www.socialismocientifico.com

Madrid sin Olimpiada: droga, paro y mentiras pasan factura.


madrid-2020 (10K)

Madrid fue eliminada en la primera ronda, 4 meses después del bochornoso juicio de la "Operación Puerto".

Y los medios patrióticos han caído en una gran tristeza y resentimiento, anunciando "inescrutables designios" del "castigo" que han recibido de una conspiración o de ¿Dios? Pero las razones del fracaso de los Madriles no son nada misteriosas ni divinas.

En punto destacado está el tema de la droga. A pesar de la presión de organismos internacionales, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), la Unión Ciclista Internacional (UCI) muy molestos con los casos de Alejandro Valverde y Alberto Contador, y el Comité Olímpico Italiano (CONI) para que se entregaran las famosas bolsas "cuerpo del delito", la magistrada de la "Operación Puerto", Julia Patricia Santamaría, impidió la identificación de las personas donantes de la sangre para su manipulación.

El médico Eufemiano Fuentes, al parecer aún activo tanto en su trabajo de médico de la seguridad social y como profesional del dopaje, se ofreció durante el juicio a revelar nombres, indicando la existencia no solo de ciclistas, sino también de deportistas españoles de atletismo, tenis, fútbol y boxeo, pero la magistrada Julia Patricia Santamaría, con pretextos torticeros ya tradicionales en la jurisprudencia de la España medieval cañí, se lo impidió, advirtiendo que castigaría su publicación.

Además, Julia Patricia Santamaría se negó a aceptar como pruebas las 211 bolsas de sangre y plasma, requisadas en el apartamento de Madrid de Eufemiano Fuentes y ha ordenado su destrucción. También ha ordenado la destrucción de los equipos de investigación utilizados durante la "Operación Puerto". De esa manera se convirtió así el juicio en una sesión de la Ley del Silencio mafiosa.

Eufemiano ha sido condenado a un año de prisión, con suspensión de condena, por un delito contra la salud pública, pero no tendrá que ingresar en la cárcel. Labarta es condenado a cuatro meses de prisión, mientras que Saiz, Belda y la hermana de Eufemiano quedan absueltos. Hay recursos sobre la sentencia sobre una operación que comenzó oficialmente en 2006.

Pero Eufemiano Fuentes no pudo hacer lo que hizo con tal impunidad, sin el apoyo del estado.

José María Odriozola es presidente de la RFEA desde el 14 de enero de 1989, fecha no muy posterior a la que, al parecer, Eufemiano Fuentes comenzó a actuar como profesional del dopaje. A partir de entonces, Odriozola se ha configurado como el Presidente con más tiempo en ejercicio del cargo, habiendo sido reelegido para tal menester en cinco ocasiones, la última de ellas el 13 de diciembre de 2008.

Odriozola es así mismo especialista en autotransfusiones de sangre, algo al parecer no penalizado por las leyes internacionales, según el diario El País. Su poder dentro del atletismo y en la selección de atletas es absoluto, ello es un hecho reconocido por todos los deportistas. Por tanto se supone que en todo lo demás relacionado con el "mantenimiento" de los atletas también posee el mismo poder. Siempre salió en defensa de los atletas españoles acusados de dopaje, incluso negando evidencias, lo que le convierte en colaborador necesario para que la trama de la droga en el deporte español haya permanecido intacta.

Es notorio la estrecha relación de Odriozola con los poderes del estado español que le mantienen en su puesto.

La esposa del Dr. Fuentes, la ex atleta Cristina Pérez, que también dio positivo en su día, dijo al diario La Provincia de Las Palmas en 2008. "Sé lo que pasó en los juegos olímpicos de Barcelona, es una caja de Pandora". Aunque, como hace siempre Eufemiano, amagó y no dio. En Barcelona el deporte español ganó 22 medallas, el cuádruple de lo habitual.

En 2010, Eufemiano dijo, aludiendo a posibles dopajes de futbolistas: "Si yo hablo, España no tendría ni la Eurcopa ni el Mundial de Futbol". Eufemiano Fuentes ha amagado en diversas ocasiones pero nunca ha llegado a revelar toda la verdad de sus "clientes" y sus identidades.

Otra frase famosa de Eufemiano Fuentes a la puerta de los juzgados de Plaza de Castilla en Madrid: "No estoy acusando a nadie pero me gustaría que todos los deportes tuvieran el mismo seguimiento (en materia de dopaje) y no sólo el ciclismo y el atletismo, que son minoritarios. No hay más seguimiento porque no interesa".

El hecho de que Eufemiano no "tire de la manta", lo cual le haría romper sus buenas relaciones con su clientela, es un indicio solvente de que está seguro de poder seguir trabajando en el mundo del dopaje con total impunidad.

Le Monde tuvo que retirar una información de Eufemiano Fuentes en la que declaraba que había trabajado para los dos grandes clubs españoles de futbol, Real Madrid y F.C. Barcelona, debido a que estos clubs realizaron al diario francés una requisitoria legal.

Nada de ello se ha podido sancionar hasta ahora, porque es demasiado lo que supone el negocio multimillonario del futbol, tanto para el control ideológico que ejerce el estado español patriótico, como para la economía española.

Con este panorama, toda la prensa internacional recogió el enfado por la enorme estafa judicial protagonizada por la jueza Julia Patricia Santamaría en abril de 2013 celebrada en Madrid, calificando el juicio como "farsa".

The Telegraph expresaba la indignación internacional por el juicio de la "Operación Puerto" afirmando que "la jueza del juicio de la Operación Puerto provocó indignación al ordenar la destrucción de más de 200 bolsas de sangre que podrían albergar el secreto de una de las mayores conspiraciones de dopaje en la historia del deporte."

Especialmente crítica fue la prensa francesa e italiana. El desposeído de sus títulos Lamce Amstrong, manifestó al diario Le Monde: "Estoy seguro de que algunos grandes clubes de fútbol españoles han tenido una influencia en esta decisión", refiriéndose a la asombrosa decisión de la jueza Julia Patricia Santamaría de cerrar la "Operación Puerto" con la ocultación y destrucción de las pruebas fundamentales que podrían incriminar a deportistas españoles de futbol de la "mejor liga del mundo".

Con respecto al tema de las mentiras, en la Conferencia de prensa anterior a la votación del COI, la máxima autoridad de Madrid, Ana Botella, y el presidente del Comité Olímpico español Alejandro Blanco, hicieron el ridículo imitando la estrategia de Rajoy de no contestar a las preguntas incómodas que se le hace. La alcaldesa, que para aparentar un conocimiento suficiente del inglés no se puso los cascos de la traducción simultánea, no respondió a la pregunta sobre el 27% de paro español, "contestando" con que el "90% de la infraestructura" estaba ya hecha, para a continuación decir que era el "80%".

Posteriormente, en las 4 preguntas reglamentarias de miembros COI, 2 de ellas fueron sobre el dopaje. Una de ellas hacía referencia a la "Operación Puerto". El miembro del COI le preguntó a Alejandro Blanco, sobre las "bolsas de sangre [que] se destruyeron sin saberse a quiénes pertenecían". El Presidente del Comité Olímpico español, Alejandro Blanco, eludió también en su respuesta referencia alguna a las bolsas destruidas por decisión judicial.

La intervención triunfalista, leída en un papel y en castellano, de Mariano Rajoy sobre el final de la recesión en España y las positivas perspectivas de futuro, fue la guinda, para ofrecer un espectáculo de mentiras, burdas fantasmadas de paletos y ocultaciones de la verdad.

España es un paraíso de droga a nivel mundial. Está reconocido a nivel internacional que España es uno de los centro principales a nivel mundial de distribución y consumo de drogas y principal distribuidor hacia Europa. Ello es imposible sin la connivencia del estado. En reiteradas ocasiones han aparecido implicaciones de policías, guardias civiles y militares en la distribución de drogas. Famoso fue el caso del cuartel de la guardia civil de Itxaurrondo como base del tráfico de cocaína y desaparición de grandes cantidades de droga.

En Sevilla, también salió a la luz el caso de desaparición de hasta 300 kilos de droga incautada de dependencias policiales de la Jefatura. No son los únicos casos.

El blanqueo de dinero es una constante en España. La burbuja inmobiliaria tuvo precisamente su nacimiento en la necesidad de blanquear el dinero del narcotráfico, tarea en la que participaron impunemente, estado, los grandes capitalistas financieros de los bancos, jueces, polícías e importaciones de opio desde Afganistán a través de las tropas ocupantes.

Es evidente que el deporte que es utilizado como enseña de las virtudes de la "patria", no podía estar al margen de la droga en un estado neofranquista que se resiste a reciclar aunque solo sea sus formas.

Drogas, mentiras y un 27% de paro sin perspectivas claras de retroceso, son las razones para que internacionalmente la opinión pública exija a sus gobiernos monopolistas que al menos guarden las formas, y no permitan unas Olimpiadas bajo la permanente sospecha del dopaje, al emblema madrileño de un estado español con mentalidad medieval hasta en la concepción radial del transporte, con Madrid como centro, como el chotis, y con su negativa al desarrollo, frenando el Eje del Mediterráneo. Pero, sobre todo, Madrid 2020, después del más que probable dopaje en Barcelona 92, habría manchado el espíritu olímpico por largo tiempo con la permanencia de la sospecha, algo internacionalmente inaceptable.

Los oligarcas madrileños pueden conformarse con su baile más centralista, donde el macho, centro y eje, irguiéndose sobre sus talones cual gallo ostentoso, hace girar a la hembra dando vueltas sobre él.

Y el pueblo, al menos, tendremos la suerte de no tener que pagar por ahora las instalaciones que aún faltaban por construir, capricho de unos vividores corruptos, que en plena crisis económica con 6 millones de parados muchos sin cobrar nada, montan una delegación de 300 personas para hacer el ridículo más patético en Argentina y el mundo.