzos de julio, según el propio ministerio de Sanidad del gobierno de Ucrania habían muerto casi 500 civiles, asesinados por los ataques de los nazis pro OTAN.

Además, a finales de junio según ACNUR de la ONU, ya habían 110.000 refugiados en Rusia procedentes del Este de Ucrania, y más 50.000 desplazados por la guerra dentro de Ucrania.

Según el servicio migratorio de Rusia serían 400.000 las personas en Rusia a mediados de junio.

A estas cifras habría que añadir las 289 víctimas del avión malasio abatido y cada día aumenta las cifras de muertos y heridos, tanto en Palestina como Ucrania.

refugiados-ucrania-1 (85K)

Cola de refugiados para entrar en Rusia

A diferencia de Palestina, estas cifras de víctimas y refugiados en el Este de Ucrania solo tienen repercusión en los medios occidentales en lo que respecta al avión con pasaje de varias naciones occidentales, y nunca para reflejar los crímenes contra la población civil de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk.

Las masacres en Palestina y Ucrania, como la gran mayoría del presente siglo, fueron iniciados desde su comienzo por EEUU. con la colaboración de Europa.


Palestina, el Holocausto sionista

Israel se convirtió en la punta de lanza en Oriente Medio del imperialismo estadounidense durante la guerra fría.

Debido a que desde el fin de la II Guerra Mundial, el pueblo de Palestina no aceptó ser arrancado de su propia tierra, Estados Unidos, mediante cuantiosas inversiones económicas y militares y con su poder político creciente en el mundo, fortaleció a Israel en todos los órdenes.

EEUU ayudó a los servicios secretos israelíes para debilitar la unidad palestina, y su prestigio en el mundo árabe y África, que encarnaba el Movimiento Nacional de Liberación de Palestina (Fatah), un movimiento plural no confesional que desde sus inicios se declaró independiente de cualquier poder extranjero o religioso.

En contraposición a Fatah, en 1987, se formalizó una nueva organización palestina, el Movimiento de Resistencia Islámico (Hamas). La creación de dicha organización se dio en una época condicionada por dos factores importantes.

En primer lugar los países monopolistas europeos, ante las continuas invasiones militares, y progresiva colonización de Israel, vieron la conveniencia de contribuir mediante donaciones directas e indirectas a los palestinos y el apoyo político de la Internacional Socialista.

Europa, y en concreto la Internacional Socialista, a la que pertenece el Partido Laborista de Israel, gobernante en su país hasta 2003, jugaron un papel decisivo en corromper a amplios sectores de Fatah para, a cambio de millones, hacerles la ocupación que sufrían más soportable y la tutela más eficaz.

Ello fue el caldo de cultivo para el fortalecimiento de Hamas con una práctica muy concreta de ayuda a la población mediante una continuada asistencia social por un lado, y por otro, mediante el apoyo de los servicios secretos de Israel a la división palestina. Hamas, en realidad, fue el comienzo de la utilización del islamismo, en sus diferentes versiones, en todo el mundo, como un arma para garantizar el dominio hegemónico global de EEUU.

Israel con el pretexto de las acciones armadas de Hamas en momentos clave, se ha sentido legitimado con al amparo de su tutor, EEUU, para no cumplir los acuerdos de paz, desoír todas las resoluciones de la ONU, aumentar la colonización y asesinar impunemente a miles de palestinos a conveniencia.

Sin embargo, en la época de los acuerdos de paz con Arafat, Israel tampoco cambió su postura mortalmente agresiva contra los palestinos, muestra de lo cual fue el asesinato por envenenamiento con polonio 210 del propio Arafat en 2004.

Los actuales bombardeos genocidas de Israel contra Gaza, ya han provocado más de 600 muertos, la cuarta parte niños, en 13 días de bombardeos.

Si Israel mantiene su impunidad internacional práctica a pesar de las "condenas" retóricas, serán el ejemplo a seguir por EEUU en Ucrania para aplastar el Donbass indiscriminadamente y plantearse acciones contra Rusia.


Ucrania, la OTAN dirige a los nazis

En Ucrania, EEUU y Europa trabajan unidos para aumentar el cerco de la OTAN contra Rusia. Europa y EEUU tienen como objetivo último intentar continuar avanzando en la destrucción de aliados de China, hasta conseguir el aislamiento de esta y forzarla a la "evolución pacífica".

Para Europa, además, especialmente Alemania, se trata de aumentar su mercado laboral con millones de trabajadores ucranianos cualificados y empobrecidos y una Ucrania en la miseria, para imponer mediante la competencia entre trabajadores una rebaja considerable, aún mayor de la actual, de los derechos laborales y sociales de los trabajadores europeos.

EEUU trata de provocar la intervención militar de Rusia en Ucrania y la respuesta militar de la OTAN, que conduzca a evitar su colapso económico ante una situación de recesión de facto, una deuda que ya llega a 17,6 billones de dólares y una creciente pérdida del dólar como moneda base del sistema financiero mundial, que cada vez menos, puede respaldar con su decreciente crédito, las aventuras de EEUU.

EEUU debe elegir entre: 1) reducir su política imperialista, los beneficios del capital monopolista y la ya deteriorada asistencia social, con la consiguiente amenaza de violento enfrentamiento social interno, y pérdida definitiva de su papel hegemónico;

2) Unir a su población y a la UE en torno a una gran guerra fuera de sus fronteras, contra Rusia, extensible a países insumisos y a China, para salvaguardar el "sueño americano" y la "democracia", en "grave peligro" ahora más que nunca frente al enemigo del "terrorismo" y el "comunismo" y llevar a cabo la destrucción de miles de empresas e infraestructuras, el colapso de los tenedores de pagarés y del mercado de valores con la consiguiente quema de miles de millones de billetes virtuales, la restauración de la deuda a niveles mínimos, y el aumento exponencial de pedidos a su complejo militar industrial desde gran parte del mundo.

Es esta perspectiva lo que explica la moderación de Rusia ante las continuadas provocaciones de EEUU y UE, que ha llevado al enfrentamiento armado de Kiev contra las Repúblicas Populares de Lugansk y Donetsk.


El imperialismo solo puede ser derrocado por sus propios pueblos

La guerra es consustancial al imperialismo y no existe imperialismo sin guerras, digan lo que digan los dogmáticos reformistas del KKE y sus monaguillos. Dependerá principalmente de los pueblos occidentales que EEUU pueda usar una salida u otra para retrasar su caída.

Independientemente de que EEUU gane o pierda la actual batalla, el imperialismo persistirá mientras su pueblo se mantenga adormecido por el silencio de quienes debieran ser los primeros en denunciar.

Es muy significativo que mientras miles de personas han salido en las calles en las ciudades europeas para manifestarse justamente contra la barbarie sionista en Palestina, prácticamente han sido casi inexistentes las protestas contra los bombardeos y asesinatos de los nazis pro OTAN en las Repúblicas Populares de Lugansk y Donetsk.

Unas regiones donde hace 70 años vencieron al nazismo y hoy se vuelven a levantar contra el mismo nazismo promocionado por la OTAN. Unos pueblos que desean la restauración de la URSS sobre nuevas bases para evitar los errores de las primeras experiencias, pero que no reniegan, sino que enarbolan, el pasado heroico de la URSS. Independientemente de que sean aplastados momentáneamente por los nazis ucranianos o no, su lucha actual, como la de la Comuna de París, servirá para continuar su futuro.

La progresía moralista europea, muchos de ellos recitadores de alabanzas a la antigua URSS, no muestran el menor respeto a la insurrección en curso en el Este de Ucrania, simplemente porque a los dogmáticos, siempre henchidos de sentimiento religioso, en realidad, siempre les aterró un partido comunista que se plantee de verdad la toma del poder y la dureza de la lucha para construirlo, y sólo han visto a los países socialistas con un criterio exclusivamente egoísta.

Para ellos, los países socialistas deben poner como primera tarea salvarles a ellos del sacrificio de tener que enfrentarse a sus estados, y poder mantener una mísera vida de sumisión práctica sin derramar una gota de sangre, mientras parlotean de "derrocamientos" y "revolución" para justificarse. Por ello, todo lo que les huela a revolucionarios que se plantean un camino propio, e independiente de sus intereses falsamente privilegiados, no tiene su apoyo.

Y es gracias a ellos, que el imperialismo, su imperialismo, puede transfigurarse y seguir existiendo.